AMOR DE BAN­DE­RA CRUZADA.

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - CARA O CRUZ -

Da­mián Frascarelli, ex­go­le­ro de Pe­ña­rol, ini­ció una his­to­ria de amor con la mo­de­lo ucra­nia­na Vicky Turusha. Vi­ven en Ecua­dor y se ca­san a fin de año en Uru­guay.

Cuan­do se les pre­gun­ta des­de cuán­do es­tán jun­tos, el fut­bo­lis­ta uru­gua­yo Da­mián Frascarelli y a su no­via, la mo­de­lo ucra­nia­na Vicky Turusha, res­pon­den que no hay fe­cha. “No nos pu­si­mos un tiem­po”, ase­gu­ra el exarquero de Pe­ña­rol y hoy en el Gua­ya­quil City de Ecua­dor.

“Nues­tro amor no se ri­ge por tiem­pos, sino por mo­men­tos vi­vi­dos”, com­ple­men­ta ella. La pa­re­ja ha re­ca­la­do en Uru­guay es­tos días pa­ra unas va­ca­cio­nes en el Es­te a pu­ra pla­ya y re­en­cuen­tro fa­mi­liar.

Lo cier­to es que hu­bo un pri­mer día, una pri­me­ra mi­ra­da que tu­vo lu­gar en un as­cen­sor de la Ciudad de Gua­ya­quil. Él ha­bía via­ja­do a Ecua­dor pa­ra su­mar­se al equi­po lo­cal y ella tam­bién era una re­si­den­te ex­tran­je­ra por mo­ti­vos la­bo­ra­les. A los 14 años, su fa­mi­lia se ra­di­có en Bue­nos Ai­res don­de la jo­ven se ini­ció co­mo mo­de­lo y ac­triz. Tu­vo un pa­sa­je por Ani­ma­les suel­tos y lle­gó a Gua­ya­quil a par­ti­ci­par de un reality de can­to y bai­le.

Vol­ve­mos al as­cen­sor. No se ha­bla­ron, ni si­quie­ra es­tu­vie­ron fí­si­ca­men­te jun­tos den­tro del cu­bícu­lo. El uru­gua­yo iba en el as­cen­sor que pa­ró en un pi­so don­de es­ta­ba ella. Se abrió la puer­ta y so­lo se mi­ra­ron.

“Fue un po­co ro­mán­ti­ca la es­ce­na. No lle­gué a ba­jar en el as­cen­sor. Cru­za­mos mi­ra­das. Con el tiem­po tra­té de ubi­car­la. Me di cuen­ta que a tra­vés de un co­no­ci­do en co­mún, po­día lle­gar a ella. Y le es­cri­bí: em­pe­zó en­ton­ces un tra­ba­jo com­pli­ca­do y lar­go pa­ra po­der en­ta­blar una re­la­ción”, cuen­ta Frascarelli.

Turusha da fe de la ver­sión y aña­de que ese “tra­ba­jo” de se­duc­ción im­pli­có car­tas, re­ga­los, sor­pre­sas y has­ta un pa­sa­ca­lle de de­cla­ra­ción de amor. ¿Qué ter­mi­nó por con­quis­tar­la? La mo­de­lo ucra­nia­na res­pon­de: “Su in­sis­ten­cia y per­se­ve­ran­cia... ¡La ga­rra cha­rrúa!”.

El prin­ci­pal obs­tácu­lo de esos co­mien­zos era el pre­con­cep­to que la ru­bia te­nía so­bre la repu­tación de los fut­bo­lis­tas a la ho­ra de en­ta­blar ro­man- ces. “Yo co­no­cía mu­chos fut­bo­lis­tas y su for­ma de re­la­cio­nar­se con las mu­je­res de­ja­ba mu­cho que desear”, cuen­ta.

Frascarelli opina que da­do el com­por­ta­mien­to ma­chis­ta y vo­lá­til de al­gu­nos deportistas se ha man­cha­do la pro­fe­sión a la ho­ra de con­si­de­rar­los una pa­re­ja se­ria.

“Por ese pre­con­cep­to, me cos­tó el do­ble to­do con ella”, re­ve­la.

