Ju­ga­do­res de le­yen­da

Uru­gua­yos que jue­gan pro­fe­sio­nal­men­te al Lea­gue of Le­gends. Pa­ra ellos, de­jó de ser un pa­sa­tiem­po: aho­ra es un tra­ba­jo.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - TENDENCIAS - BRUNO SCELZA

El de­ba­te es­tá ob­so­le­to des­de que en los úl­ti­mos Jue­gos Asiá­ti­cos hu­bo seis vi­deo­jue­gos en la ca­te­go­ría eS­ports, o de­por­tes elec­tró­ni­cos. Que­da sin va­lor al ver que año a año el Mun­dial de Lea­gue of Le­gends ( LoL) atrae a mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res y lle­na es­ta­dios. Apenas que­dan dis­cu­sio­nes, ca­da vez más pe­que­ñas, en la in­ter­na del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal pa­ra in­cor­po­rar­los co­mo dis­ci­pli­na olím­pi­ca.

El LoL su­ma ca­da vez más adep­tos y se pro­fe­sio­na­li­za aún más. La fi­nal de 2018, fue vis­ta por más de 200 mi­llo­nes de per­so­nas a tra­vés de strea­ming y con­tó con más de 50.000 es­pec­ta­do­res en el es­ta­dio Munhak de Corea del Sur. El co­reano Fa­ker, con­si­de­ra­do el me­jor ju­ga­dor del mundo, su­pera el mi­llón de dó­la­res en ga­nan­cias so­lo en con­cep­to de tor­neos.

Uruguay no es­ca­pa al fe­nó­meno y se me­te, po­co a po­co, en los eS­ports. En el LoL ya tie­ne ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les, al­gu­nos han si­do cam­peo­nes y uno de ellos lle­gó a dispu­tar el Mun­dial. Es­tas son sus his­to­rias.

EL EQUI­PO URUGUAYO. PEX (ex Pi­neap­ple Ex­press), fue el primer equi­po de Su­da­mé­ri­ca en con­tar con una ga­ming hou­se (o “ca­sa de jue­go”, el in­glés es lin­gua fran­ca en es­te mundo), un lu­gar en el que sus in­te­gran­tes con­vi­ven y en­tre­nan. La ca­sa que­da­ba en Ma­rin­dia y el equi­po era con­for­ma­do por tres uru­gua­yos, un ar­gen­tino y un pe­ruano.

PEX se fun­dó a fi­nes de 2013 y a lo lar­go de un año se fue ha­cien­do un nom­bre en­tre el in­ci­pien­te pú­bli­co. Los se­gui­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos que veían cre­cer los tor­neos pro­fe­sio­na­les le to­ma­ron un ca­ri­ño que se man­tie­ne has­ta hoy. En 2014, PEX ga­nó la Co­pa La­ti­noa­mé­ri­ca y la Se­rie de Cam­peo­na­to Ar­gen­ti­na, fi­na­li­zó en el po­dio en otros tan­tos y lo­gró cla­si­fi­car a la Wild Card, una suer­te de re­pe­cha­je en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ob­te­ner un cu­po al Mun­dial. “Te­nía­mos que ga­nar, o sa­lir se­gun­dos pa­ra vi­vir. Si no, no co­mía­mos”, re­cuer­da Juan Ig­na­cio Ab­dón (24), más co­no­ci­do co­mo Man­ta­rra­ya.

Los tres uru­gua­yos de PEX (Man­ta­rra­ya, Uri y Me­gaJP, ya re­ti­ra­do) si­guie­ron con ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les lue­go de que el equi­po de­jó de exis­tir a fi­nes de 2014. EL JEFECITO. Uri Schöl­der­le (Uri) tie­ne 29 años. Ha­ce ocho co­men­zó a ju­gar al LoL con su her­mano y un ami­go. “Al mes les di­je que no que­ría ju­gar más con ellos por­que ya es­ta­ba muy arri­ba y se me ha­cía abu­rri­do, yo ne­ce­si­to que un jue­go sea di­fí­cil”, cuen­ta a Domingo.

Em­pe­zó a ju­gar con per­so­nas de otros paí­ses y al po­co tiem­po se fue a vi­vir a Mé­xi­co con sus pa­dres. Allí fun­dó el equi­po Lyon Ga­ming. “Mis pa­dres al prin­ci­pio no me apo­ya­ban. Ju­ga­mos el primer tor­neo de La­ti­noa­mé­ri­ca y ga­na­mos. El pre­mio eran US$ 20.000, re­par­ti­dos en 4.000 pa­ra ca­da uno. Lle­gué a ca­sa, pu­se el di­ne­ro en la me­sa y en­ten­die­ron que po­día ha­cer al­go. Por el LoL me vol­ví in­de­pen­dien­te y em­pe­cé a ha­cer lo que que­ría”.

