Pa­ra­le­lis­mos Opinión di­fe­ren­te

El Pais (Uruguay) - - ECOS - Es­te­ban Vi­cen­te | Co­lo­nia

Ecos es una pá­gi­na abier­ta a las in­quie­tu­des de to­dos los lec­to­res. Los men­sa­jes que se en­vían de­ben es­tar acom­pa­ña­dos del nom­bre com­ple­to del au­tor, su di­rec­ción y un te­lé­fono o di­rec­ción elec­tró­ni­ca de con­tac­to. Los coor­di­na­do­res se re­ser­van el de­re­cho de edi­tar los men­sa­jes que se ex­tien­dan

más allá de 20 lí­neas me­ca­no­gra­fia­das, los que reite­ren un mis­mo con­cep­to o aque­llos que in­clu­yan afir­ma­cio­nes agra­vian­tes pa­ra per­so­nas o ins­ti­tu­cio­nes. Si un co­rres­pon­sal no es­tá dis­pues­to a que su men­sa­je sea abre­via­do, de­be de­jar ex­pre­sa cons­tan­cia de ello.

to mun­dial de la mu­gre y el desaseo, pues no creo que ha­ya otra ciu­dad en el mun­do que pue­da com­pe­tir con no­so­tros. ¡Al me­nos yo no co­noz­co!

@Enan­ca­dos en el cam­peo­na­to mun­dial de fút­bol se apre­cian to­do ti­po de pro­gra­mas te­le­vi­si­vos, ra­dia­les, de ci­ne, spots pu­bli­ci­ta­rios, etc., que ha­cen re­fe­ren­cia a to­da la mís­ti­ca fut­bo­lís­ti­ca y sa­tu­ran nues­tra ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción me­diá­ti­ca, ya bas­tan­te de­te­rio­ra­da, des­de que la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca uti­li­za gra­tui­ta y com­pul­si­va­men­te los me­dios pa­ra ex­pli­car­nos que la OSE es un or­ga­nis­mo del Es­ta­do “efi­cien­te” y qué es lo que de­be­mos ha­cer con el agua potable.

Así es que es­cu­cha­mos ha­blar so­bre el “pro­ce­so” del Maes­tro Ta­bá­rez co­mo al­go ex­cep­cio­nal y que hi­cie­ra que Uru­guay cla­si­fi­ca­ra a Ru­sia di­rec­ta­men­te, es de­cir sin te­ner que ir a una re­pes­ca o re­pe­cha­je co­mo en las dos an­te­rio­res oca­sio­nes. Re­sul­ta evi­den­te que se im­po­ne un men­sa­je en la so­cie­dad de que exis­ten in­di­vi­duos que por sus vir­tu­des de­por­ti­vas desa­rro­lla­das en Eu­ro­pa, han he­cho gran­des for­tu­nas y que oca­sio­nal­men­te —cuan­do sus obli­ga­cio­nes con­trac­tua­les así lo per­mi­ten— vie­nen a nues­tro país y vis­ten la ca­mi­se­ta de la Se­lec­ción con­vir­tién­do­se en re­fe­ren­tes y has­ta nos “ven­den” pro­duc­tos co­mer­cia­les.

