LU­CIA­NA GON­ZÁ­LEZ AL NA­TU­RAL.

La integrante de Al­go Con­ti­go se con­fie­sa.

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - SUMARIO - P ABLO C AYAFA F OTOS : PAN­CHO P AS­TO­RI

Lu­cia­na Gon­zá­lez cie­rra un año com­ple­to a ni­vel la­bo­ral. En 2018 se in­cor­po­ró de for­ma ofi­cial al pa­nel de Al­go Con­ti­go y en los úl­ti­mos días fue ele­gi­da en un cas­ting pa­ra in­te­grar la pró­xi­ma obra de Die­go So­ron­do. La ac­triz y co­mu­ni­ca­do­ra lo ce­le­bra con fo­tos que la mues­tran al na­tu­ral, tal cual es.“No me gus­ta car­gar­me con ma­qui­lla­je, ni si­quie­ra en el pro­gra­ma”, re­ve­la. En una en­tre­vis­ta ín­ti­ma, con­fie­sa sus sen­ti­mien­tos fren­te a la ma­ter­ni­dad a un año y sie­te me­ses de ha­ber­se con­ver­ti­do en ma­dre, ha­bla de sus cua­li­da­des al mo­men­to de se­du­cir y de­nun­cia que ha su­fri­do mal­tra­to de hom­bres en si­tua­cio­nes de tra­ba­jo. Al na­tu­ral y sin fil­tro.

Lu­cia­na Gon­zá­lez ha­bla so­bre la ma­ter­ni­dad a co­ra­zón abier­to:“me ha ca­do mu­chas co­sas po­si­ti­vas, pe­ro tam­bién me sien­to ago­ta­dí­si­ma”.

—¿Qué le apor­tas­te a Al­go Con­ti­go con tu in­cor­po­ra­ción?

—Sien­to que soy es­pon­tá­nea y fres­ca pa­ra el pro­gra­ma. Me gus­tan las no­tas y los de­ba­tes que se ge­ne­ran, tan­to cuan­do son en tono de bro­ma co­mo cuan­do se lle­gan a dis­cu­tir co­sas más se­rias.

—¿Te­nías al­gún pre­jui­cio so­bre ha­blar de la vi­da de los de­más, co­mo se ha­ce en el pro­gra­ma?

—Cuan­do da­mos las no­ti­cias a ve­ces sa­le al­gu­na pi­car­día, pe­ro nun­ca ha­bla­mos mal de na­die. Es cier­to que he te­ni­do mie­do de he­rir la sus­cep­ti­bi­li­dad de al­guien que no co­noz­co. Es­tar to­dos los días en un pro­gra­ma en vi­vo de dos ho­ras ha­ce que uno se sien­ta con la li­ber­tad pa­ra ha­blar y des­pués se pre­gun­te si me­tió la pa­ta en al­gún mo­men­to. Por aho­ra no me he pe­lea­do con na­die.

—Ha si­do un año de mu­chos cam­bios en el pa­nel del pro­gra­ma, ¿có­mo los vis­te?

—El pro­gra­ma re­no­vó la ener­gía y eso es po­si­ti­vo. Se su­mó (Gus­ta­vo) In­súa, que fue una gran in­cor­po­ra­ción. Es muy buen pe­rio­dis­ta, muy di­ver­ti­do y un gran com­pa­ñe­ro. Por otro la­do, siem­pre es feo que un integrante se va­ya. Dai (Daia­na Abra­cins­kas) es una mu­jer muy in­te­li­gen­te que da­ba muy bien al ai­re. Yo me lle­va­ba sú­per bien con ella. Y el Ru­si­to (Gon­zá­lez) es un crack que se fue pa­ra se­guir cre­cien­do en otros pro­yec­tos.

—¿Có­mo fue in­te­grar el pro­gra­ma du­ran­te la au­sen­cia de Luis Car­ba­llo por in­con­ve­nien­tes de sa­lud?

