NÉS­TOR MAI­DA­NA

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - TV SHOW -

no sea pre­sen­ta­do con sus luces y sus som­bras, y eso es par­te del en­can­to”, aco­ta Ga­brie­la y Nés­tor com­ple­ta di­cien­do que eso “es par­te de la co­me­dia. Me pa­re­ce que la for­ma de con­tar una co­me­dia es que los per­so­na­jes vi­van su re­co­rri­do y su his­to­ria sin sa­ber que es una co­me­dia. Que lo vi­van in­ten­sa­men­te, con to­tal ver­dad, y que mues­tren lo que nos pa­sa a to­dos, que te­ne­mos nues­tros la­dos os­cu­ros”.

En la cons­truc­ción de esa ver­dad, los pro­ta­go­nis­tas re­ci­bie­ron ase­so­ra­mien­to de policías que les en­se­ña­ron co­sas prác­ti­cas, co­mo el ma­ne­jo de ar­mas o có­mo mo­ver­se en un ope­ra­ti­vo, pe­ro que tam­bién les con­ta­ron ex­pe­rien­cias per­so­na­les que fue­ron muy úti­les pa­ra en­ri­que­cer sus per­so­na­jes.“En mi ca­so, ese pro­ce­so lim­pió un mon­tón de pre­con­cep­tos que traía y me acer­có a una zo­na que es­ta­ba bien in­tere­san­te”, apun­ta Ga­brie­la y con­fie­sa que se va­lió de al­gu­nos mo­de­los de fic­ción pa­ra com­po­ner a su po­li­cía.

“Tra­ba­jé con la se­rie The Ki­lling, con el per­so­na­je de Sa­rah Lin­den (Mi­rei­lle Enos), que me gus­ta mu­cho, y tam­bién con Deb (Jen­ni­fer Car­pen­ter), la her­ma­na de Dex­ter. An­tes de fil­mar me gus­ta ver co­sas y me­ter­me en el am­bien­te, des­pués lo pa­sás a Mon­te­vi­deo 2018 y to­do cam­bia. Yo ne­ce­si­ta­ba cier­tas re­fe­ren­cias co­mo bas­tan­te es­truc­tu­ra­das, tal vez des­pués las sol­ta­ba. El in­ter­cam­bio que tu­ve con tres mu­je­res policías fue un in­su­mo bas­tan­te in­tere­san­te, so­bre to­do pa­ra en­ten­der có­mo fun­cio­nan las mu­je­res en la fuer­za po­li­cial lo­cal”, se­ña­la.

Pa­ra Nés­tor la co­sa era al­go di­fe­ren­te por­que su per­so­na­je, al tra­ba­jar co­mo in­fil­tra­do, lo que ha­ce es ale­jar­se del mun­do po­li­cial. “Es un po­li­cía mu­cho me­nos ri­gu­ro­so que Ga­bi, con los vi­cios pro­pios de quien ini­ció su ca­rre­ra vein­te años an­tes. Y a su vez es un per­so­na­je al que el mun­do de la po­li­cía se le va ale­jan­do del cuer­po. En­ton­ces me in­tere­sa­ba co­no­cer ese mun­do, pe­ro tam­bién de­jar­lo un po­co ir. Mis re­fe­ren­cias pa­ra la se­rie es­ta­ban más pen­san­do en una per­so­na que no sa­be en qué lu­gar es­tá, an­tes que en me­ter­me a ana­li­zar exac­ta­men­te có­mo es el mun­do de la po­li­cía”, ex­pli­ca.

