Cal­ma en­tre olas y are­na

Es­tá a 10 ki­ló­me­tros de Pi­riá­po­lis. Con pla­yas am­plias, agres­tes y tran­qui­las, ca­da vez más tu­ris­tas la eli­gen para ale­jar­se de la ciu­dad.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - SO­LE­DAD GA­GO

Pun­ta Ne­gra no tie­ne na­da. O tie­ne to­do. Tie­ne mar, are­na y bos­ques. Tie­ne pla­yas ca­si vír­ge­nes. Y olas, tie­ne mu­chas olas. Tie­ne ce­rros que la cui­dan y un gru­po de ve­ci­nos que ayu­da a pro­te­ger­la. Tie­ne, en ca­da ba­ja­da de su ppla­ya, ca­da po­cos ki­ló­me­tros, un car­tel que di­ce que te en­con­trás fren­te a uno de los úl­ti­mos Eco­sis­te­mas Cos­te­ros Na­tu­ra­les­les de Mal­do­na­do, que res­pe­tes los ca­mi­nos­nos mar­ca­dos para in­gre­sar a la pla­ya. Más allá de eso, en Pun­ta Ne­gra no hay na­da. Y es eso, jus­ta­men­te, lo que ha­ce que es­te lu­gar sea un pun­to de la cos­ta ca­da vez más atrac­ti­vo para tu­ris­tas, tan­to uru­gua­yos co­mo ex­tran­je­ros, que des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te cin­co años lo eli­gen para pa­sar sus va­ca­cio­nes. Para en­con­trar un pe­da­ci­to de pla­ya don­de no ha­ya ciu­dad, ni rui­do, ni au­tos, ni ras­tros de ellos, ni na­da. Para en­con­trar­se con la na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro. Para en­con­trar­se.

Es­tá a 10 ki­ló­me­tros de Pi­riá­po­lis, al la­do de Pun­ta Co­lo­ra­da, en el de­par­ta­men­to de Mal­do­na­do. Y si uno se va acer­can­do ha­cia allí por la Ru­ta 10, la tran­qui­li­dad em­pie­za a no­tar­se des­de que se cru­za el car­tel que in­di­ca el co­mien­zo del bal­nea­rio. El pai­sa­je cam­bia com­ple­ta­men­te en po­co tiem­po y en un par de ki­ló­me­tros: des­pués de pa­sar las pla­yas de Pi­riá­po­lis pa­re­ce que se lle­ga a otro lu­gar, le­jano y agres­te, don­de no hay cien­tos de per­so­nas con cien­tos de som­bri­llas y cien­tos de si­llas que com­par­ten un po­co de are­na y mu­cho mar.

Se­gún el úl­ti­mo cen­so rea­li­za­do, en 2011 vi­vían allí al­re­de­dor de 200 per­so­nas. De acuer­do a Pro­duc­to­res de Pun­ta Ne­gra, el gru­po de ve­ci­nos que se reúne du­ran­te to­do el año para cui­dar y po­ten­ciar a su lu­gar, ac­tual­men­te vi­ven en­tre 400 y 500. Es por esa ra­zón que a ellos no les gus­ta lla­mar­lo bal­nea­rio, por­que ese es el si­tio que eli­gie­ron para es­tar to­do el año, para criar a sus hi­jos, para vi­vir. La ra­zón es la mis­ma por la que lle­gan los tu­ris­tas: la tran­qui­li­dad, la cal­ma, la paz, el ai­re, los ce­rros y sus pla­yas, unas de las más am­plias y es­pa­cio­sas de la zo­na.

El cre­ci­mien­to de Pun­ta Ne­gra es nue­vo. Muy nue­vo. Sin em­bar­go, des­de ha­ce 4, 5 o 6 años, ha si­do in­men­so: en tu­ris­mo y en cons­truc­cio­nes. En ca­sas de ve­ra­neo y en ca­sas para to­dos los días. En ar­tis­tas que se re­fu­gian allí por­que es una zo­na ideal para ellos y ellas, y en can­ti­dad de per­so­nas que sim­ple­men­te se can­sa­ron de la ciu­dad y se fue­ron bus­can­do un lu­gar en el que es­cu­char a la na­tu­ra­le­za fue­ra po­si­ble. Eso sí, Pun­taNe­gra aún man­tie­ne su esen­cia (y eso es lo que pre­ten­de la gen­te del lu­gar): el pai­sa­je si­gue sien­do so­la­men­te ver­de, azul y blan­co, o un po­co más os­cu­ro, por­que allí la are­na se mez­cla con las ro­cas. De allí su nom­bre, de las ro­cas ne­gras.

