70 años en el ai­re

CRIS­TI­NA MO­RÁN

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - PORTADA - PA­BLO CAYAFA F OTOS : DARWI N BOR R E L L I Y ARCHI V O

Lo que me ha­ce se­guir ade­lan­te es la ener­gía, el op­ti­mis­mo y las ga­nas de vi­vir”, di­ce con­tun­den­te Cris­ti­na Mo­rán. La ar­tis­ta ba­te ré­cords al al­can­zar los 70 años de tra­yec­to­ria en los me­dios uru­gua­yos e, in­can­sa­ble, pre­sen­ta un nue­vo es­pec­tácu­lo uni­per­so­nal. Aquí un bre­ve re­pa­so por la tra­yec­to­ria de la mu­jer que se ini­ció a los 17 años en Ra­dio Car­ve y se con­vir­tió en un ícono de la ra­dio y te­le­vi­sión na­cio­nal.

“¡Pa­sen! Yo vi­vo aden­tro, no afue­ra”, bro­mea Cris­ti­na Mo­rán aso­ma­da por la puer­ta de su ca­sa. La em­ble­má­ti­ca da­ma de los me­dios uru­gua­yos in­vi­ta a pa­sar a su li­ving ta­pi­za­do de cua­dros que re­ve­lan su am­plia tra­yec­to­ria. Hay pin­tu­ras, re­tra­tos y ca­ri­ca­tu­ras de ella; por ejem­plo una di­bu­ja­da por Arot­xa que lle­va 30 años col­ga­da al la­do de la puer­ta de en­tra­da. To­das las re­pre­sen­ta­cio­nes de Mo­rán coin­ci­den en re­sal­tar los enor­mes ojos ver­des que han vis­to pa­sar la his­to­ria de la te­le­vi­sión na­cio­nal fren­te a ellos.

La ar­tis­ta se mu­dó a es­ta ca­sa ubi­ca­da en Par­que Batlle po­co des­pués de ha­ber de­bu­ta­do en te­le­vi­sión. Esas pa­re­des la vie­ron edi­fi­car su ca­rre­ra has­ta con­so­li­dar­se co­mo la má­xi­ma fi­gu­ra de los me­dios y la co­bi­ja­ron cuan­do tu­vo que sa­car fuer­za an­te la ad­ver­si­dad pa­ra no des­mo­ro­nar­se. Ba­jo

ese te­cho cre­ció su hi­ja Car­men, con quien no de­ja de ha­blar y pen­sar pro­yec­tos en co­mún.Y hoy la acom­pa­ña su in­se­pa­ra­ble pe­rri­ta Ani­na, que duer­me en la ca­ma con Cris­ti­na y so­la­men­te guar­da si­len­cio cuan­do la ve dur­mien­do pa­ra de­jar­la des­can­sar. La mas­co­ta le de­be su nom­bre a la pe­lí­cu­la de di­bu­jos ani­ma­dos ho­mó­ni­ma, en la que Cris­ti­na pres­tó su voz a uno de los per­so­na­jes. Es que a lo lar­go de su ca­rre­ra no se pri­vó de na­da: tra­ba­jó en ra­dio, te­le­vi­sión, tea­tro, ci­ne y su úl­ti­ma in­cur­sión fue en 2013 cuan­do le dio vi­da a un per­so­na­je ani­ma­do, igual que en su de­but ra­dial pa­ra los cé­le­bres ra­dio­tea­tros de la dé­ca­da del 40.

Su in­ter­mi­na­ble en­ci­clo­pe­dia de ex­pe­rien­cias la con­vier­ten en una mu­jer con mu­cho pa­sa­do. Pe­ro pe­se a sus 87 años, Cris­ti­na Mo­rán tie­ne mu­cho más pre­sen­te: se sa­ca sel­fies con

el pú­bli­co, do­mi­na Whats App, rea­li­za vi­deo­lla­ma­das con su nie­to que vi­ve en el ex­te­rior, se es­can­da­li­za con las no­ti­cias po­lí­ti­cas de to­dos los días y pa­ra ha­blar de la se­lec­ción na­cio­nal mues­tra or­gu­llo­sa una ca­mi­se­ta de la Se­lec­ción fir­ma­da por Ós­ca­rWas­hing­to­nTa­bá­rez.

