Cuan­do el ren­cor nos ayu­da ser me­jo­res

Un re­cien­te li­bro de la es­cri­to­ra bri­tá­ni­ca Sop­hie Han­nah in­vier­te el lu­gar co­mún so­bre los ren­co­res y pos­tu­la que pue­den ser úti­les para apren­der a per­do­nar, tan­to a otros co­mo a uno mis­mo.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - COMPORTAMIENTO - JOLIE KERR*

Al­gu­na vez man­tu­vo un ren­cor du­ran­te años? Cu­rio­sa­men­te, hay quien afir­ma que los ren­co­res pue­den ha­cer­le bien, y a al­gu­nos de ellos no de­be­ría­mos de­jar­los ir así no­más. No es fre­cuen­te aso­ciar los ren­co­res a la par­te más vir­tuo­sa de las per­so­nas, pe­ro nue­vo año, nue­vos apren­di­za­jes. Al me­nos eso es lo que plan­tea la es­cri­to­ra bri­tá­ni­ca Sop­hie Han­nah, exi­to­sa y pro­lí­fi­ca no­ve­lis­ta de his­to­rias po­li­cia­les, poe­ta y tam­bién au­to­ra de no­ve­las y li­bros para ni­ños.

Han­nah in­cur­sio­nó el año pa­sa­do en la li­te­ra­tu­ra de no fic­ción cuan­do pu­bli­có

Có­mo ape­gar­se al ren­cor, y ella ama a sus ren­co­res. Tan­to así que tie­ne un lu­gar es­pe­cial para ca­da uno de ellos: un ga­bi­ne­te al cual acu­de para vi­si­tar­los y aten­der­los.

Han­nah no es psi­có­lo­ga, pe­ro se va­lió de su ex­pe­rien­cia per­so­nal — y de mu­chos años de te­ra­pia en los que ha­bló so­bre sus re­sen­ti­mien­tos en de­ta­lle— para es­cri­bir el li­bro. Y eso la lle­vó a idear un sis­te­ma para cons­truir y cui­dar de los ren­co­res, y así po­der sa­car pro­ve­cho de ellos. Aquí, los prin­ci­pa­les com­po­nen­tes de su sis­te­ma.

RE­DE­FI­NIR EL TÉR­MINO. Han­nah no tie­ne por cos­tum­bre cam­biar­le el sig­ni­fi­ca­do a las pa­la­bras que es­tán en el dic­cio­na­rio. Pe­ro al res­pec­to di­ce que “no hay de­fi­ni­ción o ex­pli­ca­ción que no di­ga que el ren­cor es un sen­ti­mien­to ne­ga­ti­vo, o una co­lec­ción de sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos”. Pe­ro la di­fe­ren­cia cru­cial para ella es que no con­si­de­ra que el ren­cor sea un “sen­ti­mien­to”. An­tes bien, es una his­to­ria de la cual uno pue­de apren­der y sa­car pro­ve­cho.

“Cuan­do nos han he­cho al­go que no nos gus­ta, el ren­cor es nues­tra his­to­ria, lo que re­cor­da­mos de ese in­ci­den­te. Y te be- ne­fi­cia acor­dar­te de eso”. La idea es que ver al ren­cor des­de otra pers­pec­ti­va y con­ver­tir­lo en una ex­pe­rien­cia de la cual apren­der al­go. EL REN­COR, UN AMU­LE­TO PRO­TEC­TOR. Te­ner un sis­te­ma para man­te­ner los re­sen­ti­mien­tos or­de­na­dos es co­mo te­ner un pe­que­ño ayu­da-me­mo­ria, que ad­vier­te de los ries­gos. Su­pon­ga que tie­ne un ami­go, Fe­de­ri­co, que cuan­do se em­bo­rra­cha, es un desas­tre. Si le tie­ne ren­cor por eso (por po­ner un ca­so: pu­do ha­ber­se com­por­ta­do mal en su ca­sa es­tan­do bo­rra­cho) no ne­ce­sa­ria­men­te hay que cor­tar to­da re­la­ción y de­jar de ser ami­go de él. Se pue­de usar ese re­sen­ti­mien­to co­mo un se­gu­ro, una pro­tec­ción: en vez de in­vi­tar­lo a ca­sa, es me­jor arre­glar par en­con­trar­se en un bar o bo­li­che.

