Cli­ma,cul­tu­ra y so­cie­dad Fran­kens­tein y los so­les del im­pre­sio­nis­mo

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - CULTURAL -

MARIO MAROTTI

Es un he­cho irre­fu­ta­ble que en las úl­ti­mas dé­ca­das la su­per­fi­cie del pla­ne­ta ha ido ca­len­tán­do­se. La con­tro­ver­sia gi­ra en dis­cer­nir si di­cho ca­len­ta­mien­to es con­se­cuen­cia de la ac­ti­vi­dad hu­ma­na. En­tre cien­tí­fi­cos, hay ca­si con­sen­so de que sí: la de­fo­res­ta­ción de bos­ques y la ge­ne­ra­ción de dió­xi­do de car­bono en fá­bri­cas o mo­to­res, y en me­nor me­di­da me­tano en ba­su­ra­les y ac­ti­vi­da­des ga­na­de­ras, es­ta­rían en­tre las cau­sas. Ate­nién­do­se a lo que afir­ma el pa­leo­cli­ma­tó­lo­go Wi­lliam F. Rud­di­man, es­to úl­ti­mo es­ta­ría ocu­rrien­do des­de el Neo­lí­ti­co.

Los po­cos que aún dis­cre­pan sos­tie­nen que el efec­to es par­te de un pro­ce­so na­tu­ral, no an­tro­po­gé­ni­co. Nin­gu­na de las al­ter­na­ti­vas de­be­ría sor­pren­der; la pri­me­ra, por­que el es­que­ma eco­nó­mi­co ac­tual de so­cie­dad de con­su­mo va cla­ra­men­te en con­tra del de­li­ca­do equi­li­brio de un pla­ne­ta a to­das lu­ces fi­ni­to; la se­gun­da, por­que ya ha­ce tiem­po que se sa­be que el cli­ma de la tie­rra es di­ná­mi­co, afec­ta­do por múl­ti­ples cau­sas: ac­ti­vi­dad so­lar, os­ci­la­cio­nes de la ór­bi­ta de la Tie­rra, de­ri­va con­ti­nen­tal.

UNA LAR­GA HIS­TO­RIA. La cien­cia no dis­po­ne de da­tos feha­cien­tes so­bre el cli­ma en los al­bo­res de nues­tro pla­ne­ta. Cuando la tie­rra se for­mó, ha­ce 4600 mi­llo­nes de años, la es­ca­sa ra­dia­ción so­lar que lle­ga­ba a su su­per­fi­cie hu­bie­ra im­pli­ca­do 30 gra­dos me­nos de tem­pe­ra­tu­ra; pe­ro abun­dan los in­di­cios de que ha­ce 4000 mi­llo­nes de años ya ha­bía océa­nos lí­qui­dos. Esa “pa­ra­do­ja del Sol dé­bil” —ori­gi­nal­men­te su­ge­ri­da por Carl Sa­gan— se re­suel­ve su­po­nien­do una at­mós­fe­ra dis­tin­ta a la ac­tual, con 100 ve­ces más dió­xi­do de car­bono, y po­ten­te efec­to in­ver­na­de­ro. Ya con los hu­ma­nos en su su­per­fi­cie, el cli­ma si­guió al­ter­nan­do en­tre pe­río­dos fríos y cá­li­dos en un pro­ce­so que se re­pi­te apro­xi­ma­da­men­te ca­da cien mil años. En las cos­tas de Por­tu­gal, a la al­tu­ra de Lis­boa, hay pe­drus­cos que lle­ga­ron allí des­de Es­can­di­na­via, via­jan­do en ice­bergs du­ran­te la úl­ti­ma gla­cia­ción, ha­ce unos 15mil años.

“El im­pe­rio del cli­ma es el pri­me­ro, el más po­de­ro­so, de to­dos los im­pe­rios”, es­cri­bióMon­tes­quieu en El es­pí­ri­tu de las le­yes; lo re­afir­man los es­pa­ño­les Jor­ge Ol­ci­na y Ja­vier Mar­tín Vi­de en La in­fluen­cia del cli­ma en la his­to­ria (Ar­co Li­bros, Ma­drid, 1999): “La his­to­ria de la hu­ma­ni­dad no hu­bie­ra si­do la mis­ma con un am­bien­te at­mos­fé­ri­co siem­pre igual”. Cli­mas fríos o ex­ce­so de lluvia afec­ta­ron el des­tino de mo­nar­cas e im­pe­rios y cam­bia­ron el cur­so de gue­rras. Y por arries­ga­do que re­sul­te atri­buir cau­sas cli­má­ti­cas a su­ce­sos his­tó­ri­cos, hay ejem­plos in­tere­san­tes en lo cul­tu­ral: ¿pu­die­ron ser la cien­cia fic­ción, los im­pre­sio­nis­tas y las bicicletas una con­se­cuen­cia in­di­rec­ta de un cam­bio cli­má­ti­co?