En la ac­tua­li­dad, Vicky Turusha tra­ba­ja en la TV de Ecua­dor al fren­te de un pro­gra­ma de fa­rán­du­la.

Jun­tos y a la par. Da­mián Frascarelli y Vicky Turusha vi­ven el uno pa­ra el otro.“Es­ta­mos la ma­yor par­te del día jun­tos, salvo cuan­do él en­tre­na o yo es­toy en el ca­nal. Uno de nues­tros de­seos de fin de año era te­ner más tiem­po por­que no nos da el día pa­ra que­rer­nos”, cuen­taTu­rus­ha.

El fut­bo­lis­ta orien­tal am­plía la idea: “Dis­fru­ta­mos mu­cho. A lo me­jor no es muy co­mún es­tar to­do el día jun­to a tu pa­re­ja y no can­sar­te. Pe­ro nos pasa. Cuan­do llega la no­che, la­men­ta­mos el fi­nal del día”.

El más ro­mán­ti­co de los de­fen­so­res de los tres pa­los com­ple­men­ta que las ac­ti­vi­da­des pre­fe­ri­das de la pa­re­ja son to­mar ma­te (sí, la ucra­nia­na se adap­tó bien a la in­fu­sión rio­pla­ten­se), ha­cer ejer­ci­cio y com­par­tir fo­tos o vi­deos con sus se­gui­do­res.

“Ade­más de pa­re­ja, so­mos muy ami­gos y com­pa­ñe­ros. Cuan­do él no es­tá bien emo­cio­nal­men­te por al­gu­na cir­cuns­tan­cia de su tra­ba­jo, le doy áni­mo y él tie­ne la mis­ma ac­ti­tud ha­cia mi”, ase­gu­ra Turusha.

Am­bos son muy fa­mo­sos en Gua­ya­quil: él por mo­ti­vos de­por­ti­vos y ella por los ar­tís­ti­cos.

“So­mos una pa­re­ja pú­bli­ca, pe­ro so­mos sú­per tran­qui­los y evi­ta­mos los am­bien­tes ra­ros”, ase­gu­ra Turusha.“Ha­ce­mos nues­tro tra­ba­jo y vol­ve­mos a nues­tra ca­sa pa­ra dis­fru­tar­nos”, agre­ga.

No les gus­ta el al­cohol y nun­ca han sa­li­do no­che. Ni si­quie­ra en es­tos días que es­tu­vie­ron de va­ca­cio­nes, pri­me­ro en Pi­riá­po­lis y lue­go en Pun­ta del Es­te, han ele­gi­do al­gu­na op­ción de en­tre­te­ni­mien­to noc­turno.

“En Ecua­dor nos han in­vi­ta­do a al­gu­na fies­ta o even­to y pre­fe­ri­mos que­dar­nos pa­ra evi­tar los co­men­ta­rios y man­te­ner el per­fil más ba­jo po­si­ble”, cuen­ta el de­por­tis­ta uru­gua­yo.

Com­pro­me­ti­dos. El ges­to más ro­mán­ti­co de Da­mián Frascarelli has­ta el mo­men­to ha si­do el pe­di­do de ma­tri­mo­nio ha­cia Vicky Turusha, en ju­lio pa­sa­do.

El uru­gua­yo se apren­dió la pre­gun­ta “¿Te que­rés ca­sar con­mi­go?” en ucra­niano y tras una ce­na ro­mán­ti­ca y la en­tre­ga de un ra­mo de flo­res, se lo di­jo.

Ella no pa­ra­ba de llo­rar de la emo­ción y tras con­fir­mar­lo, com­par­tió una fo­to en las re­des so­cia­les en la que se ve es­cri­to en la palma de su mano es­tas pa­la­bras:“Le di­je que sí”.

El ca­sa­mien­to se­rá en Uru­guay a fin del año 2019.“Es un Romeo”, des­cri­be al uru­gua­yo la mo­de­lo de Ucra­nia.

En Uru­guay. La pa­re­ja lle­gó a fi­na­les de di­ciem­bre al país con el do­ble ob­je­ti­vo de las va­ca­cio­nes y que Vicky Turusha co­noz­ca la tie­rra de Frascarelli y a su fa­mi­lia.

“Me cos­tó mu­cho ve­nir a Uru-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.