La fi­lo­so­fía de Ale­jan­dro De Bar­bie­ri

Es el psi­có­lo­go de ma­yor re­per­cu­sión pú­bli­ca: sus li­bros se ven­den por mi­les, y a sus con­fe­ren­cias asis­ten cien­tos de per­so­nas en to­dos los rin­co­nes del país.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - REN­ZO ROSSELLO

En su úl­ti­mo li­bro hay una ci­ta de Rud­yard Ki­pling que de al­gún mo­do lo de­fi­ne. “El éxi­to y el fra­ca­so son dos gran­des im­pos­to­res”, di­ce el ver­so del no­ta­ble poe­ta bri­tá­ni­co. Y él es un psi­có­lo­go y es­cri­tor que ha al­can­za­do el éxi­to con su obra, pe­ro que pue­de ver a la ca­ra a ese gran “im­pos­tor” y vol­ver a desafiar­lo.

Ale­jan­dro De Bar­bie­ri (47) es un hom­bre afa­ble, ex­pan­si­vo, siem­pre dis­pues­to al diá­lo­go. Sus ojos in­quie­tos tras los an­te­ojos no pierden de­ta­lle, le gus­ta de­fi­nir­se a sí mis­mo co­mo “ex­plo­ra­dor de víncu­los”, más que co­mo psi­có­lo­go. Des­de ha­ce más de dos dé­ca­das si­gue las peo­res fo­bias de nues­tra so­cie­dad, a ve­ces con fi­nes te­ra­péu­ti­cos otras con fi­nes in­ves­ti­ga­ti­vos, y otras co­mo co­mu­ni­ca­dor. El sui­ci­dio, la de­pre­sión, las adic­cio­nes, las cri­sis más di­ver­sas han pa­sa­do por su con­sul­to­rio. “He tra­ta­do de ayu­dar en to­do lo que pu­de co­mo psi­có­lo­go”, re­su­me. Pe­ro lo pri­me­ro que apren­dió en su ca­rre­ra es que fa­llar es ca­si inevi­ta­ble.

Una vo­ca­ción que des­cu­brió tem­prano, cuan­do es­ta­ba ter­mi­nan­do de cur­sar secundaria a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990. Al co­men­zar ba­chi­lle­ra­to eli­gió Me­di­ci­na, cre­yen­do que por allí en­con­tra­ría su vo­ca­ción. Pe­ro su gus­to por la fi­lo­so­fía lo lle­vó a des­cu­brir la psi­co­lo­gía y las po­si­bi­li­da­des que esa dis­ci­pli­na te­nía co­mo ca­rre­ra. De es­te mo­do, al ter­mi­nar el ba­chi­lle­ra­to, se ins­cri­bió en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca.

De Bar­bie­ri pro­vie­ne de una familia nu­me­ro­sa, son cin­co her­ma­nos, oriun­da de Lascano (Ro­cha). Sus pa­dres con­ti­núan vi­vien­do allí y, de he­cho, su padre, que es­tá se­mi re­ti­ra­do, sue­le de­jar sus ta­reas en el campo pa­ra acom­pa­ñar­lo en las gi­ras por el in­te­rior, una de las ta­reas que más tiem­po le ocu­pan ac­tual­men­te.

En la fa­cul­tad co­no­ció al do­cen­te que se con­ver­ti­ría en su men­tor, el sa­cer­do­te es­pa­ñol Lu­cas del Va­lle, re­ci­bi­do de psi­có­lo­go en Bar­ce­lo­na y que a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1980 lle­gó a Mon­te­vi­deo pa­ra in­cor­po­rar­se al po­co tiem­po a los cua­dros do­cen­tes de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. Allí im­par­ti­ría cur­sos de psi­co­pa­to­lo­gía y psi- co­te­ra­pia exis­ten­cial. La orien­ta­ción de Del Va­lle re­sul­ta­ría pro­ver­bial en su ca­rre­ra tan­to co­mo lo fue po­co des­pués el ha­ber co­no­ci­do al padre de la lo­go­te­ra­pia, el aus­tría­co Vik­tor Frankl.

“En el año 1996 se ha­ce el pri­mer con­gre­so mun­dial de psi­co­te­ra­pia en Vie­na y Vik­tor Frankl aún vi­vía, en­ton­ces pe­dí una be­ca pa­ra ir a ese con­gre­so y mis vie­jos me pa­ga­ron el pa­sa­je, ten­dría 24 años, y ahí fui a co­no­cer a Frankl”, re­cuer­da.

