Po­lé­mi­ca en Bra­sil por la es­te­ri­li­za­ción “for­za­da” en mu­jer

El juez dio la or­den di­cien­do que te­nía el con­sen­ti­mien­to

El Pais (Uruguay) - - INTERNACIONAL - AFP / RÍO DE JA­NEI­RO

El ca­so de una mu­jer dro­ga­dic­ta que fue so­me­ti­da a una es­te­ri­li­za­ción “for­za­da” por or­den de un juez le­van­ta pol­va­re­da en Bra­sil. Ja­nai­na Apa­re­ci­da Qui­rino, ma­dre de sie­te ni­ños y em­ba­ra­za­da de un oc­ta­vo, fue so­me­ti­da a una li­ga­du­ra de trom­pas en Mo­co­ca, en el in­te­rior de San Pablo, por or­den de un juez que ase­gu­ra que la mu­jer lo que­ría.

Sin em­bar­go, el diario Fol­ha de S. Pau­lo sa­có a la luz otra ver­sión, ase­gu­ran­do que la mu­jer era una sin te­cho y fue so­me­ti­da al pro­ce­di­mien­to sin su con­sen­ti­mien­to.

El Ins­ti­tu­to de Ga­ran­tías Pe­na­les (IGP), una ONG fun­da­da por abo­ga­dos, coin­ci­dió en esa ver­sión y di­jo que “Ja­nai­na des­per­tó ba­jo la cus­to­dia de per­so­nas que no co­no­cía, co­mo par­te de un ca­so ju­di­cial del cual no ha­bía si­do in­for­ma­da”. La or­ga­ni­za­ción lle­gó a com­pa­rar la si­tua­ción a la no­ve­la El Pro­ce­so de Franz Kaf­ka, que re­la­ta la historia de un hom­bre que fue en­jui­cia­do sin si­quie­ra ha­ber si­do in­for­ma­do de qué se le acu­sa­ba.

Tras la re­per­cu­sión del ar­tícu­lo en Fol­ha, el juez Djal­ma Mo­rei­ra Go­mes ase­gu­ró que Ja­nai­na no era una sin te­cho e in­sis­tió en que ex­pre­só su acuer­do de for­ma “to­tal­men­te cons­cien­te” en un do­cu­men­to fir­ma­do de su pro­pia mano.

El am­bien­te fa­mi­liar de Ja­nai­na “se ca­rac­te­ri­za­ba por la de­pen­den­cia a las dro­gas de los pa­dres, su fra­ca­so en se­guir los tra­ta­mien­tos re­co­men­da­dos, agre­sio­nes fí­si­cas en la pa­re­ja, vio­len­cia fí­si­ca con­tra los hi­jos (...) y di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras”, ar­gu­men­tó el juez en un co­mu­ni­ca­do.

Sin em­bar­go, de­ta­lles cru­cia­les del ca­so, in­clu­so sus fe­chas, son po­co cla­ros. La or­den del juez es­tá fe­cha­da en oc­tu­bre de 2017, cuan­do Ja­nai­na es­ta­ba em­ba­ra­za­da, y la es­te­ri­li­za­ción se hi­zo des­pués del alum­bra­mien­to.

El do­cu­men­to que ella ha­bría fir­ma­do, pu­bli­ca­do por la pren­sa, es de 2015. Se­gún el juez, exis­te un in­for­me de un psi­có­lo­go que co­rro­bo­ra el con­sen­ti­mien­to, pe­ro per­ma­ne­ce ba­jo se­cre­to ju­di­cial. Se­gún tras­cen­di­dos, la mu­jer ni si­quie­ra ten­dría un abo­ga­do, lo que po­dría ge­ne­rar dudas so­bre la va­li­dez de to­do lo que ella pu­die­ra ha­ber fir­ma­do.

Sea co­mo fue­re, la historia de Ja­nai­na desató de­ba­tes. El IGP afir­mó in­clu­so que es­ta es­te­ri­li­za­ción for­za­da es co­mo la “eu­ge­ne­sia que se ha­ce con los ani­ma­les”.

Ja­nai­na Pas­choal, abo­ga­da cé­le­bre por su pa­pel en el im­peach­ment a Dil­ma Rous­seff en 2016, con­si­de­ra que es­te era un tí­pi­co “hard ca­se” (ca­so du­ro) ya que se tra­ta­ba de una “usua­ria de crack, con su­ce­si­vas ges­ta­cio­nes y va­rios hi­jos aban­do­na­dos, víctimas de vio­len­cia”. “Es ver­dad que, de los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos, la es­te­ri­li­za­ción es el más drás­ti­co, pe­ro es un mé­to­do lí­ci­to (...) El juez y el pro­mo­tor pen­sa­ron en los ni­ños”, es­cri­bió Pas­choal en Twit­ter.

La mu­jer tie­ne sie­te hi­jos, adic­ta a las dro­gas y “sin te­cho”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.