¿VI­RA­LI­ZAR ES DE­LI­TO?

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - CARA O CRUZ -

Caso Ro­mano pu­so de nue­vo el te­ma en el

ta­pe­te. To­das las ver­sio­nes.

El caso de Ro­dri­go Ro­mano ha pues­to el te­ma nue­va­men­te so­bre el ta­pe­te. La ex­mu­jer del re­la­tor lo de­nun­ció por vio­len­cia do­més­ti­ca y él, por di­fa­ma­ción. Se­gún el tes­ti­mo­nio de ella, el re­la­tor te­nía cin­co aman­tes. Pe­ro más allá de la his­to­ria de la separación, el de­ba­te se cen­tra en si las fo­tos y vi­deos vi­ra­les con­for­man en sí mis­mo una prác­ti­ca de­lic­ti­va. El abo­ga­do Andrés Oje­da ci­ta el fla­man­te de­li­to de “di­vul­ga­ción de gra­ba­cio­nes o imá­ge­nes de con­te­ni­do ín­ti­mo” cu­yas pe­nas van de seis me­ses a dos años de pri­sión. Des­de 2012 hu­bo va­rias “víc­ti­mas” de la vi­ra­li­za­ción, en­tre ellas Ch­ris Na­mús, Ig­na­cio Ál­va­rez o la chi­ca gra­ba­da en el cam­ping de San­taTe­re­sa. En nin­guno de es­tos an­te­ce­den­tes hu­bo res­pon­sa­bles cas­ti­ga­dos.

Cuan­do una se­ño­ra, pro­duc­to­ra ru­ral ella, se con­vir­tió en el in­vo­lun­ta­rio haz­me reír del país en­te­ro con aque­llo de “la tar­je­ta de las mu­ca­mas”, su pri­me­ra reac­ción fue ce­rrar sus cuen­tas en re­des so­cia­les y se re­clu­yó en su ca­sa.

No sa­lió por va­rios días, aver­gon­za­da por la vi­ra­li­za­ción de una con­ver­sa­ción que tu­vo con una fun­cio­na­ria de call cen­ter y en la que ha­bría em­plea­do la iro­nía co­mo hu­mo­ra­da fren­te a sus ami­gas, que es­ta­ban en la ca­sa mien­tras ella ha­bla­ba en al­ta voz con la te­le­fo­nis­ta del ci­ne.

La mu­jer ape­ló a los ser­vi­cios de un abo­ga­do y me­ses des­pués de la di­fu­sión hi­zo un acuer­do con la em­pre­sa del call cen­ter que im­pli­có un re­sar­ci­mien­to eco­nó­mi­co y las par­tes die­ron el te­ma por ter­mi­na­do sin que se lle­gue a es­tra­dos ju­di­cia­les.

Hoy, la vi­ra­li­za­ción de con­te­ni­do pa­ra una au­dien­cia o un fin dis­tin­to al que fue crea­do por su pro­ta­go­nis­ta es­tá de nue­vo en el ta­pe­te y se ha co­bra­do otra víc­ti­ma na­cio­nal: Ro­dri­go Ro­mano. El re­la­tor es­tá en cri­sis con su pa­re­ja de ha­ce cua­tro años, Fer­nan­da Del Río, quien dio su ver­sión y di­jo que to­do co­men­zó el 26 de di­ciem­bre cuan­do re­ci­bió chats de­mos­tra­to­rios de pre­sun­tas in­fi­de­li­da­des del re­la­tor.

Se­gún el tes­ti­mo­nio de Del Río, ha­bía cin­co even­tua­les aman­tes y las seis mu­je­res for­ma­ron un gru­po de What­sApp don­de com­par­ten au­dios y cap­tu­ras que in­vo­lu­cran a Ro­mano. Ese es el cal­do de cul­ti­vo de las fo­tos y vi­deos ín­ti­mos del re­la­tor que sa­lie­ron a la luz en los días su­ce­si­vos.

