Con­se­jos pa­ra cum­plir con las me­tas

Cuando arran­ca un nue­vo año es ha­bi­tual po­ner­se ob­je­ti­vos, a me­nu­do re­la­cio­na­dos con la sa­lud. Acá, cin­co tips pa­ra ayu­dar­se a uno mis­mo en la ta­rea.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - SALUD - ALEX THERRIEN*

Si me­jo­rar la sa­lud es una de las me­tas pa­ra el nue­vo año, es nor­mal sen­tir­se un po­co des­bor­da­do. Ha­cer yo­ga, le­van­tar pe­sas, dis­mi­nuir los car­bohi­dra­tos o las gra­sas ( se­gún la die­ta que es­té de mo­da), de­jar el al­cohol, re­du­cir el es­trés. Es fá­cil sen­tir que hay que re­ajus­tar la vi­da pa­ra ser un ser hu­mano fe­liz. Le pre­gun­ta­mos a va­rios ex­per­tos qué re­co­men­da­cio­nes le ha­rían a un adul­to que no fu­me y es­té sa­lu­da­ble, pe­ro que quie­ra me­jo­rar su sa­lud con un so­lo pa­so.

CONCENTRARSE EN LA MEN­TE. Es fá­cil pen­sar so­lo en la sa­lud fí­si­ca. Pe­ro, se­gún Na­di­ne Sammy, pro­fe­so­ra de cien­cias del de­por­te y ejer­ci­cio de la Uni­ver­si­dad de Exe­ter, en In­gla­te­rra, tam­bién de­be­ría­mos cen­trar­nos en me­jo­rar nues­tro es­ta­do men­tal. La cons­cien­cia de uno mis­mo es la ha­bi­li­dad de re­co­no­cer y en­ten­der nues­tras emo­cio­nes, es­ta­dos de hu­mor e im­pul­sos. Al­can­zar­la pue­de re­sul­tar de­ter­mi­nan­te pa­ra nues­tro bie­nes­tar men­tal y fí­si­co con el pa­so del tiem­po. “Al com­pren­der más en pro­fun­di­dad tus sen­ti­mien­tos, mo­ti­va­cio­nes y com­por­ta­mien­tos, pue­des co­men­zar a ac­tuar de ma­ne­ra más cons­cien­te y ele­gir op­cio­nes que sean me­jo­res”, di­ce Sammy. “Por ejem­plo, ¿qué te mo­ti­va a ha­cer ejer­ci­cio? ¿Cuán­do es más —o me­nos— pro­ba­ble que si­gas una ru­ti­na de ejer­ci­cios?”. Hay mu­chas for­mas de lo­grar una au­to­cons­cien­cia, ex­pli­ca la ex­per­ta: man­te­ner una agen­da, me­di­tar, prac­ti­car

mind­ful­ness o sim­ple­men­te ha­cer tiem­po pa­ra la re­fle­xión des­pués de cier­tas ac­ti­vi­da­des o al fi­nal del día. “En­ten­der­nos me- jor a no­so­tros mis­mos nos per­mi­te ac­tuar de acuer­do a nues­tras for­ta­le­zas y cons­truir so­bre nues­tras de­bi­li­da­des, es­ti­mu­lán­do­nos de es­ta ma­ne­ra pa­ra que sea­mos la me­jor ver­sión de no­so­tros”, aña­de.

ADOPTAR UN PERRO. Ano­tar­nos al gim­na­sio o sa­lir a co­rrer por la ma­ña­na son al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des en las que pen­sa­mos cuando que­re­mos ser más ac­ti­vos fí­si­ca­men­te. Es ver­dad que a al­gu­nos les fun­cio­nan, pe­ro mu­chos otros de­ja­rán de ha­cer­las des­pués de uno o dos meses, afir­ma Rhys That­cher, un aca­dé­mi­co de fi­sio­lo­gía del ejer­ci­cio de la Uni­ver­si­dad de Aberystwyth, en Ga­les. En vez de eso, él re­co­mien­da en­con­trar ma­ne­ras de in­cor­po­rar el ejer­ci­cio a la vi­da dia­ria. Exis­ten mu­chas for­mas de con­se­guir­lo. Y adoptar un perro es una de ellas. “De es­ta ma­ne­ra se es­tá al ai­re li­bre, se ha­ce ejer­ci­cio, se ob­tie­ne un com­pa­ñe­ro leal y, a la vez, me­jo­ras la vi­da de otro ser vi­vo. To­do es­to me­jo­ra la sa­lud fí­si­ca y men­tal”, ase­gu­ra That­cher.

30 A LA SEMANA. To­dos he­mos oí­do la re­gla de co­mer cin­co por­cio­nes dia­rias de fru­tas y ve­ge­ta­les. Pe­ro se­gún Me­gan Ros­si, una in­ves­ti­ga­do­ra del de­par­ta­men­to de cien­cias nu­tri­cio­na­les de la uni­ver­si­dad King’s Co­lle­ge de Lon­dres, no so­lo im­por­ta la can­ti­dad, sino tam­bién en la di­ver­si­dad. “De­be­mos in­ten­tar 30 cla­ses di­fe­ren­tes de ali­men­tos de ba­se ve­ge­tal por semana”, afir­ma. Se cree que la di­ver­si­dad ve­ge­tal juega un pa­pel cla­ve pa­ra te­ner unos in­tes­ti­nos sa­lu­da­bles. Y ma­ne­ra pa­ra in­cre­men­tar fá­cil­men­te la di­ver­si­dad ve­ge­tal en nues­tras die­tas con­sis­te en co­no­cer al­gu­nos de los ali­men­tos que com­pra­mos, di­ce Ros­si. “En vez de com­prar so­lo gar­ban­zos, eli­ge un pa­que­te que in­clu­ya ade­más di­fe­ren­tes ti­pos de fri­jo­les”, re­co­mien­da.

SON­REÍR MÁS SE­GUI­DO. Des­pués de los ex­ce­sos, mu­chos que­rrán per­der un par de ki­los o em­pe­zar a ir al gim­na­sio cier­to nú­me­ro de ve­ces a la semana. Pe­ro el pro­ble­ma con me­tas “ar­bi­tra­rias” es que son di­fí­ci­les de al­can­zar, di­ce el mé­di­co Ja­mes Gill, que re­co­mien­da cen­trar­se en tra­tar de ser más fe­liz. ¿Có­mo se con­si­gue ser más fe­liz? Gill re­co­mien­da ha­cer un cam­bio que ha­ga son­reír más. Al mis­mo tiem­po, su­gie­re iden­ti­fi­car una co­sa que nos ha­ga in­fe­li­ces y tra­tar de me­jo­rar­la. “Haz esas dos co­sas y es­ta­rás lis­to pa­ra ver otras co­sas que te ayu­den a im­pul­sar aún más tu sa­lud a lo lar­go del año”.

DORMIR LO SUFICIENTE. Pue­de pa­re­cer ob­vio, pe­ro to­dos de­be­ría­mos in­ten­tar dormir lo suficiente (de sie­te a nue­ve ho­ras dia­rias pa­ra la ma­yo­ría de adul­tos sa­lu­da­bles). Pri­var­se de sue­ño aun­que sea un po­co pue­de afec­tar a una se­rie de fun­cio­nes cog­ni­ti­vas que in­clu­yen la ca­pa­ci­dad de to­mar de­ci­sio­nes. *La Na­ción/GDA

ADOPTAR UN PERRO TIE­NE MÚL­TI­PLES BENEFICIOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.