La evi­den­cia mues­tra que en­tre los años 900 y 1350 Europa fue un con­ti­nen­te en ex­tre­mo ca­lu­ro­so. Se po­día cul­ti­var ce­ba­da en Is­lan­dia y te­ner vi­ñas en No­rue­ga. Ha­cia 1120, el mon­jeWi­lliam deMal­mes­bury des­cri­bía con or­gu­llo el cre­ci­mien­to de sus vi­des en la zo­na cen­tral de In­gla­te­rra, co­sa que no vol­vió a ser po­si­ble has­ta 1950. En ese “Óp­ti­mo Cli­má­ti­coMe­die­val” sur­gie­ron las pri­me­ras uni­ver­si­da­des (co­mo lu­ga­res pú­bli­cos de dis­cu­sión, po­si­ble­men­te en es­pa­cios abier­tos) y se cons­tru­ye­ron las ma­jes­tuo­sas ca­te­dra­les gó­ti­cas (co­mo la de Char­tres, cu­yo fi­nan­cia­mien­to fue en ba­se a do­na­cio­nes de agri­cul­to­res en­ri­que­ci­dos por es­tu­pen­das co­se­chas). En esos años, con me­jo­res con­di­cio­nes de na­ve­ga­bi­li­dad, los vi­kin­gos ex­plo­ra­ron las tie­rras que ro­dean las frías aguas del Atlán­ti­co Nor­te, lle­gan­do a Groen­lan­dia. In­clu­so pue­de que Leif Erics­son ha­ya al­can­za­do la pe­nín­su­la del La­bra­dor, des­tro­nan­do así a Cris­tó­bal Co­lón co­mo primer eu­ro­peo en Amé­ri­ca.

El an­tro­pó­lo­go Brian Fa­gan plan­tea que, en un am­bien­te así, el gran enemi­go es la se­quía. Pu­do ser la cau­sa de que Ang­kor Vat, la ca­pi­tal del vas­to im­pe­rio Kh­mer, fue­ra aban­do­na­da a fi­na­les del si­glo XV (a la ci­vi­li­za­ción ma­ya pu­do ha­ber­le pa­sa­do al­go si­mi­lar). Tam­bién fue lo que im­pul­só a las hor­das de Geng­his Khan a in­va­dir Chi­na en 1220 en pro­cu­ra de agua y pas­tu­ras fres­cas. Fa­gan sos­tie­ne que cuan­to­más gran­de y po­pu­lo­sa es una ci­vi­li­za­ción, más vul­ne­ra­ble es a los cam­bios me­dioam­bien­ta­les. “Nues­tra de­pen­den­cia del cli­ma es ma­yor que la de un clan pa­leo­lí­ti­co”, afir­ma.

El Óp­ti­mo Me­die­val coin­ci­dió con una En 2015 el es­cri­tor co­lom­biano Wi­liam Os­pi­na (n.1954) pu­bli­có El año del ve­rano que nun­ca lle­gó, mez­cla de en­sa­yo y no­ve­la que tra­ta de la erupción del Tambora y su re­per­cu­sión co­la­te­ral en vi­das y obras de By­ron, Po­li­do­ri, Percy She­lley y su pro­me­ti­da, Mary, la crea­do­ra de Fran­kens­tein. ma­yor ac­ti­vi­dad mag­né­ti­ca del Sol. En 1851 el as­tró­no­mo ale­mán Hein­rich Sch­wa­be no­tó que la ac­ti­vi­dad del as­tro po­see ci­clos (el me­nor de los cua­les tie­ne un pe­río­do de on­ce años), ca­rac­te­ri­za­dos por la pre­sen­cia de man­chas acom­pa­ña­das por fá­cu­las, re­gio­nes bri­llan­tes cu­ya lu­mi­no­si­dad in­cre­men­ta la ener­gía que irra­dia la es­tre­lla (al re­vés de lo que in­di­ca el sen­ti­do co­mún). Al Óp­ti­mo Me­die­val le si­guió una “Pe­que­ña Edad del Hie­lo” en la cual las man­chas so­la­res ca­si se des­va­ne­cie­ron y que tu­vo dos mí­ni­mos: el de Maun­der en­tre 1645-1715 y el de Dal­ton a fi­nes del si­glo XVIII. El úl­ti­mo año en que no se ob­ser­va­ron man­chas fue 1810. En los años si­guien­tes, el tiem­po fue inusual­men­te frío (por lo me­nos en el he­mis­fe­rio nor­te, don­de se lle­va­ron re­gis­tros); las tem­pe­ra­tu­ras me­dias ba­ja­ron des­de 1809 y no se re­cu­pe­ra­ron has­ta 1821.

