RA­DIO Y PREN­SA

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - SUMMARIO -

cia co­mo pe­rio­dis­ta en ra­dio, con una voz, con un ni­vel de gentileza… y cuan­do se que­ría po­ner du­ro, ha­cía su­dar a los en­tre­vis­ta­dos. En aque­lla épo­ca no era un en­tre­vis­ta­dor fá­cil, en el buen sen­ti­do. No te sol­ta­ba”, re­me­mo­ra. Un año y me­dio du­ró Agroe­co­no­mía, mo­men­to en que hu­bo una re­es­truc­tu­ra de la pro­gra­ma­ción y Raúl pa­só a con­du­cir Cie­rre de Jor­na­da, a las seis de la tar­de.

“Ahí sa­li­mos de lo agro­pe­cua­rio y em­pe­za­mos a abar­car otros te­mas, un po­co im­pul­sa­dos por el pro­pio Né­ber: eco­no­mía, al­go de po­lí­ti­ca…”, apun­ta el pe­rio­dis­ta des­ta­can­do lo mu­cho que le sir­vió ha­ber cur­sa­do Fa­cul­tad de Agro­no­mía. “Te da una for­ma­ción muy am­plia. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, po­dés ha­blar de so­cio­lo­gía, de es­ta­dís­ti­ca, de bo­tá­ni­ca, de geo­lo­gía… en can­ti­dad de ma­te­rias te­nés cul­tu­ra ge­ne­ral y eso en el pe­rio­dis­mo me ayu­dó mu­chí­si­mo, so­bre to­do a desa­rro­llar el sen­ti­do co­mún. Con sen­ti­do co­mún y una vi­sión ana­lí­ti­ca, si lo acom­pa­ñás con tra­ba­jo de in­for­ma­ción, de es­tar en la co­yun­tu­ra, mar­chás más fá­cil”.

Cie­rre de Jor­na­da du­ró has­ta 1997. “Né­ber se ha­bía ido de Nue­vo­tiem­po, ya el pro­yec­to pa­ra no­so­tros no era lo mis­mo y nos fui­mos a Sa­ran­dí, año 98”, di­ce so­bre otra de esas pa­ra­do­jas de la vi­da. “De chi­qui­to yo era fa­ná­ti­co de Sa­ran­dí, pe­ro ja­más se me pa­só por la ca­be­za que iba a ter­mi­nar tra­ba­jan­do ahí y na­da me­nos que du­ran­te vein­te años. Son esas co­sas que te da la vi­da, son re­ga­los”, apun­ta so­bre su lle­ga­da al me­dio en el que hoy es­tá cum­plien­do dos dé­ca­das de per­ma­nen­cia.

Fue­ron tres años de Cie­rre de Jor­na­da en la nue­va ca­sa, has­ta que un cam­bio en el di­se­ño de la pro­gra­ma­ción lo lle­vó a ese pro­gra­ma em­ble­má­ti­co que es­cu­cha­ba allá por los años 70 y 80: En vi­vo y en di­rec­to.“Me lla­man pa­ra ver si me que­ría en­car­gar del pro­gra­ma y lo ha­ce­mos con Dai­na Ro­drí­guez. Fue un año -2001- com­pli­ca­do por­que Sa­ran­dí de­ci­dió cam­biar la an­te­na y hu­bo pro­ble­mas en la cons­truc­ción, en­ton­ces la re­cep­ción de la ra­dio era ma­la”. Los con­sul­to­res chi­le­nos con­tra­ta­dos por la emi­so­ra de­ci­die­ron en­ton­ces ter­mi­nar con En vi­vo y en di­rec­to co­mo pro­gra­ma lar­go y di­vi­dir la ma­ña­na en dos, dan­do na­ci­mien­to a El Dia­rio Sa­ran­dí (de 6 a 9), con Raúl en el equi­po, se­gui­do de

Las co­sas en su si­tio, que Ig­na­cio Ál­va­rez ve­nía ha­cien­do en FM Dis­ney. “Des­de el 2001 has­ta aho­ra, en el ho­ra­rio de 7 a 9, me he man­te­ni­do. Más de los que qui­sie­ra”, aco­ta el pe­rio­dis­ta en­tre ri­sas.