Pri­me­ro, co­men­za­ron a cir­cu­lar

fo­tos y vi­deos de Ro­mano re­co­gien­do la ro­pa en la pis­ci­na de la ca­sa que com­par­tían con Del Río y en una cap­tu­ra de pan­ta­lla se lo ca­li­fi­ca­ba de “vio­len­to”. Las imá­ge­nes da­tan del 26 o 27 de di­ciem­bre, cuan­do se des­en­ca­de­nó la cri­sis y ella le ti­ró sus per­te­nen­cias al agua.

El con­tra­ata­que de Ro­mano fue una ame­na­za de de­nun­cia por di­fa­ma­ción e in­ju­rias. Del Río re­cha­za ese “co­mu­ni­ca­do in­fa­me” y exi­ge una disculpa pú­bli­ca.

La mu­jer ase­gu­ra que las fo­tos de la pis­ci­na fue­ron to­ma­das por la em­plea­da do­més­ti­ca de la ca­sa, quien se las re­en­vío a ella y Del Río las com­par­tió con “las otras chi­cas”. Es de­cir, con el gru­po de las “aman­tes” de Ro­mano. Ese fue el co­mien­zo de la pri­me­ra vi­ra­li­za­ción.

Pe­ro la se­gun­da fue mu­cho más gra­ve. El 3 de enero co­men­zó a cir­cu­lar un vi­deo ín­ti­mo del re­la­tor.“Ese vi­deo no me lo en­vió a mí. No fue gra­ba­do en es­ta ca­sa y no sé quién lo dio a co­no­cer”, se des­mar­ca Del Río.

Ella pre­su­me que la res­pon­sa­ble fue al­gu­na de “las otras chi­cas”, aun­que

nin­gu­na asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad. A su vez, al­gu­nas de ellas tam­bién es­tán preo­cu­pa­das por­que el in­ter­cam­bio de imá­ge­nes de al­to vol­ta­je era mu­tuo con Ro­mano. Es de­cir, él tam­bién cuen­ta con fo­tos ín­ti­mas de una o va­rias de ellas.

Pu­ni­ble. El abo­ga­do Andrés Oje­da, es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho Pe­nal, ase­gu­ró que exis­te una nueva fi­gu­ra de­lic­ti­va que cas­ti­ga el com­por­ta­mien­to de “vi­ra­li­zar” imá­ge­nes pri­va­das. La fi­gu­ra tie­ne el nom­bre de “di­vul­ga­ción de gra­ba­cio­nes o con­te­ni­do ín­ti­mo” y fue crea­da por la re­cien­te ley con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro (número 19580), san­cio­na­da en 2017.

“Ya hu­bo dos o tres for­ma­li­za­cio­nes por es­te de­li­to, aun­que los ca­sos se ce­rra­ron con acuer­dos”, aña­de el le­tra­do. La pe­na va de seis me­ses a dos años de pe­ni­ten­cia­ría.

So­bre el caso de Ro­mano, Oje­da agre­ga: “Yo creo que Ro­dri­go tie­ne una de­nun­cia pa­ra ha­cer”.

Ig­na­cio Du­rán, el abo­ga­do de Ro­mano, no men­cio­na es­te fla­man­te de­li­to pe­ro sí ha­bla de una po­si­ble vio­len­cia pri­va­da (ex­tor­sión) en cuan­to Fer­nan­da o al­gu­na de “las otras chi­cas”, ha­bría coac­cio­na­do a Ro­mano a cam­bio de no di­fun­dir (más) imá­ge­nes de la es­fe­ra pri­va­da.

Na­die sa­be cuán­do ter­mi­na­rá la es­ca­la­da de es­ta es­pe­cie de “Gue­rra de los Ro­ses” en la era del What­sApp. Los abo­ga­dos de Ro­mano y de su ex­pa­re­ja man­tie­nen diá­lo­go pa­ra ru­bri­car un acuer­do de no agre­sión mu­tua. Lo mis­mo ocu­rría con “las otras chi­cas”.

La ex­pa­re­ja de Ro­mano, Fer­nan­da Del Río, nie­ga ha­ber vi­ra­li­za­do el vi­deo se­xual. Sí com­par­tió las fo­tos de la pis­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.