EL AÑO SIN VE­RANO. El ya gé­li­do am­bien­te tu­vo en­ton­ces un ines­pe­ra­do ca­ta­li­za­dor: el vol­cán Tambora, en la is­la de Sum­ba­wa ( ac­tual In­do­ne­sia). Se­gún los cro­nis­tas, al me­dio­día del 5 de abril de 1815 se oyó un rui­do se­co, si­mi­lar a un ca­ño­na­zo. Días des­pués ocu­rría el ma­yor ca­ta­clis­mo geo­fí­si­co de los úl­ti­mos diez mi­le­nios: la mon­ta­ña co­men­zó a lan­zar ro­cas del ta­ma­ño de un au­to. En los meses si­guien­tes, ex­pul­só más de 50 ki­ló­me­tros cú­bi­cos de ma­te­rial pé­treo a la at­mós­fe­ra. Su al­tu­ra se re­du­jo de 4300 a 2850 me­tros. El cie­lo per­ma­ne­ció os­cu­ro du­ran­te se­ma­nas y la tem­pe­ra­tu­ra me­dia des­cen­dió tres gra­dos. Las par­tí­cu­las más fi­nas per­ma­ne­cie­ron en la es­tra­tós­fe­ra en for­ma de ae­ro­so­les. El fuer­te vien­to las es­par­ció a ni­vel mun­dial. En se­tiem­bre, as­tró­no­mos eu­ro­peos ob­ser­va­ron que el bri­llo de las es­tre­llas ha­bía dis­mi­nui­do.

Las ano­ma­lías cli­má­ti­cas de 1816 ter­mi­na­ron en un desas­tre agrí­co­la de al­can­ce mun­dial. En un ar­tícu­lo pa­ra “Scien­ti­fic Ame­ri­can” ( ju­nio de 1979), Henry y Eli­za­beth Stom­mel con­clu­yen que las tem­pe­ra­tu­ras me­dias en Nue­va York se co­rres­pon­die­ron “a las que or­di­na­ria­men­te se hu­bie­ran es­pe­ra­do en un pun­to si­tua­do a 200 mi­llas al nor­te de la ciu­dad de Que­bec”. En Europa, ne­vó du­ran­te to­do ju­lio (pleno ve­rano bo­real) y las re­cién es­qui­la­das ove­jas se con­ge­la­ban en los de­sola­dos cam­pos. Pá­ja­ros en­tu­me­ci­dos por el frío po­dían ser atra- pa­dos con las ma­nos. Los cam­pe­si­nos fran­ce­ses, que ve­nían re­mon­tan­do con sa­cri­fi­cio las se­cue­las de las gue­rras na­po­leó­ni­cas, tu­vie­ron que re­sig­nar­se a co­se­chas pau­pé­rri­mas. Los en­víos de tri­go a Pa­rís eran acom­pa­ña­dos por mi­li­cias ar­ma­das. Ca­si no hu­bo ven­di­mia y la hu­me­dad pro­vo­có una epi­de­mia de ti­fus. En Ir­lan­da, llo­vió más de cien días se­gui­dos y la co­se­cha de pa­pas (ali­men­to fun­da­men­tal) se per­dió. Los su­pers­ti­cio­sos lle­ga­ron a la con­clu­sión de que el Sol se es­ta­ba apa­gan­do. La gen­te im­plo­ra­ba a Dios, por más que los dia­rios tra­ta­ran por to­dos los me­dios de cal­mar esos áni­mos apo­ca­líp­ti­cos. Y si bien ya en 1784 Ben­ja­min Fran­klin ha­bía con­je­tu­ra­do la exis­ten­cia de esa co­rre­la­ción en­tre erup­cio­nes vol­cá­ni­cas y cli­mas gé­li­dos, no hay in­di­cios de que en ese mo­men­to se ha­ya re­la­cio­na­do el frío con el Tambora (re­cién en 1920 el cli­ma­tó­lo­go Wi­lliam J. Humph­reys con­fir­mó cien­tí­fi­ca­men­te la co­ne­xión).

