Me­mo­rias del ve­rano

His­to­rias de quie­nes siem­pre vuel­ven al mis­mo lu­gar pa­ra dis­fru­tar del víncu­lo con esa pla­ya o ese pa­seo es­pe­cial.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - GUILLERMO LORENZO

Año tras año y ve­rano tras ve­rano eli­gen pa­sar sus vacaciones siem­pre en el mis­mo lu­gar. Tran­qui­los, ro­dea­dos por las co­sas que le ge­ne­ran más sa­tis­fac­ción y así po­der des­co­nec­tar­se de sus ru­ti­nas. Pa­ra al­gu­nos, lo más lin­do es­tá en los re­cuer­dos. Pa­ra otros, es el rui­do del agua que so­lo es es­cu­cha en ese lu­gar. Al­gu­nas per­so­nas sien­ten que lo me­jor es rom­per el día a día y cam­biar ra­di­cal­men­te la for­ma de vi­vir en ve­rano. Es­tas cua­tro fa­mi­lias uru­gua­yas de­ci­den año tras año pa­sar su des­can­so ve­ra­nie­go en el mis­mo bal­nea­rio, en la mis­ma car­pa o en la mis­ma ca­sa y ge­ne­ra­ron un víncu­lo es­pe­cial con el lu­gar.

VERANEAR DES­DE LA PANZA. Ca­mi­nar, an­dar por an­dar, de­jar la vis­ta en un pun­to fi­jo y la men­te en blan­co mien­tras que los pies avan­zan prác­ti­ca­men­te de me­mo­ria por un sue­lo co­no­ci­do des­de siem­pre y un pai­sa­je que ha­ce el res­to del tra­ba­jo pa­ra dar tran­qui­li­dad. Esa es una de las co­sas que más dis­fru­ta Joa­na Da Silveira (26) cuando va a veranear a Pla­ya Her­mo­sa.

Al bal­nea­rio lo co­no­ce mu­cho más que al pro­pio ba­rrio don­de vi­ve to­do el año y por eso dis­fru­ta sa­lir a ca­mi­nar por las ca­lles de pe­dre­gu­llo con in­ter­sec­cio­nes de as­fal­to y bor­dea­da por la cos­ta. Ahí es don­de pue­den apa­gar sus pen­sa­mien­tos pa­ra co­nec­tar­se con la na­tu­ra­le­za o, me­jor di­cho, des­co­nec­tar­se de la ciu­dad.

Des­de que es­tu­vo en la panza de su ma­má, siem­pre fue a veranear ahí. Sus pa­dres eli­gie­ron Pla­ya Her­mo­sa pa­ra des­can­sar du­ran­te la li­cen­cia y la his­to­ria de co­rres­pon­den­cia con ese lu­gar em­pe­zó an­tes de que ella na­cie­ra.” Fui to­da mi vi­da. Siem­pre íba­mos. A ve­ces, has­ta tres meses de vacaciones y des­pués se ge­ne­ró eso de per­te­nen­cia al lu­gar”, cuen­ta Da Silveira.

Has­ta los 14 años, ella fue con su fa­mi­lia a la ca­sa que ha­bían he­re­da­do de sus abue­los. Lue­go, ven­die­ron esa ca­sa. Pe­ro aún así los Da Silveira si­guie­ron ve­ra­nean­do ahí, por­que al­qui­la­ron otro lu­gar du­ran­te ca­si 12 ve­ra­nos con­se­cu­ti­vos.

“La ca­sa se ven­dió pe­ro se­gui­mos sien­do fie­les al lu­gar”, in­di­ca y agre­ga: “Al prin­ci­pio fue me­dio di­fí­cil. Lo que tie­ne al­qui­lar es que siem­pre te es­tás adap­tan­do a un lu­gar nue­vo. Pe­ro el ba­rrio si­gue sien­do el mis­mo”.

El primer ve­rano lue­go de que ven­die­ron la ca­sa de los abue­los, Da Silveira se pro­pu­so cam­biar y bus­car un des­tino di­fe­ren­te. Un po­co pa­ra pro­bar des­en­chu­far­se en otro en­torno. Otro po­co pa­ra ver si po­día su­pe­rar la nos­tal­gia de es­tar en Pla­ya Her­mo­sa.