“Fun­ciono con una ca­be­za de 30 años. A ve­ces qui­sie­ra que mu­chas per­so­nas de esa edad tu­vie­ran mi ca­be­za”, desafía Cris­ti­na.“Uno en­cuen­tra gen­te jo­ven de­pri­mi­da, an­gus­tia­da y cuan­do te­nés vi­da, ju­ven­tud y sa­lud, no es­tá per­mi­ti­do an­gus­tiar­se”, sen­ten­cia. A tra­vés de esa de­fi­ni­ción des­nu­da la cla­ve de su vi­gen­cia. Ase­gu­ra que hay días en los que se que­da­ría acos­ta­da mi­ran­do te­le­vi­sión pe­ro no se lo per­mi­te. Ha­ce el es­fuer­zo, se le­van­ta, pa­sea con sus nie­tos, va al ci­ne, es­cri­be. “Mi ca­be­za siem­pre es­tá tra­ba­jan­do. A la ca­be­za no se la pue­de de­jar suel­ta por­que sino

arran­ca pa­ra don­de quie­re y bus­ca la zo­na os­cu­ra, so­bre to­do a es­ta edad”, ex­pli­ca.

Su ca­be­za se man­tie­ne ocu­pa­da al re­crear­se pe­ro so­bre to­do, no de­ja de tra­ba­jar. Me­mo­ri­zar tex­tos pa­ra sa­lir a es­ce­na es el ejer­ci­cio fun­da­men­tal pa­ra con­ser­var su cos­ta­do pro­fe­sio­nal in­tac­to. Año a año pre­sen­ta un nue­vo es­pec­tácu­lo y es­te 2018 no es la ex­cep­ción. El vier­nes 1 de ju­nio es­tre­na el uni­per­so­nal Que me qui­ten lo bai­la­do: la Mo­rán 70 años des­pués, don­de “ha­bla­mos del tiem­po que se fue y lo trae­mos con hu­mor y ale­gría. Yo no soy nos­tál­gi­ca, siem­pre di­go que el me­jor tiem­po es ma­ña­na”, afir­ma fiel a su es­ti­lo.

El re­pa­so que ofre­ce Cris­ti­na se re­mon­ta 70 años atrás. Ella te­nía ape­nas 17 años cuan­do lle­gó a Ra­dio Car­ve acom­pa­ña­da por su ma­dre pa­ra rea­li­zar va­rias prue­bas y lue­go de que­dar se­lec­cio­na­da, pa­sar dos me­ses en­sa­yan­do en los es­tu­dios. Su voz se es­cu­chó por pri­me­ra vez en las ra­dios uru­gua­yas el mar­tes 4 de ma­yo de 1948. Aquel día la mar­có pa­ra siem­pre y de­fi­nió el des­tino de su icó­ni­ca ca­rre­ra. “Es lo mío”, pen­só.

Pa­ra que su voz fue­ra es­cu­cha­da por el pú­bli­co, an­tes se tu­vo que es­cu­char a sí mis­ma. Otra hu­bie­se si­do la his­to­ria si la jo­ven que ha­bía es­tu­dia­do cor­te y con­fec­ción hu­bie­se prio­ri­za­do los pre­jui­cios de la épo­ca, co­mo los que te­nía su pa­dre. Él tra­ba­ja­ba co­mo cho­fer de sa­lud pú­bli­ca y creía que el am­bien­te ar­tís­ti­co era un ám­bi­to “non sanc­to”. “Le preo­cu­pa­ba que su hi­ja me­nor en­tra­ra en un am­bien­te que po­día no ser sano”, re­cuer­da. Pe­ro la con­vic­ción de su hi­ja y la in­sis­ten­cia de su es­po­sa al­can­za­ron pa­ra con­ven­cer­lo.“Es­to es lo que te gus­ta. Ha­cé lo que te gus­ta y cui­da­te, ha­ce­te res­pe­tar”, la acon­se­jó.

Al po­co tiem­po hu­bo otro gi­ro en su vi­da de la mano de una trans­for­ma­ción en la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to. Su je­fe Raúl Fon­tai­na la in­vi­tó (sin

otra al­ter­na­ti­va) a em­bar­car­se en el pro­yec­to de Ca­nal 10, el pri­mer ca­nal que trans­mi­ti­ría te­le­vi­sión en Uru­guay. Cris­ti­na re­cuer­da aque­llo co­mo “una aven­tu­ra”: “Cuan­do me lo di­je­ron me dio un ata­que de pá­ni­co.Yo era gor­di­ta y ade­más te­nía la cul­tu­ra de ra­dio don­de to­do se leía. A no­so­tros nos ha­bían lle­ga­do los ru­mo­res de que en te­le­vi­sión no se iba a po­der leer.”. Pe­ro Fon­tai­na le hi­zo una su­ge­ren­cia que la ani­mó y mar­có su ca­rre­ra:“Sé tú, no te al­mi­do­nes. Si te tie­nes que reír te ríes y si tie­nes que llo­rar llo­ras”, le di­jo. “Nun­ca al­go fue tan acer­ta­do co­mo esas pa­la­bras. Yo ja­más me in­ven­té un per­so­na­je”, eva­lúa Cris­ti­na mu­chas dé­ca­das des­pués.

