Las ca­bal­ga­tas de Mar­ce­lo, una for­ma dis­tin­ta para co­no­cer

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - DE PORTADA -

Para po­der rea­li­zar un pa­seo a ca­ba­llo por Pun­taNe­gra, es ne­ce­sa­rio hacer la re­ser­va al me­nos con un día de an­ti­ci­pa­ción.

Es que las ca­bal­ga­tas deMar­ce­lo son una de las po­cas que hay en to­da la zo­na cos­te­ra.

Los gru­pos son de un má­xi­mo de cin­co o seis ca­ba­llos y sa­len so­bre las 9.30 de la ma­ña­na y, de acuer­do a la de­man­da, tam­bién se pue­den hacer pa­seos por la tar­de. El re­co­rri­do du­ra en­tre una ho­ra y cuar­to y una ho­ra y me­dia, de­pen­dien- do del gru­po. El cos­to es de 600 pe­sos por per­so­na. Aun­que di­ceMar­ce­lo que el pun­to al­to son los fi­nes de se­ma­na de la tem­po­ra­da, él es­tá allí du­ran­te to­do el año (par­ten de Río de Ja­nei­ro yU­ru­guay) y rea­li­za los pa­seos aun­que so­lo ha­ya una per­so­na.“La pers­pec­ti­va de an­dar arri­ba de un ca­ba­llo, es dis­tin­ta. Uno pue­de co­no­cer el lu­gar ca­mi­nan­do, en bi­ci­cle­ta, en au­to, en avión. Pe­ro an­dar a ca­ba­llo, es de­cir, con otro ser vi­vo y sen­tir esa re­la­ción con él, tam­bién es dis­tin­to a to­do. Acá vie­nen mu­chos chi­cos con dis­ca­pa­ci­da­des y al prin­ci­pio no quie­ren sa­ber na­da y des­pués no se quie­ren ba­jar del ca­ba­llo. El mo­vi­mien­to del ca­ba­llo es­ti­mu­la ca­si to­dos nues­tros múscu­los”, di­ceMar­ce­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.