Men­sa­jes ex­plí­ci­tos en el ce­lu­lar

¿Qué ti­po de hom­bre es el que com­par­te por­no­gra­fía a tra­vés de What­sApp? Una mi­ra­da a una cos­tum­bre que es co­mún en los gru­pos mas­cu­li­nos, pe­ro que ge­ne­ra po­lé­mi­cas en­tre los in­te­gran­tes del mis­mo.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - FA­BIÁN MU­RO

Ha­ce po­co, en­tré en un gru­po de What­sApp ex­clu­si­va­men­te mas­cu­lino y nu­me­ro­so, al me­nos pa­ra lo que es­ta­ba acos­tum­bra­do. En es­te gru­po, de unos 30 ti­pos de di­ver­sos orí­ge­nes y eda­des, se com­par­ten con­te­ni­dos por­no­grá­fi­cos aun­que por lo que he vis­to en es­tos días, lo más fre­cuen­te es que se dis­cu­ta cuán­do se ar­ma el pró­xi­mo par­ti­do de fút­bol, ade­más de co­men­tar re­sul­ta­dos de li­gas pro­fe­sio­na­les.

Los men­sa­jes con por­no­gra­fía, sin em­bar­go, nun­ca es­tán muy le­jos. Se pue­de tra­tar de unas fo­tos, GIF, me­mes o vi­deos. No im­por­ta: la por­no­gra­fía se adap­ta a cual­quier ti­po de men­sa­je pa­ra sal­tar de un smartp­ho­ne a otro.

El pri­mer día fue bas­tan­te in­ten­so en cuan­to a con­te­ni­dos porno. En par­te, creo que fue por­que va­rios sa­bían que fui ad­mi­ti­do en par­te pa­ra es­cri­bir es­ta no­ta. Co­mo una suer­te de “ini­cia­ción” del re­cién lle­ga­do. Esa fre­cuen­cia dis­mi­nu­yó con el co­rrer de los días, aun­que co­mo es­cri­bió uno más ade­lan­te: “Es­ta­mos re­to­man­do el an­te­rior ni­vel, que os­ten­tá­ba­mos pre­vio a la in­ter­ven­ción nor­ma­li­za­do­ra”, en re­fe­ren­cia a va­rias dispu­tas que hu­bo en el gru­po por, jus­ta­men­te, esos con­te­ni­dos.

Co­mo sue­le ocu­rrir, la ma­yo­ría de los in­te­gran­tes es­tán del la­do re­cep­tor de esos men­sa­jes. Lo más ha­bi­tual es que quien trans­mi­te o re­pli­ca imá­ge­nes o au­dios de ca­rác­ter se­xual o por­no­grá­fi­co ten­ga un per­fil psi­co­ló­gi­co y gru­pal de­ter­mi­na­do. Por­que lo co­lec­ti­vo es im­por­tan­te. Es mu­cho más co­mún com­par­tir por­no­gra­fía en un gru­po de What­sApp ex­clu­si­va­men­te mas­cu­lino (con una mu­jer en el gru­po, es me­nos pro­ba­ble que se com­par­tan con­te­ni­dos así) que en­viar­le un vi­deo de, por ejem­plo, Alexis Te­xas (afa­ma­da ac­triz de la in­dus­tria se­xual) a un ami­go.

“Hay va­rios mo­ti­vos pa­ra es­ta prác­ti­ca, que es bas­tan­te co­mún”, afir­ma el pre­si­den­te de la So­cie­dad Uru­gua­ya de Sexología, el se­xó­lo­go y mé­di­co internista San­tia­go Cedrés. “Uno de ellos tie­ne que ver con el sen­ti­do de per­te­nen­cia al gru­po”, co­men­ta el ex­per­to so­bre la ne­ce­si­dad sen­tir­se acep­ta­do co­mo par­te de al­go más gran­de. Mu­chas ve­ces, es­tos con­te­ni­dos vie­nen acom­pa­ña­dos de co­men­ta­rios su­pues­ta­men­te jo­co­sos, pa­ra trans­mi­tir una “bue­na on­da” y gra­cia que, se su­po­ne, tie­ne co­mo fin úl­ti­mo caer bien y agra­dar a los de­más. En el gru­po al cual me in­te­gra­ron, sin em­bar­go, los ar­chi­vos que se com­par­ten ve­nían ca­si siem­pre lim­pios de cual­quier co­men­ta­rio o ad­ver­ten­cia.

