Un re­co­rri­do de­lu­xe por rie­les sud­afri­ca­nos

En el sur de Áfri­ca se en­cuen­tra la red de tre­nes de lu­jo más asom­bro­sa del mundo. Lo más lla­ma­ti­vo es que na­ció del sue­ño de una so­la per­so­na. Co­mo un Ex­pre­so de Orien­te, pe­ro aus­tral.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - VIAJES -

PIERRE DUMAS*

El so­ña­dor se lla­ma Rohan Vos y a me­dia­dos de los años ochen­ta em­pe­zó a re­no­var tre­nes pa­ra ha­cer­los cir­cu­lar por es­tas vías. Co­mo su sue­ño era tam­bién el de otros, en po­co tiem­po Ro­vos Rail cre­ció y se con­vir­tió en la prin­ci­pal em­pre­sa fe­rro­via­ria de lu­jo en el sur del pla­ne­ta.

Es una es­pe­cie de Orient Ex­press de las sa­ba­nas; re­fi­na­dos va­go­nes que cir­cu­lan so­bre los te­rri­to­rios de ca­za de ma­na­das de leo­nes. Los tre­nes de Ro­vos re­co­rren to­do el sur del con­ti­nen­te por las vías que de­jó el Im­pe­rio Bri­tá­ni­co. Des­de una ba­se en Pre­to­ria lle­gan has­ta Ciu­dad del Ca­bo y Dur­ban en Su­dá­fri­ca, pe­ro tam­bién has­ta Bu­la­wa­yo y las ca­ta­ra­tas Vic­to­ria en Zim­bab­we; has­ta Na­mi­bia, An­go­la, Zam­bia y el le­jano puer­to de Dar es-Sa­lam, en Tan­za­nia.

La em­pre­sa tie­ne su ba­se en la ca­pi­tal sud­afri­ca­na y es tam­bién el pun­to de par­ti­da de los via­jes. El pre­dio que­da a me­nos de dos ho­ras de la gi­gan­tes­ca y bu­lli­cio­sa Johan­nes­bur­go. Pa­ra lle­gar has­ta las puer­tas bien cus­to­dia­das del re­cin­to se pa­sa por ba­rrios re­si­den­cia­les, ave­ni­das bor­dea­das por em­ba­ja­das y una co­li­na des­de la cual ca­ño­nes vic­to­ria­nos si­guen apun­tan­do ha­cia un im­pro­ba­ble enemi­go.

Apenas se pa­san es­tas re­jas, se en­tra en el Áfri­ca de las pos­ta­les de los im­pe­rios co­lo­nia­les. El per­so­nal de ser­vi­cio abun­da. Lle­va im­pe­ca­bles uni­for­mes y se di­ri­ge al pú­bli­co con una ama­bi­li­dad al­go ob­se­quio­sa. El gran sa­lón es­tá am­bien­ta­do co­mo un club in­glés. La úni­ca di­fe­ren­cia con­sis­te en los gran­des ven­ti­la­do­res que mue­ven len­ta­men­te el ai­re des­de los te­chos. Se en­tra en es­te mundo sin va­li­jas: que­dan en la puer­ta y re­apa­re­ce­rán di­rec­ta­men­te en la ca­bi­na. Se in­gre­sa en la es­ta­ción de Ro­vos co­mo en las pe­lí­cu­las o las no­ve­las de Ka­ren Bli­xen. El si­glo XXI se que­dó del otro la­do. El rit­mo tam­bién es re­tro: de re­pen­te to­do se vuel­ve más dis­ten­di­do y más apa­ci­ble. Mien­tras se com­ple­ta el gru­po de pa­sa­je­ros, se to­ma tés con sco­nes, un desa­yuno vic­to­riano. Fi­nal­men­te, lle­ga Rohan Vos en per­so­na. Nun­ca fal­ta a la par­ti­da de uno de sus tre­nes y re­ci­be él mis­mo a sus pa­sa­je­ros, dan­do las con­sig­nas esen­cia­les que re­gi­rán la vi­da a bor­do du­ran­te el via­je. Una de ellas es el có­di­go de ves­ti­men­ta, es­tric­to pe­ro acor­de al gla­mour que le dan al via­je las boi­se­ries y los ter­cio­pe­los de los va­go­nes.

