Afo­ris­mos y reflexiones

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - CULTURAL - ELIAS CA­NET­TI

La muer­te es an­ti­na­tu­ral; el hom­bre es­tá he­cho pa­ra vi­vir eter­na­men­te; so­lo con me­dios su­ma­men­te drás­ti­cos se pue­de ven­cer su al­ma fuer­te y vi­vaz. De ahí que no sor­pren­da que esa al­ma enér­gi­ca, una vez ven­ci­da por la muer­te, sea esen­cial­men­te pe­li­gro­sa.

***

—Ha­ce tiem­po que no te veo.

—Es que he muer­to.

—Va­ya, qué te­rri­ble. ¿Cuán­do ocu­rrió?

—Ha­ce dos me­ses.

—¿Pe­ro aho­ra te va bien?

—No­me va mal, gra­cias.

***

El ver­da­de­ro ar­te de las si­re­nas fue el ge­mi­do; so­na­ba co­mo si se es­tu­vie­ran mu­rien­do de tan­to amar. En­ton­ces to­dos que­rían sal­var­les la vi­da, a cam­bio de amor. Pe­ro ellas so­bre­vi­vían a sus salvadores y con­ti­nua­ban ago­ni­zan­do de tan­to amar.

***

Él ol­vi­dó mo­rir, tan sa­tis­fe­cho es­ta­ba de sí mis­mo. Pro­cu­ró que los de­más no lo ol­vi­da­ran.

***

El or­den del co­mer­cian­te re­si­de en la su­ma. El mun­do se hun­de. Él su­ma. Los ni­ños se mue­ren de ham­bre. Él su­ma. Lo ami­gos se aho­gan. Él su­ma.

***

Al ho­rror por el ca­da vez más lo­gra­do ex­ter­mi­nio de los ani­ma­les se su­ma hoy la pers­pec­ti­va ator­men­ta­do­ra de su trans­for­ma­ción ar­ti­fi­cial a tra­vés de no­so­tros. Co­mien­za la era de las mons­truo­si­da­des.

***

A la ho­ra de bus­car a per­so­nas aho­ga­das era cos­tum­bre lle­var ga­llos en la bar­ca. Se­gún de­cían, los ga­llos em­pe­za­ban a can­tar a voz en cue­llo cuan­do la bar­ca se ha­lla­ba so­bre un ca­dá­ver. (Su­zu­ki Bo­kus­hi)

***

Ama­ba el vien­to y se hi­zo in­ci­ne­rar; por una vez, que­ría flo­tar ple­na­men­te so­bre el vien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.