La li­ber­tad, siem­pre

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - SEIS SENTIDOS -

Y, la ver­dad, es que en es­tos días no quie­ro oír ha­blar de tra­ba­jo, so­lo quie­ro re­po­sar un po­co, mi­rar pa­ra ade­lan­te y se­guir so­ñan­do con lo que mi men­te me per­mi­ta.

El ve­rano tie­ne la ca­pa­ci­dad de ubi­car­me cer­ca de la na­tu­ra­le­za, y la na­tu­ra­le­za me ate­rri­za co­mo una bue­na pi­ña de Car­los Mon­zón so­bre la reali­dad. Es de un ins­tan­te al otro que pa­sa es­to. El ai­re de mar que lo inun­da to­do, el cie­lo que nos ful­mi­na con su in­ten­si­dad, el vien­to des­pa­rra­ma­do, el sol que te ase­si­na, el so­por de la tem­pe­ra­tu­ra as­fi­xian­te, to­do, to­do eso ha­ce que la ca­be­za se ubi­que en otro lu­gar. Pien­so que si vi­vie­ra siem­pre en ve­rano, mu­cha co­sa que ha­go per­de­ría sen­ti­do. Es una idea ton­ta, lo sé, pe­ro siem­pre la pien­so. Los paí­ses con ve­ra­nos eter­nos tie­nen —en mi ima­gi­na­ción— la ca­pa­ci­dad de vi­vir de for­ma más na­tu­ral. De­be ser lin­do eso de po­der ir a la pla­ya to­do los días, pa­ra ti­pos co­mo yo que nos gus­ta el agua de mar, se­ría un re­ga­lo de los dio­ses.

Amo la no­che de ve­rano, don­de sea, me en­can­ta. Dis­fru­to con eso de co­mer al­go mi­ran­do el cie­lo y pen­sar que somos re­le­van­tes pa­ra el uni­ver­so (no me afi­lio a la teo­ría de la in­sig­ni­fi­can­cia, me pa­re­ce una im­be­ci­li­dad eso de creer que somos una agu­ji­ta en me­dio del to­do) don­de la exis­ten­cia es el mo­men­to má­gi­co que nos to­ca dis­fru­tar. Co­mer muz­za­re­lla mi­ran­do el cie­lo en ve­rano (la­men­to, sue­na te­rra­ja) es lo má­xi­mo. Y to­mar al­go cap­tu­ran­do es­tre­llas fu­ga­ces (ya vi una) es otra de mis de­vo­cio­nes (cuando pa­sa una es­tre­lla fu­gaz pi­do un de­seo. La ni- ñez tie­ne eso, de­ja se­cue­las pa­ra to­da la vi­da).

Tam­po­co va­yas a creer, que­ri­do lec­tor, que soy en­to­mó­lo­go y me gus­tan los in­sec­tos y que me en­gan­cho apa­sio­na­da­men­te con la na­tu­ra­le­za. Es más, creo re­co­no­cer so­lo a “los te­ros” por­que los he vis­to en el Es­ta­dio Cen­te­na­rio, pe­ro ade­más de ellos (y los go­rrio­nes uru­gua­yos), no en­tien­do na­da de aves, ni de otros bi­chos. Y no quie­ro en­ten­der tam­po­co. Y de pa­so — me pa­re­ce— que hay gen­te en el mundo que vi­ve pro­cu­ran­do ayu­dar de­no­da­da­men­te a los ani­ma­les y su­pon­go que es­tá bien. Yo pre­fe­ri­ría que ayu­da­ran gen­te con esa in­ten­si­dad, pe­ro su­pon­go que sus es­ca­las de

“Amo la no­che de ve­rano, don­de sea. Dis­fru­to con eso de co­mer mi­ran­do el cie­lo y pen­sar que somos re­le­van­tes pa­ra el uni­ver­so”

prio­ri­da­des son tan vá­li­das co­mo las mías. Que ca­da uno ha­ga lo que quie­ra. To­tal yo no juz­go, ni de­ci­do na­da. Que Ellen si­ga con los mo­nos tran­qui en Áfri­ca. Yo pre­fie­ro a los que ayu­dan a ni­ños que tie­nen cán­cer. Me pa­re­cen más úti­les a la hu­ma­ni­dad, con fran­que­za to­tal, pa­ra qué men­tir (y me fas­ci­na la gen­te que ayu­da y no mar­que­ti­nea sus do­na­cio­nes, eso de an­dar ha­cien­do cha­pa con lo que se do­na me pa­re­ce gua­so).

Co­mo ve­rán arran­ca­mos una nue­va eta­pa y la men­te tam­bién es­tá en es­te nue­vo mo­men­to. Arran­co op­ti­mis­ta, y no siem­pre he es­ta­do así. Es­te lu­gar del mundo no siem­pre ali­men­ta la bue­na onda.

Lo bueno de es­tar vi­vo es que no sa­be­mos los desafíos que nos de­pa­ra el des­tino. Soy de los que tie­ne la ca­be­za abier­ta, que rom­pió con dog­ma­tis­mos, que tra­ba­jo mi to­le­ran­cia pa­ra en­ten­der me­jor la ca­be­za del otro, cre­yen­do que ca­da uno vi­ve su ver­dad. Mis ni­ve­les de enojos han ba­ja­do, sin em­bar­go no mis apa­sio­na­mien­tos, ni mis prin­ci­pios. Si­go cre­yen­do que en “la li­ber­tad” se juega to­do, a to­da ho­ra y en esa pe­leo a mo­rir, con mis ami­gos, con mis clien­tes, con mis ideas, con to­do lo que ha­go. Si lo que ha­cés no te ha­ce un po­co más li­bre, va­mos mal. Al fi­nal en­ten­dí con Karl Pop­per que “la li­ber­tad” es el asun­to prin­ci­pal, que sin ella, to­do lo que ha­ce­mos no tie­ne de­ma­sia­do sen­ti­do.

Y li­ber­tad no es com­prar un re­fri­ge­rio en ve­rano, es vi­vir en un lu­gar don­de to­dos (me­ta­fó­ri­ca­men­te) lo pue­dan ha­cer sin in­co­mo­dar­se, sin pre­po­tear­se, sin ro­bar­se y sin vio­len­cia. Lue­go, la fe­li­ci­dad ya es otro asun­to más com­ple­jo. Pe­ro fe­li­ci­dad sin li­ber­tad pre­via es im­po­si­ble. Por eso hay que re­mar por ella. Eso es lo cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.