Mú­si­ca en las ve­nas

LA BAN­DA DE DA­NI PUI­GWOLF Y SO­FI RUIZ

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - PORTADA - DA­NI PUIG WOLF

Vi­vían en Pun­ta del Es­te, sa­bían el uno del otro, pe­ro se vie­ron las ca­ras por pri­me­ra vez tres años atrás en una fies­ta de dis­fra­ces, y des­de en­ton­ces no se se­pa­ra­ron más. Da­ni Pui­gWolf y So­fi Ruiz tie­nen 19 años, se cria­ron en ca­sas mu­si­ca­les, y en di­ciem­bre de 2017 crea­ron el dúo Re­ver­de­cer. El hi­jo de Pa­tri­ciaWolf y su no­via can­ta­ron co­vers de ol­dies en ba­res de Pun­ta del Es­te du­ran­te to­do el ve­rano, y el plan es com­po­ner te­mas pro­pios. Aquí los de­ta­lles so­bre la ban­da y su re­la­ción. Da­ni, ade­más, con­tó có­mo fue en­te­rar­se del víncu­lo en­tre su ma­dre y Agus Zuas­na­bar, por qué qui­so ser tes­ti­go de la bo­da y can­tar en la fies­ta.“Agus es lo má­xi­mo”, di­ce.

Pa­tri­cia Wolf ha­cía dor­mir a su hi­jo con mú­si­ca clá­si­ca o con las can­cio­nes de Sin­fo­nía ba­jo el mar, de Pie­ro. Aun­que pa­sa­ron 18 años, Da­ni Puig to­da­vía re­cuer­da la por­ta­da de ese dis­co: “Era un ti­po con pa­tas de si­re­na y te­nía un co­ro de ni­ños al­re­de­dor”. La mo­de­lo y ac­triz trans­mi­tió a su úni­co hi­jo el amor por la mú­si­ca y di­ce que le fas­ci­na es­cu­char­lo can­tar El­vis Pres­ley. Con­si­de­ra que tie­ne gran pre­sen­cia es­cé­ni­ca y que es sú­per “lan­za­do”.

Da­ni em­pe­zó cla­ses de gui­ta­rra con Ger­mán Men­da­ro de pe­que­ño por­que cuan­do veía shows o fo­tos de es­tre­llas de rock pen­sa­ba, “me gus­ta­ría ser co­mo ellos”. Ji­mi Hen­drix ran­kea pri­me­ro en su lis­ta de ido­la­tra­dos. Tam­bién es fa­ná­ti­co de Bob Dy­lan. Le gus­ta el folk y el rock clá­si­co. Nun­ca le dio una opor­tu­ni­dad al heavy me­tal y di­ce que la cum­bia y el reg­gae­tón son “atro­ces”. Vi­vió du­ran­te mu­chos años jun­to a Da­ni­lo As­to­ri (hi­jo) por­que fue pa­re­ja de su ma­dre, y re­sul­tó uno de sus men­to­res en ma­te­ria mu­si­cal. “Me dio una ba­se muy gran­de. No so­lo me mos­tra­ba vi­ni­los y mú­si­cos in­creí­bles sino que me trans­mi­tía un mon­tón. Ar­ma­ba una ba­te­ría ima­gi­na­ria, y si bien a mí no me in­tere­sa ese ins­tru­men­to, me mos­tra­ba có­mo era to­do y me na­rra­ba el con­tex­to his­tó­ri­co.

Es fa­ná­ti­co de Los Beatles y sa­be có­mo se hi­zo ca­da can­ción”.