Vos es más un an­fi­trión que un em­pre­sa­rio fe­rro­via­rio. Por lo me­nos es la im­pre­sión que quie­re dar, sa­lu­dan­do a to­dos por su nom­bre e in­vi­tan­do a pa­sar a los ta­lle­res pa­ra co­no­cer el lu­gar don­de se re­fac­cio­nan los va­go­nes y las lo­co­mo­to­ras. Cuen­ta en el ca­mino có­mo na­ció es­te em­pren­di­mien­to, que sur­gió de un primer via­je en el cual par­ti­ci­pa­ron so­lo cua­tro per­so­nas. Ac­tual­men­te la de­man­da su­pera la ca­pa­ci­dad de los tre­nes y se es­tán alis­tan­do nue­vos con­vo­yes.

PUN­TO DE PAR­TI­DA. Si el via­je em­pie­za tem­prano, se re­co­mien­da pa­sar la no­che an­te­rior en un ho­tel de Pre­to­ria y no en Johan­nes­bur­go. Aun­que las ciu­da­des sean cer­ca­nas (70 ki­ló­me­tros), el trá­fi­co es den­so y el via­je sue­le de­mo­rar­se en ho­ra­rios pi­co por la ma­ña­na. Si hay tiem­po pa­ra un par de vi­si­tas, se pue­den de­di­car al cen­tro his­tó­ri­co, edi­fi­cios ofi­cia­les y al­gu­nos mu­seos. Co­mo el de­di­ca­do a Paul Kru­ger, co­no­ci­do por el gran par­que na­cio­nal en el es­te del país. Fue el úl­ti­mo pre­si­den­te del Trans­vaal y una fi­gu­ra his­tó­ri­ca de la re­sis­ten­cia fren­te a los in­gle­ses. Pa­ra las com­pras, el Mall of Afri­ca en las afue­ras de Pre­to­ria, es el más gran­de del con­ti­nen­te y uno de los más ex­ten­sos del mundo.

EN­TRE CABINAS Y PASILLOS. El tra­que­teo de los va­go­nes mar­ca el rit­mo re­gu­lar de los tres días de via­je has­ta Dur­ban. El tren pa­sa por las es­ta­cio­nes de Ger­mis­ton, Volks­rut, Ladys­mith y Pie­ter­ma­ritz­burg, nom­bres exó­ti­cos que mar­ca­ron la his­to­ria sud­afri­ca­na aun­que di­gan po­co a pa­sa­je­ros de otros con­ti­nen­tes. Los me­ló­ma­nos aso­cia­rán una de es­tas es­ta­cio­nes el con­jun­to co­ral Ladys­mith Black Mam­ba­zo y quien ha­ya leído la bio­gra­fía del Mahat­ma Gand­hi re­cor­da­ráel epi­so­dio del “in­ci­den­te del tren”. El en­ton­ces jo­ven abo­ga­do in­dio no qui­so ba­jar­se de la pri­me­ra cla­se re­ser­va­da a los blan­cos y pro­vo­có un es­cán­da­lo en Pie­ter­ma­ritz­burg. Por eso su bus­to es­tá bien ex­pues­to en la es­ta­ción.

En­tre una pa­ra­da y otra (pa­ra las ex­cur­sio­nes y pa­ra de­jar dormir a los pa­sa­je­ros por la no­che), el tren se abre ca­mino por las co­li­nas del Trans­vaal, al sur de Pre­to­ria, y cru­za el Dra­kens­berg, ca­de­na de mon­ta­ñas ba­jas pe­ro em­pi­na­das. La vi­da a bor­do se or­ga­ni­za al rit­mo de las co­mi­das y en los es­pa­cios pú­bli­cos al fi­nal del con­voy. Va­rios va­go­nes sir­ven de sa­lo­nes y ba­res y el úl­ti­mo tie­ne una te­rra­za abier­ta pa­ra apro­ve­char me­jor los pai­sa­jes. Las me­sas se ocu­pan por pa­re- jas, de cua­tro en cua­tro, lo que ha­ce de las co­mi­das la me­jor oca­sión pa­ra co­no­cer a los de­más pa­sa­je­ros, en su ma­yo­ría eu­ro­peos, es­ta­dou­ni­den­ses y sud­afri­ca­nos. La mis­ma di­ver­si­dad se en­cuen­tra en­tre el per­so­nal: hay zu­lús, ts­wa­nas o miem­bros de las de­más et­nias del país; y tam­bién des­cen­dien­tes de bóers y co­lo­nos in­gle­ses. Otros son hi­jos de co­lo­nos por­tu­gue­ses que se mu­da­ron, siem­pre den­tro de Áfri­ca, cuando se in­de­pen­di­za­ron An­go­la yMo­zam­bi­que.

