Re­vés pa­ra el Pa­pa

El Pais (Uruguay) - - INTERNACIONAL - CLAU­DIO FANT I N I LA BITÁCORA

La je­rar­quía ca­tó­li­ca su­fre una de­rro­ta más en su eter­na pre­ten­sión de gra­vi­tar so­bre el Es­ta­do se­cu­lar y sus le­yes. Des­de el Re­na­ci­mien­to, una nos­tal­gia me­die­val la hi­zo atra­ve­sar la historia li­bran­do ba­ta­llas con­tra la se­cu­la­ri­dad en la cien­cia, la mo­ral y la ju­ris­pru­den­cia. Co­men­zó a per­der­las en el nor­te del Oc­ci­den­te cris­tiano, pe­ro lo­gra­ba pre­va­le­cer so­bre el Es­ta­do en el he­mis­fe­rio sur. Por eso pu­do re­tra­sar la le­ga­li­za­ción del di­vor­cio, los an­ti­con­cep­ti­vos y los pre­ser­va­ti­vos, en­tre otros pa­sos que ya se ha­bían da­do en el mun­do desa­rro­lla­do.

La le­ga­li­za­ción del abor­to es la ba­ta­lla que, aho­ra, la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca es­tá per­dien­do en Ar­gen­ti­na, don­de ha­bía per­di­do la ba­ta­lla del di­vor­cio en los años 80 y ha­ce po­co la que li­bró con­tra el ma­tri­mo­nio gay.

Igual que a las an­te­rio­res, a la ba­ta­lla con­tra la le­ga­li­za­ción del abor­to la per­dió pri­me­ro en la so­cie­dad. Des­de ha­ce tiem­po, una cla­ra ma­yo­ría es fa­vo­ra­ble a le­ga­li­zar­lo. La vo­ta­ción de los dipu­tados no hi­zo más que re­fle­jar la po­si­ción ma­yo­ri­ta­ria. In­clu­so, la di­fe­ren­cia en­tre la por­ción de ar­gen­ti­nos fa­vo­ra­bles y la de los con­tra­rios, es bas­tan­te ma­yor a la que re­fle­jó el vo­to de los le­gis­la­do­res. El he­cho es que a es­ta ba­ta­lla que si­gue mar­can­do el len­to, pe­ro con­ti­nuo, re­tro­ce­so de la gra­vi­ta­ción de la je­rar­quía ca­tó­li­ca so­bre el Es­ta­do y so­bre las le­yes, la per­dió na­da me­nos que el Pa­pa ar­gen­tino.

La igle­sia y las or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra­ecle­siás­ti­cas usa­ron to­do su po­der de pre­sión, sin al­can­zar el ob­je­ti­vo. Y la ra­zón es que a la pul­sea­da ya la ha­bían per­di­do en la so­cie­dad ci­vil.

Si se hu­bie­ra rea­li­za­do un re­fe­rén­dum, co­mo en su mo­men­to hi­cie­ron paí­ses no­ta­ble­men­te ca­tó­li­cos co­mo Ita­lia y Por­tu­gal, y el mes pa­sa­do na­da me­nos que Ir­lan­da, la tie­rra de San Pa­tri­cio, cu­yos má­xi­mos sím­bo­los na­cio­na­les son la Cruz Cel­ta y el tré­bol con que el pre­di­ca­dor ex­pli­ca­ba la “san­tí­si­ma tri­ni­dad”, los ar­gen­ti­nos ha­brían vo­ta­do igual que por­tu­gue­ses, ita­lia­nos e ir­lan­de­ses.

En Ar­gen­ti­na, lo que hi­zo que una ma­yo­ría de dipu­tados prio­ri­za­ra el sen­tir ma­yo­ri­ta­rio en la so­cie­dad, fue en­ten­der que una op­ción im­pli­ca im­po­ner la con­vic­ción de un sec­tor a otro que pien­sa di­fe­ren­te, mien­tras que la otra op­ción no im­po­ne a na­die na­da que va­ya con­tra sus con­vic­cio­nes.

Re­cha­zar la ley im­pli­ca­ba que el sec­tor an­ti­abor­tis­ta se­gui­ría im­po­nien­do su con­vic­ción al sec­tor pro­le­ga­li­za­ción; mien­tras que apro­bar­la no obli­ga ab­so­lu­ta­men­te a na­die a na­da que re­cha­ce. Nin­gu­na mu­jer es­ta­rá obli­ga­da a abor­tar si el Se­na­do com­ple­ta el pa­so que die­ron los dipu­tados. Un pa­so que, a pe­sar de sus am­bi­güe­da­des, hi­zo po­si­ble Ma­cri. Y que in­ten­tó im­pe­dir su ar­chi­opo­si­tor: el Pa­pa Fran­cis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.