Por otra par­te, se­gún Cedrés, hay una ha­bi­li­ta­ción que des­de la so­cie­dad se le otor­ga al va­rón so­bre lo se­xual. Y eso, re­sal­ta, “ge­ne­ra una for­ma de víncu­lo con el cuer­po, el ero­tis­mo, y so­bre to­do lo ge­ni­tal en par­ti­cu­lar, que pro­mue­ve es­te ti­po de con­duc­tas”. Sin em­bar­go, con la ha­bi­li­ta­ción tam­bién vie­ne la con­tra­ca­ra: la nor­ma­ti­va. A me­nu­do, esa “li­ber­tad” de con­su­mir por­no­gra­fía y ex­po­ner ese con­su­mo en­tre pa­res pue­de trans­for­mar­se en una ve­la­da im­po­si­ción, una sen­sa­ción de pre­sión a cum­plir con cier­tos pa­tro­nes de con­duc­ta que se iden­ti­fi­can co­mo pro­pios de la mas­cu­li­ni­dad. La psi­có­lo­ga y tam- bién se­xó­lo­ga Adria­na Mar­tí­nez ex­pli­ca que la por­no­gra­fía fo­men­ta mi­tos y que es­tos pue­den in­fluir so­bre las per­cep­cio­nes que uno tie­ne so­bre to­do eso que se­ña­la­ba Cedrés. “Con­tri­bu­ye a la creen­cia de que el hom­bre tie­ne que ren­dir de cier­ta ma­ne­ra, te­ner cier­to ta­ma­ño de pe­ne, siem­pre tie­ne que te­ner ga­nas y con cual­quier per­so­na. Siem­pre tie­ne que ser jo­ven, lin­do y muscu­loso. Y siem­pre tie­ne que cum­plir. No im­por­ta ni la per­so­na ni las emo­cio­nes que le ge­ne­ra esa per­so­na. Ese bom­bar­deo de in­for­ma­ción con­tri­bu­ye a que mu­chos hom­bres se sien­tan in­fe­rio­res. Al­gu­nos has­ta bus­can, por dis­tin­tas vías, au­men­tar­se el ta­ma­ño del pe­ne”.

PER­FIL. Tan­to pa­ra Mar­tí­nez co­mo pa­ra Cedrés hay cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que des­cri­ben a los más en­tu­sias­tas “com­par­ti­do­res” de se­xo ex­plí­ci­to por What­sApp. Cedrés co­men­ta que es co­mún que sus pa­cien­tes mas­cu­li­nos le cuen­ten que en el gru­po de ami­gos se man­dan por­no­gra­fía. “Su­ce­de a to­da edad. Tal vez en los más jó­ve­nes se vi­va di­fe­ren­te, ya que cre­cie­ron con di­cha tec­no­lo­gía. Peo pa­ra los ma­yo­res de cua­ren­ta, la ex­pe­rien­cia pa­re­ce ser vi­vi­da con más en­tu­sias­mo, de­bi­do a que en su ado­les­cen­cia es­ta prác­ti­ca no era tan ac­ce­si­ble”. El se­xó­lo­go se­ña­la que la pre­dis­po­si­ción es ma­yor en­tre hom­bres di­vor­cia­dos o sin pa­re­ja es­ta­ble. Y que a cuan­to más in­te­gran­tes en el gru­po, “más es la por­no­gra­fía que cir­cu­la. Los gru­pos de va­ro­nes de What­sApp se con­vier­ten en un es­pa­cio li­bre de prohi­bi­cio­nes y res­tric­cio­nes”.