HA­CER EL VIA­JE ES LO MÁS PA­RE­CI­DO A EN­TRAR EN UNA ÉPO­CA PASADA

EL PRO­PIO FUN­DA­DOR DEL TREN ES QUIEN RE­CI­BE A LOS VIAJANTES

LA LLE­GA­DA A DUR­BAN. Al fi­nal del ter­cer día, el tren lle­ga fi­nal­men­te a des­tino. Des­de la es­ta­ción de Pie­ter­ma­ritz­burg has­ta Dur­ban, el via­je es lar­go por rie­les pe­ro cor­to por ca­rre­te­ra (me­nos de una ho­ra). Por es­ta ra­zón, Ro­vos Rail da la op­ción de ter­mi­nar an­tes el via­je, a bor­do de un bus, a quie­nes tie­nen co­ne­xio­nes de avión u ho­ra­rios ajus­ta­dos. En Dur­ban, Su­dá­fri­ca mues­tra otra de sus múl­ti­ples ca­ras. Por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad (es una de las ciu­da­des con ma­yor ta­sa de cri­mi­na­li­dad del país) el tu­ris­mo se con­fi­na a la cos­ta­ne­ra, a lo lar­go de la Gol­den Mi­le, una pla­ya y cos­ta­ne­ra par­qui­za­da con jue­gos y jar­di­nes. Los ho­te­les for­man una

sky­li­ne jun­to a al­gu­nas to­rres cor­po­ra­ti­vas en se­gun­do plano. A di­fe­ren­cia de Johan­nes­bur­go o de los pe­que­ños pue­blos del Dra­kens­berg que el Ro­vos Rail aca­ba de cru­zar, Dur­ban tie­ne una po­bla­ción muy cos­mo­po­li­ta y se evi­den­cia en­se­gui­da la im­por­tan­te co­mu­ni­dad de ori­gen in­dio que vi­ve allí. La Gol­den Mi­le Beach ter­mi­na en el Dur­ban Point, que mar­ca la en­tra­da al puer­to, cer­ca del Acua­rio. Es uno de los ma­yo­res atrac­ti­vos de la ciu­dad y uno de los más im­por­tan­tes en el sur del pla­ne­ta.

SIN MOVERSE. La gra­cia del via­je en tren es­tá en esa sen­sa­ción de moverse sin moverse, vien­do el mundo por las ven­ta­nas de los va­go­nes. Apa­re­cen y des­apa­re­cen tan pron­to pue­blos de ca­si­tas re­don­das y te­chos có­ni­cos de pa­ja co­mo pe­que­ñas ciu­da­des de cha­pa, co­mo ba­rria­das em­po­bre­ci­das de Amé­ri­ca La­ti­na y otras de cha­lets flo­ri­dos que pa­re­cen in­jer­tos de la le­ja­na Europa. Se ven ni­ños en uni­for­mes es­co­lar que sa­lu­dan des­de las ru­tas, y otros que mi­ran el tren con du­re­za en los ojos. Ata­jos de un país com­ple­jo y he­ri­do por una his­to­ria cruen­ta que se de­jan apenas en­tre­ver. Las pa­ra­das no dan ma­yo­res acer­ca­mien­tos a la reali­dad. El tren es un mundo ar­ti­fi­cial y de la mis­ma ma­ne­ra que su am­bien­ta­ción en­mar­ca la vi­da a bor­do en­tre có­di­gos vic­to­ria­nos, su reali­dad es una bur­bu­ja que cui­da y aís­la ce­lo­sa­men­te a los pa­sa­je­ros. La me­ta es cum­plir con el ri­tual de los Big Fi­ve, tra­tar de ver du­ran­te una so­la sa­li­da a las cin­co es­pe­cies de gran­des ma­mí­fe­ros que eran un pe­li­gro pa­ra los ca­za­do­res de an­ta­ño: el léon, la pan­te­ra, el bú­fa­lo, el ri­no­ce­ron­te y el ele­fan­te. Es co­mo en los ál­bu­mes de fi­gu­ri­tas: al­gu­nas son más fá­ci­les de con­se­guir que otras.

Pa­ra te­ner en cuen­ta: Wi-fi: no hay a bor­do del tren y las co­ne­xio­nes son es­ca­sas du­ran­te las pa­ra­das. Hay que to­mar­lo co­mo otro to­que re­tro. Ves­ti­men­ta y co­mi­das: du­ran­te el día se re­co­mien­da ro­pa có­mo­da. Pe­ro de no­che las mu­je­res de­ben ves­tir ro­bes de soi­rée y los hom­bres sa­co y cor­ba­ta. Elec­tri­ci­dad: Su­dá­fri­ca tie­ne un sis­te­ma pe­cu­lia­res y hay que equi­par­se con adap­ta­do­res. *La Na­ción / GDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.