As­cen­so de una po­lí­ti­ca dis­rup­ti­va

Ale­xan­dria Oca­sio-Cortez se con­vir­tió en la dipu­tada más jo­ven de Es­ta­dos Uni­dos gra­cias a un ta­len­to pre­coz y dis­po­si­ción para tra­ba­jar.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - NOMBRES - A. NEW­MAN, V. WANG, L. FE­RRÉ-SADURNI*

En los edi­fi­cios de Park­ches­ter, en el ba­rrio Bronx, los ve­ci­nos es­cu­cha­ron la no­ti­cia de uno de los en­car­ga­dos del man­te­ni­mien­to: esa mu­jer, la que vi­vía allá al fon­do, re­cién ha­bía ga­na­do unas elec­cio­nes in­ter­nas y pro­ba­ble­men­te se di­ri­gía di­rec­ta­men­te al Con­gre­so. En uno de los res­tau­ran­tes más con­cu­rri­dos de Union Squa­re en Man­hat­tan, quie­nes tra­ba­ja­ban ahí se es­for­za­ban para asi­mi­lar que esa jo­ven po­lí­ti­ca, cu­ya ca­ra es­ta­ba en to­das las pan­ta­llas de te­le­vi­sión, en efec­to era la mis­ma que ha­ce unos po­cos me­ses ha­bía tra­ba­ja­do ahí mis­mo, aten­dien­do la ba­rra.

Y en las ca­lles de Mid­town Man­hat­tan ella mis­ma in­ten­ta­ba asi­mi­lar­lo. Ale­xan­dria Oca­sio- Cortez, en la puer­ta de Roc­ker­fe­ller Cen­ter lue­go de ha­ber apa­re­ci­do en el pro­gra­ma Mor­ning Joe, ha­cía ma­la­ba­res en­tre lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, en­tre­vis­tas te­le­vi­si­vas en vi­vo y de­seos de bue­na suer­te de por­te­ros y ofi­ci­nis­tas en sus re­creos la­bo­ra­les.

“Es­toy acos­tum­bra­da a que me co­no­cie­ran en mi ba­rrio”, de­cía Oca­sio-Cortez, en­ton­ces de 28 años ( na­ció en 1989), ¿pe­ro que com­ple­tos des­co­no­ci­dos hi­cie­ran fi­la para sa­car­se una sel­fie con ella? “¡Una lo­cu­ra!”

Oca­sio-Cortez, cu­yo curriculum has­ta ese mo­men­to in­cluía tra­ba­jos co­mo mo­za, edi­to­ra de li­bros para ni­ños, ac­ti­vis­ta ba­rrial, in­te­gran­te de los De­mó­cra­tas So­cia­lis­tas de Es­ta­dos Uni­dos y ex­co­la­bo­ra­do­ra en la cam­pa­ña elec­to­ral de Ber­nie San­ders, es ex­cep­cio­nal: una ins­tan­tá­nea es­tre­lla de rock de la po­lí­ti­ca. De­jó con la bo­ca abier­ta al es­ta­blish

ment del Par­ti­do De­mó­cra­ta cuan­do de­rro­tó a uno de los lí­de­res más ve­te­ra­nos de ese par­ti­do, Jo­seph Crow­ley, en una vic­to­ria abru­ma­do­ra en las in­ter­nas del año pa­sa­do.

To­dos cal­cu­la­ron que no ten­dría di­fi­cul­ta­des en ven­cer al can­di­da­to re­pu­bli­cano —Ant­hony Pap­pas— en su dis­tri­to. Ahí, el Par­ti­do De­mó­cra­ta tie­ne una fuer­te pre­sen­cia en­tre los re­si­den­tes, prin­ci­pal­men­te in­mi­gran­tes y gen­te de cla­se tra­ba­ja­do­ra. Y no las tu­vo. Hoy es la dipu­tada más jo­ven en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos.