Fie­les con la pré­di­ca del ac­tual par­ti­do de go­bierno de que en nues­tro país to­do co­men­zó el 1 de mar­zo de 2005 y to­do lo an­te­rior es­ta­ba con­ta­mi­na­do por la “de­re­cha”, la se­lec­ción de fút­bol ma­yor co­men­zó con el “pro­ce­so” y to­do lo lo­gra­do por los com­bi­na­dos ce­les­tes pre­vios prác­ti­ca­men­te no eran com­pa­ra­bles al cuar­to pues­to lo­gra­do en Su­dá­fri­ca 2010: ¡so­lo fue­ron cam­peo­nes olím­pi­cos en 1924 y 28, cam­peo­nes mun­dia­les en 1930 y 1950, cuartos en 1954 y 1970…! Es ob­vio que la me­mo­ria po­pu­lar es breve, por no de­cir nu­la tan­to en po­lí­ti­ca co­mo en fút­bol. Mu­chas ve­ces ob­ser­va­mos que la historia des­cri­be epi­so­dios en los que el his­to­ria­dor afir­ma he­chos que en reali­dad no exis­tie­ron o los de­for­ma a su con­ve­nien­cia. Así es que se pre­ten­de en­se­ñar a nues­tros ni­ños que el MLN Tu­pa­ma­ros lu­chó con­tra la dic­ta­du­ra, cuan­do és­ta co­men­zó en ju­nio de 1973 y ha­cía tiem­po que es­ta­ban pre­sos a con­se­cuen­cia de sus ac­tos cri­mi­na­les con­tra un go­bierno le­gí­ti­ma­men­te ele­gi­do por el pue­blo en ese en­ton­ces. Cu­rio­sa­men­te tam­po­co exis­te un co­men­ta­rio so­bre la ad­he­sión de la cen­tral sin­di­cal a los co­mu­ni­ca­dos de los mi­li­ta­res de fe­bre­ro de 1973, pues cre­ye­ron que eran de “iz­quier­da”, co­mo aho­ra 45 años des­pués y fie­les a su pré­di­ca apo­yan a re­gí­me­nes co­mo los de Cas­tro, Ma­du­ro y Or­te­ga.

Aho­ra, aco­sa­dos en va­rios fren­tes por su to­tal inope­ran­cia gu­ber­na­men­tal de­bi­do al des­me­su­ra­do cos­to es­ta­tal, su­pues­ta­men­te di­ri­gi­do a com­ba­tir la in­se­gu­ri­dad, la in­efi­cien­cia de la sa­lud pú­bli­ca y la caída de los es­tán­da­res de la en­se­ñan­za pú­bli­ca, la ciu­da­da­nía se mo­vi­li­za har­ta de es­cu­char pro­me­sas del Sr. Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y de sus mi­nis­tros, mien­tras que la cen­tral sin­di­cal, que co­go­bier­na, pre­ten­de ma­yo­res gas­tos —sin con­tra­par­ti­da de ma­yor efi­cien­cia— ba­sa­dos en el pro­me­ti­do 6% del PIB en la cam­pa­ña elec­to­ral. El “ap­pa­rat­chik” y la “no­men­kla­tu­ra” del FA apues­tan al fút­bol y a la di­vi­sión de la opo­si­ción co­mo me­dios pa­ra su­pe­rar sus ac­tua­les di­fi­cul­ta­des y lo­grar un cuar­to man­da­to elec­to­ral el año pró­xi­mo. Si no se­gui­rán con la can­di­da­tu­ra al Mun­dial de 2030 con­jun­ta­men­te con Ar­gen­ti­na y Pa­ra­guay. Al­go tan utó­pi­co co­mo el “Tren de los pue­blos li­bres”, más aho­ra con el ajus­te que de­be­rá en­fren­tar el ve­cino país co­mo con­se­cuen­cia del des­ca­la­bro fi­nan­cie­ro he­re­da­do del an­te­rior go­bierno. 2901 8050 0800 2524

2901 8052 0800 2525 ce­di­do el juez de la cau­sa dic­ta­mi­nó que pa­ra des­alo­jar­los de­bía en­tre­gar­les a ca­da uno de ellos un pa­sa­je de re­gre­so a Cu­ba más $ 10.000 en la mano. Lle­gó el día del acuer­do y me pre­sen­té con mi abo­ga­do (al cual aún le de­bo una im­por­tan­te su­ma de dinero por el ca­so), se pre­sen­ta­ron los dos cu­ba­nos pe­ro la abo­ga­da de ellos no apa­re­ció. ¡Qué ri­dícu­lo y tris­te a la vez! Se­gu­ra­men­te nues­tro Es­ta­do be­ne­fac­tor les ha­brá apo­ya­do tam­bién con al­gu­na ayu­di­ta al lle­gar.

Es­pe­ro que es­te ca­so sea ex­cep­cio­nal pe­ro in­vi­ta a cui­dar­se.

Un ro­bo con to­do el pe­so (¿y “ayu­di­ta”?) de la ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.