—La au­sen­cia de Luis fue muy du­ra. To­dos sa­be­mos lo que sig­ni­fi­ca él co­mo con­duc­tor y có­mo ma­ne­ja el pro­gra­ma des­de ha­ce sie­te años. En los pri­me­ros días que no es­tu­vo, la con­duc­ción fue ro­ta­ti­va en­tre los pa­ne­lis­tas. Fue muy di­fí­cil, por más que pa­re­ce sen­ci­llo. Al ser ro­ta­ti­va, no lle­ga­mos a ejer­ci­tar­nos del to­do pa­ra que sa­lie­ra bien. Eso no era sano pa­ra el pro­gra­ma, pe­se a que to­das pu­si­mos la me­jor ener­gía. Des­pués el Ru­si­to to­mó la con­duc­ción y el pro­gra­ma co­bró otra ar­mo­nía.

—¿Có­mo te re­ci­bió Luis en el pro­gra­ma?

—Di­vino. Siem­pre le da la bien­ve­ni­da muy bien a to­do el mun­do. Yo es­toy apren­dien­do y Luis me ayu­da to­dos los días.

—Se su­po que fuis­te ele­gi­da en el cas­ting pa­ra la pró­xi­ma obra de Die­go So­ron­do, ¿de qué se tra­ta?

—Es una obra nue­va. So­la­men­te sé que van a es­tar Car­men Mo­rán, Andy Vi­la, Ca­ta Fe­rrand, Paula Eche­va­rría, Va­len­ti­na Ba­rrios y Ma­ria­na Gar­cía. Co­noz­co a mu­chas de ellas y son di­vi­nas.

—¿Có­mo fue el cas­ting?, ¿qué tu­vis­te que ha­cer?

—Una es­ce­ni­ta que ar­ma­ron. Hi­ce de una chi­ca que lle­ga­ba a la ca­sa de una ami­ga y sen­tía co­mo que pa­sa­ba al­go ra­ro en el lu­gar. Des­pués me volvieron a lla­mar y me pi­die­ron que pre­sen­te un mo­nó­lo­go. Pre­pa­ré el de una chi­ca que le con­ta­ba a la ma­má que ha­bía ga­na­do mu­cha pla­ta en el ca­sino, ha­bía sa­li­do de pa­rran­da con la pa­re­ja y se ha­bían ter­mi­na­do ca­san­do esa mis­ma no­che.

—¿Cuál fue la pre­mi­sa en la pro­duc­ción de fo­tos ju­ga­das que hi­cis­te pa­ra Sá­ba­do Show?

—Qui­se mos­trar­me de la for­ma más au­tén­ti­ca po­si­ble. Pa­ra ser fiel a có­mo soy yo, no qui­se ha­cer al­go de sú­per pro­duc­ción con mu­cho ma­qui­lla­je. Ni si­quie­ra en el pro­gra­ma me ma­qui­llo mu­cho, no me gus­ta car­gar­me. Pre­fie­ro la sen­ci­llez y en las fo­tos qui­se trans­mi­tir lo mis­mo. Son imá­ge­nes sexys, fe­me­ni­nas, su­ge­ren­tes, pe­ro man­te­nien­do mi sen­ci­llez.

—¿En la in­ti­mi­dad tam­bién se­du­cís des­de ese lu­gar?

—Yo me sien­to más segura se­du­cien­do de jean y cham­pio­nes que en una mi­ni­fal­da y ta­cos. Ser uno mis­mo es im­por­tan­te a la ho­ra de acer­car­se a otra per­so­na.

—¿Cuá­les di­rías que son tus prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas de se­duc­ción?

—Mi son­ri­sa y mi mi­ra­da, no fa­llan. So­lo fa­lla­ron una vez, y ca­si lo aga­rro a los ti­ros (ri­sas). El pi­be me de­cía “por fa­vor, no me es­cri­bas más”. Es que cuan­do a mí me gus­ta al­guien, voy de­re­cho. A mi ma­ri­do lo en­ca­ré yo. Le es­cri­bí “va­mos a ir a to­mar al­go?”. Me di­jo pa­ra sa­lir el vier­nes, pe­ro le res­pon­dí “no, hoy”. No soy de que­dar­me es­pe­ran­do.

