De is­la pri­sión a des­tino top

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - VIAJES - DA­NIEL FLO­RES*

Es­ta is­la de 17 ki­ló­me­tros cua­dra­dos que­da a 350 ki­ló­me­tros del con­ti­nen­te, en el Atlán­ti­co. Per­te­ne­ce ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te al es­ta­do Per­nam­bu­co, pe­ro des­de la to­po­gra­fía vol­cá­ni­ca has­ta la ca­den­cia de sus ha­bi­tan­tes, No­ron­ha es otro mun­do. En el ar­chi­pié­la­go del mis­mo nom­bre, es la is­la más gran­de y la úni­ca ha­bi­ta­da.

Es tan ri­ca co­mo vul­ne­ra­ble, una jo­ya pre­cio­sa y apar­ta­da que en­fren­ta el desafío de ad­mi­nis­trar bien su éxi­to de con­vo­ca­to­ria. La is­la es de tal be­lle­za sal­va­je que el vi­si­tan­te tie­ne en se­gui­da el re­fle­jo de preo­cu­par­se por su pre­ser­va­ción. En­ton­ces no­ta los ta­chos de ba­su­ra pú­bli­cos de me­dia do­ce­na de co­lo­res pa­ra di­fe­ren­tes ma­te­ria­les y le ex­pli­can que to­dos los des­per­di­cios se sa­can de allí en bar­co una vez por se­ma­na. Y, en lu­gar de la­men­tar­se, pron­to acep­ta y ve co­mo po­si­ti­vo eso de que a No­ron­ha la lla­men “tie­rra del no” y que de­ba abo­nar una ta­sa por ca­da día que pi­sa su sue­lo. Es que la mi­tad de la is­la tie­ne ran­go de par­que na­cio­nal, con un cu­po má­xi­mo de tu­ris­tas diarios. Hay mu­chas áreas in­to­ca­bles y otras don­de so­lo se in­gre­sa pa­gan­do y con guía con­tra­ta­do. De­ta­lle no me­nor: las pa­tas de ra­na y las an­ti­pa­rras son im­pres­cin­di­bles en es­te via­je.

AFUERA Y ADEN­TRO. La is­la es­tá ro­dea­da por el Mar de Den­tro, más cal­mo y de ca­ra a Bra­sil, y por el Mar de Fue­ra, más bravo y mi­ran­do ha­cia Áfri­ca. De uno y otro la­do, en es­te lu­gar del mun­do las ma­reas mar­can la jor­na­da tan­to co­mo el re­loj, de­ter­mi­nan la ac­ti­vi­dad en las pla­yas y pau­tan las ex­cur­sio­nes. De vez en cuan­do tam­bién cau­san al­gu­nos des­tro­zos. Una úni­ca ru­ta cir­cu­lar vin­cu­la el ae­ro­puer­to con los ca­se­ríos es­po­rá­di­cos don­de re­si­den unos 4.000 ha­bi­tan­tes.

Por esa ru­ta va y vie­ne el úni­co co­lec­ti­vo, que cues­ta cin­co reales. Pe­ro par­te de la ex­pe­rien­cia No­ron­ha es ma­ne­jar o al me­nos su­bir­se a un buggy, el vehícu­lo ofi­cial de la is­la. Da la sen­sa­ción que ca­da po­bla­dor tie­ne por lo me­nos uno pa­ra al­qui­lár­se­lo a quien pre­gun­te. El año pa­sa­do re­ci­bie­ron 94.151 vi­si­tan­tes (90 % son bra­si­le­ños).