Ba­rrer com­por­ta­mien­tos tó­xi­cos ba­jo la al­fom­bra y hacer de cuen­ta que no pa­só na­da, so­lo ex­pon­drá a quien ha­ce eso a más com­por­ta­mien­tos de ese es­ti­lo. Un ren­cor vi­vo y sa­lu­da­ble pue­de tan­to con­so­lar co­mo va­li­dar a la per­so­na que cui­da de ese re­sen­ti­mien­to. Pue­de crear un es­pa­cio para re­co­no­cer que al­go ma­lo pa­só, y que eso fue im­por­tan­te.

“So­mos cria­tu­ras que bus­can jus­ti­cia”., di­ce Han­nah. Y los ren­co­res sir­ven co­mo mo­nu­men­tos eri­gi­dos en ho­nor a la me­mo­ria de la in­jus­ti­cia que su­fri­mos. “Es­ta­mos cons­tan­te­men­te re­ci­bien­do men­sa­jes de que los mal­tra­tos que su­fri­mos no im­por­tan”. Si na­da im­por­ta, si na­da mo­les­ta, uno se es­tá pri­van­do de la opor­tu­ni­dad de pro­ce­sar sen­sa­cio­nes ne­ga­ti­vas, ra­zo­na la es­cri­to­ra.

NO TO­DOS TE­NE­MOS EL TA­LEN­TO. Aho­ra que se es­ta­ble­ció un pun­to de vis­ta dis­tin­to que di­ce que los ren­co­res pue­den ser úti­les para el ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia, ¿có­mo sa­ber si al­guien es ca­paz de man­te­ner al­gu­nos ren­co­res? De­pen­de­rá del ca­rác­ter de ca­da uno. Si se trata de una per- so­na que ana­li­za el com­por­ta­mien­to para cons­truir un re­la­to que lo ex­pli­que y lo di­vi­da en ca­te­go­rías, pro­ba­ble­men­te esa per­so­na ten­ga éxi­to en la ta­rea de cul­ti­var los ren­co­res.

Aque­llos que se orien­tan ha­cia los de­ta­lles pro­ba­ble­men­te tam­bién se des­ta­quen en es­te cam­po. “En cam­bio, si eres de esas per­so­nas dis­traí­das que a du­ras pe­nas re­gis­tras lo que ocu­rre en tu en­torno, en­ton­ces vas a acu­mu­lar me­nos ren­co­res”, sos­tie­ne Han­nah.

ANO­TAR. La au­to­ra re­co­mien­da lle­var apuntes de los ren­co­res de ma­ne­ra tal que uno pue­da re­cor­dar, lo más pre­ci­so po­si­ble, có­mo se sin­tió cuan­do fue ofen­di­do. El ac­to de ano­tar un ren­cor, o “cons­truir una his­to­ria” del mis­mo — co­mo lo lla­ma Han­nah— pro­por­cio­na un es­pa­cio para po­der ana­li­zar lo ocu­rri­do. La pers­pec­ti­va que se ga­na por el he­cho de es­cri­bir­lo y cla­si­fi­car­lo ayu­da a ma­ne­jar los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos. “Los sa­ca­mos para no que­dar­nos atas­ca­dos en un sen­ti­mien­to”, se­gún la es­cri­to­ra, quien ade­más desa­rro­lló una es­ca­la para cla­si­fi­car­los: “Los 10 prin­ci­pios del ca­mino para ce­rrar un ren­cor”.

La es­ca­la tie­ne co­mo pro­pó­si­to guiar en el de­sa­rro­llo del ren­cor, y ser­vir para que pro­ce­se­mos las sen­sa­cio­nes pro­vo­ca­das por el in­ci­den­te que ini­cial­men­te fue el dis­pa­ra­dor de ese re­sen­ti­mien­to, la ofen­sa. Pe­ro ade­más, se trata de dar­le al ren­cor una pers­pec­ti­va, por­que no to­dos los ren­co­res son igua­les.