—¿En épo­cas de sa­li­das noc­tur­nas tam­bién eras de en­ca­rar vos si un chi­co te gus­ta­ba?

—Sí, ¿por qué no? ¿Por qué una tie­ne que es­pe­rar al otro? Yo no es­pe­ro, me acer­co y sa­co char­la. Igual­men­te no me pa­só mu­cho de co­no­cer a al­guien en un bo­li­che, pe­ro sí en una ce­na o que una ami­ga me re­co­men­da­ra a al­guien y or­ga­ni­zar pa­ra sa­lir.

—Y si ha­bía quí­mi­ca, ¿eras de es­pe­rar pa­ra te­ner in­ti­mi­dad o ibas al fren­te esa mis­ma no­che?

—Iba al fren­te, 100%. Yo no de­jo na­da por las du­das ni por mie­do a que pien­se mal de mí. Su­pon­ga­mos que no­so­tros dos sa­li­mos, nos co­no­ce­mos en un bo­li­che, te in­vi­to con una cer­ve­za, con­ver­sa­mos, nos cae­mos bien, nos gus­ta­mos mu­cho, se no­ta que es­tá pa­san­do al­go, te in­vi­to a ca­sa, to­ma­mos al­go, co­nec­ta­mos y ha­ce­mos el amor. Si al otro día vos pen­sás que soy una ato­rran­ta, el ton­to sos tú. Pun­to fi­nal.

—¿Tus ta­tua­jes tie­nen al­gún sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial?

—Ten­go un par de ta­tua­jes tum­be­ros de cuan­do era jo­ven. El pri­me­ro es un tri­bal que me hi­ce en la es­pal­da a los 16 años. Era ado­les­cen­te y me que­ría ha­cer la re­bel­de. Des­pués con el tiem­po me hi­ce seis ta­tua­jes más, to­dos con sig­ni­fi­ca­dos es­pe­cia­les. El úl­ti­mo es un co­ra­zón-ór­gano con flo­res que sa­len de aden­tro. Me lo hi­ce por el na­ci­mien­to de Dan­te, mi hi­jo.

—¿Có­mo te lle­vás con la ma­ter­ni­dad a un año y sie­te me­ses de ha­ber te­ni­do a Dan­te?

—La ma­ter­ni­dad me hi­zo creer en co­sas que nun­ca ima­gi­né. Flo­re­cie­ron en mí ca­rac­te­rís­ti­cas que no sa­bía que te­nía. Una ma­ne­ja nue­vas zo­nas de sí

Lu­cia­na se su­mó es­te año al pa­nel de Al­go Con­ti­go. “Es­toy apren­dien­do y Luis (Car­ba­llo) me ayu­da to­dos los días”, ex­pre­sa.

mis­ma que tie­nen que ver con la pa­cien­cia, el amor, el com­pro­mi­so y la res­pon­sa­bi­li­dad de te­ner a car­go a una per­so­na. Cuan­do lle­go a ca­sa, me doy cuen­ta de que no hay na­da que ten­ga im­por­tan­cia en com­pa­ra­ción a él. Sin em­bar­go, no soy una Su­sa­ni­ta que di­ce que to­do lo de la ma­ter­ni­dad es ma­ra­vi­llo­so. No me im­por­ta de­cir que al­gu­nas ve­ces lo qui­sie­ra ti­rar a una vol­que­ta (ri­sas). Soy rea­lis­ta y di­go que la ma­ter­ni­dad me dio mu­chas co­sas po­si­ti­vas, pe­ro tam­bién me sien­to ago­ta­dí­si­ma.

—¿Te cos­tó to­mar la de­ci­sión de con­ver­tir­te en ma­dre?