Las his­to­rias de Char­les Dic­kens pa­re­cen de­ber­le mu­cho a ese am­bien­te. Pe­ro el he­cho li­te­ra­rio más re­le­van­te de 1816 ocu­rrió en Sui­za. Una ado­les­cen­te Mary Wolls­to­ne­craft God­win y su pro­me­ti­do Percy Byss­he She­lley, va­ca­cio­na­ban en “Vi­lla Cha­puis”, una fin­ca en las cer­ca­nías de Gi­ne­bra. Ha­bían ido allí en bus­ca de Lord By­ron con el fin de co­mu­ni­car­le al poe­ta que la her­ma­nas­tra de Mary, Clai­re Cler­mont, es­pe­ra­ba un hi­jo su­yo. Im­po­si­bi­li­ta­dos de pa­sear al ai­re li­bre, los ve­ra­nean­tes se re­clu­ye­ron en sus alo­ja­mien­tos. By­ron se alo­ja­ba en “Vi­lla Dio­da­ti”, un ca­se­rón que ha­bía ele­gi­do por­que creía que allí, en 1638, ha­bía vi­vi­do el poe­ta John Mil­ton (re­cien­te­men­te se ha se­ña­la­do que su ar­qui­tec­tu­ra no pue­de ser an­te­rior a 1710).

Una no­che, Mary y Percy no pu­die­ron re­gre­sar a ca­sa y fue­ron in­vi­ta­dos a pa­sar la no­che en la man­sión. Mien­tras afue­ra arre­cia­ba la tor­men­ta, el gru­po de­ci­dió ma­tar el tiem­po le­yen­do y con­ver­san­do al ca­lor de la chi­me­nea has­ta al­tas ho­ras de la no­che. By­ron y She­lley se en­fras­ca­ron en una dis­cu­sión so­bre la na­tu­ra­le­za de la vi­da, co­men­tan­do los re­cien­tes ex­pe­ri­men­tos de Eras­mus Dar­win ( abue­lo de Char­les) y la po­si­bi­li­dad de re­vi­vir a los muer­tos me­dian­te elec­tri­ci­dad.

En la ca­sa ha­bía una tra­duc­ción al fran­cés de Fan­tas­ma­go­ria­na, una an­to­lo­gía ale­ma­na de cuen­tos de fan­tas­mas; By­ron desafió a los pre­sen­tes—tam­bién a su mé­di­co John Wi­lliam Po­li­do­ri— a es­cri­bir al­gún re­la­to si­mi­lar. Años des­pués, Has­ta que en cier­to ins­tan­te tu­vo una vi­sión: “Vi al pá­li­do es­tu­dian­te de im­pías ar­tes arro­di­lla­do al la­do de la co­sa que ha­bía en­sam­bla­do. Vi al ho­rri­ble fan­tas­ma de un hom­bre ex­ten­di­do, que co­mo con­se­cuen­cia de la ac­ción de al­gu­na má­qui­na, mos­tra­ba sig­nos de vi­da”. El lú­gu­bre am­bien­te que­dó re­tra­ta­do en Fran­kens­tein o el mo­derno Pro­me­teo. La cien­cia fic­ción te­nía a su crea­do­ra.

La his­to­ria de Po­li­do­ri tam­bién fue pu­bli­ca­da; El vam­pi­ro hoy es con­si­de­ra­da una ins­pi­ra­ción di­rec­ta pa­ra el Drá­cu­la de Bram Sto­ker y el an­te­ce­den­te más le­jano de otro sub­gé­ne­ro li­te­ra­rio, la no­ve­la de te­rror. By­ron tam­bién ha­bía re­la­ta­do leyendas de vam­pi­ros es­cu­cha­das en sus via­jes por los Bal­ca­nes, y de­jó tes­ti­mo­nio de aquel dan­tes­co es­ce­na­rio en su poe­ma “Dark­ness” (“Os­cu­ri­dad”): “Tu­ve un sue­ño, que no era del to­do un sue­ño. / El bri­llan­te sol se apa­ga­ba, y los as­tros / va­ga­ban apa­gán­do­se por el es­pa­cio eterno, / sin ra­yos, sin ru­tas, y la he­la­da tie­rra / os­ci­la­ba cie­ga y os­cu­re­cién­do­se en el ai­re sin lu­na; / la ma­ña­na lle­gó, y se fue, y lle­gó, y no tra­jo con­si­go el día, / y los hom­bres ol­vi­da­ron sus pa­sio­nes an­te el te­rror”. El film Re­man­do al vien­to ( Dir. Gon­za­lo Suárez, 1988), con Hugh Grant en el pa­pel de By­ron, re­crea las vi­ven­cias del gru­po.