TRAN­QUI­LI­DAD. A las on­ce de la ma­ña­na de un vier­nes, en la pla­ya de Pun­ta Ne­gra no so­lo se es­cu­chan las olas. Hay al­gu­nas som­bri­llas, al­gu­nas ca­ñas de pes­car, al­gu­nas fa­mi­lias, al­gu­nos ami­gos, al­gu­nos ni­ños ju­gan­do en la ori­lla, pe­ro na­da más. Pa­re­ce una pla­ya pri­va­da, pe­ro no. Pun­ta Ne­gra es­tá ale­ja­da del rui­do, del gla­mour, del mo­vi­mien­to; has­ta pa­re­cie­ra que es­tá ale­ja­da de la tem­po­ra­da.

En una som­bri­lla anaran­ja­da co­lo­ca­da a ni­vel de la are­na, con go­rro y bron­cea­do, es­tá Cristina. Vino con Car­los, su es­po­so, que es­tá pes­can­do, y Ho­me­ro, el pe­rro, que la acom­pa­ña sen­ta­do al la­do. Di­ce Cristina que vie­nen siem­pre que pue­den, que es la pla­ya que más les gus­ta de la zo­na, por­que es muy bue­na para la pes­ca, aun­que “no es lo me­jor para ba­ñar­se”. Di­ce, tam­bién, que les gus­ta la pla­ya de Pun­ta Ne­gra por la cal­ma, que “es­to que se ve es lo que hay, es así de tran­qui­lo siem­pre”. Di­ce que Pun­ta Ne­gra les gus­ta has­ta en in­vierno, que a ve­ces vie­nen des­deMal­do­na­do a pa­sar el día a pe­sar del frío.

Co­mo ellos, Al­fon­si­na, Lu­cia­na, Ma­tías y Sa­ra (fo­to prin­ci­pal), tam­bién lle­ga­ron a pa­sar el día. Aga­rra­ron el au­to, car­ga­ron unas si­llas y una mo­chi­la y pa­ra­ron y se sen­ta­ron en las pie­dras y no es­tán ha­cien­do na­da, so­lo mi­ran­do el mar. “No me acuer­do la pri­me­ra vez que vi­ni­mos a Pun­ta Ne­gra, fue ha­ce co­mo seis años, más o me­nos. Siem­pre que po­de­mos ve­ni­mos por el día, nos es­ca­pa­mos de la ciu­dad y del rui­do, acá siem­pre es­tá así”, di­ce Sa­ra.

Por eso, tam­bién, es que ha­ce diez años Ro­dri­go de­ci­dió com­prar­se una ca­sa en el bal­nea­rio. Es de Mon­te­vi­deo pe­ro vive en Ecua­dor, y Pun­ta Ne­gra se trans­for­mó en el lu­gar de en­cuen­tro con su fa­mi­lia, a quien so­lo ve en el ve­rano. Co­mo to­dos los años des­de 2015, vino con Dia­na, su no­via de “la mi­tad del mun­do”. “La pri­me­ra vez que vi­ne a Uru­guay pa­sa­mos unos días en Mon­te­vi­deo y des­pués vi­ni­mos di­rec­to para acá. Me en­can­ta la zo­na. Cuan­do vi­ne la pri­me­ra vez no ha­bía mu­chas ca­sas, el lu­gar era muy so­li­ta­rio, pe­ro he vis­to có­mo ha cre­ci­do es­tos úl­ti­mos años. No­so­tros ve­ni­mos so­lo en ve­rano y se ve el cre­ci­mien­to. Al prin­ci­pio era muy so­li­ta­rio y aho­ra la gen­te va lle­gan­do y se no­ta que les gus­ta, por­que se que­dan ca­da vez más. A mí me gus­ta que es co­mo má­gi­co, co­mo mís­ti­co, tie­ne al­go pro­pio. No hay mu­cha gen­te y eso me en­can­ta. En Ecua­dor las pla­yas en tem­po­ra­das se lle­nan, y aquí tie­nes más es­pa­cio para dis­fru­tar del sol, del mar, que es lo que ha­ce­mos”, cuen­ta Dia­na, que vive en Qui­to.