En 2014 re­gre­só a Uruguay y fun­dó PEX jun­to a Man­ta­rra­ya, Me­gaJP, el ar­gen­tino Ba­dMilk y el pe­ruano Fra­gio. “Éra­mos cin­co chi­cos que la ma­yo­ría no ha­bía tra­ba­ja­do ni es­ta­do sin sus pa­dres, era to­do nue­vo. Eso nos ayu­dó un mon­tón a cre­cer co­mo per­so­nas” re­la­tó. A pe­sar de los re­sul­ta­dos, a fin de año la con­vi­ven­cia no era la me­jor. Pe­ro Uri le da su va­lor a la ex­pe­rien­cia: “Es me­ri­to­rio que fue la pri­me­ra ga­ming hou­se que se hi­zo en Amé­ri­ca La­ti­na y sin una em­pre­sa atrás, fue to­do a hue­vo y por eso la gen­te se iden­ti­fi­có con no­so­tros, con los va­lo­res de sa­cri­fi­cio y com­pro­mi­so”.

Los tor­neos de LoL se pro­fe­sio­na­li­za­ban en Amé­ri­ca La­ti­na. Uri pa­só al equi­po ar­gen­tino Fu­rious Ga­ming, vol­vió a Lyon y re­tor­nó a Fu­rious. En esas idas y vuel­tas es­ta­ba cuando di­jo “voy a ha­cer­lo yo” y de­ci­dió de­jar de ju­gar pa­ra sa­car ade­lan­te un equi­po co­mo pro­pie­ta­rio.

Has­ta la uni­fi­ca­ción, que ri­ge a par­tir de es­te año, Amé­ri­ca La­ti­na con­ta­ba con dos ser­vi­do­res: La­ti­noa­mé­ri­ca Sur (LAS), con se­de en Chi­le, y La­ti­noa­mé­ri­ca Nor­te (LAN) en Mé­xi­co. Ha­cia allí mi­gró Uri pa­ra ins­ta­lar su equi­po. Pen­só un nom­bre y to­dos los ca­mi­nos con­du­cían al mis­mo la­do. “Jun­té a los que ha­bía­mos he­cho PEX y les di­je que el nom­bre es­ta­ba dis­po­ni­ble y que­ría sa­ber si es­ta­ban de acuer­do en que lo usa­ra. Me di­je­ron que sí”.

PEX par­ti­ci­pó del cir­cui­to de pro­mo­ción de la LAN en 2018 y del Cir­cui­to Na­cio­nal de Mé­xi­co. Cuando se anun­ció la uni­fi­ca­ción de LAN y LAS, PEX no que­dó en­tre los equi­pos que con­for­ma­rían la pri­me­ra di­vi­sión. En 2019 de­be­rá par­ti­ci­par del tor­neo lo­cal pa­ra pe­lear un pues­to en 2020. Mien­tras tan­to, Uri, a quien lla­man “jefecito” en las re­des so­cia­les del equi­po, ex­pan­dió el uni­ver­so PEX con un equi­po en el jue­go

Rain­bow Six Sie­ge. En su pri­me­ra tem­po­ra­da en es­te jue­go, PEX fue cam­peón de la Li­ga Pre­da­tor y es­tá pri­me­ro e in­vic­to en el cam­peo­na­to me­xi­cano.

CO­MO SUÁREZ. Cuando de­jó PEX, Man­ta­rra­ya (24) se de­ci­dió a com­pe­tir con y con­tra los me­jo­res. La ex­pe­rien­cia de la Wild Card lo de­jó en las puer­tas de un mun­dial y no que­ría per­der­se la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par. De­bía ser me­jor, te­nía que ser cam­peón.

Me­jo­ró su ren­di­mien­to has­ta que en 2017 lle­gó al equi­po chi­leno Kaos La­tin Ga­mers (KLG). “An­tes de em­pe­zar me pre­gun­ta­ron có­mo veía a KLG y di­je ‘Es­te año va­mos a ir al mun­dial’. Lo te­nía en la ca­be­za an­tes de em­pe­zar la co­pa, por la for­ma en que tra­ba­ja­mos y la es­truc­tu­ra del equi­po”. KLG se que­dó con el tí­tu­lo de la LAS 2017 y lo­gró la cla­si­fi­ca­ción al mun­dial que se ce­le­bró en Chi­na. Por pri­me­ra (y por aho­ra úni­ca) vez, un uruguayo es­ta­ría en la Co­pa de­lMun­do de LoL.