La par­te más es­pe­ra­da por to­dos los con­cu­rren­tes fue la con­fe­ren­cia que brin­dó en­ton­ces Vik­tor Frankl, muy an­ciano, cie­go, pe­ro tre­men­da­men­te lú­ci­do.

“Yo sen­tí una gran res­pon­sa­bi­li­dad, no­so­tros le ha­bía­mos es­cri­to a la familia pa­ra ver si po­día­mos te­ner una en­tre­vis­ta”, cuen­ta De Bar­bie­ri.

Jun­to a un ami­go psi­quia­tra con el que ha­bía via­ja­do al con­gre­so ha­bían acor­da­do ob­se­quiar­le una bu­fan­da he­cha por Ma­nos Del Uru­guay. Frankl le fir­mó va­rios li­bros que aho­ra De Bar­bie­ri guar­da en su es­tu­dio co­mo te­so­ros.

A su re­gre­so los con­cu­rren­tes re­sol­vie­ron fun­dar la So­cie­dad de Lo­go­te­ra­pia del Uru­guay, cu­yo lo­cal to­da­vía con­ti­núa so­bre Bu­le­var Ar­ti­gas. Pe­ro po­co des­pués con quien se­ría su es­po­sa, Mar­ce­la Aro­ce­na, se apar­ta­rían de la so­cie­dad pa­ra crear el Cen­tro de Lo­go­te­ra­pia y Aná­li­sis Exis­ten­cial (Ce­lae), que con­ti­núa fun­cio­nan­do has­ta hoy.

“Ca­si to­do el mun­do cree que los psi­có­lo­gos so­mos clí­ni­cos, en Edu­car sin cul­pa di­go que la psi­co­lo­gía es más am­plia que la psi­co­te­ra­pia”, ar­gu­men­ta.

De he­cho, el Ce­lae di­vi­de sus ac­ti­vi­da­des en tres áreas: la edu­ca­cio­nal, la la­bo­ral y la clí­ni­ca. Un equi­po de quin­ce psi- có­lo­gos es el que lle­va ade­lan­te la par­te clí­ni­ca, y bue­na par­te de la ac­ti­vi­dad que rea­li­za De Bar­bie­ri tan­to en sus li­bros co­mo en sus con­fe­ren­cias se re­la­cio­na con las otras dos áreas.

Pe­ro en for­ma pa­ra­le­la a es­ta lí­nea de tra­ba­jo, De Bar­bie­ri ha desa­rro­lla­do una ca­rre­ra co­mo co­mu­ni­ca­dor es­tre­cha­men­te vin­cu­la­da a la pro­duc­ción de sus li­bros. De he­cho, su pri­me­ra obra Eco­no­mía y Fe­li­ci­dad (Fin de Si­glo, 2012, re­edi­ta­do por Gri­jal­bo) se ori­gi­nó en las co­lum­nas que tu­vo en el pro­gra­ma En Pers­pec­ti­va du­ran­te 2011.

Su ac­tua­ción en ra­dios ha­bía co­men­za­do po­co an­tes y de ma­ne­ra ca­si for­tui­ta. En una oca­sión el pe­rio­dis­ta Jorge Tra­ver­so lo lla­mó pa­ra una en­tre­vis­ta en su pro­gra­ma Tiem­po Pre­sen­te, en Ra­dio Orien­tal: “Y ahí em­pe­cé a ha­blar de psi­co­lo­gía, de edu­ca­ción, de he­cho em­pe­zó de esa ma­ne­ra to­da la par­te de co­mu­ni­ca­dor”, re­cuer­da.

Los te­mas vin­cu­la­dos a la edu­ca­ción y al pa­pel de los pa­dres en es­te te­rreno han abar­ca­do bue­na par­te de su obra y son unas de sus preo­cu­pa­cio­nes car­di­na­les co­mo pro­fe­sio­nal. Al­go que ve re­fle­ja­do en su vi­da per­so­nal en for­ma ca­si per­ma­nen­te, ya que es padre de dos hi­jas: Martina y Ma­ría Belén.

—¿To­do eso que ves y co­mu­ni­cás con tan­ta pre­ci­sión, cuan­do te to­ca ser padre có­mo te fun­cio­na?