El buggy es ideal pa­ra lle­gar a la pla­ya. Cual­quier guía arran­ca por Praia da Con­ceição, la más ani­ma­da, y con­ti­núa por su ve­ci­na mu­cho me­nos po­bla­da, Bol­dró. Des­de Ca­cim­ba do Pa­dre se sa­ca una de las fo­tos con más “Me gus­ta” de No­ron­ha, olas gol­pean­do con­tra el Mo­rro Dois Ir­mãos a po­cos me­tros de la are­na. Sues­te, Ata­laia y Bo­de son al­gu­nas de las pla­yas del par­que na­cio­nal, más re­ti­ra­das. Y Praia do San­cho es el si­tio pa­ra sen­tir­se den­tro de las pá­gi­nas ilus­tra­ción de una re­vis­ta de via­jes. Difícil ima­gi­nar can­di­da­ta más ca­li­fi­ca­da pa­ra en­ca­be­zar cual­quie­ra de esos ran­kings con “las diez me­jo­res pla­yas” de Bra­sil, del pla­ne­ta, del uni­ver­so. El ac­ce­so a San­cho su­ma aún más pun­tos. Hay que ba­jar por unos quin­ce me­tros de es­ca­le­ras ti­po emer­gen­cia, me­ti­das en la ro­ca, na­da ami­ga­bles pa­ra los claus­tro­fó­bi­cos. Des­pués de otros es­ca­lo­nes ex­ter­nos, se al­can­za una pe­que­ña bahía, tan re­cón­di­ta y vir­gen que da pu­dor me­ter un pie en el agua y al­te­rar tal equi­li­brio de ele­men­tos.

LAGARTIJAS Y PRE­SOS. La Trachy­le­pis atlan­ti­ca es una es­pe­cie en­dó­ge­na, mu­cho más lo­cal que los hu­ma­nos, que apa­re­cie­ron ape­nas en los úl­ti­mos si­glos. La is­la fue des­cu­bier­ta en 1503 por una ex­pe­di­ción por­tu­gue­sa fi­nan­cia­da por el co­mer­cian­te Fernando de Lo­ron­ha, que le dio al­go pa­re­ci­do a su nom­bre. A fi­nes del si­glo XIX pa­só a for­mar par­te de Per­nam­bu­co y el es­ta­do bra­si­le­ño la con­vir­tió en una co­lo­nia pe­ni­ten­cia­ria, don­de la úl­ti­ma dic­ta­du­ra en­ce­rró a sus pre­sos po­lí­ti­cos. Par­te de la es­ca­sa po­bla­ción des­cien­de de aque­llos con­vic­tos y sus guar­dia­nes.

¿Adón­de se va pa­ra la pues­ta del sol? To­dos los días, la mis­ma pre­gun­ta. Na­die con­si­de­ra la op­ción de per­der­se esa ho­ra de los magos en que cie­lo y mar mu­tan en un show de co­lo­res. La pla­tea pue­de es­tar en una pla­ya o en un pun­to de ob­ser­va­ción ele­va­do con mú­si­ca en vi­vo. El plan es pro­bar ca­da día una ubi­ca­ción dis­tin­ta. Don­de sea, nun­ca fa­lla: el pú­bli­co con­tem­pla en un es­ta­do de co­mu­nión que vi­ra de la ex­pec­ta­ti­va al éx­ta­sis y des­pués al re­lax sa­tis­fe­cho.

Otro gran te­ma de con­ver­sa­ción: los ti­bu­ro­nes. El tu­ris­ta se en­cuen­tra con un des­tino tan idí­li­co que em­pie­za a du­dar. ¿No se­rá que hay de­ma­sia­dos ti­bu­ro­nes? Al fin y al ca­bo, las pla­yas de Re­ci­fe, ahí en fren­te, es­tán llenas de car­te­les que ad­vier­ten so­bre su pre­sen­cia y las no­ti­cias de ata­ques son fre­cuen­tes. En No­ron­ha efec­ti­va­men­te hay ti­bu­ro­nes. De he­cho, un atrac­ti­vo clá­si­co, cer­ca del puer­to, es el res­tau­ran­te Mu­seo del Ti­bu­rón, don­de ade­más de cai­pi­rin­has, se pue­de apren­der bas­tan­te acer­ca de las es­pe­cies al­re­de­dor de la is­la y su com­por­ta­mien­to. Sin em­bar­go, los ata­ques son inusua­les. En 2015, un ti­bu­rón ti­gre le arran­có un bra­zo a un con­ta­dor que bu­cea­ba en so­li­ta­rio por la pla­ya Sues­te. Y el año pa­sa­do, a otra tu­ris­ta le mor­dió la mano una cría de ti­bu­rón que ha­bía cap­tu­ra­do y le­van­ta­do del agua pa­ra sa­car­se una sel­fie. La re­co­men­da­ción es sim­ple: bu­ceo y snor­kel, siem­pre ba­jo la su­per­vi­sión de guías lo­ca­les y con aten­ción a pau­tas de se­gu­ri­dad bá­si­cas. Y na­da de sel­fies.

