SA­LE A LA CAN­CHA.

Fe­de­ri­co Buysan es­tre­na pro­gra­ma de jue­gos en La Te­le.

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - SUMMARIO -

Tal co­mo hi­zo en Ve­rano Per­fec­to, Fe­de­ri­co Buysan sa­le del pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo pa­ra po­ner­se el tra­je del con­duc­tor de un pro­gra­ma de en­tre­te­ni­mien­tos. Es­ta vez el desafío es ma­yor que aquel que asu­mió en 2012. En To­dos con­tra mí, lle­va­rá las rien­das de la gran apues­ta deTe­le­do­ce pa­ra el ho­ra­rio cen­tral. “Me sien­to muy afor­tu­na­do, mi­ma­do y que­ri­do.”, di­ce fren­te al nue­vo pro­yec­to. Días an­tes del es­treno (que se­rá “muy pron­to”), Buysan no es­qui­va nin­gún te­ma en en­tre­vis­ta con Sá­ba­do Show. Res­pon­de a las crí­ti­cas, ana­li­za el desem­pe­ño de la se­lec­ción, opi­na so­bre el ma­chis­mo en el de­por­te, la­men­ta la pe­lea en­tre Ju­lio Ríos y Ser­gio Gorzy y ha­bla so­bre su his­to­ria de amor con Catalina Fe­rrand.“Es­ta­mos tan enamo­ra­dos co­mo la pri­me­ra vez”, de­fi­ne.

—¿Có­mo en­fren­tás el desafío de con­du­cir To do s c o ntra mí, el nue­vo pro­gra­ma de jue­gos de La Te­le?

—Es­toy muy con­ten­to. Es la pri­me­ra vez que ten­go la po­si­bi­li­dad de con­du­cir un pro­gra­ma en ho­ra­rio cen­tral. Es un desafío, pe­ro tam­bién ge­ne­ra una res­pon­sa­bi­li­dad por­que es una apues­ta muy fuer­te del ca­nal. Me da mu­cho pla­cer que la pro­duc­ción tam­bién sea del ca­nal por­que es­toy tra­ba­jan­do con gen­te que co­noz­co des­de ha­ce años y con la que ten­go amis­tad.

—¿Sen­tías la ne­ce­si­dad de vol­ver a ha­cer al­go por fue­ra del pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo?

—No sé si sen­tía la ne­ce­si­dad, pe­ro me gus­ta no es­tar ata­do so­lo al pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo. Soy co­mu­ni­ca­dor y sien­to que pue­do sa­lir del de­por­te. Lo hi­ce en Día Per­fec­to y Ve­rano per­fec­to. Los pri­me­ros en­sa­yos de To­dos con­tra mí tam­bién los dis­fru­té y eso me ge­ne­ró mu­cha sa­tis­fac­ción. En el ca­nal no me ven so­lo aso­cia­do al pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo sino con la duc­ti­li­dad de po­der ha­cer otras co­sas. Eso es bue­ní­si­mo.

—¿Esa duc­ti­li­dad es pro­pia de los pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos?

—El pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo se adap­ta más rá­pi­do a otras co­sas. Y des­pués es­tá en la per­so­na­li­dad de ca­da uno.Yo ten­go la ca­pa­ci­dad pa­ra di­ver­tir­me y pa­ra opi­nar en se­rio. Ha­ber he­cho otras co­sas nun­ca me per­ju­di­có en lo de­por­ti­vo. Por el con­tra­rio, me acer­có más a la gen­te co­mún y pu­de mos­trar­me des­de otro lu­gar, más di­ver­ti­do, más di­cha­ra­che­ro, más ale­gre.

—¿Mi­rás pro­gra­mas de jue­gos?

—Si es­toy en ca­sa, sí. Cuan­do era chi­co me en­can­ta­ba Martini Pre­gun­ta, y aho­ra me gus­tan Aho­ra Cai­go y Es­ca­pe per­fec­to. Cuan­do te­nés ni­ños, los ci­clos de jue­gos sir­ven pa­ra la unión fa­mi­liar. Es una ins­tan­cia pa­ra te­ner a los hi­jos cer­ca y ju­gar con ellos.

—¿En al­gún mo­men­to de tu vi­da sen­tis­te que es­ta­ban “to­dos con­tra vos”?

—No, a ve­ces sen­tí que me ex­pu­se de­ma­sia­do en al­gún lío pun­tual. Los años dan la ma­du­rez pa­ra ele­gir con qué pe­lear y por qué pe­lear. Yo es­toy muy agra­de­ci­do con el lu­gar que ten­go en el me­dio, no pue­do pe­dir más. Tra­ba­jo en los me­jo­res lu­ga­res y per­ma­nen­te­men­te me es­tán apa­re­cien­do tra­ba­jos nue­vos. No ten­go tiem­po de mi­rar pa­ra el cos­ta­do y ver có­mo le va al otro. Me preo­cu­po de cui­dar mi tra­ba­jo, ser ca­da día me­jor y ser ge­ne­ro­so con mis com­pa­ñe­ros. Me ha­ce fe­liz te­ner tra­ba­jo, pe­ro pa­ra que mis hi­jos ten­gan una bue­na edu­ca­ción y pa­ra que a mi fa­mi­lia no le fal­te na­da, no pa­ra te­ner más lu­gar en el me­dio. Con lo que ten­go me so­bra.

