NA­DIA FUMEIRO.

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - SUMARIO -

La pe­rio­dis­ta de Ten­field, pio­ne­ra en co­ber­tu­ra de cam­po de jue­go, cuen­ta su his­to­ria.

Nun­ca se sin­tió dis­cri­mi­na­da en un mun­do de hom­bres, aun­que ad­mi­te que los es­pec­ta­do­res po­nen la lu­pa cuan­do una mu­jer ha­bla de fút­bol. Na­dia Fumeiro, 35 años, es una apa­sio­na­da del de­por­te de la pe­lo­ta des­de ni­ña y lle­va 15 años de ca­rre­ra en el pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo. EnTen­field se trans­for­mó en la pri­me­ra da­ma que hi­zo (y ha­ce) cam­po de jue­go en las trans­mi­sio­nes de pri­me­ra di­vi­sión. Re­cha­za la ba­na­li­za­ción que a su jui­cio se ha­ce so­bre el tra­ba­jo de las mu­je­res en el fút­bol.“Lo pri­me­ro que le pre­gun­tan a las pe­rio­dis­tas de­por­ti­vas es si los ju­ga­do­res la in­vi­tan a sa­lir”, di­ce.

—¿Có­mo na­ció tu pasión por el fút­bol?

—Des­de siem­pre me gus­tó. Es ra­ro por­que a mi pa­dre no le gus­ta el fút­bol y mi ma­dre es sim­pa­ti­zan­te pe­ro so­lo de par­ti­dos de la se­lec­ción. A mí, sin em­bar­go, to­da la vi­da me en­can­tó. Con 8 años, le pe­dí a los Re­yes una ra­dio por­tá­til pa­ra es­cu­char los re­la­tos. Me acuer­do que es­cu­cha­ba a Carlitos Mu­ñoz. La pri­me­ra vez que fui al es­ta­dio te­nía 12 años. Fui­mos con el pa­dre de una ami­ga y des­de en­ton­ces no pa­ré. Ca­da vez que po­día iba a a la can­cha.

—¿Lle­gas­te a prac­ti­car fút­bol?

—No. Siem­pre tu­ve cla­ro que que­ría ser pe­rio­dis­ta. Me gus­ta­ba mi­rar to­dos los pro­gra­mas de­por­ti­vos en TV. Leía El Grá­fi­co y los seg­men­tos de­por­ti­vos de los dia­rios.

—¿Cuál fue tu pri­mer tra­ba­jo en los me­dios?

—A Sport 890 en­tré cuan­do te­nía 20 años. Es­tu­dia­ba en el Ipep. Fui un día a ver un pro­gra­ma que se lla­ma­ba Tiem­po de fút­bol, con Er­nes­to Fa­ría, Se­bas­tián Gio­va­ne­lli, Fa­bián Ber­to­lli­ni... Jus­to se ge­ne­ró una va­can­te y me di­je­ron pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar. Ahí em­pe­zó mi ca­rre­ra en la emi­so­ra: tra­ba­jé 11 años en Sport, en es­pe­cial co­mo pro­duc­to­ra en los pro­gra­mas de la tar­de y en las trans­mi­sio­nes. Co­mo pro­duc­to­ra, no me sen­tía me­nos pe­rio­dis­ta y en­con­tra­ba siem­pre mo­ti­va­ción. Bus­ca­ba la me­jor no­ta y ar­mar el pro­gra­ma lo me­jor po­si­ble.

—En 2010 lle­gás a Ten­field y al tiem­po to­mas­te la de­ci­sión de de­jar la ra­dio pa­ra de­di­car­te a la TV. ¿Có­mo fue dar ese pa­so?

—Tra­ba­jé cin­co años en los dos lu­ga­res. Pe­ro la jor­na­da la­bo­ral era de 14 ho­ras por día y en cier­to mo­men­to me pa­re­ció que no es­ta­ba cre­cien­do en nin­guno de los dos lu­ga­res. A la ho­ra de to­mar una de­ci­sión, apos­té por Ten­field por­que me pa­re­ció el lu­gar don­de po­día te­ner un de­sa­fío. Y me sa­lió bien. Que­dar­me en la ra­dio era co­mo ele­gir el ca­mino se­gu­ro pe­ro op­té por apos­tar.Y des­de en­ton­ces fue to­do bueno. Co­men­cé a sa­lir en los no­ti­cie­ros, las trans­mi­sio­nes y en la co­lum­na de de­por­tes en Día a día.

—En cuan­to a la co­ber­tu­ra de cam­po de jue­go, sos pio­ne­ra...