ORI­GEN. Tras bam­ba­li­nas, por su­pues­to, el as­cen­so de Oca­sio-Cortez ha si­do me­nos re­pen­tino. Ya en la ado­les­cen­cia, Oca­sio-Cortez nun­ca du­da­ba en ex­pre­sar­se con vehe­men­cia y fran­que­za so­bre sus ideas po­lí­ti­cas en la me­sa fa­mi­liar. “Na­die la po­día hacer ca­llar”, di­jo su ma­dre Blan­ca Oca­sio-Cortez. “Vi que te­nía in­cli­na­ción por la po­lí­ti­ca des­de muy chi­ca”

La ma­dre de Oca­sio- Cortez na­ció en Puer­to Ri­co y su pa­dre, ya fa­lle­ci­do y ar­qui­tec­to de pro­fe­sión, na­ció en el Bronx. La fa­mi­lia vi­vió en Park­ches­ter, un com­ple­jo de edi­fi­cios has­ta que Ale­xan­dria cum­plió 5 años y to­dos se mu­da­ron a una mo­des­ta ca­sa de dos ha­bi­ta­cio­nes en una apa­ci­ble ca­lle del ba­rrio York­town Heights, bus­can­do es­cue­las de me­jor ni­vel (lue­go, Oca­sio-Cortez se vol­vió a mu­dar al mis­mo apar­ta­men­to don­de vi­vió de ni­ña, y si­gue ahí).

En el li­ceo York­town High Oca­sioCor­tez fue una de las me­jo­res es­tu­dian­tes de Cien­cias, y ob­tu­vo el se­gun­do pues­to en la Fe­ria de Cien­cias e In­ge­nie­ría de In­tel en 2007 con su pro­yec­to: un es­tu­dio so­bre el efec­to re­ju­ve­ne­ce­dor de los an­ti­oxi­dan­tes de las lom­bri­ces, se­gún con­tó su pro­fe­sor Mi­chael Blue­glass, que re­cor­dó de es­ta ma­ne­ra a su alum­na: “Uno de los ju­ra­dos no es­tu­vo des­de el prin­ci­pio en la pre­sen­ta­ción de Ale­xan­dria y cuan­do lle­gó pre­gun­tó quién era y de qué em­pre­sa ve­nía. Le res­pon­die­ron: ‘ Es del li­ceo York­town High y tie­ne 17 años’. Es que ella se pre­sen­tó a sí mis­ma y a su pro­yec­to co­mo si fue­ra una pro­fe­sio­nal de los ne­go­cios de 30 años, a pe­sar de que te­nía so­lo 17”

Lue­go del ba­chi­lle­ra­to, Oca­sio-Cortez se mu­dó a la Uni­ver­si­dad de Bos­ton, y ex­cep­tuan­do la se­ma­na que se to­mó para hacer el due­lo por la muer­te de su pa­dre, se me­tió de lleno en sus es­tu­dios. “Pa­só de ser una es­tu­dian­te con bue­nas no­tas a ser una que lla­mó la aten­ción del de­ca­na­to”, con­tó su ma­dre. Egre­só de la uni­ver­si­dad es­pe­cia­li­za­da en Eco­no­mía y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, y de­jó una pro­fun­da im­pre­sión en uno de sus pro­fe­so­res de Eco­no­mía, Marc Rys­man, quien la re­cor­dó co­mo una alum­na con “gran­des ha­bi­li­da­des ana­lí­ti­cas”.

Tam­bién in­cur­sio­nó en la po­lí­ti­ca con­ven­cio­nal du­ran­te sus años uni­ver­si­ta­rios, cuan­do tra­ba­jó para el se­na­dor Ed­ward Ken­nedy en cues­tio­nes de in­mi­gra­ción, pe­ro pron­to pu­so su aten­ción en la po­lí­ti­ca a ni­vel de las ba­ses. Y ese tra­ba­jo se­ría el fun­da­men­to para su can­di­da­tu­ra al Con­gre­so.

