El Ins­ti­tu­to de De­re­cho Pe­nal en con­tra de ma­yor po­der a Po­li­cía

El mi­nis­tro Bo­no­mi cul­pó a jue­ces de afec­tar la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad

El Pais (Uruguay) - - NACIONAL - VA­LE­RIA GIL

El Ins­ti­tu­to de De­re­cho Pe­nal y Cri­mi­no­lo­gía de la Ude­lar cues­tio­nó las mo­di­fi­ca­cio­nes pro­pues­tas por el Po­der Eje­cu­ti­vo al Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal que “em­po­de­ran a la Po­li­cía mi­ni­mi­zan­do al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co”.

El in­for­me que fue en­tre­ga­do a la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción del Se­na­do —y al que tu­vo ac­ce­so El País— fue rea­li­za­do por el pro­fe­sor ad­jun­to Car­los Uriar­te. Se con­clu­ye que con la re­for­ma pro­yec­ta­da, la Po­li­cía co­bra ma­yor au­to­no­mía al su­pri­mir­se el pa­sa­je que su­je­ta­ba su ac­ti­vi­dad pro­ce­sal pe­nal a “las ins­truc­cio­nes que les im­par­tan los fis­ca­les”.

Es­ta opinión lle­ga en mo­men­tos en que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior se en­fren­ta al sis­te­ma ju­di­cial por la pues­ta en mar­cha del nue­vo CPP y el au­men­to de de­li­tos. “Con de­ci­sio­nes ju­di­cia­les se es­tá afec­tan­do la po­lí­ti­ca pú­bli­ca de se­gu­ri­dad y eso no co­rres­pon­de, el juez no pue­de cam­biar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas”, ase­gu­ró el mi­nis­tro Eduar­do Bo­no­mi, so­bre la de­sig­na­ción de cus­to­dias po­li­cia­les en ca­sos de vio­len­cia do­més­ti­ca que desafec­ta a unos 500 efec­ti­vos del pa­tru­lla­je en Mon­te­vi­deo. Y di­jo es­tar se­gu­ro de que “exis­te re­sis­ten­cia” al nue­vo CPP de par­te de los ope­ra­do­res ju­di­cia­les, en­tre jue­ces, fis­ca­les y tam­bién la po­li­cía.

Des­de el pun­to de vis­ta del Ins­ti­tu­to de De­re­cho Pe­nal y Cri­mi­no­lo­gía, el pro­ble­ma más gra­ve es que con las mo­di­fi­ca­cio­nes pro­pues­tas por In­te­rior “se pro­fun­di­za de he­cho la vie­ja de­ten­ción en ave­ri­gua­ción”, de “in­du­da­ble in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad”, ya que se en­tien­de vul­ne­ra el ar­tícu­lo 15 de la Cons­ti­tu­ción, que re­fie­re a la or­den ju­di­cial y exis­ten­cia de fla­gran­cia.

De acuer­do al tex­to ori­gi­nal del Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal, la po­si­bi­li­dad de con­sig­nar las de­cla­ra­cio­nes de tes­ti­gos que­da­ba li­mi­ta­da a la de­ten­ción en ca­so de fla­gran­cia o fu­ga o a la ta­rea de res­guar­dar el lu­gar del he­cho y con­ser­var ob­je­tos de prue­ba. Con la mo­di­fi­ca­ción, se ad­vier­te que la Po­li­cía po­dría ob­te­ner da­tos de tes­ti­gos y re­ci­bir de­cla­ra­cio­nes en cual­quier fa­se de la in­ves­ti­ga­ción, “en so­li­ta­rio” y sin ins­truc­cio­nes de los fis­ca­les. El he­cho de que se per­mi­ta la de­ten­ción de una per­so­na “que se dis­pon­ga a co­me­ter un de­li­to” —con el am­plio mar­gen de apre­cia­ción que con­lle­va— “es­tá en las an­tí­po­das de la fla­gran­cia”, ase­gu­ra.

Por otra par­te, se ad­vier­te que jun­to con la in­cor­po­ra­ción de la Ley de Pro­ce­di­mien­to Po­li­cial se de­ja abier­ta la po­si­bi­li­dad de au­men­tar las fa­cul­ta­des de los efec­ti­vos por vía re­gla- men­ta­ria, en una suer­te de “ley pro­ce­sal en blan­co”. Por el ar­tícu­lo 54 del CPP, la Po­li­cía, una vez re­ci­bi­da la de­nun­cia o co­no­ci­do el he­cho, “in­for­ma­rá in­me­dia­ta­men­te” al fis­cal.