—Sí. Nun­ca ha­bía es­ta­do una mu­jer desem­pe­ñan­do esa fun­ción en trans­mi­sio­nes de TV pa­ra pri­me­ra di­vi­sión. Me sien­to or­gu­llo­sa por la con­fian­za por­que en el equi­po de fút­bol soy la úni­ca mu­jer. En bás­quet­bol es­tá Daia­na Abra­cins­kas. Era y es un de­sa­fío por­que sen­tís que es­tá la mi­ra­da pues­ta en vos.

—Des­de el año pa­sa­do for­más par­te de ( Lu­nes, 22:00, VTV.) jun­to a Oscar Be­lo, Die­go Miranda y Juan Pa­blo Tai­bo ¿Có­mo de­fi­ni­rías la esen­cia del pro­gra­ma?

Hac ha y ti­za

—So­mos cua­tro ami­gos que ca­da se­ma­na re­ci­bi­mos in­vi­ta­dos y bus­ca­mos pa­sar mo­men­to di­ver­ti­dos e in­tere­san­tes con ellos. Se no­ta al ai­re la quí­mi­ca por­que se da con na­tu­ra­li­dad. Es eso im­por­tan­te pa­ra un pro­gra­ma de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, más con in­vi­ta­dos de fút­bol. Por lo ge­ne­ral, vie­nen siem­pre con el cas­set­te y

des­pués se van sol­tan­do al en­trar en con­fian­za. Has­ta el mo­men­to, te­ne­mos to­das de­vo­lu­cio­nes muy bue­nas y es­ta­mos fe­li­ces con el pro­gra­ma. Nos ha pa­sa­do que to­dos los in­vi­ta­dos se van con­ten­tos. Has­ta los fa­mi­lia­res man­dan men­sa­jes fe­li­ci­tán­do­nos.

—Por ser mu­jer, ¿el pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo te ha re­sul­ta­do una pro­fe­sión di­fí­cil?

—El pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo es di­fí­cil pa­ra to­dos. Por­que vi­vi­mos en Uru­guay y son po­cos los me­dios de comunicación. No apa­re­cen mu­chas opor­tu­ni­da­des y hay que apro­ve­char­las cuan­do se vis­lum­bran. En mi ca­so, ha­ce 15 años que es­toy in­ser­ta en el me­dio y nun­ca me fal­tó tra­ba­jo. Soy una pri­vi­le­gia­da y una agra­de­ci­da. Nun­ca me sen­tí dis­cri­mi­na­da co­mo mu­jer por mis co­le­gas o com­pa­ñe­ros.

—¿Y por el res­to del am­bien­te? ¿Ju­ga­do­res o di­ri­gen­tes?

—Siem­pre me sen­tí tra­ta­da con res­pe­to por­que yo tam­bién los tra­to así. De to­das for­mas, creo que es la so­cie­dad la que te mi­ra dis­tin­to. Cuan­do ven a una mu­jer ha­blan­do de fút­bol, se po­nen en aler­ta y es­cu­chan aten­ta­men­te. “A ver qué va a de­cir es­ta chi­ca”. Pa­ra no­so­tras, el error va­le do­ble. Si un pe­rio­dis­ta hom­bre se equi­vo­ca y le di­ce Juan Abreu a Se­bas­tián Abreu, se lo de­jan pa­sar. Pe­ro si lo ha­ce una mu­jer, en­se­gui­da apa­re­cen los co­men­ta­rios: “Mi­rá qué bu­rra” o “an­dá a la­var los pla­tos”. A pe­sar de que se avan­zó mu­cho, es­ta­mos le­jos aún de acep­tar que una mu­jer pue­de ha­blar de fút­bol con pro­pie­dad. Lo otro que no­to es que se ba­na­li­za mu­cho el tra­ba­jo de la mu­jer en el fút­bol. A ve­ces veo en­tre­vis­tas a co­le­gas a quie­nes lo pri­me­ro que le pre­gun­tan es si los ju­ga­do­res de fút­bol las in­vi­tan a sa­lir. Y eso me pa­re­ce sú­per ba­na­li­za­dor...

—Jus­to era la pró­xi­ma pre­gun­ta: ¿cuán­tos ju­ga­do­res te in­vi­ta­ron a sa­lir? El pue­blo quie­re sa­ber...

—Mi res­pues­ta se­ría que el día que fal­te esa pre­gun­ta a una pe­rio­dis­ta mu­jer que tra­ba­ja en el fút­bol voy a pen­sar que es­ta­mos un po­co más evo­lu­cio­na­dos. No veo que a los pe­rio­dis­tas hom­bres se les con­sul­te si los en­tre­vis­ta­dos/as los in­vi­tan a sa­lir o no. Tam­po­co vi que le pre­gun­ten a una se­na­do­ra, por ejem­plo, si sus co­le­gas la quie­ren se­du­cir. Pe­ro pa­ra las pe­rio­dis­tas de­por­ti­vas, es la pre­gun­ta can­ta­da...