“Al año si­guien­te fui­mos a La Pa­lo­ma pa­ra cam­biar”, co­men­ta. Pe­ro si bien el bal­nea­rio ro­chen­se le gus­tó y le si­gue gus­tan­do, la ex­pe­rien­cia fa­mi­liar no fue lo mis­mo que en Pla­ya Her­mo­sa. “Es co­mo que no te ha­llás, es dis­tin­to. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos al agua cha­ta sin olas co­mo si fue­ra una pis­ci­na. No nos acos­tum­bra­mos al lu­gar co­mo pa­ra pa­sar las vacaciones fa­mi­lia­res”, cuen­ta.

La are­na, un bal­de y sus pa­dres bien cer­ca de ella mi­ran­do el atar­de­cer es de esos re­cuer­dos que le que­da­ron de­te­ni­dos, ilus­tra­dos co­mo una fotografía eter­na en su me­mo­ria. Los lu­ga­res tam­bién son re­cuer­dos, ex­pe­rien­cias y vi­ven­cias. Por eso, pa­ra Da Silveira, “si no vas de vacaciones a ese lu­gar, sen­tís que te fal­ta al­go” por­que “ge­ne­rás esa cos-

“ES CO­MO QUE NO ME HALLÉ CUANDO ME FUI DE VACACIONES A OTRO LU­GAR”, DI­CE CAMILA DA SILVEIRA

tum­bre, ese há­bi­to de es­tar en el lu­gar aun­que sea una semana en el ve­rano”.

DOCUMENTAL Y VÍNCU­LO DE POR VI­DA. El primer en­cuen­tro em­pe­zó mal. Sa­lie­ron de Me­lo pa­ra San Gre­go­rio de Po­lan­co y cuando lle­ga­ron a Ce­rro Cha­to la ru­ta es­ta­ba tan pe­sa­da que se de­mo­ra­ron tres ho­ras en ha­cer 90 ki­ló­me­tros pa­ra lle­gar al des­tino. Al otro día, se ca­yó el pa­ra­gol­pes del au­to y se que­ma­ron los ca­len­ta­do­res.

Pe­ro Virginia Ri­ve­ro (47) y su ma­ri­do Joa­quín Be­ce­rro (49) se acuer­dan más de las otras co­sas. Por ejem­plo, de ver al ya fa­lle­ci­do co­mu­ni­ca­dor y fi­gu­ra Omar Gu­tiérrrez con su hi­ja cru­zan­do en la mis­ma bal­sa que ellos pa­ra lle­gar al cam­ping. Y que cuando lo hi­cie­ron, los ve­ci­nos fue­ron de lo más ama­bles con su fa­mi­lia y los ayu­da­ron a aco­mo­dar­se y a ele­gir el lu­gar pa­ra po­ner la car­pa.

Aun­que ha­ce ca­tor­ce años to­do em­pe­zó de ma­ne­ra en­go­rro­sa, cuando la pa­re­ja y su hi­ja de 7 años se ins­ta­la­ron con la car­pa que­da­ron enamo­ra­dos del lu­gar y sin­tie­ron que era el si­tio pa­ra pa­sar el res­to de sus ve­ra­nos.

“Te atra­pa, es tan lin­do, tan tran­qui­lo y eso no lo te­nés en otro de­par­ta­men­to. Po­dés de­jar la car­pa con to­do aden­tro que na­die te en­tra. Es un pa­raí­so. La pe­nín­su­la es di­vi­na”, ase­gu­ra Ri­ve­ro.

Ellos eli­gie­ron San Gre­go­rio de Po­lan­co ha­cien­do zap­ping con el con­trol re­mo­to. Es­ta­ban vien­do la te­le­vi­sión en su ca­sa de Ce­rro Lar­go y en­tre el pa­sa­je de ca­nal y ca­nal fre­na­ron en un documental so­bre el lu­gar y que­da­ron en­can­ta­dos. Des­pués de eso de­ci­die­ron ir a co­no­cer­lo y así em­pe­zó ese víncu­lo que si­gue vi­gen­te has­ta la fe­cha.

“En 2003 vi­mos un documental don­de mos­tra­ban San Gre­go­rio de Po­lan­co, en­ton­ces­mi es­po­so di­jo: ‘El año va­mos a ir a co­no­cer’. Fui­mos por 15 días y nos en­can­tó”, re­cuer­da Virginia.

Eli­gie­ron veranear en car­pa por­que no les gus­ta que­dar­se en­ce­rra­dos en una ca­sa to­do el ve­rano. Pre­fie­ren rom­per la ru­ti­na y va­ca­cio­nar en cam­ping pa­ra dis­fru­tar de otras co­sas.