“El en­can­to del lu­gar, es el lu­gar en sí mis­mo”, di­ce Se­bas­tián, de Mon­te­vi­deo, con una ca­sa en Pun­ta Ne­gra, a don­de vie­ne des­de que es chi­co, por­que a su pa­dre siem­pre le en­can­tó el lu­gar. Es por eso que, más allá de la pla­ya, Pun­ta Ne­gra es bos­ques y ce­rros. Las ca­lles son de tie­rra y lle­van el nom­bre de paí­ses y ciu­da­des del mun­do.

CO­MU­NI­DAD. En las ca­lles Li­ma y Chi­le hay un car­tel. “Aquel Abra­zo”, di­ce el car­tel. Y hay un puen­te­ci­to de ma­de­ra ro­dea­do de ár­bo­les. Y si se cru­za el puen­te, es­tá el res­tau­ran­te de Ste­lla Ba­rrios, que se mu­dó a Pun­ta Ne­gra ha­ce 22 años, con su es­po­so, so­lo por­que cuan­do co­no­ció el lu­gar, sin­tió que era el in­di­ca­do para ella. “Me gus­ta la paz, el cam­po y es­te pai­sa­je”.

Co­mo ce­rró el co­le­gio en el que ella tra­ba­ja­ba y es­ta­ba “un po­co can­sa­da de los ni­ños”, de­ci­dió cam­biar de ru­bro com­ple­ta­men­te. “Le di­je a mi ma­ri­do que iba a hacer un bo­li­che y me di­jo que es­ta­ba lo­ca por­que acá no ha­bía na­die. Y yo le de­cía: ‘ Yo lo voy a hacer lin­do, vas a ver que va a ve­nir gen­te’. Y bueno, el pri­mer año (2001) la ver­dad es que ve­nían ami­gos a ha­cer­nos el aguan­te, des­pués se em­pe­zó a co­rrer la voz”, cuen­ta.

Pe­ro lo más im­por­tan­te no es el ini­cio, sino la re­cons­truc­ción, que le dio el nom­bre al “bo­li­che” de Ste­lla y que re­fle­ja lo que es el es­pí­ri­tu de Pun­ta Ne­gra. “An­tes era más chi­qui­to y de ma­de­ra. A los dos años, an­tes de la tem­po­ra­da se pren­dió fue­go y no que­dó na­da. Los ve­ci­nos lim­pia­ron to­do y des­pués una ami­ga ar­qui­tec­ta con su com­pa­ñe­ro di­je­ron ‘bueno, va­mos a ha­cer­lo de nue­vo’, y se jun­ta­ron 80 per­so­nas y lo le­van­ta­ron en 40 días. Ve­ci­nos, ami­gos, com­pa­ñe­ros de fa­cul­tad de mi yerno, mis hi­jas y to­do el mun­do ayu­dó. Fue un gran abra­zo que nos die­ron. El nom­bre sur­gió a par­tir de eso y de la can­ción de Gil­ber­to Gil, que me gus­ta­ba mu­cho”, di­ce Ste­lla. Aho­ra Aquel Abra­zo es uno de los me­jo­res res­tau­ran­tes de la zo­na, no so­lo por su va­ria­da pro­pues­ta, sino tam­bién por el am­bien­te.

Es que en Pun­ta Ne­gra to­do fun­cio­na así. O ca­si to­do. Es de­cir, los ve­ci­nos del lu­gar tie­nen un sen­ti­do de co­mu­ni­dad muy gran­de. Y Aquel Abra­zo es so­lo un ejem­plo de eso.