So­fía Ruiz se crío en una ca­sa don­de so­na­ba mú­si­ca des­de que se le­van­ta­ba has­ta que se acos­ta­ba. Su abue­lo, Ig­na­cio Viz­ca­rra, es una le­yen­da del tan­go en Pa­ra­guay y ade­más de trans­mi­tir­le el gus­to por ese gé­ne­ro, le en­se­ñó a to­car la ar­mó­ni­ca cuan­do era una ni­ña. Des­pués ella si­guió con el piano, y más tar­de en­con­tró una gui­ta­rra en su ca­sa y em­pe­zó a prac­ti­car con tu­to­ria­les de Youtu­be. Vio que te­nía fa­ci­li­dad, de­ci­dió to­mar cla­ses pe­ro al año aban­do­nó por­que “el pro­fe­sor me en­se­ña­ba co­sas bá­si­cas y me di cuen­ta de que so­la por in­ter­net apren­día lo que yo que­ría y co­sas más avan­za­das”.

Su no­vio coin­ci­de: “En los tu­to­ria­les y las webs te­nés un pro­fe­sor en el li­ving de tu ca­sa sin ho­ra­rios y a dis­po­si­ción las 24 ho­ras”. Pe­ro aho­ra que de­ci­die­ron vol­ver­se más pro­fe­sio­na­les es­tán asis­tien­do a cla­ses de can­to y gui­ta­rra jun­tos. So­fía, ade­más, se ins­cri­bió en un cur­so de lut­he­ría, y se man­dó traer ma­de­ras y pie­dras de ná­car pa­ra ha­cer­se su pro­pia gui­ta­rra. A Da­ni le que­da­ron tres ma­te­rias de sex­to y las es­tá cur­san­do en el liceo de­par­ta­men­tal de Pun­ta del Es­te, don­de vi­ve con su pa­dre. Y ade­más es­tu­dia fo­to­gra­fía.

So­fi Ruiz y Da­ni Puig tie­nen un dúo mu­si­cal des­de fin del año pa­sa­do y un ami­go los ayu­dó a bau­ti­zar­lo: les su­gi­rió Re­ver­de­cer por­que to­man can­cio­nes de an­ta­ño que los jó­ve­nes de su ge­ne­ra­ción sue­len des­co­no­cer y las re­ver­sio­nan. Es­te ve­rano cam­bia­ron las ex­ten­sas jor­na­das de tra­ba­jo en un lo­cal gas­tro­nó­mi­co du­ran­te la tem­po­ra­da en Pun­ta por to­ques en un bo­li­che de la zo­na.

Ade­más de la pa­sión por la mú­si­ca, com­par­ten el gus­to por el surf. Da­ni es fa­ná­ti­co de es­te de­por­te y se lo con­ta­gió a su no­via.“A ve­ces me ti­ro con el ta­blón pe­ro cuan­do la ola es­tá me­dio chi­ca. No soy muy bue­na”. Él no de­ja que se achi­que: “Sur­fa muy bien pa­ra lo po­co que le me­te”.

Enamo­ra­dos. So­fi y Da­ni se co­no­cie­ron ha­ce tres años en una fies­ta de dis­fra­ces. Ella te­nía 15 y él 16. Los dos vi­ven en Pun­ta del Es­te, sa­bían uno del otro por­que tie­nen ami­gos en co­mún, pe­ro nun­ca se ha­bían vis­to en per­so­na. Ella ha­bía si­do in­vi­ta­da a la fies­ta por­que la or­ga­ni­za­ba una ami­ga su­ya, él se co­ló con otros sie­te ami­gos de Mon­te­vi­deo.

“So­fi es­ta­ba dis­fra­za­da de in­dia y yo im­pro­vi­sé un sa­mu­rai con una co­li­ta y una es­pa­da. Te­nía un vino en el bol­si­llo de una cam­pe­ra que le ha­bía ro­ba­do a mi ma­dre y mien­tras es­tá­ba­mos en el fo­gón ella ve­nía y me lo sa­ca­ba. Ter­mi­na­mos ha­blan­do y al fi­nal nos di­mos un be­so”. Des­de en­ton­ces, no se se­pa­ra­ron más.