Ca­mi­nar es otro de los hits, par­ti­cu­lar­men­te den­tro del par­que na­cio­nal, pa­ra al­can­zar pun­tos de la cos­ta don­de no hay ca­mi­nos pa­ra vehícu­los. Los me­jo­res sen­de­ros, co­mo el de Ata­laia ( con una pis­ci­na na­tu­ral con fon­do de co­ral), de­man­dan cier­ta lo­gís­ti­ca. Pa­ra em­pe­zar, hay que pre­sen­tar­se en la ad­mi­nis­tra­ción del par­que y agen­dar y pa­gar la vi­si­ta. Los cu­pos son muy li­mi­ta­dos y se ago­tan con va­rios días de an­ti­ci­pa­ción. Así que si hu­bie­ra que sal­var so­lo un da­to prác­ti­co de es­ta no­ta, que sea es­te: al lle­gar a la is­la, me­jor re­sol­ver el asun­to de las “tril­has” ( sen­de­ros) an­tes que na­da. En al­gu­nos ca­sos, qui­zás ni así se con­si­ga va­can­te en las caminatas más pe­di­das. Pa­ra el via­je de es­te ar­tícu­lo en par­ti­cu­lar el lu­nes ya no ha­bía dis­po­ni­bi­li­dad has­ta el vier­nes pa­ra ir a Ata­laia.

De vuelta en Bol­dró, uno de los cua­tro tu­ris­tas se me­te en el mar. Tie­ne un ki­ló­me­tro del Atlán­ti­co so­lo pa­ra él. Aca­ba de en­ten­der No­ron­ha: Bol­dró es la pla­ya más ex­clu­si­va y a la vez más sim­ple y des­po­ja­da de Bra­sil. Por suer­te to­da­vía no se lo con­tó a na­die en Ins­ta­gram por­que no hay có­mo co­nec­tar­se.

TIPS. Flam­bo­yant: una es­pe­cie de deck so­bre la pla­za del mis­mo nom­bre en el cen­tro de la Vi­la do Ré­me­dio. El due­ño, to­do un per­so­na­je, es mú­si­co y le can­ta a la is­la en su dis­co Rock Oceá­ni­co, pe­ro el ver­da­de­ro éxi­to es la mo­que­ca de pes­ca­do. Res­tau­ran­te do ZéMa­ría: ca­da sá­ba­do, Zé María, una ce­le­bri­dad lo­cal con look He­ming­way, en­ca­be­za una ba­ca­nal en mo­do bu­fe­te (de la co­mi­da nor­des­ti­na al sus­hi), que ter­mi­na en ka­rao­ke fa­mi­liar. Ex­pe­rien­cia épi­ca, por unos 170 reales. Tri­bo­ju: de lo me­jor en la is­la, en la po­sa­da del mis­mo nom­bre, de Vi­la dos Re­mé­dios. Fu­sión nor­des­ti­na-me­di­te­rrá­nea, con pla­tos des­de 80 reales. Dón­de dor­mir: Lua Be­la, Una pou­sa­da re­co­le­ta, al­go por en­ci­ma del pro­me­dio (en pre­cio y en ca­li­dad), con ex­ce­len­te desa­yuno, gran jar­dín y bue­na ubi­ca­ción pa­ra ba­jar a las pla­yas más cén­tri­cas. Des­de 10.000 pe­sos por noche. Más in­for­ma­ción en no­ron­ha.pe.gov.br. *GDA / La Na­ción.

EL JU­GA­DOR NEY­MAR JR. ES FA­NÁ­TI­CO Y SE DI­CE QUE IN­VER­TI­RÁ EN ELLA

LAS PUES­TAS DE SOL SON UNA DE LAS MA­YO­RES ATRAC­CIO­NES DEL LU­GAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.