Son cer­ca de la una de la tar­de y en el cen­tro del pue­blo hay al­go que lla­ma la aten­ción. En­tre el pas­to, los ár­bo­les y el ca­lor y las ca­lles de tie­rra, hay al­go más que la cal­ma que se res­pi­ra en el res­to del lu­gar. Es que allí se es­tá lle­van­do a ca­bo la fe­ria ar­te­sa­nal que se­ma­nal­men­te rea­li­zan los ve­ci­nos y ve­ci­nas de la zo­na que vi­ven allí ha­ce mu­chos años, co­no­cen el lu­gar co­mo na­die y for­man el gru­po Pro­duc­to­res de Pun­ta Ne­gra. Hay co­lo­res, hay pa­nes ca­se­ros, que­sos, cer­ve­zas ar­te­sa­na­les, vi­nos, ha­ma­cas y una pa­rri­lla, hay jue­gos de ma­de­ra, hay te­ji­dos. Tam­bién, un po­co más ale­ja­da, es­tá la bi­blio­te­ca co­mu­ni­ta­ria y el sa­lón co­mu­nal, don­de se rea­li­zan di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les.

“No­so­tros per­te­ne­ce­mos a un gru­po de ve­ci­nos y ve­ci­nas, que nos ve­ni­mos reunien­do du­ran­te to­das las se­ma­nas los mar­tes y ar­ma­mos un pro­yec­to que se lla­ma gru­po de pro­duc­to­res de Pun­ta Ne­gra: ar­ma­mos fe­rias du­ran­te to­do el año de ma­ne­ra men­sual y aho­ra en ve­rano la ha­ce­mos ca­da se­ma­na”, cuen­ta Ga­brie­la, que lle­gó al lu­gar ha­ce sie­te años, y ha­ce on­ce que de­jó Mé­xi­co para ins­ta­lar­se en Uru­guay. Du­ran­te el año, di­ce, las fe­rias men­sua­les tie­nen di­fe­ren­tes ejes te­má­ti­cos: des­de el Día de la Mu­jer has­ta el in­ter­cam­bio de cos­tum­bres de di­fe­ren­tes cul­tu­ras, co­mo la que rea­li­za­ron en no­viem­bre con la me­xi­ca­na.

Para ella Pun­ta Ne­gra tie­ne un pai­sa­je úni­co en Uru­guay y la ha­ce es­tar más cer­ca­na a su país. “Hay dos con­di­cio­nes acá que son úni­cas: una es que vos mi­rás al ho­ri­zon­te y ves un ce­rro o hay al­go que siem­pre te de­tie­ne la mi­ra­da. En Mé­xi­co eso es muy co­mún. Y ade­más es­tá la pla­ya. Te­ner un bal­nea­rio con ce­rros y con pla­ya, es úni­co. Si no hay un ce­rro o al­go así al­re­de­dor, me da un po­co de vér­ti­go de tan­ta ho­ri­zon­ta­li­dad. Es­te es el lu­gar in­di­ca­do para mí”.

Jo­sé Ma­ría tam­bién in­te­gra el gru­po de pro­duc­to­res. Di­ce que aun­que les gus­ta que el lu­gar (él pre­fie­re no lla­mar­lo bal­nea­rio) ha­ya cre­ci­do “ex­po­nen­cial­men­te” en el úl­ti­mo tiem­po, tam­bién les preo­cu­pa “no traer la ciu­dad para acá, por­que per­de­ría su en­can­to”. En es­te sen­ti­do, ellos in­ten­tan man­te­ner­lo co­mo el pa­raí­so agres­te y ro­dea­do de ver­de que es. Y tam­bién, in­ten­tan crear pro­yec­tos jun­tos, fo­men­tar los que ya exis­ten, co­no­cer­se en­tre sí y for­ta­le­cer los la­zos de la co­mu­ni­dad. Ha­cen obras de tea­tro, hay un gru­po de can­dom­be que da ta­lle­res, hay mú­si­cos que to­can en la fe­ria, dan char­las.

