Ma­te­ria gris

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

El fo­co de aten­ción de hoy no es­tá en la po­lí­ti­ca, no hay quien lo du­de. En el mo­men­to en que el lec­tor re­pa­re en es­te edi­to­rial, con to­da se­gu­ri­dad ya ha­brá pre­sen­cia­do el de­but de la ce­les­te en el Mun­dial. La aten­ción pri­mor­dial que los uru­gua­yos con­ce­de­mos al fút­bol en es­ta épo­ca ha lle­va­do a al­gu­nos ana­lis­tas a su­po­ner que la pre­sión por el te­ma po­lí­ti­co men­gua. In­clu­so hay quie­nes aven­tu­ran que un even­tual buen desem­pe­ño de nues­tro equi­po fa­vo­re­ce­rá al par­ti­do de go­bierno.

Pe­ro na­da hay más le­jos de la reali­dad. Con to­da ra­zón ha di­cho a es­te diario Ignacio Zuas­na­bar, el di­rec­tor de Opinión Pú­bli­ca de Equi­pos, que “la per­ma­nen­cia o cam­bio de go­bierno no va a de­pen­der de un re­sul­ta­do de­por­ti­vo. Esas vi­sio­nes, ca­si mi­to­ló­gi­cas, a mí has­ta me lle­gan a mo­les­tar. Hay cier­ta sub­es­ti­ma­ción del elec­to­ra­do uru­gua­yo”.

Bas­ta re­cor­dar el fa­lli­do pro­yec­to de la dic­ta­du­ra que aso­ló al país en­tre 1973 y 1984, de or­ga­ni­zar un “mun­dia­li­to”, una co­pa en­tre cam­peo­nes que ru­bri­ca­ra su as­pi­ra­ción de per­pe­tuar­se en el po­der

EDI­TO­RIAL

me­dian­te la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de 1980. Ya es­ta­ba to­do or­ga­ni­za­do. La efer­ves­cen­cia de la gen­te por la dispu­ta mun­dia­lis­ta iba en au­men­to. El go­bierno de turno apro­ve­chó pa­ra ha­cer to­do el pro­se­li­tis­mo que pu­do, con aquel inefa­ble jin­gle que ter­mi­na­ba di­cien­do “con la Co­pa de Oro, da­mos un te­so­ro de amis­tad, paz y li­ber­tad” (sic)…

Pe­ro tan­ta pla­ta des­pil­fa­rra­da y tan­to triun­fa­lis­mo no im­pi­die­ron que, el 30 de no­viem­bre de 1980, el elec­to­ra­do gri­ta­ra un es­ten­tó­reo y he­roi­co “No” a la ca­ra de los dic­ta­do­res. Un mes des­pués em­pe­zó el cam­peo­na­to, y en enero de 1981, la gen­te sa­lió a fes­te­jar el triun­fo ce­les­te. El go­bierno au­to­ri­ta­rio no fes­te­jó. Pe­ro a la in­men­sa ma­yo­ría de los uru­gua­yos, le sir­vió pa­ra re­cu­pe­rar sím­bo­los na­cio­na­les usa­dos y abu­sa­dos por la dic­ta­du­ra, y re­sig­ni­fi­ca­dos en la aper­tu­ra de­mo­crá­ti­ca na­cien­te.

Es que el po­der ab­so­lu­to, ese que pa­ra Lord Ac­ton “co­rrom­pe ab­so­lu­ta­men­te”, sue­le en­ga­ñar­se a sí mis­mo. Co­mo vi­ve en un mi­cro­cos­mos de au­to­com­pla­cen­cia, su­po­ne que la fór­mu­la de pan y cir­co es tan efi­cien­te co­mo en tiem­pos de Ne­rón, y que su­bir­se al en­tu­sias­mo na­cio­na­lis­ta en las jus­tas de­por­ti­vas ha­rá que los pue­blos se con­fun­dan, que no se­pan se­pa­rar la pa­ja del tri­go.

Pe­ro una y otra vez, la historia de­mues­tra que la gen­te no es ton­ta.

