Ya­meim­por­tan un ble­do

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - SEIS SENTIDOS -

Ya no pon­go li­kes para que­dar bien. Ya no leo a los que es­cri­ben (con pre­ten­sión de ilu­mi­nar­nos) por­que sé que es­cri­bi­rán abu­rri­do con sus pe­tar­dos pre­de­ci­bles. Ya no mi­ro las fo­tos de Ins­ta­gram con las que al­gu­nos me quie­ren mos­trar una vi­da es­tu­pen­da por­que ten­go cla­ro que mien­ten (co­mo an­tes lo ha­cían en Facebook).

Ya no es­pe­ro bue­na li­te­ra­tu­ra de los que ga­nan el pre­mio No­bel, au­to­má­ti­ca­men­te la ob­ten­ción de ese lo­gro los em­bria­ga de cho­tez y les al­te­ra la men­te (su­gie­ro eli­mi­nar ese pre­mio que fun­cio­na co­mo un in­hi­bi­dor del ta­len­to). Ya no ban­co más a la plé­ya­de de “po­lí­ti­cos-bou­ti­que” que vie­nen a po­blar nues­tra al­dea me­so­crá­ti­ca con pa­la­bre­río ba­nal por­que, to­tal, co­mo no ga­na­rán di­cen cual­quier gua­sa­da y hay que oír­los con su­pues­ta res­pe­ta­bi­li­dad.

Ya no pue­do ver CNN In­ter­na­cio­nal por­que es una pa­ro­dia de pe­rio­dis­mo “de­mó­cra­ta” con­tra to­do lo que vie­ne del po­der eje­cu­ti­vo grin­go, por cier­to, siem­pre des­me­su­ra­do, agre­si­vo e his­trió­ni­co pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te ale­ja­do de la ra­zón.

Ya no so­por­to más al pri­ma­te deMa­du­ro y su pri­mo Or­te­ga min­tien­do a ca­ra de pe­rros mien­tras mon­tan sus dic­ta­du­ras —a la cu­ba­na— a fuer­za de ar­mas, gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res y sal­va­je vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos. ¡De­nún­cien­los al­cahue­tes!

Ya no le creo a to­dos los que me di­cen: “Te voy a de­cir la ver­dad”, con lo cual me de­mues­tran que an­tes me ma­ta­ron a men­ti­ras. Ya tam­po­co le creo a los que se con­si­de­ran Ca­tón y vie­nen a cons­truir una nueva mo­ral acá, o don­de sea. Me­nos aún les creo a los que se con­si­de­ra­ron im­pul­so­res de una re­fun­da­ción po­lí­ti­ca y so­lo cons­tru­ye­ron un sa­queo ver­gon­zo­so que ten­dre­mos que pa­gar por sus inep­ti­tu­des, por sus ami­gos clep­tó­cra­tas y por sus ton­tos a car­go de la na­ve que nos en­deu­da­ron a to­dos.

Ya no so­por­to que se di­ga que no se pue­de “sa­car” a un fun­cio­na­rio pú­bli­co por su “inamo­vi­li­dad”. ¡Fal­so! Si los ti­pos comen biz­co­chos, los me­tie­ron co­mo ño­quis y no sir­ven para na­da, en cual­quier país en se­rio los re­mue­ven de una pa­ta­da en los glú­teos y los man­dan a sus ca­sas por inep­tos!

Ya no so­por­to que aho­ra al fi­nal del man­da­to, apa­rez­can “jus-

“Ya no so­por­to a to­dos los que se hi­cie­ron ri­cos con la iz­quier­da aden­tro del go­bierno. Si el Che Gue­va­ra re­vi­vie­ra se les reiría en la ca­ra.”

ti­cie­ros”, apre­tan­do don­de ha­bía que ha­ber­lo he­cho ha­ce años, pro­cu­ran­do aco­rra­lar a los cho­rros y has­ta con ope­ra­ti­vos “raz­zias” con des­tro­zos de ca­sas (¿O có­mo se lla­ma a esas in­ter­ven­cio­nes: “Ac­cio­nes de pu­re­za vir­gi­nal”?). Si eso lo ha­cían los par­ti­dos fun­da­cio­na­les era “fas­cis­mo” pe­ro co­mo lo ha­cen “ellos” son “la bon­dad” y ca­si es una “po­lí­ti­ca so­cial” (¡no me jo­dan!).

Ya no so­por­to más a to­dos los que se hi­cie­ron ri­cos con la iz­quier­da aden­tro del go­bierno, cer­ca o en sin­to­nía con el po­der (o con el re­la­to pos­mo­derno) ufa­nán­do­se del Che Gue­va­ra y to­da­vía di­cien­do que son re­vo­lu­cio­na­rios deVol­vo oMer­ce­des Benz. No lo ha­gan, ofen­den al mi­to y si re­vi­vie­ra Er­nes­to se les reiría en la ca­ra y los es­cu­pi­ría por hi­pó­cri­tas. El cí­ni­co siem­pre se jus­ti­fi­ca pe­ro es cí­ni­co a los ojos de la so­cie­dad que así lo ob­ser­va.

Ya no so­por­to más el ca­re­teo de al­gu­nos cho­rros con­no­ta­dos de la su­pues­ta gau­che ca­viar crio­lla de Ro­lex, avio­nes, whisky es­co­cés y ca­sas es­tu­pen­das, di­cien­do que “ve­rán qué ha­cen en el pró­xi­mo pe­río­do de go­bierno”. ¡Ve­rás de no ir pre­so mien­tras al­gún fis­cal te co­rre­tee por allí! Ya no aguan­to al ho­no­ra­ble pre­si­den­te Váz­quez con sus pré­di­cas mo­ra­li­nas. Ten­go cla­ro que es­tá po­dri­do y que se irá por la puer­ta de atrás, pe­ro de­be­ría te­ner la dig­ni­dad de man­te­ner el re­pu­bli­ca­nis­mo has­ta el fi­nal. Re­cuér­de­se có­mo el Dr. Jor­ge Batlle —lue­go de la ma­sa­cre que vi­vió— le pu­so la ban­da y ban­có la to­ma con dig­ni­dad ejem­plar.

En fin, ya no so­por­to mu­cha co­sa y co­mo me im­por­ta un ble­do si mo­les­to, afir­mo con tran­qui­li­dad en lo que creo. Tam­po­co me ha­ce mu­cho pro­ble­ma que coin­ci­dan o no con­mi­go. A es­ta al­tu­ra­mi pen­sa­mien­to es pro­pio y no lo cam­bia na­da. Be happy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.