Si Ste­lla, de Aquel Abra­zo, tie­ne que de­fi­nir a Pun­ta Ne­gra di­ce que es una “mix­tu­ra”: que allí vive gen­te jo­ven con un gran sen­ti­do de co­mu­ni­dad: “Hay to­do una ca­ma­da de mu­cha­chos jó­ve­nes, muy na­tu­ris­tas, que tie­nen huer­tas or­gá­ni­cas, que ha­cen in­ter­cam­bios de se­mi­llas, que tie­nen una cuer­da de tam­bo­res, la ma­yo­ría de los ni­ños na­cie­ron en sus ca­sas, sus pie­ci­tos es­tán sin me­dias en in­vierno y ve­rano para que se les re­gu­le la tem­pe­ra­tu­ra... es to­do una fi­lo­so­fía que para mí es muy des­co­no­ci­da pe­ro que ellos la tie­nen”; pe­ro tam­bién vi­ven mu­chos ex­tran­je­ros, es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peos, prin­ci­pal­men­te, y ar­tis­tas de to­do ti­po eli­gen al lu­gar bus­can­do ale­jar­se del rui­do de la ciu­dad.

Di­ce, tam­bién, que en Pun­ta Ne­gra apren­dió a vi­vir con po­co. Que tie­ne lo su­fi­cien­te por­que no se ne­ce­si­ta de­ma­sia­do. “Acá po­des vi­vir con lo ele­men­tal. Yo al me­nos, que no soy de as­pi­rar a gran­des co­sas. De la ro­pa, por ejem­plo, ni me acuer­do, por­que vi­vís en­tre el ba­rro y la pla­ya. No se pre­ci­sa tan­ta co­sa, es más sim­ple”. Que ade­más, el lu­gar tie­ne los ser­vi­cios bá­si­cos para vi­vir, pe­ro que le fal­tan otros, una es­cue­la, por ejem­plo.

Un po­co más ale­ja­do del cen­tro del pue­blo, de la fe­ria y de Aquel Abra­zo, es­tá Mar­ce­lo con sus ca­ba­llos. Son cer­ca de las cua­tro y me­dia de la tar­de y un gru­po de tu­ris­tas uru­gua­yos es­pe­ran para co­no­cer el lu­gar a tra­vés de una ca­bal­ga­ta, ac­ti­vi­dad que Mar­ce­lo rea­li­za des­de que de­jó la ca­pi­tal para ins­ta­lar­se en la cos­ta has­ta apro­xi­ma­da­men­te 20 años. “Yo na­cí en Mon­te­vi­deo, pe­ro mis fa­mi­lia­res por par­te ma­ter­na son de acá, de un pue­bli­to obre­ro, mi abue­la na­ció en el Cas­ti­llo de Pi­ria, aho­ra ya no es­tá con no­so­tros pe­ro mi ma­má tra­ba­jó en el cas­ti­llo, así que la his­to­ria de to­da es­ta zo­na la co­noz­co bas­tan­te”, di­ce, mien­tras en­si­lla cin­co ca­ba­llos, uno para él y otros cua­tro para la fa­mi­lia de Eduardo, que ha­ce 28 años se fue a Es­ta­dos Uni­dos y es­tán en Uru­guay por­que lle­ga­ron para pa­sar las fies­tas con los fa­mi­lia­res que que­da­ron en el país. Des­pués de ex­pli­car­les el re­co­rri­do, Mar­ce­lo, Eduardo, Inés, Pa­blo y Jes­si­ca sa­len en los ca­ba­llos rum­bo a la pla­ya. Les cuen­ta Mar­ce­lo que no van a ir por las du­nas, sino por la ca­lle. Sin em­bar­go, mi­rar la pla­ya des­de el mo­vi­mien­to de un ca­ba­llo, di­ce, es una ma­ne­ra úni­ca y es­pe­cial de co­no­cer Pun­ta Ne­gra.

Pers­pec­ti­va. Inés, Pa­blo, Eduardo y Jes­si­ca no co­no­cían Pun­ta Ne­gra y sa­len a re­co­rrer el bal­nea­rio ba­jo las in­di­ca­cio­nes de Mar­ce­lo.

Gas­tro­no­mía. Aquel Abra­zo se es­pe­cia­li­za en co­mi­da tai­lan­de­sa.

Ve­ci­nos. Ga­brie­la y Jo­sé Ma­ría for­man par­te de Pro­duc­to­res de Pun­ta Ne­gra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.