Es que e ve­ces lo asal­ta la idea del ci­clo cum­pli­do, de de­jar­le el lu­gar a la gen­te jo­ven, pe­ro con­fie­sa que en la ra­dio no le si­guen la ocu­rren­cia. En­ton­ces se acuer­da de los pri­me­ros pa­sos en el ai­re, cuan­do era un in­ge­nie­ro pro­ban­do ha­cer ra­dio.“Los pri­me­ros tiem­pos eran de mu­chos fur­cios, equi­vo­ca­cio­nes… pe­ro fui­mos ha­cien­do de tri­pas co­ra­zón y apren­dien­do. Aho­ra, sé có­mo ma­ne­jar­me y lle­nar los es­pa­cios, con­tro­lar la dic­ción y los to­nos. Es­cu­cho los ca­se­tes de ha­ce vein­ti­cin­co años y me quie­ro ma­tar. Pe­ro la vi­da es una evo­lu­ción, de eso no hay du­da”, se­ña­la.

De los más es­cu­cha­dos. El Dia­rio Sa­ran­dí se trans­for­mó en In­for­ma­ti­vo Sa­ran­dí, pro­gra­ma lí­der de las ma­ña­nas del dial des­de ha­ce mu­chos años. “En al­gún ho­ra­rio le ga­na­mos a Mon­te Car­lo, de 7 a 9 es­ta­mos ahí. Pe­ti­nat­ti, con Ma­los pen­sa­mien­tos, tie­ne de pro­me­dio 68 mil oyen­tes, no­so­tros de 8 a 9 te­ne­mos 63 mil, así que es­ta­mos bas­tan­te pe­ga­dos”, apun­ta con or­gu­llo.

“In­for­ma­ti­vo Sa­ran­dí se trans­for­mó en un pro­gra­ma ma­si­vo, nun­ca me ha­bía pa­sa­do en mi vi­da que la gen­te te re­co­noz­ca o te es­cu­che des­de dis­tin­tos ám­bi­tos”, di­ce y se ex­pla­ya en lo que pa­ra él son las cla­ves del li­de­raz­go. “Creo que la mar­ca Sa­ran­dí es muy fuer­te. A la lar­ga o a la cor­ta, Sa­ran­dí tras­pa­só mo­men­tos di­fí­ci­les. Se fue­ron Né­ber, Tra­ver­so, Lil Bet­ti­na Chouy… y a pe­sar de que el pro­yec­to Nue­vo­tiem­po fue en su mo­men­to exi­to­so, Sa­ran­dí se man­tu­vo na­ve­gan­do y vol­vió a re­cu­pe­rar los ni­ve­les de au­dien­cia. Es una mar­ca de mu­cho re­co­no­ci­mien­to, de tra­yec­to­ria se­ria, y eso ayu­da”. Co­men­zó su ca­rre­ra en los me­dios en Nue­vo­tiem­po, con­du­cien­do

Agroe­co­no­mía

(1993). Lue­go llegaría Cie­rre de Jor­na­da,

pro­gra­ma con el que pa­só a ra­dio Sa­ran­dí. Allí es­tu­vo en En vi­vo y en di­rec­to, El Dia­rio Sa­ran­dí y fi­nal­men­te

In­for­ma­ti­vo Sa­ran­dí.

Tam­bién fue co­la­bo­ra­dor de

Jus­ti­cia In­fi­ni­ta, No­veno Man­da­mien­to y

El Ter­mó­me­tro,

e in­te­gró el suplemento El País Agro­pe­cua­rio,

des­de su crea­ción en 1995 has­ta 2012. Es­tá ju­bi­la­do co­mo In­ge­nie­ro Agró­no­mo des­de ha­ce cin­co años.