“Tie­ne que ser al­go di­fe­ren­te, en­ton­ces lo di­fe­ren­te es acam­par. Lo he­mos he­cho en Mer­ce­des, en Pay­san­dú y en Du­razno”, di­ce y ex­cep­to Mer­ce­des, el res­to de los de­par­ta­men­tos no le gus­ta­ron co­mo pa­ra

acam­par. “Pay­san­dú no nos gus­tó, nos fui­mos en­se­gui­da y en Du­razno tam­po­co nos gus­tó el en­torno”, agre­ga. Tam­bién acam­pa­ron en Pa­so de los To­ros y si bien el lu­gar les gus­tó, nin­guno “es co­mo San Gre­go­rio de Po­lan­co”, afir­ma.

Una can­ti­dad enor­me de pio­las, mu­chas lo­nas, man­gue­ra, la ca­ma en­te­ra, una ca­noa con mo­tor y una ca­chi­la pa­ra su hi­ja, es lo que car­gan ca­da vez que van al cam­ping. Al lle­gar, se en­cuen­tran con los de siem­pre. El lu­gar les re­sul­ta pa­ra­di­sía­co pe­ro tam­bién dis­fru­tan mu­cho de to­dos “los ami­gos de ve­rano” que fue­ron ha­cien­do a lo lar­go de los años. “Los lin­dos re­cuer­dos son la amis­ta­des que se hi­cie­ron y que to­da­vía per­du­ran”, agre­ga.

Ellos hi­cie­ron ami­gos de eda­des dis­tin­tas, de otros de­par­ta­men­tos y por eso uno de sus mo­men­tos pre­fe­ri­dos del ve­rano es cuando to­dos se jun­tan a con­ver­sar y pa­sar el tiem­po. “A mi es­po­so le en­can­ta co­ci­nar y siem­pre nos jun­ta­mos 19 o 20 per­so­nas pa­ra ce­nar. Le gus­ta ha­cer gui­sos ca­rre­te­ros, po­ro­tos, esas co­sas. O mu­cho pes­ca­do”, cuen­ta.

Ha­ce tres años cam­bia­ron la car­pa por las ca­ba­ñas, pe­ro siem­pre se man­tu­vie­ron fie­les al cam­ping. “Nos can­sá­ba­mos mu­cho por to­da la car­ga que lle­vá­ba­mos, por­que yo lle­va­ba has­ta la ca­ma, co­ci­na, horno. Ya uno se va po­nien­do con unos añi­tos de más y no quie­re pa­sar tan­to tra­ba­jo”, di­ce Ri­ve­ro y ex­pli­ca que al pa­sar to­do un mes de cam­ping tam­bién se pa­sa­ba mu­cho ca­lor, días de frío, ven­to­sos, llu­vio­sos y eso fue ha­cien­do que de­ci­die­ran pa­sar­se a las ca­ba­ñas. “Te­nés las cua­tro es­ta­cio­nes en pleno enero”, co­men­ta.

Pa­ra ellos, esa ciu­dad de Ta­cua­rem­bó es mu­cho más que una ciu­dad. Es don­de eli­gen ir a des­can­sar, re­en­con­trar­se con ami­gos, com­par­tir si­len­cios y con­ver­sa­cio­nes. Ahí es don­de se le­van­tan to­dos los días ha­cen el ma­te y van a la ram­bla del lu­gar, por­que co­mo di­ce Ri­ve­ro “la ma­ña­na y la tar­de­ci­ta son del cam­ping”.

LA PA­LO­MA EN CAR­PA. La mez­cla per­fec­ta de co­sas na­tu­ra­les ha­ce del lu­gar al­go es­pe­cial. Lo agres­te, el cen­tro tran­qui­lo y va­ria­do y el agua oceá­ni­ca que ro­dea to­da su cos­ta e in­vi­ta a ba­ñar­se du­ran­te el día y a dis­fru­tar el so­ni­do de su olea­je cuando el bal­nea­rio duer­me.

A Fer­nan­do Tri­llo La Pa­lo­ma le gus­ta tan­to que lle­gó a es­tar dos meses acam­pan­do en la co­lo­nia de vacaciones pa­ra los fun­cio­na­rios de su tra­ba­jo. Du­ran­te esos 60 días, mu­chos fa­mi­lia­res lo iban a vi­si­tar, se que­da­ban unos días, se iban, lue­go vol­vían otros y así su­ce­si­va­men­te. Pa­ra él, el cam­ping es al­go que se sien­te dis­tin­to.