La “aven­tu­ra” en la que se em­bar­có la ar­tis­ta la con­vir­tió en una de las mu­je­res más po­pu­la­res del país. El te­le­vi­sor ga­na­ba te­rreno por los ho­ga­res uru­gua­yos y con él, la pre­sen­cia de Cris­ti­na se mul­ti­pli­ca­ba. Lo no­tó cuan­do la em­pe­za­ron a re­co­no­cer en los ba­res y lue­go a pa­rar por la ca­lle pa­ra sa­lu­dar­la. “Des­pués lle­gó la cul­tu­ra del au­tó­gra­fo y aho­ra es­tá la sel­fie, ¡a mí me en­can­ta!”, apun­ta de­mos­tran­do una vez más que es­tá ac­tua­li­za­da.

Sus ci­clos in­sig­nia fue­ron Do­min­gos Con­ti­nua­dos en Ca­nal 10 y El Show del Me­dio­día enTe­le­do­ce.Y ade­más de pre­sen­ta­do­ra, Cris­ti­na se lu­ció co­mo pe­rio­dis­ta pa­ra Sub­ra­ya­do, no­ti­cie­ron pa­ra el que en­tre­vis­tó a Raúl Al­fon­sín, Fi­del Cas­tro y le pi­dió una ben­di­ción al Pa­pa. “Te­nía mu­cha au­da­cia pa­ra con­se­guir las no­tas”, de­ta­lla.

Los años do­ra­dos en los que Cris­ti­na con­so­li­dó su ca­rre­ra fue­ron se­gui­dos por el os­cu­ro pe­río­do de la dic­ta­du­ra mi­li­tar. Pa­ra­da en la ve­re­da con­tra­ria al go­bierno de fac­to, la con­duc­to­ra prio­ri­zó cui­dar su tra­ba­jo y las em­pre­sas pa­ra las que tra­ba­ja­ba. “Yo no te­nía de­re­cho a com­pro­me­ter a na­die”, ex­pre­sa.Y re­cuer­da que en el mo­men­to más du­ro de aquel pe­río­do, cuan­do “la

co­sa se pu­so di­fí­cil” y alla­na­ron la man­za­na fren­te a su ca­sa, Cris­ti­na re­sol­vió sa­car el pa­sa­por­te de ur­gen­cia pa­ra ella y pa­ra su hi­ja Car­men, que te­nía po­co más de diez años. “To­má, es­te es tu pa­sa­por­te. Vos sa­bés có­mo es­tán las co­sas. Si nos se­pa­ra­mos, és­ta es tu li­ber­tad”, le di­jo.“Me pre­pa­ré por­que no se sa­bía lo que po­día ocu­rrir”.

Pe­se a la in­cer­ti­dum­bre, su­peró la dic­ta­du­ra co­mo una fi­gu­ra en lo al­to del éxi­to. Es­to tu­vo un cos­to que pa­gó en el his­tó­ri­co ac­to “Río de Li­ber­tad” en el Obe­lis­co. Fue cuan­do en la in­ta­cha­ble ca­rre­ra re­ple­ta de aplau­sos se fil­tró el so­ni­do de los abu­cheos. Pa­ra al­gu­nas per­so­nas, quie­nes tra­ba­ja­ron al fren­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción du­ran­te el pe­río­do de la dic­ta­du­ra eran “pro mi­li­cos” y se lo hi­cie­ron sa­ber a Mo­rán en el ac­to. “Fue es­pan­to­so, me que­dé con una sen­sa­ción ho­rri­ble”, di­ce Mo­rán con­mo­vi­da. La de­sa­pro­ba­ción fue tal que Wal­ter Nes­si, quien ha­bía con­vo­ca­do a los co­mu­ni­ca­do­res, la in­vi­tó a re­ti­rar­se.“En lu­gar de ve­nir y pa­sar­me el bra­zo so­bre el hom­bro pa­ra pro­te­ger­me se acer­có y me di­jo: ‘te­nés que ir­te’”, re­cuer­da Mo­rán so­bre uno de sus peo­res mo­men­tos. El úni­co que le­van­tó el te­lé­fono pa­ra so­li­da­ri­zar­se con la ac­triz fue Hu­go Ba­ta­lla, a quien ella to­da­vía men­cio­na con afec­to.