—Cuan­do sa­le Edu­car sin cul­pa, mis hi­jas te­nían dos o tres años me­nos, o sea que te­nían 14 y 11 en­ton­ces. De al­gu­na ma­ne­ra pu­de es­cri­bir ese li­bro por­que ya veía que lo que ha­bía­mos apli­ca­do co­mo pa­dres te­nía cier­ta au­to­ri­dad. Re­cuer­do una anéc­do­ta gra­cio­sa de mi hi­ja gran­de: era en ve­rano, y vino una se­ño­ra muy ca­ri­ño­sa y me di­jo: “Ah, es­tas son tus hi­jas”. Y a ella: “Qué suer­te te­nés con tus pa­dres’” A lo que mi hi­ja res­pon­de: “Nun­ca se sa­be’”. No por­que ten­gas un psi­có­lo­go o psi­quia­tra en la familia te­nés to­do el ca­mino alla­na­do, por­que tam­bién nos com­pren­den to­das las ge­ne­ra­les de la ley. Con Mar­ce­la ( su es­po­sa) siem­pre tra­ta­mos de que lo que ha­ce­mos coin­ci­da con lo que so­mos y lo que es­cri­bi­mos, que no es fá­cil. En las char­las yo pon­go ejem­plos de mis hi­jas to­do el tiem­po. No te­ne­mos que pe­dir­le el li­ke al ne­ne, eso es lo que yo les di­go a los pa­dres. En es­ta úl­ti­ma pre­sen­ta­ción que hi­ci­mos en la Fe­ria del Li­bro nos di­mos cuen­ta de que es­tán más gran­des nues­tras hi­jas por­que dis­fru­ta­ron mu­cho de la char­la. Me emo­cio­nó mu­chí­si­mo ver­las ahí, es­cu­chan­do.

Uno de los ma­yo­res pro­ble­mas que De Bar­bie­ri ha de­tec­ta­do en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, los lla­ma­dos mi­llen­nials, es la fal­ta de mo­ti­va­ción. Pro­ble­ma que si bien ve muy ex­ten­di­do en to­das las fran­jas eta­rias, en los jó­ve­nes pa­re­ce ser en­dé­mi­co.

“Tie­nen una sen­si­bi­li­dad que no­so­tros no te­nía­mos, la eco­no­mía cir­cu­lar, las ener­gías re­no­va­bles, hay un mon­tón de co­sas que son del mun­do de ellos y que no­so­tros las in­cor­po­ra­mos y la ver­dad que en­tra­ñan un apren­di­za­je im­pre­sio­nan­te pa­ra el mun­do, pe­ro tam­bién un ries­go y es que los ten­gan que mo­ti­var pa­ra que se mue­van”, re­fle­xio­na.

De Bar­bie­ri cree que esa fal­ta de mo­ti­va­ción ge­ne­ra­li­za­da, de bús­que­da del sen­ti­do de la vi­da —eje de la fi­lo­so­fía desa­rro­lla­da por Vik­tor Frankl— ex­pli­ca de al­gún mo­do que la fi­lo­so­fía se ha­ya pues­to de mo­da. Lo ve por ejem­plo en se­ries te­le­vi­si­vas co­mo Mer­lí, la del pro­fe­sor re­bel­de de un se­cun­da­rio que en­se­ña a los au­to­res clá­si­cos con hu­mor y ejem­plos de la vi­da co­ti­dia­na. Él sue­le uti­li­zar a es­te pro­fe­sor de fic­ción co­mo ejem­plo, al­go que ha le­van­ta­do al­gu­na re­sis­ten­cia en­tre los pro­fe­so­res reales de secundaria. “Uno no pue­de ser Mer­lí to­dos los días, pe­ro lo que sí me pa­re­ce es que es­tá de­mos­tran­do es el in­vo­lu­cra­mien­to, va a la ca­sa del chi­co si tie­ne un pro­ble­ma, es trans­gre­sor, usa el sen­ti­do del hu­mor”, apun­ta.

Y, en bue­na me­di­da, de es­to van las char­las que De Bar­bie­ri vie­ne dan­do por to­dos los rin­co­nes del país. Los pe­di­dos pa­ra ir a dar con­fe­ren­cias a es­cue­las, clu­bes, cen­tros co­mu­ni­ta­rios y de­más en el in­te­rior del país no pa­ran de lle­gar. A tal pun­to que em­pie­za a an­he­lar te­ner un po­co más de tiem­po li­bre pa­ra con­ti­nuar es­cri­bien­do su obra.

“Ten­go pro­yec­tos, me en­can­ta­ría es­cri­bir un li­bro so­bre due­los, que me pa­re­ce que es un te­ma que hay que tra­ba­jar, due­lo y de­pre­sión, có­mo su­pe­rar po­si­ti­va­men­te las pér­di­das”, di­ce.

“UNO NO PUE­DE SER MER­LÍ TO­DOS LOS DÍAS, PE­RO SÍ IN­VO­LU­CRAR­SE”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.