—¿Cuál es tu vi­sión del “pro­ce­so” Ta­bá­rez?, ¿Có­mo eva­lúas su for­ma de co­mu­ni­car­se con los pe­rio­dis­tas?

—Creo que el pro­ce­so de Ta­bá­rez es un ejem­plo a se­guir, ha mar­ca­do un ca­mino que se ve re­fle­ja­do en la se­lec­ción ma­yor y en el gran tra­ba­jo que se vie­ne ha­cien­do en ju­ve­ni­les. Uru­guay en los úl­ti­mos años re­cu­pe­ró el pres­ti­gio a ni­vel in­ter­na­cio­nal. La ad­he­sión de los ju­ga­do­res a la se­lec­ción es ad­mi­ra­ble y eso es un mé­ri­to de Ta­bá­rez. Con res­pec­to al tra­to con los pe­rio­dis­tas en lo per­so- nal ca­da vez que tu­ve la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar­le una pre­gun­ta en las con­fe­ren­cias siem­pre me res­pon­dió con el res­pe­to y la edu­ca­ción que lo ca­rac­te­ri­zan.

—Des­de ha­ce más de un año los ju­ga­do­res man­tie­nen un con­flic­to con Ten­field y de­ci­die­ron no otor­gar no­tas a pe­rio­dis­tas de esa em­pre­sa. ¿En qué me­di­da te per­ju­di­ca esa de­ter­mi­na­ción?

—El con­flic­to es un te­ma em­pre­sa­rial y eco­nó­mi­co. No me pon­dría en con­tra de un gru­po de tra­ba­ja­do­res que de­fien­de su pla­ta y tam­po­co en con­tra de la em­pre­sa don­de tra­ba­jo. Lo que me gus­ta­ría es que se so­lu­cio­ne de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. So­bre la me­di­da de no dar no­tas, me pa­re­ce desa­cer­ta­da. Los fut­bo­lis­tas de la se­lec­ción no lo ne­ce­si­tan. Pe­ro de re­pen­te pa­ra un chi­co de 20 años que de­bu­ta en un equi­po me­nor, la di­fu­sión es im­por­tan­te en un mo­men­to en que el mar­ke­ting es to­do. Creo que al no dar no­tas pier­den más ellos en vi­si­bi­li­dad que la em­pre­sa, por­que Ten­field igual­men­te trans­mi­te y ha­ce sus pro­gra­mas. En mi ca­so, yo ha­cía las no­tas post­par­ti­do a los fut­bo­lis­tas pa­ra Pasión y aho­ra se­gui­mos ha­cien­do no­tas pe­ro a di­ri­gen­tes o ha­ce­mos pre­gun­tas a los ju­ga­do­res en las con­fe­ren­cias de pren­sa. Lo que no ha­ce­mos más son mano a mano.

—La ani­mo­si­dad que hay en mu­chos con­tra Ten­field, ¿te ha afec­ta­do en al­gún mo­men­to?

—No. En ge­ne­ral la res­pues­ta ha­cia mi tra­ba­jo ha si­do bue­na y si en al­gún mo­men­to re­ci­bo al­gu­na crí­ti­ca lo atri­bu­yo a que no a to­do el mun­do le tie­ne por­que gus­tar lo que ha­ces o tus opi­nio­nes. El pro­gra­ma Ha­cha y Ti­za ha te­ni­do re­per­cu­sio­nes muy po­si­ti­vas y en ge­ne­ral los co­men­ta­rios que re­ci­bo son con bue­na on­da.

—¿Re­ve­la­rías en es­te mo­men­to de qué cua­dro sos hin­cha?

—No. La reali­dad es que cuan­do tra­ba­jás en el pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo, se pier­de el fa­na­tis­mo por un equi­po o por lo me­nos a mi me pa­só eso. Sue­na a fra­se he­cha pe­ro pa­sás a ser hin­cha de tu tra­ba­jo. Nun­ca di­je por cual equi­po sim­pa­ti­zo por­que el hin­cha del fút­bol en ge­ne­ral es muy ra­di­cal y sue­le pen­sar que las in­for­ma­cio­nes u opi­nio­nes se con­di­cio­nan de acuer­do al equi­po del que sos hin­cha. PRINTED AND DISTRIBUTED BY PRESSREADER PressReader.com +1 604 278 4604 ORI­GI­NAL COPY . ORI­GI­NAL COPY . ORI­GI­NAL COPY . ORI­GI­NAL COPY . ORI­GI­NAL COPY . ORI­GI­NAL COPY COPY­RIGHT AND PROTECTED BY APPLICABLE LAW

Na­dia Fumeiro in­te­gra el ci­clo Ha­cha y ti­za y aca­ba de su­mar­se a Di­recTV co­mo par­te del ci­clo Su­ce­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.