Re­gre­só al Bronx lue­go de re­ci­bir­se y em­pe­zó a reivin­di­car me­jo­res con­di­cio­nes para la edu­ca­ción in­fan­til, ade­más de fun­dar una editorial de li­te­ra­tu­ra para ni­ños que te­nía co­mo uno de sus ob­je­ti­vos re­pre­sen­tar a ese ba­rrio de una ma­ne­ra po­si­ti­va.

Vol­vió a la po­lí­ti­ca a ni­vel na­cio­nal cuan­do em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo par­te de la cam­pa­ña elec­to­ral de Ber­nie San­ders en 2015, una de­ci­sión que ella to­mó lue­go de ha­ber par­ti­ci­pa­do de las pro­tes­tas para in­ten­tar fre­nar el oleo­duc­to de Dakota, en la re­ser­va de Stan­ding Rock Sioux Tri­be. Ahí, fue abor­da­da por la or­ga­ni­za­ción pro­gre­sis­ta Brand New Con­gress, que le pi­dió que se pos­tu­la­ra para el Con­gre­so.

Du­ran­te años, tam­bién fue pro­fe­so­ra de idio­ma es­pa­ñol para alum­nos li­cea­les en su ba­rrio. Y, ade­más, tra­ba­jó aten­dien­do la ba­rra en Flats Fix, una ta­que­ría en Union Squa­re.

“To­da la pri­me­ra par­te de mi cam­pa­ña para las in­ter­nas era ir a las ca­sas de la gen­te, me­ter­me en sus li­vings, hacer que ellos in­vi­ta­ran a sus ve­ci­nos y to­mar ca­fé con ellos. Así arran­qué”.

Pe­ro su pri­me­ra cam­pa­ña po­lí­ti­ca pron­to mu­tó ha­cia una cru­za­da di­gi­tal. Ella y sus co­la­bo­ra­do­res di­gi­ta­les usa­ron Facebook, Twit­ter e Ins­ta­gram para hacer que la gen­te fue­ra a vo­tar ( en Es­ta­dos Uni­dos, con­se­guir que la gen­te acu­da a la vo­ta­ción es uno de los más gran­des desafíos) y para pro­mo­ver po­lí­ti­cas pro­gre­sis­tas, co­mo edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria gra­tui­ta, sa­lud pú­bli­ca para to­dos y la abo­li­ción de la agen­cia es­ta­tal en­car­ga­da de cues­tio­nes mi­gra­to­rias.

Sin em­bar­go, Oca­sio-Cortez no de­jó de la­do la mi­li­tan­cia tra­di­cio­nal, yen­do puer­ta a puer­ta, re­co­rrien­do los ba­rrios. Para ella, se­gún di­jo, “era im­por­tan­te com­pro­me­ter­se a ni­vel de las ba­ses, or­ga­ni­zar a la gen­te en las ca­lles, to­car to­dos los tim­bres y hacer to­das las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas.”

Cuan­do lle­gó el día de las elec­cio­nes pri­ma­rias, de­ci­dió ir a es­pe­rar el re­sul­ta­do de la vo­ta­ción en un bar de su ba­rrio. Cuan­do es­ta­ba lle­gan­do, vio a tra­vés de la vi­drie­ra del bar que en una de las pan­ta­llas es­ta­ba su nom­bre en el pri­mer lu­gar de los re­sul­ta­dos. “Sa­lí del au­to, em­pe­cé a co­rrer y se­guí co­rrien­do has­ta en­trar con to­da la fuer­za a tra­vés de la puer­ta”. * The New York Ti­mes. Tra­duc­ción: Fa­bián Mu­ro.

SE ES­PE­CIA­LI­ZÓ EN ECO­NO­MÍA Y RE­LA­CIO­NES IN­TER­NA­CIO­NA­LES

AN­TES DE SER ELEC­TA DIPU­TADA TRA­BA­JA­BA ATEN­DIEN­DO UNA BA­RRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.