Mur­gue­ros. Nés­tor se in­fil­tra en la mur­ga La Em­bos­ca­da, de la que uno de sus in­te­gran­tes, “El Ha­cha” Noc­cet­to (Cé­sa­rT­ron­co­so), es ase­si­na­do en la pri­me­ra es­ce­na de To­dos de­trás de Mo­mo. Gra­cias a sus con­tac­tos por ser aman­te del Car­na­val, Nés­tor con­si­gue en­trar En­tró en la Po­li­cía a los 20 años, des­pués de es­tu­diar dos años de De­re­cho. Mi­li­tó en el Par­ti­do So­cia­lis­ta en la épo­ca en qué co­no­ció a su es­po­sa, con la que tie­ne un hi­jo. Mur­gue­ro des­de chi­co, se ha­cía la ra­ta al li­ceo pa­ra ver los en­sa­yos. Se pro­bó en va­rias mur­gas pe­ro nun­ca en­tró en nin­gu­na a pe­sar de can­tar bien. co­mo rem­pla­zo, ta­rea que no le re­sul­ta­rá com­pli­ca­da por­que su sue­ño des­de ni­ño fue in­te­grar una mur­ga. So­lo con­si­guió ser par­te de un gru­po de pa­ro­dis­tas, pe­ro se sa­be to­das las anéc­do­tas mur­gue­ras de otros tiem­pos.

“Yo sa­lí en Car­na­val, for­mé par­te de la BCG ha­ce mu­chos años”, cuen­ta el ac­tor. “De cual­quier ma­ne­ra, la mur­ga que se mues­tra acá es co­mo más clá­si­ca. Es muy in­tere­san­te co­nec­tar­se con el Car­na­val des­de otro lu­gar. Cual­quier per­so­na que ha­ya can­ta­do mur­ga en Car­na­val sa­be lo que es la pasión de va­rias per­so­nas can­tan­do jun­tas en un co­ro. Lo in­tere­san­te de la se­rie es que mues­tra ese mun­do sin pa­rar­se en el lu­gar del jui­cio, lo mues­tra des­de el pun­to de vis­ta del ca­ris­ma y de la pasión que hay en esos mur­gue­ros. In­de­pen­dien­te­men­te de a qué se de­di­quen esos per­so­na­jes en la his­to­ria, ese mun­do ca­si mafioso en es­te ca­so es una anéc­do­ta. Creo que tam­bién se mues­tra la esen­cia, el amor y la pasión que sig­ni­fi­ca for­mar par­te de es­tos gru­pos”.

“Es un re­tra­to muy tierno de ese uni­ver­so, de ese sub­mun­do mon­te­vi­deano”, apun­ta Ga­brie­la. “De he­cho, mi per­so­na­je no tie­ne nin­gún ti­po de víncu­lo con la mur­ga. Pe­ro yo sí fui muy con­su­mi­do­ra de Car­na­val, dos por tres vuel­vo, ten­go ami­gos que sa­len en Car­na­val, he vis­to a Nés­tor arri­ba del es­ce­na­rio…” (ri­sas).

Otro in­te­gran­te de la se­rie que es gran co­no­ce­dor de ese mun­do es uno de sus tres guio­nis­tas, Car­lo­sTan­co. Los otros dos, Stoll y Bi­niez, si bien sa­ben de ese am­bien­te, no lo dominan tan­to co­mo el crea­dor de Darwin Des­bo­cat­ti, quien has­ta se da el gus­to de ha­cer pe­que­ñas par­ti­ci­pa­cio­nes en la his­to­ria. “Car­los en­sa­yó con no­so­tros en al­gún mo­men­to. En la pre­pro­duc­ción, pa­só en al­gu­nos mo­men­tos, so­bre to­do a tra­ba­jar con la mur­ga, pe­ro su tra­ba­jo fue más bien de es­cri­to­rio. Él no gus­ta mu­cho de in­vo­lu­crar­se en gru­pos muy gran­des. Lo vi­mos en esos días en los que fil­mó”, re­cuer­da Ga­brie­la. “Es­ta­ba pre­sen­te, in­di­rec­ta y di­rec­ta­men­te. Car­los se­guía pro­po­nien­do en­tre re­flec­to­res al­gu­nas cues­tio­nes es­pe­cí­fi­cas, por ejem­plo, qué can­ción can­tar en tal lu­gar”, agre­ga Nés­tor.

Fic­ción muy real. Una de las es­ce­nas cla­ve de To­dos de­trás de Mo­mo cuen­ta con unos cin­co mil ex­tras que se en­te­ra­ron de su par­ti­ci­pa­ción en la se­rie

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.