Cuen­tos es­cri­tos con la mi­ra­da Ca­sos reales ymí­ti­cos del co­mi­sa­rio Cro­ce

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - CULTURAL -

CAR­LOS MA­RÍA DOMÍNGUEZ

An­tes de mo­rir Ri­car­do Pi­glia de­jó pre­pa­ra­dos va­rios li­bros con la in­ten­ción de que fue­ran pu­bli­ca­dos en fe­cha pós­tu­ma y los do­ce cuen­tos que in­te­gran Los ca­sos del co­mi­sa­rio Cro­ce es uno de ellos. Lo es­cri­bió con To­bii, un pro­gra­ma sue­co que con­vier­te las pu­pi­las del ojo hu­mano en mou­se, de mo­do que, si se fi­ja la vis­ta so­bre una le­tra en un te­cla­do de pan­ta­lla du­ran­te va­rios se­gun­dos, que­da se­ña­li­za­da, y un pes­ta­ñeo sus­ti­tu­ye al clic. Lo es­cri­bió con la mi­ra­da por­que el ELA (Es­cle­ro­sis La­te­ral Amio­tró­fi­ca) le ha­bía de­ja­do el res­to del cuer­po pa­ra­li­za­do, y la mi­ra­da era to­do lo que po­día ani­mar el úl­ti­mo año de su vi­da.

La aten­ción so­bre el mundo vi­si­ble y el des­ci­fra­mien­to de las su­per­fi­cies fue el mo­do en que Pi­glia reunió su tra­ba­jo crí­ti­co con la ima­gi­na­ción de la li­te­ra­tu­ra po­li­cial, dos gé­ne­ros que ho­mo­lo­gan so­bre pes­qui­sas di­fe­ren­tes, aná­li­sis y mé­to­dos de in­ves­ti­ga­ción, a me­nu­do pu­ra­men­te de­duc­ti­vos y au­da­ces. La reali­dad vis­ta des­de el lu­gar del otro, el ca­rác­ter di­ná­mi­co de la in­ter­pre­ta­ción, in­tui­cio­nes, co­ra­zo­na­das, jue­gos aso­cia­ti­vos y la per­se­ve­ran­cia del ras­trea­dor, die­ron for­ma a los há­bi­tos de Pi­glia, de su al­ter ego Emi­lio Ren­zi y del co­mi­sa­rio Cro­ce, un per­so­na­je que apa­re­ció en su no­ve­la Blan­co noc­turno y com­pa­re­ce en es­tos re­la­tos tar­díos pa­ra re­cu­pe­rar ca­sos po­li­cia­les de ori­gen real o le­gen­da­rio, pa­ra po­ner a prue­ba al­gu­na te­sis li­te­ra­ria y ren­dir ho­me­na­jes.

Cro­ce es un per­so­na­je pam­peano, en la ma­yo­ría de los cuen­tos es­tá en vías de re­ti­rar­se o ya de­socu­pa­do, y se mue­ve por zo­nas ru­ra­les, los pue­blos de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, a ve­ces la ciu­dad de La Pla­ta o la ca­pi­tal. Es deu­dor de una tra­di­ción que ha­ce pie en los cuen­tos po­li­cia­les de Bus­tos Do­mecq, el seu­dó­ni­mo de Bor­ges y

Bioy Ca­sa­res, y tam­bién en los de Ro­dol­foWalsh. To­dos re­cla­ma­ron el enig­ma en la tra­di­ción in­gle­sa, los mo­ti­vos au­tóc­to­nos del cri­men y la am­bien­ta­ción crio­lla de per­so­na­jes y se­cuen­cias. Pe­ro Pi­glia es un na­rra­dor de fuer­te ca­rác­ter in­te­lec­tual y sus re­la­tos asu­men el ar­ti­fi­cio de se­cuen­cias y diá­lo­gos, co­mo a su mo­do lo hi­zo Ches­ter­ton en los cuen­tos del Pa­dre Brown. “Me gus­ta­ba que aquel tro­zo de ma­de­ra fue­se una ca­ra, pe­ro tam­bién me gus­ta­ba que aque­lla ca­ra fue­se un tro­zo de ma­de­ra” di­ría Ches­ter­ton en su au­to­bio­gra­fía, a pro­pó­si­to de la fas­ci­na­ción por los tí­te­res de su in­fan­cia. El gé­ne­ro pue­de ser pre­sen­ta­do co­mo el ar­te­fac­to de una ilu­sión y en esa cla­ve de jue­go li­te­ra­rio es­tán con­ce­bi­dos es­tos cuen­tos de Ri­car­do Pi­glia, in­clu­so el bre­ve pró­lo­go, una cu­rio­sa con­si­de­ra­ción del de­li­to es­cri­ta por Karl