—Sí, me cos­tó un mon­tón to­mar la de­ci­sión. Mi ma­ri­do ha­ce mu­cho tiem­po que que­ría ser pa­pá has­ta que lo lo­gró. Él es más in­cons­cien­te y es­ta­ba más apre­su­ra­do; eso nos ge­ne­ró una cri­sis. Yo soy muy ra­cio­nal y sa­bía per­fec­ta­men­te to­do lo que iba a cam­biar en mi vi­da por la ma­ter­ni­dad, que fue lo que des­pués ter­mi­nó pa­san­do. Per­dí mis li­ber­ta­des y mi in­de­pen­den­cia ab­so­lu­ta. Me ol­vi­dé de ir a to­mar una bi­rra con una ami­ga en cual­quier mo­men­to, de te­ner char­las con ellas de tres ho­ras, o de sa­lir a co­rrer to­dos los días. El tra­ba­jo y la ca­rre­ra tam­bién se pa­ra­ron. Yo no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra que me pa­sa­ra to­do eso.

—¿Te pro­vo­có una cri­sis in­ter­na?

—No lle­gué a an­gus­tiar­me, pe­ro pa­só al­go en mí. Hay mu­je­res que di­cen que na­cie­ron pa­ra ser ma­más. Yo no.

—¿Có­mo es Dan­te?

—Es bue­na on­da, muy ale­gre co­mo mi ma­ri­do. No llo­ra y me la ha­ce muy fá­cil. No­so­tros te­ne­mos un jar­dín gran­de don­de él jue­ga, y cuan­do se cae, na­die sa­le co­rrien­do a bus­car­lo. Se re­vien­ta la ca­be­za y vuel­ve aga­rrán­do­se pre­gun­tan­do qué pa­só. Es muy in­te­li­gen­te. Tie­ne un año pe­ro pa­re­ce que tu­vie­ra más por­que tie­ne una ve­lo­ci­dad im­pre­sio­nan­te. Des­de que es muy be­bé, yo le doy una pa­ta­di­ta y lo man­do a la ca­sa de los abue­los de Flo­ri­da o de Mal­do­na­do y se por­ta pre­cio­so. Es un di­vino.

—¿Sos fe­mi­nis­ta?

—Cla­ro. Creo en la igual­dad de de­re­chos y me pa­re­ce bien que cual­quie­ra que sien­ta que tie­ne me­nos de­re­chos que otro, los re­cla­me. Es ton­to que los hom­bres cri­ti­quen a las fe­mi­nis­tas por­que ellos es­tán en un lu­gar de pri­vi­le­gio des­de ha­ce años. Es­toy con las mu­je­res a mo­rir.

—¿Su­fris­te al­gu­na vez mal­tra­to por par­te de un hom­bre?

—Sí, por su­pues­to. Me pa­só en al­gu­nos de los tra­ba­jos que tu­ve an­tes de Al­go Con­ti­go, por par­te de je­fes y no je­fes. Siem­pre hay al­gún hom­bre que pien­sa que tie­ne de­re­cho a tra­tar mal a una mu­jer. Una se que­da en el mol­de por­que sa­be que pa­rar el ca­rro pue­de lle­var a per­der el tra­ba­jo. Es te­rri­ble.

—¿Qué ti­po de mal­tra­tos?

—Son co­sas que pa­re­cen pa­va­di­tas, pe­ro van su­man­do. Co­mo es­ta­mos acos­tum­bra­dos, las de­ja­mos pa­sar. Me ha­bla­ron mal, me gri­ta­ron. Me di­je­ron que co­mo era mu­jer no po­día opi­nar so­bre cier­tas co­sas... En un tra­ba­jo ter­mi­né re­nun­cian­do por­que no so­por­ta­ba que un hom­bre me ha­bla­ra a los gri­tos pe­gán­do­le a la me­sa. Lo te­rri­ble es que eso es lo nor­mal. Hay mal­tra­to en to­dos la­dos. Yo he vis­to si­tua­cio­nes de hom­bres que tra­tan a mu­je­res de una for­ma ho­rri­ble en el tra­ba­jo.

Lu­cia­na con­fie­sa que ha re­ci­bi­do mal­tra­to por par­te de hom­bres en el ám­bi­to la­bo­ral: “Re­nun­cié por­que no so­por­ta­ba que me gri­ta­ran pe­gán­do­le a la me­sa”. Agre­ga que tam­bién ha si­do tes­ti­go de va­rias si­tua­cio­nes de vio­len­cia. “Es te­rri­ble”, la­men­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.