—¿Lo de­cís por­que has si­do cri­ti­ca­do por aca­pa­rar de­ma­sia­dos es­pa­cios en los me­dios?

—Mu­cha gen­te me se­ña­la por en­vi­dia, por­que les gus­ta­ría es­tar en mi lu­gar. Lo en­tien­do. De chi­co yo mi­ra­ba a co­le­gas que te­nían esa ex­po­si­ción y pen­sa­ba que me gus­ta­ría lle­gar a ese ni­vel. Pe­ro hay gen­te que lo úni­co que ha­ce es ge­ne­rar en­vi­dia y no se pre­pa­ra. Yo no an­do pi­dien­do tra­ba­jo, me lo han ofre­ci­do. Me han da­do opor­tu­ni­da­des por­que soy res­pon­sa­ble, se­rio y me lle­vo bien con mis com­pa­ñe­ros.

—¿Se ma­ne­jó la po­si­bi­li­dad de que Ca­ta Fe­rrand, tu es­po­sa, for­ma­ra par­te de

To do s c o ntra mí? —Me di­je­ron en un mo­men­to que es­ta­ba esa po­si­bi­li­dad. Me hu­bie­ra en­can­ta­do, hu­bie­ra si­do una opor­tu­ni­dad pre­cio­sa pa­ra vol­ver a tra­ba­jar con ella y pa­ra que vuel­va a La Te­le. Te­ne­mos un sen­ti­mien­to fuer­te por el ca­nal por­que nos co­no­ci­mos ahí, es el lu­gar en el que se cons­tru­yó nues­tra fa­mi­lia. Me pa­re­ce que Ca­ta le hu­bie­ra su­ma­do mu­cho al pa­nel, pe­ro al fi­nal no la con­vo­ca­ron. A mí me lle­ga­ron a pre­gun­tar qué me pa­re­cía la idea y les di­je “ni me di­gan por­que me mue­ro, me en­can­ta”. Pe­ro des­pués no me co­rres­pon­día me­ter­me. No avan­zó y que­dó en la na­da.

—¿Có­mo la ves al fren­te de

Ac á te quie­ro ver (VTV)?

—Es­tá bár­ba­ra y se sien­te fe­liz. Me doy cuen­ta de que cre­ció mu­cho co­mo con­duc­to­ra. Es­tá só­li­da, có­mo­da, pro­po­ne y se di­vier­te. Es la pri­me­ra vez que es­tá en un pro­gra­ma que se ge­ne­ró pa­ra que ella ten­ga su lu­gar, así que es ló­gi­co que se es­té lu­cien­do y bri­llan­do mu­cho más.

—¿Qué tan ce­lo­so sos de tu pa­re­ja?

—Lo jus­to y ne­ce­sa­rio. No me sien­to un ce­lo­so em­pe­der­ni­do. Es­toy aten­to y eso cui­da a la pa­re­ja. La mimo y la acom­pa­ño. Cuan­do ella tie­ne una obra de tea­tro, me di­ce pa­ra ir y yo me que­do en las dos fun­cio­nes. Me en­can­ta ver­la en es­ce­na y com­par­tir con sus com­pa­ñe­ros.

—¿Cuá­les son las cla­ves pa­ra man­te­ner vi­va la re­la­ción des­pués de ocho años?

—Acom­pa­ñar­nos y es­tar pen­dien­tes el uno del otro. Pen­sar en via­jes, va­ca­cio­nes y pro­yec­tos en­tre los dos. El via­je que hi­ci­mos jun­tos a Eu­ro­pa a prin­ci­pios de año fue es­pec­ta­cu­lar pa­ra la pa­re­ja. El pro­ble­ma es­tá cuan­do uno se em­pie­za a cor­tar y ha­cer co­sas de for­ma in­de­pen­dien­te o no quie­re vol­ver a su ca­sa. Yo es­toy co­rrien­do pa­ra lle­gar a ca­sa y ella tam­bién. Eso es lo que ha­ce que es­te­mos tan enamo­ra­dos co­mo la pri­me­ra vez. Tam­bién es fun­da­men­tal ver jun­tos el cre­ci­mien­to de nues­tras hi­jas Ca­ye­ta­na y Si­mo­na, y la unión fa­mi­liar con Joa­co y Flo, mis otros hi­jos.

Hac e-

—Ha­ce unas se­ma­nas en mo s lo que po de­mo s (Uni­ver­sal) te re­fe­ris­te al mo­men­to en el que co­no­cis­te Ca­ta, cuan­do es­ta­bas ca­sa­do. ¿Có­mo re­cor­dás esa eta­pa?

“Pue­do ser agrio a ve­ces, pe­ro los que me tra­tan día a día sa­ben que soy muy di­ver­ti­do”.

P ABLO C AYAFA FO­TOS : MAR­CE­LO C AMPI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.