Marx en 1857. “El fi­ló­so­fo pro­du­ce ideas, el poe­ta poe­mas, el cu­ra ser­mo­nes… El de­lin­cuen­te pro­du­ce de­li­tos.” Pe­ro no so­la­men­te: “pro­du­ce, ade­más, el de­re­cho pe­nal y, con ello, al mis­mo tiem­po, al pro­fe­sor en­car­ga­do de sus­ten­tar cur­sos so­bre es­ta ma­te­ria… to­da la po­li­cía y la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia… Los ce­rra­je­ros ja­más ha­brían po­di­do al­can­zar su ac­tual per­fec­ción si no hu­bie­se la­dro­nes. Y la fa­bri­ca­ción de bi­lle­tes de ban­co no ha­bría lle­ga­do nun­ca a su ac­tual re­fi­na­mien­to a no ser por los fal­si­fi­ca­do­res de mo­ne­da… Lo que en es­te mundo lla­ma­mos el mal, tan­to el mo­ral co­mo el na­tu­ral, es el gran prin­ci­pio que nos con­vier­te en cria­tu­ras so­cia­les, la ba­se fir­me, la vi­da y el pun­tal de to­das las in­dus­trias y ocu­pa­cio­nes, sin ex­cep­ción”.

La ma­yo­ría de es­tos “ca­sos” son re­tra­tos en los que Pi­glia in­tro­du­ce iro­nías y de­ri­vas li­te­ra­rias, me­nos con­cen­tra­do en re­sol­ver los enig­mas por una ló­gi­ca es­tric­ta que en re­crear epi­so­dios, re­la­cio­nar ideas y apun­tar pro­ce­di­mien­tos de in­ves­ti­ga­ción. El ca­so Pe­sic, un ma­ri­ne­ro yu­gos­la­vo que en 1978 fue acu­sa­do de co­me­ter un cri­men en un bar de al­ter­na­do­ras en el puer­to de Que­quén, ocu­pa a Cro­ce en el pri­me­ro de los re­la­tos, “La mú­si­ca”; un su­pues­to film por­no­grá­fi­co de Eva Duar­te lo com­pro­me­te en “La pe­lí­cu­la”; Cro­ce re­suel­ve la fal­sa iden­ti­dad de la víc­ti­ma de un an­ti­guo cri­men en “La ex­cep­ción”, des­cu­bre el pa­ra­de­ro de un in­ge­nie­ro re­por­ta­do co­mo des­apa­re­ci­do en “El im­pe­ne­tra­ble”, acom­pa­ña la de­vo­lu­ción de la vir­gen de Lu­ján en ma­nos de un fal­so pre­di­ca­dor, en “La promesa”, y atra­pa a los res­pon­sa­bles de un ex­tra­ño abu­so co­me­ti­do con­tra una mu­jer en Mar del Pla­ta (“La se­ño­ra X”). “El ju­ga­dor” es el desafío na­rra­ti­vo de un bre­ve y fa­mo­so en­sa­yo de su au­to­ría, ti­tu­la­do “Te­sis so­bre el Cuen­to”, en el que a par­tir de una ano­ta­ción de Ché­jov pa­ra un re­la­to —“Un hom­bre, en Mon­te­car­lo, va al ca­sino, ga­na un mi­llón, vuel­ve a ca­sa, se sui­ci­da”— plan­tea que un buen cuen­to siem­pre cuen­ta dos his­to­rias, una en su­per­fi­cie y la se­gun­da, im­plí­ci­ta. Ché­jov nun­ca es­cri­bió ese cuen­to, pe­ro Pi­glia am­bien­tó la his­to­ria en Ne­co­chea y re­sol­vió la pa­ra­do­ja con ar­gu­men­tos al­go for­za­dos y sor­pre­si­vas evi­den­cias.

