Sin em­bar­go, ¡el fó­bal!

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL - EN­FO­QUES LEO­NAR­DO GUZ­MÁN

Aquie­nes so­mos ma­yo­res, las imá­ge­nes en glo­rio­so co­lor de es­te Ru­sia 2018 se nos re­cor­tan so­bre la im­pron­ta que lle­va­mos pues­ta: Uru­guay fue Cam­peón del Mun­do. Nos sen­ti­mos im­pe­li­dos a vol­ver so­bre el te­ma.

¿Com­pul­sión del al­ma? ¿Se­rá que si­gue te­nien­do ra­zón Jor­ge Man­ri­que en que siem­pre “a nues­tro pa­re­cer, cual­quie­ra tiem­po pa­sa­do fue me­jor”? ¿O se­rá que re­en­car­na­mos la en­se­ñan­za de Juan Car­los Pa­trón y “Cuan­do el om­bú de la exis­ten­cia sa­cu­de el vien­to del re­cuer­do, se lle­na el al­ma de “mur­mu­yos” que cuen­tan co­sas del tiem­po vie­jo”? ¿O se­rá que apli­ca­mos al fút­bol esa nos­tal­gia que nos cam­pea los 365 días del año —y no so­lo en la bai­la­ble vís­pe­ra del 25 de Agos­to? No. Ro­tun­da­men­te, na­da de eso.

Si Ma­ra­ca­ná nos re­gre­sa co­mo una obli­ga­ción es por­que los que, al cos­ta­do de la radio, que­da­mos ron­cos en la so­lea­da tar­de del 16 de ju­lio de 1950, los que esa no­che fes­te­ja­mos en 18 de Ju­lio es­tre­me­ci­dos por la si­re­na de El Día, y en la no­che si­guien­te vi­vá­ba­mos en el Es­ta­dio a Ob­du­lio, Schiaf­fino, Ju­lio Pé­rez, Ghig­gia y to­dos, gri­tá­ba­mos des­de el al­ma “Uru­guay pa’ to­do el mun­do”, no por so­ber­bia triun­fa­lis­ta sino con fun­da­men­to.

Con tan­to fun­da­men­to, que en esa con­sa­gra­ción mun­dial —que se su­mó a la de 1930 y los cam­peo­na­tos olím­pi­cos de 1924 y 1928— for­ta­le­ci­mos la con­vic­ción —con le­gí­ti­mas raí­ces en nues­tra cul­tu­ra y nues­tra vi­da ins­ti­tu­cio­nal— de que el Uru­guay era fuer­te… y po­día. Y en ese ci­mien­to apo­ya­mos la dig­ni­dad per­so­nal y na­cio­nal de dis­tin­guir­nos por nues­tros ta­len­tos y vir­tu­des, co­mo muy bien man­da la Cons­ti­tu­ción.

Vo­cea­do en las es­qui­nas co­mo “fó­bal”, el fút­bol trans­mi­tía y asen­ta­ba va­lo­res. Te­nien­do a su fren­te a Cé­sar Batlle Pa­che­co, Ati­lio Na­ran­cio, Gas­tón Guel­fi y tan­tos otros, sim­bo­li­za­ba ac­ti­tu­des y pro­yec­ta­ba per­so­na­li­da­des im­po­lu­tas.

Des­pués nos pa­só de to­do. El Uru­guay —que, en me­dio de una cié­na­ga de ti­ra­nías, se ha­bía er­gui­do co­mo is­la de li­ber­tad— se tra­vis­tió en un país que hi­zo ex­pe­ri­men­tos ma­ca­bros con las peo­res al­ter­na­ti­vas. Ca­yó to­do. Y tam­bién el fút­bol.

Re­cu­pe­ra­do el pro­ta­go­nis­mo en el con­cier­to in­ter­na­cio­nal, en Ru­sia hoy es­tá el país en­te­ro, con la ce­les­te ca­ta­pul­tán­do­nos a un cli­ma de fra­ter­ni­dad y uni­dad que —des­ga­rra­dos por la de­lin­cuen­cia y por el aque­la­rre del De­re­cho Pe­nal— nos ha­ce fal­ta pa­ra re­fle­xio­nar, pen­sar y crear. No so­lo pa­ra pa­tear una pe­lo­ta y aca­ri­ciar un cam­peo­na­to.

Unir­nos en torno al fút­bol no es una sin­gu­la­ri­dad de “es­ta so­cie­dad” ni es una fun­cio­na­li­dad de un “ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo” ni un aglu­ti­nan­te ca­sual de una na­ción tri­za­da.

Mu­cho más que eso, la unificación fut­bo­le­ra nos da tes­ti­mo­nio de que hay emo­cio­nes y va­lo­res que so­bre­vi­ven por en­ci­ma de lo bueno y lo ma­lo que nos pa­só co­mo per­so­nas, co­mo ciu­da­da­nía y co­mo na­ción.

A pe­sar de que el mun­do cam­bió y el Uru­guay no es el mis­mo y a pe­sar de que la FIFA y sus ale­da­ños que­da­ron es­cra­cha­dos en la cró­ni­ca po­li­cial del mun­do, más allá de la ex­plo­ta­ción co­mer­cial y las mi­llo­na­das im­pú­di­cas, la pa­sión por la ce­les­te nos re­cuer­da y sim­bo­li­za que sí: po­de­mos ser­vir va­lo­res in­con­di­cio­na­dos.

Es ho­ra en­ton­ces de lla­mar por su nom­bre a esa fa­cul­tad ca­si so­bre­hu­ma­na de er­guir­nos a pe­sar de to­do: es­pí­ri­tu.

En Ru­sia hoy es­tá el país en­te­ro, con la ce­les­te ca­ta­pul­tán­do­nos a un cli­ma de fra­ter­ni­dad y uni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.