So­fi no re­cuer­da mu­chos de­ta­lles de la no­che en que co­no­ció a Pa­tri­cia Wolf, su sue­gra. “No hu­bo una pre­sen­ta­ción for­mal. Vi­ni­mos a Mon­te­vi­deo a la ca­sa de los abue­los de Da­ni y la co­no­cí esa no­che. Es lo má­xi­mo, di­vi­na, po­de­mos ha­blar li­bre­men­te con ella de lo que sea”, di­ce So­fi. Y am­bos coin­ci­den en que es “ce­ro ce­lo­sa”.

A dos vo­ces. For­mar una ban­da no fue al­go pre­me­di­ta­do por la pa­re­ja. Nun­ca ha­bían tocado jun­tos, siem­pre lo ha­cían por se­pa­ra­do en sus res­pec­ti­vas ca­sas, pe­ro una no­che se en­con­tra­ron pro­ban­do el dúo en la ca­sa de una ami­ga en co­mún en Jo­sé Ig­na­cio. Coin­ci­dió que apa­re­ció la her­ma­na de la due­ña de ca­sa y se acor­dó que pre­ci­sa­ba una ban­da pa­ra una ce­na a be­ne­fi­cio de Ba­jo el om­bú, el jar­dín de in­fan­tes don­de man­da a su hi­jo, así que les hi­zo la pro­pues­ta. Se tra­ta de una es­cue­la don­de im­par­ten ac­ti­vi­da­des al­ter­na­ti­vas: apren­den téc­ni­cas de res­pi­ra­ción, yo­ga, y surf. Les gus­tó la idea de que les en­se­ñen “a ha­cer co­sas de ma­ne­ra di­ver­ti­da” y se co­pa­ron con la pro­pues­ta. “Que­ría­mos to­car jun­tos pe­ro nun­ca sa­lía la op­ción, así que es­ta fue una bue­na cau­sa y una mo­ti­va­ción pa­ra con­cre­tar­lo”, opi­na Da­ni.

Fue la pri­me­ra vez que to­ca­ron en vi­vo y ar­ma­ron un show de una ho­ra con un am­plio re­per­to­rio que in­clu­yó Ro­lling Sto­nes, Beatles, Amy Wi­nehou­se, Bue­na Vis­ta So­cial Club. El prin­ci­pio de So­fi y Da­ni es can­tar la mú­si­ca que les gus­ta, siem­pre y cuan­do sea fac­ti­ble ha­cer­lo a dos gui­ta­rras y vo­ces.

En ese de­but en vi­vo es­ta­ban ner­vio­sos, pe­ro su­bir­se jun­tos al es­ce­na­rio les dio gran se­gu­ri­dad. Pa­tri­cia opi­na que su hi­jo no es na­da ver­gon­zo­so, “tie­ne bue­na pre­sen­cia es­cé­ni­ca y es muy lan­za­do”.

Hi­cie­ron las pri­me­ras pre­sen­ta­cio­nes co­mo So­fi y Da­ni por­que no te­nían nom­bre. Tu­vie­ron que bus­car uno cuan­do el asun­to se vol­vió más se­rio. En di­ciem­bre de 2017 te­nían to­do pre­vis­to pa­ra tra­ba­jar jun­tos en un lo­cal de co­mi­da en Pun­ta del Es­te. La idea ini­cial era ha­cer to­da la tem­po­ra­da de ve­rano pa­ra ga­nar unos pe­sos, pe­ro la lla­ma­da de un ami­go les cam­bió los pla­nes “¿Qué les pa­re­ce si vie­nen a to­car una vez por se­ma­na a mi res­tau­ran­te de di­ciem­bre a fe­bre­ro?” No tu­vie­ron ni que pen­sar­lo. Más allá de lo eco­nó­mi­co, era ad­qui­rir ex­pe­rien­cia ha­cien­do lo que más dis­fru­tan: can­tar.

De la mano de esa pro­pues­ta apa­re­ció el di­le­ma de qué po­ner en los flyers pa­ra pro­mo­cio­nar los shows. “So­fi y Da­ni era muy no­va­to”, opi­na él. Así que le pi­die­ron ayu­da a su gru­po de ami­gos ¿De qué for­ma? Te­nían que de­cir­les qué veían en el dúo cuan­do to­ca­ban en vi­vo.