Man­ta­rra­ya em­pe­zó ju­gan­do al Coun­ter

Stri­ke pe­ro no ob­te­nía ré­di­to eco­nó­mi­co. “In­ver­tía mu­cho tiem­po y veía que en otros la­dos la gen­te vi­ve de eso”. En 2010 apun­tó al LoL, que ha­bía si­do lan­za­do a prin­ci­pios de 2009 y cre­cía a pa­sos agi­gan­ta­dos. “Des­de la pri­me­ra par­ti­da, ju­gué con la men­ta­li­dad de que a mí no me im­por­ta có­mo jue­guen los de­más, me im­por­ta có­mo ha­go las co­sas yo y qué ten­go que ha­cer pa­ra me­jo­rar. Me en­fo­ca­ba en mis erro­res, ana­li­za­ba las ju­ga­das”.

Hoy pa­re­ce que el tra­ba­jo dio sus fru­tos. Tras el año me­mo­ra­ble en KLG, se fue a Mé­xi­co a for­mar par­te de Pre­da­tors, equi­po que lle­gó a se­mi­fi­na­les de la LAN. Has­ta el año pa­sa­do, ha si­do el uruguayo más exi­to­so en LoL y sus se­gui­do­res se lo ha­cen ver. “Sal­go a bai­lar, la gen­te me co­no­ce, me pi­de una fo­to, me di­ce ‘pri­me­ro es­tá Suárez y des­pués vos’. Y yo me ca­go de ri­sa”.

Pe­ro Man­ta­rra­ya se can­só de es­tar le­jos del país. En­tre­vis­ta­do por Domingo a fi­nes de no­viem­bre, di­jo: “Aho­ra es­toy vien­do qué ha­cer. Ten­go un año más de con­tra­to con Pre­da­tors y les co­men­té que te­nía ga­nas de que­dar­me en ca­sa. Que­ría de­di­car­me al strea­ming y pa­sar más tiem­po con mi fa­mi­lia y mis ami­gos, que ya ha­ce unos cua­tro o cin­co ve- ra­nos que no pue­do pa­sar con ellos por­que es­toy afue­ra com­pi­tien­do”.

El 26 de no­viem­bre anun­cia­ba en sus re­des so­cia­les que no par­ti­ci­pa­ría de la si­guien­te tem­po­ra­da y que era su re­ti­ro, aun­que no des­car­ta­ba ”la po­si­bi­li­dad de vol­ver en un fu­tu­ro” a la com­pe­ten­cia.

LA PROMESA. A los 16 años, Ma­teo Aroz­te­gui, co­no­ci­do co­mo Bug­gax, ya em­pe­za­ba a ha­cer­se un nom­bre en In­ter­net. Aho­ra, que tie­ne 20, pa­só por cin­co equi­pos ( tres pro­fe­sio­na­les) y vi­vió en tres paí­ses dis­tin­tos.

Bug­gax es vis­to co­mo una promesa en Amé­ri­ca La­ti­na y la con­fian­za que le ha da­do su úl­ti­mo equi­po, el ar­gen­tino Isu­rus Ga­ming, es una mues­tra de ello. De ca­ra a la uni­fi­ca­ción de los ser­vi­do­res LAS y LAN, Isu­rus cam­bió a ca­si to­do su equi­po ti­tu­lar pa­ra 2019. So­lo Bug­gax se man­tu­vo, a pe­sar de que se vie­ron al­gu­nas que­jas en re­des. Él to­mó es­to co­mo una opor­tu­ni­dad. En su cuen­ta de Twit­ter es­cri­bió: “El pe­so que ten­go de ju­gar con es­tos ani­ma­les es gi­gan­te” y que “2019 va a ser in­creí­ble”. “No mu­chos me tie­nen fe pe­ro pro­me­to en­tre­nar has­ta que se me arran­quen los ojos pa­ra sa­car a Isu­rus cam­peón”.

El uruguayo es un ju­ga­dor po­lé­mi­co. Ya des­de sus ini­cios ha si­do tra­ta­do de “tóxico”. Él lo sa­be y apro­ve­cha esa eti­que­ta pa­ra iro­ni­zar en sus pu­bli­ca­cio­nes en re­des so­cia­les. De to­dos mo­dos, le im­por­ta ga­nar, no caer sim­pá­ti­co. “Sé que mi per­so­na­li­dad no es la más agra­da­ble, pe­ro mez­clar eso con ren­di­mien­to no tie­ne na­da que ver. Es­te 2019 no pien­so ha­cer­me ni más ni me­nos que­ri­do, pe­ro mis in­ten­cio­nes son no vol­ver a leer ‘Bug­gax no es­tá al ni­vel’”, di­jo el mis­mo día de su con­fir­ma­ción en Isu­rus.

LA FI­NAL DEL MUN­DIAL DE LOL FUE VIS­TA POR 200 MI­LLO­NES 50 MIL ASISTIERON AL ES­TA­DIO MUNHAK DE COREA DEL SUR

Ma­pa. La Grie­ta del In­vo­ca­dor, uno de los tres es­ce­na­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.