No fue un acon­te­ci­mien­to fá­cil de ol­vi­dar. La se­ma­na si­guien­te al ac­to, ella es­ta­ba co­mien­do pan­chos a una piz­ze­ría de 18 de Ju­lio y no­tó que un hom­bre la vio, hi­zo un ade­mán y se re­ti­ró del lu­gar. Ella no pue­de de­cir que no le dio im­por­tan­cia. Se la dio. Pe­ro sa­có las fuer­zas pa­ra vol­ver a la pan­ta­lla. “Yo te­nía mi con­cien­cia lim­pia y te­nía que tra­ba­jar. No te­nía ga­nas pe­ro pu­se la ca­ra, no ha­bía que es­con­der­se”, arre­me­te.

En 1988 re­ci­bió otro bal­da­zo de agua fría: Do­min­gos Con­ti­nua­dos lle­ga­ba a su fin lue­go de 20 años al ai­re por lo que su fu­tu­ro en pan­ta­lla era in­cier­to. Una reunión con Jor­ge De Feo al­can­zó pa­ra que ella pe­ga­ra un por­ta­zo de Ca­nal 10 lue­go de ha­ber si­do su pri­me­ra fi­gu­ra fe­me­ni­na. Ella re­crea aquel diá­lo­go de for­ma ta­jan­te. Él le di­jo:“Yo pensé que aho­ra que sos abue­la que­rías es­tar más tran­qui­la”. Y ella ati­nó a res­pon­der: “Gra­cias por to­do, Jor­ge”. Y se fue. En ese mo­men­to em­pe­zó a sen­tir que la te­le­vi­sión y su es­ti­lo em­pe­za­ban a des­fa­sar­se.“La co­sa se ve­nía pa­ra gen­te jo­ven y lin­da”, pro­nos­ti­ca­ba.

Es­tu­vo un año en­te­ro sin en­cen­der el te­le­vi­sor a mo­do de lu­to pe­ro ella sa­bía que to­da­vía te­nía mu­cho pa­ra dar­le a la pan­ta­lla. En los 90 re­gre­só a la te­le­vi­sión por Ca­nal 5 pa­ra el ci­clo En Com­pa­ñía, don­de tra­ba­jó jun­to a su hi­ja Car­men que ya co­men­za­ba a se­guir sus pa­sos en la co­mu­ni­ca­ción. Des­pués lle­ga­ría el ma­ga­zi­ne Ca­féVer­sá­til y las fic­cio­nes Ho­gar Dul­ce Ho­gar y Por­que te quie­ro así. Su úl­ti­mo tra­ba­jo en es­te me­dio fue en 2015, cuan­do pre­sen­tó no­ve­las de Glo­bo en las tar­des de Ca­nal 12 en el mar­co del ci­clo His­to­rias de Oro.

Hoy di­ce que no tie­ne ga­nas de tra­ba­jar en te­le­vi­sión.“A los vie­jos no nos quie­ren”, cri­ti­ca. Y no le tiem­bla el pul­so al se­ña­lar que la te­le­vi­sión no es un me­dio in­gra­to, sino que “los in­gra­tos son los que manejan los me­dios”.

El pú­bi­co, en tan­to, si­gue de su la­do. Ella se en­cuen­tra con sus se­gui­do­res en ca­da obra de tea­tro que pre­sen­ta, un es­pa­cio del que nun­ca se ale­jó. La Pe­ce­ra y Mu­je­res deA­re­na fue­ron al­gu­nos de sus es­pec­tácu­los más re­cor­da­dos. El pró­xi­mo lle­ga­rá en unas se­ma­nas, cuan­do vuel­va a su­bir­se al es­ce­na­rio pa­ra re­ci­tar mo­nó­lo­gos en Que me qui­ten lo bai­la­do: la Mo­rán 70 años des­pués.

Lue­go de ca­da fun­ción, la gen­te sue­le es­pe­rar­la a la sa­li­da de la sa­la pa­ra dar­le un men­sa­je que no se can­sa de es­cu­char con el co­rrer de los años y las dé­ca­das:“Me di­cen que me quie­ren. Es lo más lin­do que me pue­den de­cir”.

1963. Se su­ma al elen­co de El Show del Me­dio­día en­ca­be­za­do por Cacho De la Cruz

Dé­ca­da del 70. Cris­ti­na en­tre­vis­ta a Ju­lio Ma­ría San­gui­net­ti en Do­min­gos Con­ti­nua­dos (Ca­nal 10).

Dé­ca­da del 50. Chi­na Zo­rri­lla, Cris­ti­na Mo­rán y Mirt­ha Le­grand en un aniver­sa­rio de Ra­dio Car­ve.

1948. Pri­me­ra fo­to lue­go del de­but en Ra­dio Car­ve.

1992. Po­sa jun­to a su hi­ja Car­men pa­ra Sá­ba­do Show.

y Ale­jan­dro Trot­ta.

2010. Es ova­cio­na­da al ga­nar el Pre­mio Iris por su tra­yec­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.