TURNER Y LAS BICICLETAS. Pe­ro no só­lo en la obra de aque­llos jó­ve­nes ro­mán­ti­cos que­da­rían re­fle­ja­das las con­se­cuen­cias de ese ve­rano par­ti­cu­lar. Se­gún los fí­si­cos so­la­res Wi­llie Soon y Ste­ven Yas­kell, to­do el mundo asis­tió azo­ra­do a “sor­pren­den­te­men­te her­mo­sas pues­tas de sol ca­rac­te­ri­za­das por los co­lo­res ro­jo, ama­ri­llo y blan­co de­bi­do a los ae­ro­so­les vol­cá­ni­cos y pol­vo lan­za­dos ha­cia la tro­pós­fe­ra y la es­tra­tós­fe­ra”. Esos pai­sa­jes im­pre­sio­na­ron tan­to al in­glés Jo­seph Ma­llor­dWi­lliam Turner (1775–1851) que con­ti­nuó re­creán­do­los du­ran­te el res­to de su vi­da (se­gu­ra­men­te nun­ca lle­gó a co­no­cer el mo­ti­vo de aque­lla in­só­li­ta luz que co­lo­rea­ba los atar­de­ce­res en el Tá­me­sis). Esos cie­los sul­fu­ro­sos con so­les de co­lor ru­bí no pa­sa­ron des­aper­ci­bi­dos pa­ra los im­pre­sio­nis­tas; Clau­de Mo­net fue un gran es­tu­dio­so de las téc­ni­cas del in­glés.

En su li­bro His­to­ria de los cam­bios cli­má­ti­cos (RIALP, Ma­drid, 2011), Jo­sé Luis Co­me­llas agre­ga otro da­to, has­ta en­ton­ces nun­ca re­la­cio­na­do a esos he­chos: las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras tam­bién inu­ti­li­za­ron

LA ERUPCIÓN DEL TAMBORA EN 1815 PROVOCARÍA UN AÑO SIN

VE­RANO EN EUROPA, UN LI­BRO INOLVIDABLE, CUADROS Y BICICLETAS...

el ór­gano de la igle­sia de San Ni­co­lás, en Obern­dorf (Aus­tria); ” cuando lle­gó la Na­vi­dad, na­die ha­bía que­ri­do ir a las mon­ta­ñas ne­va­das del es­te de Salz­bur­go pa­ra re­pa­rar el ins­tru­men­to, de mo­do que el pá­rro­co, Jo­sef Mohr, es­cri­bió un vi­llan­ci­co y re­cu­rrió a su ami­go Franz Xa­ver Gru­ber pa­ra que le pu­sie­ra mú­si­ca, ca­paz de ser can­ta­da sin acom­pa­ña­mien­to por un co­ro. Así na­ció “Sti­lle Nacht” (” No­che de Paz”), sin du­da la can­ción de Na­vi­dad más co­no­ci­da en el mundo en­te­ro”.

Otra con­se­cuen­cia pro­vino de Ale­ma­nia. La es­ca­sez de ave­na pa­ra ali­men­tar a los ca­ba­llos ( la que se co­se­chó tu­vo que ser uti­li­za­da en ali­men­tar a los hu­ma­nos) pro­vo­có el sa­cri­fi­cio de mu­chos ani­ma­les. En el in­ten­to de desa­rro­llar una for­ma al­ter­na­ti­va de trans­por­te, el ba­rón Karl von Drais (1785-1851) in­ven­tó la drai­si­na o ve­lo­cípe­do, an­te­ce­den­te di­rec­to de la bi­ci­cle­ta. En abril de 1817 pre­sen­tó el pro­to­ti­po (el in­ven­to, que se im­pul­sa­ba con los pies, re­cién ad­qui­ri­ría pe­da­les en 1839 a ma­nos de un he­rre­ro es­co­cés: Kirk­pa­trick Mac­mi­llan). Ca­be con­sig­nar que otro ele­men­to sus­ti­tu­ti­vo de la fuer­za ani­mal sur­gió tam­bién en esos años. ¿ Ha­brá si­do la lo­co­mo­to­ra a va­por otra se­cue­la de la erupción del Tambora? La bi­blio­gra­fía con­sul­ta­da no di­ce na­da al res­pec­to.

Mary re­cor­da­ba la pre­sión de sus com­pa­ñe­ros: “¿has pen­sa­do una his­to­ria?, se me pre­gun­ta­ba ca­da ma­ña­na, y me veía for­za­da a res­pon­der con un mor­ti­fi­can­te no”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.