La es­ca­la idea­da por Han­nah plan­tea pre­gun­tas so­bre las in­ten­cio­nes de la per­so­na que co­me­tió la ofen­sa ( de­fi­ni­ti­va­men­te ma­lo, po­si­ble­men­te ma­lo, na­da ma­lo); la na­tu­ra­le­za del in­ci­den­te (muy se­rio, al­go se­rio, no muy se­rio) y si la he­ri­da pro­vo­ca­da por la ofen­sa fue gran­de (sí, tal vez, no).

CREAR UN GA­BI­NE­TE DE REN­CO­RES. Par­te de es­te pro­ce­so apun­ta a co­si­fi­car a los ren­co­res, con­ver­tir­los en ar­te­fac­tos y lue­go crear un lu­gar en don­de ar­chi­var­los. “Cuan­to más con­cre­tos sean, más te pro­te­ge­rán e ins­pi­ra­rán”, de acuer­do a Han­nah.

Para es­te ítem, ella su­gie­re ale­jar­se del ren­cor y de­po­si­tar­lo “fí­si­ca­men­te” en un ga­bi­ne­te, que en nues­tra era mo­der­na equi­val­dría a una car­pe­ta de Goo­gle Docs, du­ran­te al me­nos un día. Lue­go, Han­nah re­co­mien­da vol­ver a leer lo es­cri­to y pre­gun­tar­se si hay al­gu­na po­si­bi­li­dad de in­tro­du­cir al­go de hu­mor o di­ver­sión en la his­to­ria.

REESCRIBIR EL RE­LA­TO. Una bue­na pre­gun­ta para ha­cer­se es la si­guien­te: “Si pu­die­ra reescribir es­ta his­to­ria cam­bian­do úni­ca­men­te mi com­por­ta­mien­to, ¿có­mo lo cam­bia­ría?” Lue­go, com­pa­rar las dos ver­sio­nes y pre­gun­tar­se si los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos ex­pe­ri­men­ta­dos son el re­sul­ta­do de la frus­tra­ción por no po­der cam­biar el pa­sa­do, o la ira por desear ha­ber ac­tua­do di­fe­ren­te. Es­te ejer­ci­cio es­tá di­se­ña­do para po­der pro­ce­sar esos sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos, y evi­tar que es­tos no lo car­co­man has­ta el fin de los días.

PERDONARSE. Co­mo un com­pen­dio de de­ci­sio­nes o me­tas, las his­to­rias cons­trui­das y re­dac­ta­das pue­den mo­ti­var y ayu­dar a de­fi­nir aque­llos va­lo­res que más im­por­tan para quien las es­cri­ba. Otro ejem­plo: si al­guien fue muy des­cor­tés o mal­edu­ca­do y eso ge­ne­ró un ren­cor en la per­so­na, la his­to­ria cons­trui­da pue­de ins­pi­rar a su au­tor a com­por­tar­se de una ma­ne­ra más cor­tés.

Los ren­co­res tam­bién pue­den alen­tar a per­do­nar más. Con­va­li­dar, e in­clu­so dar­le la bien­ve­ni­da a sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos re­co­no­cien­do que tam­bién ellos tie­nen de­re­cho a for­mar par­te de nues­tras vi­das, es una ma­ne­ra de evi­tar que esa ne­ga­ti­vi­dad se cal­ci­fi­que.

“Cons­truir” un ren­cor tam­bién em­po­de­ra a quien aco­me­te esa ta­rea. En lu­gar de sen­tir que se es al­guien a quien las co­sas le pa­san, uno pue­de con­ver­tir­se en un par­ti­ci­pan­te ac­ti­vo de la si­tua­ción. Cons­truir y cla­si­fi­car dis­tin­tos ren­co­res de­be­ría tra­du­cir­se en un sen­ti­mien­to de ma­yor po­der, no en uno que equi­val­ga a per­ci­bir­se co­mo víc­ti­ma.

SE TRATA DE USAR AL REN­COR CO­MO UN AMU­LE­TO PRO­TEC­TOR

ANO­TAR LOS IN­CI­DEN­TES QUE GE­NE­RA­RON ESE RE­SEN­TI­MIEN­TO IM­POR­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.