Los ho­me­na­jes re­gre­san a dos fi­gu­ras ico­no­grá­fi­cas de la li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na. Lean­dro Le­zin, el as­tró­lo­go de Los sie­te lo­cos y Los lan­za­lla­mas, de Ro­ber­to Arlt, des­pués del de­rro­ca­mien­to de Pe­rón se ha in­te­gra­do a la re­sis­ten­cia con­tra la lla­ma­da “Re­vo­lu­ción li­ber­ta­do­ra” y pla­nea al­can­zar el po­der. “Es­ta­mos en una si­tua­ción in­me­jo­ra­ble — le di­ce a Cro­ce, du­ran­te una en­tre­vis­ta clan­des­ti­na, en “El As­tró­lo­go”— Te­ne­mos un lí­der ca­ris­má­ti­co y es­tá le­jos, po­de­mos pe­dir cual­quier co­sa en su nom­bre… Va­mos a li­qui­dar y a so­bor­nar a quie­nes ha­ga fal­ta… Pe­ro so­bre to­do va­mos a com­prar vo­lun­ta­des, ne­go­ciar con al­mas; co­mer­ciar hoy es igual a ha­cer po­lí­ti­ca, es­ta­mos en la era de los gran­des ne­go­cia­dos. La co­rrup­ción es el ros­tro hu­mano del sis­te­ma, el en­gra­na­je emo­cio­nal de la ma­qui­na­ria abs­trac­ta del ca­pi­ta­lis­mo, su es­la­bón dé­bil. Los coime­ros, los avi­va­dos, los ven­ta­je­ros, los es­ta­fa­do­res, los usu­re­ros son nues­tros alia­dos, es­tán en to­dos la­dos, en las ofi­ci­nas, en las em­pre­sas, en los mi­nis­te­rios, y rea­li­zan por su cuen­ta las mis­mas tra­pi­son­das que el po­der eco­nó­mi­co ha­ce to­dos los días en es­ca­la gi­gan­tes­ca…”

En “La con­fe­ren­cia” el in­vi­ta­do es Bor­ges, cuando a me­dia­dos de los años cin­cuen­ta se pre­sen­ta­ba en los pue­blos de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res pa­ra dis­cu­rrir so­bre au­to­res y te­mas que con­vo­ca­ban a unas po­cas per­so­nas. Cro­ce es in­vi­ta­do a su­mar­se a los cin­co oyen­tes del es­cri­tor —Pi­glia trans­cri­be frag­men­tos cen­tra­les de la con­fe­ren­cia so­bre la li­te­ra­tu­ra po­li­cial— y an­tes de que Bor­ges to­me su pró­xi­mo tren a Tan­dil com­par­ten una ce­na en la que am­bos se iden­ti­fi­can con la fi­gu­ra del ba­queano y el ras­trea­dor, plan­tean un cri­men hi­po­té­ti­co y con­ver­san so­bre sus pro­fe­sio­nes.

En “El Ti­gre” Emi­lio Ren­zi re­fu­gia a Cro­ce en el Del­ta du­ran­te la re­pre­sión al pe­ro­nis­mo, com­pa­re­cen nue­vos ca­sos, y en “La re­so­lu­ción” y “El mé­to­do” Pi­glia su­ma otros apun­tes, in­tere­sa­do en re­cu­pe­rar sus ano­ta­cio­nes más re­le­van­tes so­bre el per­so­na­je y sus mé­to­dos, an­tes de ce­rrar de­fi­ni­ti­va­men­te los ojos.

LOS CA­SOS DEL CO­MI­SA­RIO CRO­CE, de Ri­car­do Pi­glia, Ana­gra­ma, 2018. Bar­ce­lo­na, 177 págs. Dis­tri­bu­ye Gus­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.