Otro de los pi­la­res es ha­ber en­con­tra­do “la fór­mu­la de la in­for­ma­ción des­con­trac­tu­ra­da, con cier­to ni­vel de iro­nía, de ida y vuel­ta, de dis­cu­sio­nes que a ve­ces son for­za­das en el sen­ti­do de re­crear dis­tin­tas po­si­cio­nes pa­ra que la gen­te vea la ar­gu­men­ta­ción a fa­vor o en con­tra de una u otra po­si­ción”, de­ta­lla so­bre el cam­bio que ge­ne­ra­ron jun­to a Ge­rar­do So­te­lo. “Se hi­zo un crack en el es­ti­lo, en la for­ma, en lo co­lo­quial, la in­for­ma­ción y el hu­mor… se vol­vió ma­si­vo. Lo ves por los men­sa­jes; te es­cu­chan por­te­ros, guar­dias de se­gu­ri­dad, gen­te en los óm­ni­bus… has­ta aho­ra no ha­bía­mos te­ni­do una au­dien­cia que abar­ca­ra to­do ese seg­men­to, que es muy im­por­tan­te”.

Y es al­go que tam­bién se man­tu­vo con el in­gre­so de Ga­briel Pe­rey­ra, que en­tró a In­for­ma­ti­vo Sa­ran­dí tras el ale­ja­mien­to de So­te­lo, lue­go de ca­tor­ce años com­par­tien­do los mi­cró­fo­nos. “Con Ga­briel es otro es­ti­lo to­tal­men­te dis­tin­to. Nos lle­va­mos bár­ba­ro tam­bién, ja­más tu­vi­mos una dis­cu­sión. A ve­ces te­ne­mos pun­tos de vis­ta dis­tin­tos so­bre los te­mas, pe­ro nos com­ple­men­ta­mos muy bien. So­mos to­tal­men­te dis­tin­tos, pe­ro com­ple­men­ta­rios. Yo ten­go un én­fa­sis más en lo eco­nó­mi­co, en lo em­pre­sa­rial, que en otros te­mas qui­zás más so­cia­les. Ga­briel es un com­ple­men­to fan­tás­ti­co en te­mas que yo no po­dría pro­fun­di­zar”, des­ta­ca.

El ter­ce­ro del equi­po es Ser­gio Sil­ves­tri, quien es ade­más Ge­ren­te de Sa­ran­dí. “Con Ser­gio ten­go una re­la­ción muy par­ti­cu­lar, nos co­no­ce­mos de Nue­vo­tiem­po de ha­ce mi­llo­nes de años, así que nos en­ten­de­mos de me­mo­ria”, des­ta­ca Raúl y no se ol­vi­da de nom­brar al res­to de sus com­pa­ñe­ros: la gen­te de pro­duc­ción, con Ga­brie­la Ca­su­llo y Lau­ra Ro­drí­guez; el es­pa­cio de agro de Ja­vier Pastoriza, con quien tra­ba­jó en el suplemento El País Agro­pe­cua­rio; el de­por­te con Fe­de­ri­co Buy­sán,“que me si­gue el jue­go de pro­vo­ca­ción”; o el es­ta­do del tiem­po con Gui­ller­mo Ra­mis.

“Ra­mis es un per­so­na­je fan­tás­ti­co que ayu­da enor­me­men­te a la au­dien­cia. Re­nun­ció unos me­ses y fue un dra­ma, por el pro­nós­ti­co del tiem­po y por su per­so­na­li­dad. Lo­gra­mos con­ven­cer­lo de que vol­vie­ra, pe­ro esos dos me­ses fue­ron de lu­to pa­ra la au­dien­cia, la gen­te lo ex­tra­ña­ba por­que lo que­ría ma­tar o por­que lo que­ría es­cu­char”, apun­ta co­mo anéc­do­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.