A Tri­llo le gus­ta lle­gar y pa­sar los dos pri­me­ros días ar­man­do el cam­pa­men­to, or­ga­ni­zan­do ca­da de­ta­lle pa­ra des­pués po­der que­dar­se el tiem­po que quie­ra. Le gus­ta ar­mar la car­pa, ele­gir el lu­gar aba­jo del me­jor ár­bol, pre­pa­rar los dos tol­dos— uno pa­ra evi­tar que la car­pa se mo­je y el otro pa­ra que el sol no la ca­lien­te de­ma­sia­do— y fi­nal­men­te de­di­car­se a aco­mo­dar to­do lo re­la­cio­na­do con la co­ci­na y acon­di­cio­nar­se al lu­gar.

“Creo que par­te del dis­fru­te es el ar­ma­do del ni­cho de con­vi­ven­cia. Hay gen­te que le gus­ta la pla­ya, a mí me gus­ta­ba mu­cho ar­mar to­do, co­ci­nar pa­ra to­dos, la­var los pla­tos. Lo úni­co que nun­ca me gus­tó fue asar, me gus­ta co­mer el asa­do pe­ro dis­fru­to que otro lo ha­ga”, co­men­ta Tri­llo y agre­ga: “To­do mi equi­pa­mien­to es­tá muy ar­ma­do pa­ra eso. In­clu­so lle­gué a te­ner un trai­ler con to­do, me­dio co­mo que me aco­mo­dé a eso”.

Se de­fi­ne co­mo un ti­po ru­ti­na­rio que no le gus­tan mu­cho los cam­bios. Por eso ha­ce 10 años que si­gue yen­do a la co­lo­nia de vacaciones a pa­sar su des­can­so, ya que ahí en­con­tró to­dos los con­di­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra sen­tir­se a gus­to. “Los cam­bios son a lar­go pla­zo, así que me aco­mo­dé a eso y no me da pa­ra ir a otros lu­ga­res”, aco­ta, aun­que cuen­ta que en al­gu­na oca­sión fue a acam­par a las ter­mas. Pe­ro no fue lo mis­mo.

La tie­rra del fa­mo­so fa­ro blan­co ya lo ha­bía con­quis­ta­do cuando en­tre los 20 y 30 años iba a acam­par a ese lu­gar. Más tar­de pa­só al­gu­nos ve­ra­nos en Bra­sil, has­ta que fi­nal­men­te tu­vo una ca­sa en otro bal­nea­rio. En 2004 la ven­dió. “An­te la ca­ren­cia de una ca­sa y te­nien­do una fa­mi­lia gran­de op­ta­mos por lo del cam­pa­men­to. A ellos (su fa­mi­lia) no les dis­gus­ta­ba y me si­guie­ron du­ran­te bas­tan­te tiem­po”, cuen­ta Tri­llo.

Fue en 2008 que em­pe­zó la aven­tu­ra fa­mi­liar de ir a un cam­ping. “Car­ga­mos el au­to has­ta arri­ba del te­cho. Ati­bo­rra­do de co­sas arran­ca­mos pa­ra allá. Y pa­sa­mos de no­ve­la”, re­cuer­da.

“Mis hi­jas te­nían 14 o 15 años y no te­nían otra así que me si­guie­ron y dis­fru­ta­ron pi­la, por­que ade­más ve­nían con sus ami­gos en cam­pa­men­tos apar­te”, di­ce. Una de las ra­zo­nes por las cua­les La Pa­lo­ma lo arras­tró has­ta sus cos­tas fue el gus­to por bu­cear. ” En­con­tra­ba unos cuan­tos días que se po­día bu­cear y era un lu­gar muy agra­da­ble, por lo me­nos cuando te­nía 30 años”, re­me­mo­ra.

En las me­mo­rias, y los sen­ti­mien­tos que es­tas pro­vo­can es­tá bue­na par­te del en­can­to pa­ra quie­nes siem­pre es­tán vol­vien­do a esos lu­ga­res car­ga­dos de afec­to.

Fa­mi­lia. Los re­cuer­dos ayu­dan a sen­tir em­pa­tía con el lu­gar.

El lu­gar. Mu­chas per­so­nas eli­gen veranear siem­pre en el mis­mo si­tio por­que sien­ten que per­te­ne­cen a el, a su en­torno y eso les da sa­tis­fac­ción.

San Gre­go­rio de Po­lan­co. Virginia Ri­ve­ro y su es­po­so Joa­quín Be­ce­rra.

Ve­rano. Joa­na y su her­ma­na en uno de tan­tos ve­ra­nos en Pla­ya Her­mo­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.