“Un ami­go lle­gó con la pro­pues­ta Re­ver­de­cer y nos con­ven­ció el con­cep­to por­que to­ca­mos can­cio­nes que pa­ra nues­tra ge­ne­ra­ción son vin­ta­ge, y se pa­re­ce mu­cho a la idea de aga­rrar una plan­ta que es­tá mar­chi­ta, con las ho­jas caí­das, dar­le agua y ha­cer­la re­ver­de­cer. Es lo mis­mo que que­re­mos lo­grar con nues­tros te­mas”.

Has­ta aho­ra so­lo han tocado co­vers pe­ro el plan en un fu­tu­ro cer­cano es mos­trar te­mas pro­pios. Lle­van com­pues­tos dos pe­ro to­da­vía no es­tán pron­tos:“Los se­gui­mos pu­lien­do”.

Du­ran­te el ve­rano lle­ga­ron a ha­cer tres pre­sen­ta­cio­nes por se­ma­na en di­ver­sos bo­li­ches de Pun­ta del Es­te y Jo­sé Ig­na­cio. Coin­ci­den en

“Fui tes­ti­go del amor en­tre mi ma­má y Agus (Zuas­na­bar) des­de el prin­ci­pio” (Da­ni Pui­gWolf).

que la pu­bli­ci­dad a tra­vés de las re­des fue la cla­ve pa­ra dar­se a co­no­cer.

Ma­dre e hi­jo. Hay al­go que a Pa­tri­cia Wolf siem­pre le lla­mó la aten­ción de Da­ni: “Des­de chi­qui­to fue de co­mer sano. Si le ofre­cías ca­ra­me­los no que­ría, él pre­fe­ría las pa­sas de uva. Se cui­da des­de siem­pre pe­ro no por­que ha­ga die­ta, sino por­que es cons­cien­te de lo que le ha­ce bien o mal”. Le in­cul­có el gus­to por el ci­ne y la mú­si­ca des­de que era un ni­ño, y aun­que des­de ha­ce unos años él vi­ve en Pun­ta del Es­te y ella en Mon­te­vi­deo, son car­ne y uña.

Brin­do,

—Can­ta­ron el te­ma de De­ven­dra Ban­hart, en el ca­sa­mien­to de Pa­tri­cia y Agus Zuas­na­bar, ¿se lo pi­die­ron ellas?, ¿có­mo fue?

— Brin­do es un te­ma que nos pro­pu­so ma­má pa­ra que to­que­mos en los bo­li­ches por­que es un himno al amor ya que te­ne­mos el for­ma­to de dúo y so­mos pa­re­ja. Nos pa­re­ció muy bue­na la te­má­ti­ca. Pa­ra su ca­sa­mien­to ma­má nos di­jo, “tie­nen que to­car es­ta can­ción, con Agus es­ta­mos fes­te­jan­do nues­tro amor”. Fue muy lin­do y emo­ti­vo. De he­cho, pren­die­ron ben­ga­las du­ran­te la ac­tua­ción.

—Vos fuis­te tes­ti­go de la bo­da tam­bién. Tu ma­dre con­tó que se lo pe­dis­te vos, ¿no que­rías per­dér­te­lo?

—(Da­ni): Se lo pe­dí yo. Ha­bía un tes­ti­go que no les con­fir­ma­ba y en me­dio de ese di­le­ma les di­je,“quie­ro ser par­te”. Al­guien que fue tes­ti­go de es­te amor fui yo: es­tu­ve des­de el prin­ci­pio. Ellas que­da­ron cho­chas. Me di­je­ron que te­nían ga­nas de pro­po­nér­me­lo, pe­ro no lo hi­cie­ron pa­ra no for­zar­me.

—Tu ma­dre siem­pre di­ce que pen­só mu­cho en vos an­tes de blan­quear la re­la­ción con Agus­ti­na, ¿có­mo fue esa char­la?, ¿la re­cor­dás?

