¿Ñe­ri o Net­flix?

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - SEIS SENTIDOS - WASHINGTON AB­DA­LA

El lum­pe­na­je es enor­me. No ex­pre­so “lum­pe­na­je” con sen­ti­do des­pec­ti­vo, ha­blo del “lum­pen-pro­le­ta­riat” mar­xis­ta, de ese gru­po que ellos creían que no te­nía co­ncien­cia de cla­se. Hoy el mun­do ñe­ri es un hi­jo bas­tar­do de aque­llos lum­pen. Es más, aquel lum­pen­pro­le­ta­riat lu­ce cual Pa­blo Ne­ru­da an­te el ñe­ri de hoy, el Bráian o el Es­tí­vi.

Es ver­dad, los ñe­ri son un seg­men­to so­cial que es­tá por fue­ra de ca­si to­do, que ya no com­par­ten los có­di­gos de con­vi­ven­cia y que es­tán a una dis­tan­cia de la ci­vi­li­za­ción nor­mal me­tien­do mie­do. Es­tán por de­ba­jo del pro­le­ta­ria­do, del la­bu­ran­te co­mún y co­rrien­te. Sí, es la frac­tu­ra so­cial, sí. No es el pi­be con per­fil “plan­cha”, no, no con­fun­dir, es el que es­tá por fue­ra de to­do, que ya no se le pa­sa por la cabeza tra­ba­jar, que la dro­ga lo fu­si­ló y que la vio­len­cia des­ca­rria­da es su mo­do de exis­tir.

No es­tá lo­co, tie­ne co­ncien­cia del bien y del mal pe­ro sa­be que le irá exac­ta­men­te igual den­tro o fue­ra de la ley, por eso an­da co­mo ga­to al­za­do por el pre­til de la nor­ma, por eso es ba­rra bra­va, por eso te ma­ta por cien pe­sos por­que se le dio la ga­na dis­pa­rar ti­ros al vien­to y ver co­mo sue­na la ra­ta­tá. El país tie­ne de­ma­sia­das ar­mas y es­tos ne­nes ar­ma­dos son el de­li­rio. Y se han es­ta­do ar­man­do en es­tos años, tran­qui­la­men­te, sin de­ma­sia­do lío y has­ta con un mi­nis­tro que en al­gún mo­men­to ins­ta­ba a la po­bla­ción a ar­mar­se.

Son sí la de­gra­da­ción de la so­cie­dad, son los des­cla­sa­dos y son los chi­cos ma­los. Aho­ra man­dan ellos y sa­ben de su po- der, por eso la lum­pe­ni­za­ción se or­ga­ni­za y no es un gru­po alie­na­do. Y los arra­sás, te crees pio­la y no arre­glás na­da, por­que las vi­vien­das que les ti­rás aba­jo hoy son vio­len­cia in­cu­ba­da pa­ra ma­ña­na. ¿O se que­da­rán man­si­tos lue­go que los mar­cas­te a fue­go de­lan­te de to­da la so­cie­dad? ¿Sa­vo­na­ro­la?

En una épo­ca el lum­pe­na­je de ayer eran vo­tan­tes pa­che­quis­tas; lue­go con la “ñe­ri­za­ción” se vol­vie­ron pe­pis­tas. Cla­ro, ayer eran Las­sie, hoy son lo que son. Eso sí, tie­nen cla­ro que son más los quie­nes los usan co­mo ejem­plo del “mal” que co­mo es­pa­cio de reha­bi­li­ta­ción. Pe­ro les im­por­ta to­do una pe­ri­no­la, quie­ren su po­rri­to, al­gún que otro psi­co­tró­pi­co que los sa­que de am­bien­te, una bi­rra si pin­ta y da­le que va. “¡Y shi hay que que­mar a al­gu­na vie­ja pa la mo­ne­da, la que­ma­mo! ¿cuál es, cuál es?” Pe­ro al­gu­nos man­dan y de tu­rros no tie­nen na­da. ¡Oji­to!

La po­li­cía es­tá —por mo­men­tos— de­ses­pe­ra­da con es­tos in­di­vi­duos. En­tre los que en­vían a ha­cer co­ber­tu­ra de vio­len­cia do­més­ti­ca, los que es­tán en el PADO con los in­con­ve­nien­tes geo­grá­fi­cos que no les per­mi­te es­tar en to­do el te­rri­to­rio, los po­cos po­li­cías de las sec­cio­na­les, la ver­dad es que no son ma­ras, pe­ro son —a la uru­gua­ya— los nuevos amos de al­gu­nas par­tes de la ciu­dad. No lo ve el que no lo quie­re ver. La do­mi­na­ción ile­gí­ti­ma e ile­gal se ha im­pues­to. Ma­xWe­ber re­vi­vi­ría pa­ra ver es­ta for­ma de do­mi­na­ción y ver com­pro­ba­da su teo­ría.

Mien­tras los pi­bes de cla­se me­dia mi­ran Net­flix y en las uni­ver­si­da­des se co­men­tan las se­ries, la ge­ne­ra­ción mar­gi­nal se cría en la ca­lle mi­ran­do el mun­do ñe­ri y lo ad­mi­ra por su ca­pa­ci­dad de desafío a la au­to­ri­dad. En nues­tro ni­vel uru­gua­ye­ril, me­dio be­rre­ta y mi­cros­có­pi­co, créan­me, el ñe­ri po­de­ro­so es un mi­cro Pa­blo Es­co­bar. El ñe­ri no mi­ra Net­flix —no sa­be que Luis­mi re­vi­vió— pe­ro sa­be que sa­can­do un ar­ma pa­ra el ro­deo don­de sea y co­mo sea. Es­ta­mos en un pro­ble­mi­ta se­rio. No se arre­gla con cal­vi­nis­tas, ro­mán­ti­cos o fa­chos opor­tu­nis­tas. Es un lío que re­que­ri­rá un “pien­so” pa­ra mon­tar un re­co­rri­do ci­men­ta­do en otro for­ma­to edu­ca­ti­vo. In­creí­ble que en es­te país la se­gu­ri­dad sea el pri­mer pro­ble­ma. En es­ta se co­mie­ron el glo­bo los chi­cos del go­bierno y les me­tie­ron un gran Wi­llie en la ca­ra. Y que na­die es­pe­re cam­bios ra­pi­di­tos, eso no exis­te. De­ma­sia­da le­ta­nía aho­ra no se cam­bia de un día pa­ra el otro. La jus­ta.

“En una épo­ca, el lum­pe­na­je de ayer eran vo­tan­tes pa­che­quis­tas; lue­go con la “ñe­ri­za­ción” se vol­vie­ron pe­pis­tas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.