Por ha­blar del aquí y el aho­ra, no hay pa­sión mun­dia­lis­ta que anes­te­sie la in­dig­na­ción ciu­da­da­na en torno a la se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Na­da im­pi­de que nos irri­te­mos es­cu­chan­do al mi­nis­tro As­to­ri re­afir­mar la so­li­dez fi­nan­cie­ra del país, mien­tras duer­me a la in­tem­pe­rie más gen­te aho­ra que en la cri­sis de 2002. O que nos salte la tér­mi­ca cuan­do es­cu­cha­mos a Mu­ji­ca de­cir­le al pe­rio­dis­ta Ga­briel Pe­rey­ra, muy suel­to de cuer­po, que la dic­ta­du­ra em­pe­zó an­tes de 1973. O que en To­le­do lle­guen a tal ex­tre­mo de de­ses­pe­ra­ción, que los mis­mos ve­ci­nos op­ten por cal­zar­se cha­le­cos an­ti­ba­las y sa­lir a con­te­ner la de­lin­cuen­cia, an­te la inope­ran­cia del Es­ta­do, que es a quien co­rres­pon­de esa mi­sión. O que en San­ta Cla­ra, la gen­te se ma­ni­fes­ta­ra en res­pal­do de un em­pre­sa­rio y en con­tra de la pre­po­ten­cia sin­di­cal in­jus­ti­fi­ca­da.

To­do es­to es­tá pa­san­do a pe­sar de la hip­no­sis co­lec­ti­va fut­bo­le­ra. Po­co im­por­ta que los me­dios in­for­men so­bre la se­lec­ción en for­ma exor­bi­tan­te.

Ni si­quie­ra in­ci­de que el go­bierno es­té uti­li­zan­do un an­ti­de­mo­crá­ti­co ar­tícu­lo de la Ley de Ser­vi­cios Au­dio­vi­sua­les

CASALAS

No hay pa­sión mun­dia­lis­ta que anes­te­sie la in­dig­na­ción ciu­da­da­na en torno a la se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Na­da im­pi­de que nos irri­te­mos es­cu­chan­do a As­to­ri re­afir­mar la so­li­dez fi­nan­cie­ra del país, mien­tras duer­me a la in­tem­pe­rie más gen­te aho­ra que en la cri­sis de 2002.

pa­ra ha­cer au­to­bom­bo gra­tui­to, sin du­dar si­quie­ra en em­plear ni­ños con cla­ra in­ten­ción pro­se­li­tis­ta. Cla­ro: acá no fun­cio­na­rían las ca­de­nas de te­le­vi­sión dia­rias a la ho­ra de la te­le­no­ve­la, a la ma­ne­ra de Hu­go Chá­vez, pe­ro el ob­je­ti­vo es exac­ta­men­te el mis­mo. Anun­cian que emi­ti­rán su­pues­tos men­sa­jes de bien pú­bli­co o de in­for­ma­ción de ser­vi­cios del Es­ta­do, pe­ro se li­mi­tan a fil­mar a gen­te co­mún can­tan­do loas a la obra del go­bierno.

La es­tra­te­gia es tan bur­da que so­lo se la creen los más fa­ná­ti­cos, y lo úni­co que lo­gra es acen­tuar la bron­ca de quie­nes sa­ben de­co­di­fi­car­la.

Pe­ro la reali­dad siem­pre pue­de más que las ope­ra­cio­nes me­diá­ti­cas. Ha­ce unos días, un in­for­ma­ti­vo de te­le­vi­sión en­tre­vis­ta­ba a ve­ci­nos que pa­de­cían la fal­ta de sa­nea­mien­to y su reali­dad des­men­tía cru­da­men­te la pro­pa­gan­da edul­co­ra­da de Pre­si­den­cia. Con hu­mor in­vo­lun­ta­rio, uno de los en­tre­vis­ta­dos se que­ja­ba de que el fon­do de su ca­sa es­ta­ba des­bor­da­do de “ma­te­ria gris”. Tal vez el equí­vo­co de ese con­ciu­da­dano sea una bue­na me­tá­fo­ra de las gran­des con­tra­dic­cio­nes que nos ace­chan a los uru­gua­yos. Y que ni si­quie­ra un triun­fo de la ce­les­te se­rá ca­paz de ha­cer ol­vi­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.