Por su la­do, Mar­tí­nez se­ña­la que uno de los ras­gos psi­co­ló­gi­cos más co­mu­nes de quien com­par­te mu­chos con­te­ni­dos por­no­grá­fi­cos tie­ne que ver con as­pec­tos de la per­so­na­li­dad que se ca­rac­te­ri­zan por la cu­rio­si­dad y la bús­que­da de adre­na­li­na. “Ge­ne­ral­men­te se tra­ta de una con­duc­tas im­pul­si­va aso­cia­das a otras, co­mo el con­su­mo de al­cohol o sus­tan­cias, las com­pras y los jue­gos de azar”.

Las con­se­cuen­cias de un pro­lon­ga­do y cuan­tio­so con­su­mo de por­no­gra­fía de­pen­den mu­cho del con­tex­to y de la his­to­ria de ca­da uno. Pe­ro más allá de lo que se­ña­la­ba Mar­tí­nez so­bre los mi­tos que fo­men­ta la por­no­gra­fía, Cedrés se­ña­la que el con­su­mo de es­te ti­po de con­te­ni­dos pue­de de­ri­var en pro­ble­mas de pa­re­ja y de sa­lud se­xual. “De­pen­dien­do del uso, po­dría lle­gar a te­ner con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas. Mu­chos mi­ran por cu­rio­si­dad, por arri­ba, sin de­te­ner­se. No es una fuen­te de ex­ci­ta­ción. En es­tos ca­sos es cuan­do me­nos da­ño ha­ce. Lo ma­lo es cuan­do se con­vier­te ca­si en la úni­ca vía por la cual se lo­gra la res­pues­ta se­xual. En esos ca­sos, el cuer­po se acos­tum­bra a res­pon­der fren­te a de­ter­mi­na­dos es­tí­mu­los que es­tán le­jos de ser los mis­mos que otor­gan el con­tac­to di­rec­to con la pa­re­ja”.

¿Qué ti­po de efec­tos pue­de te­ner es­to so­bre las re­la­cio­nes de pa­re­ja? Pa­ra Adria­na Mar­tí­nez, de­pen­de­rá de si es un con­su­mo pro­ble­má­ti­co o no de la por­no­gra­fía. “Si quien re­ci­be es­tos men­sa­jes es una hom­bre edu­ca­do se­xual­men­te ( en otras pa­la­bras, si sa­be que lo que mu­chas ve­ces se ve en la pan­ta­lla es irreal), si es al­guien que escucha a su pa­re­ja y es sen­si­ble a lo que es­ta le plan­tea, en­ton­ces no ha­bría pro­ble­mas que el hom­bre con­su­ma y com­par­ta ese ti­po de con­te­ni­dos”, co­men­ta.

El lí­mi­te en­tre lo que se con­si­de­ra ra­zo­na­ble o no pro­ble­má­ti­co tam­bién es una cues­tión di­fí­cil de re­sol­ver. Pe­ro lo cier­to es que cuan­do se lle­ga a la fa­se de adic­ción a la por­no­gra­fía, pue­de cos­tar tan­to re­gu­lar el con­su­mo co­mo cuan­do se tra­ta de adic­cio­nes a la ni­co­ti­na, el al­cohol o los jue­gos de azar.

SE HA­CE EN PAR­TE PA­RA SER ACEP­TA­DO CO­MO UNO MÁS EN­TRE PA­RES

LOS MÁS DE 40 LO VI­VEN CON MÁS EN­TU­SIAS­MO, DI­CE SAN­TIA­GO CEDRÉS

Se­xo. Los con­te­ni­dos de ca­rác­ter ex­plí­ci­to son ha­bi­tua­les en gru­pos de ami­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.