—Fue gra­cio­so. Una no­che sa­li­mos to­dos jun­tos y yo que­dé en­can­ta­do con ella. Yo ni a pa­los me ima­gi­na­ba que ma­má sa­lía con una chi­ca nun­ca lo hu­bie­ra pen­sa­do. Ella siem­pre tu­vo mu­chos no­vios con los que yo me lle­va­ba bár­ba­ro y fue una ex­pe­rien­cia in­creí­ble por­que apren­dí de mu­chas per­so­nas, to­dos gen­te in­creí­ble. No me shoc­keó pa­ra mal pe­ro me to­mó por sor­pre­sa por­que ella no lo de­mos­tra­ba.

Des­pués de esa sa­li­da, ma­má me lla­mó por te­lé­fono y me pre­gun­tó, “¿ qué te pa­re­ció Agus?” Le con­tes­té, “es lo má­xi­mo, me en­can­ta, una ge­nia. Me ale­gra que la ha­yas co­no­ci­do”. Pe­ro yo pen­sa­ba que me pre­gun­ta­ba qué me pa­re­cía co­mo ami­ga. Ella me lo di­jo pe­ro no fue ex­plí­ci­ta. Des­pués sa­lie­ron las no­tas por to­dos la­dos y no en­ten­día na­da. Di­je, “¿có­mo no me avi­só?” Me cho­có que lo hu­bie­ra con­fe­sa­do pú­bli­ca­men­te y no me lo hu­bie­ra con­ta­do a mí. Pe­ro me lo ha­bía di­cho y yo no me ha­bía da­do cuen­ta. Ella pen­só que yo ha­bía reac­cio­na­do lo más bien y es­ta­ba cho­cho.

So­fía Ruiz di­ce que Pa­tri­ciaWolf es “lo má­xi­mo” co­mo sue­gra y que es ce­ro ce­lo­sa. “Po­de­mos ha­blar li­bre­men­te con ella de lo que sea”.

—¿Qué pa­só cuan­do vis­te la no­ti­cia?

—Yo nun­ca leo el dia­rio ni na­da pe­ro vino mi pa­dre y me di­jo me­dio en shock, “mi­rá es­to”. Lo leí y di­je, “¿y es­to?” No en­ten­día “¿Qué pa­só con nues­tra con­fian­za?” Me cho­có que no me lo hu­bie­ra di­cho, no que sa­lie­ra con una chi­ca. Que­dé sor­pren­di­do. Con ma­má te­ne­mos una con­fian­za ex­tre­ma por­que po­de­mos ha­blar ho­ras de lo que sea.

—¿Cuál fue tu reac­ción?, ¿la lla­mas­te?

—La lla­mé co­mo lo­co, ella es­ta­ba en Bue­nos Ai­res y no me aten­día. A la ho­ra me de­vol­vió el lla­ma­do y tu­vi­mos una con­ver­sa­ción sú­per lin­da. Me cal­mó sa­ber que me lo ha­bía que­ri­do de­cir con ese pri­mer lla­ma­do, y hoy me lle­vo bár­ba­ro con Agus. Es lo má­xi­mo. So­fi y yo vi­vi­mos en Pun­ta del Es­te pe­ro te­ne­mos un cuar­to en la ca­sa de ma­má y Agus y cuan­do ve­ni­mos a Mon­te­vi­deo nos que­da­mos ahí.

El hi­jo de Pat­yWolf tie­ne 19 años, es­tu­dia can­to, gui­ta­rra, fo­to­gra­fía, y tie­ne un dúo con su no­via.

So­fi Ruiz y Da­ni Puig se co­no­cie­ron ha­ce tres años en una fies­ta de dis­fra­ces y en di­ciem­bre for­ma­ron la ban­da Re­ver­de­cer. To­ca­ron co­vers du­ran­te to­do el ve­rano en bo­li­ches de Pun­ta del Es­te y Jo­sé Ig­na­cio. El plan es em­pe­zar a com­po­ner te­mas pro­pios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.