Con los cam­bios pro­pues­tos, esas ac­tua­cio­nes que­dan asociadas a la eva­lua­ción de la gra­ve­dad del he­cho que ha­ga la Po­li­cía. El nue­vo tex­to ha­bi­li­ta a los efec­ti­vos a rea­li­zar las di­li­gen­cias que co­rres­pon­dan a la in­ves­ti­ga­ción, su­pri­mien­do la obli­ga­ción de in­for­mar de in­me­dia­to. “Ca­be la po­si­bi­li­dad de in­ter­pre­tar es­ta dis­po­si­ción con­clu­yen­do que la Po­li­cía no tie­ne por qué in­for­mar de los de­li­tos que con­si­de­ra gra­ves, y que se de­ja a su cri­te­rio la eva­lua­ción co­rres­pon­dien­te”, sos­tie­ne el in­for­me en­tre­ga­do al Par­la­men­to. La Po­li­cía po­dría no in­tro­du­cir el ca­so en el sis­te­ma in­for­má­ti­co, no in­for­mar de in­me­dia­to e in­ves­ti­gar, pa­ra in­for­mar con pos­te­rio­ri­dad. Si su­ce­die­ra es­to, “la si­tua­ción ten­dría una gra­ve­dad inusi­ta­da y un re­tro­ce­so en or­den a las fa­cul­ta­des de los fis­ca­les y las ga­ran­tías pro­ce­sa­les”.

En tan­to, el mis­mo in­for­me de Uriar­te se­ña­la que el es­ta­ble­ci­mien­to de la pri­sión pre­ven­ti­va pre­cep­ti­va (co­mo re­gla y en de­ter­mi­na­dos ca­sos de re­in­ci­den­cia y reite­ran­tes) “es os­ten­si­ble­men­te in­cons­ti­tu­cio­nal e in­con­ven­cio­nal”. Se sos­tie­ne que la dis­po­si­ción vul­ne­ra la na­tu­ra­le­za cau­te­lar de la pri­sión pre­ven­ti­va, el prin­ci­pio de igual­dad (al dis­cri­mi­nar se­gún au­to­res) y el prin­ci­pio de inocen­cia, por­que se au­to­ri­za la re­clu­sión cuan­do no hay sen­ten­cia fir­me con­de­na­to­ria.

Asi­mis­mo se opi­na en con­tra de la li­mi­ta­ción de la li­ber­tad an­ti­ci­pa­da pa­ra los de­li­tos de le­sio­nes gra­ves y gra­ví­si­mas. Se en­tien­de que la mis­ma “no es un be­ne­fi­cio, es un de­re­cho”. En con­jun­to, las me­di­das que se de­no­mi­nan “con­tra­rre­for­ma” ge­ne­ra­rán un “inusi­ta­do au­men­to de la ta­sa de pri­sio­ni­za­ción”, fi­na­li­za el in­for­me. “El em­po­de­ra­mien­to po­li­cial no es bueno cuan­do se ha­ce en des­me­dro de ga­ran­tías; tam­po­co es bueno que sea des­de el Mi­nis­te­rio del In­te­rior que se ur­dan es­tos pro­yec­tos pan­pu­ni­ti­vos, que nos em­pu­jan ha­cia el irra­cio­nal au­men­to de la pri­sio­ni­za­ción con la vie­ja receta de ad­mi­nis­trar la reite­ra­ción y la re­in­ci­den­cia, sea pa­ra am­pliar el in­gre­so a la cár­cel”, con­clu­ye Uriar­te.

SAN­CIO­NES. Mar­ce­lo Do­mín­guez, otro do­cen­te gra­do tres del Ins­ti­tu­to de Cri­mi­no­lo­gía, fus­ti­gó los cam­bios pro­pues­tos por el Eje­cu­ti­vo al Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal. Con­si­de­ró que es­ta­ble­cer la pri­sión pre­ven­ti­va co­mo pre­cep­ti­va es in­cons­ti­tu­cio­nal, ade­más de co­li­sio­nar con to­das las Con­ven­cio­nes, Tra­ta­dos y Pac­tos de los De­re­chos Hu­ma­nos ra­ti­fi­ca­dos por Uru­guay, con el in­mi­nen­te ries­go de traer apa­re­ja­das san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Asi­mis­mo se sub­ra­ya que “no es pa­ra na­da re­co­men­da­ble” la res­tric­ción de la li­ber­tad an­ti­ci­pa­da ni de las li­ber­ta­des vi­gi­la­das en los pro­ce­sos abre­via­dos, pues­to que de esa for­ma se sa­tu­ra­ría el sis­te­ma, se­ría me­nos efi­caz y se vol­ve­ría a con­tar con una can­ti­dad im­por­tan­te de pre­sos sin con­de­na, tal co­mo su­ce­día con el vie­jo CPP. Al fi­nal de su in­for­me, Do­mín­guez ma­ni­fies­ta su más ab­so­lu­to re­cha­zo a los cam­bios pro­pues­tos por el Eje­cu­ti­vo y pi­de no apro­bar­los, al en­ten­der que “aten­tan con­tra el Es­ta­do de De­re­cho”.

OPINIÓN. Es­pe­cia­lis­tas en Cri­mi­no­lo­gía en­tien­den que la re­for­ma del CPP da po­de­res a la Po­li­cía en des­me­dro del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.