Da­vid y Go­liat

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL - EN­FO­QUES CASILDA ECHE­VA­RRÍA

En el re­la­to bí­bli­co Go­liat ame­dren­tó a los is­rae­li­tas su­po­nien­do que por su gran ta­ma­ño y fuer­za nin­guno de ellos ten­dría el co­ra­je pa­ra en­fren­tar­lo. En la historia re­cien­te va­rios Da­vid se han le­van­ta­do con­tra la ex­hi­bi­ción de fuer­za de los sin­di­ca­tos. Ha­bla­mos de sin­di­ca­tos de se­gun­do or­den, cu­yos di­ri­gen­tes no so­lo no son ele­gi­dos de­mo­crá­ti­ca­men­te sino que en la ma­yo­ría de los ca­sos no co­no­cen en lo más mí­ni­mo el pro­ble­ma con­cre­to que desató el con­flic­to.

La huel­ga es un de­re­cho con­sa­gra­do en la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca, aun­que po­da­mos pen­sar que es una he­rra­mien­ta de otra épo­ca y que hoy exis­ten otros me­dios de­ri­va­dos de la equi­pa­ra­ción de fuer­zas en­tre los em­pre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res.

Aun­que es­te de­re­cho no es ab­so­lu­to ni ma­yor a nin­gún otro, Go­liat se ins­ta­la en dis­tin­tas em­pre­sas, ame­dren­tan­do a tra­ba­ja­do­res, in­ten­tan­do im­po­ner su po­si­ción, que le­jos es­tá de los in­tere­ses y de­re­chos de tra­ba­ja­do­res que quie­ren tra­ba­jar.

Esa fuer­za arro­lla­do­ra y cre­cien­te no re­ci­be lí­mi­te al­guno por par­te de au­to­ri­da­des, pe­ro co­mien­za a ser en­fren­ta­da por in­di­vi­duos ais­la­dos, har­tos de los con­flic­tos or­ga­ni­za­dos por per­so­na­jes arro­gan­tes, re­nuen­tes al diá­lo­go, so­lo con la ra­zón de la fuer­za e im­po­nien­do mie­do, con el ob­je­ti­vo de lo­grar sus pro­pios in­tere­ses.

Una va­lien­te se­ño­ra, en un con­flic­to ori­gi­na­do por un des­pi­do en un fri­go­rí­fi­co de Sal­to, en­fren­tó a quien, a ojos vis­ta, no re­pre­sen­ta­ba a los tra­ba­ja­do­res y les im­pe­día en­trar a tra­ba­jar, ac­tua­ba con la tran­qui­li­dad de quien no ve men­gua­dos sus in­gre­sos pues los tie­ne sin tra­ba­jar y pro­ba­ble­men­te re­ci­ba al­gún com­ple­men­to del sin­di­ca­to. Re­cor­de­mos que las em­pre­sas es­tán obli­ga­das a re­cau­dar de los em­plea­dos que es­tén afi­lia­dos a los sin­di­ca­tos y ver­ter a las ar­cas de es­tos úl­ti­mos, quie­nes lue­go trans­fie­ren par­te del bo­tín a los sin­di­ca­tos de se­gun­do gra­do, sin que es­tos, en mu­chos ca­sos, den cuen­ta de la uti­li­za­ción de di­chos fon­dos.

Re­cien­te­men­te en San­ta Cla­ra de Oli­mar los ve­ci­nos en­fren­ta­ron a un gru­po del Pit-cnt, ocu­pan­do una ga­so­li­ne­ra, re­cla­man­do re­in­cor­po­rar a un tra­ba­ja­dor. Ac­ti­tud de atro­pe­llo a quie­nes pre­ci­sa­ban com­bus­ti­ble, a los tra­ba­ja­do­res del lu­gar y al pro­pie­ta­rio de la es­ta­ción a quien se le pue­de re­que­rir que dé cum­pli­mien­to a to­do lo es­ta­ble­ci­do en la ley, co­mo ha­be­res la­bo­ra­les e in­dem­ni­za­ción por des­pi­do, pe­ro no de­bie­ra exi­gír­se­le que re­in­gre­se un tra­ba­ja­dor que ha si­do des­pe­di­do.

La or­ga­ni­za­ción sin­di­cal pue­de, co­mo en mu­chos ca­sos, cons­ti­tuir­se con per­so­nas de bien, que ge­ne­ro­sa­men­te dis­po­nen de su tiem­po pa­ra in­ten­tar de­fen­der los jus­tos de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res.

Sin em­bar­go, es­tas or­ga­ni­za­cio­nes de se­gun­do gra­do, ale­ja­das de los tra­ba­ja­do­res que di­cen re­pre­sen­tar, tie­nen po­co in­te­rés en so­lu­cio­nar los con­flic­tos y mez­clan in­tere­ses po­lí­ti­cos, per­so­na­les y eco­nó­mi­cos en la su­pues­ta de­fen­sa de los de­re­chos de los de­más y so­lo re­sul­ta que se arra­san los de­re­chos de los in­de­bi­da­men­te re­pre­sen­ta­dos.

Los que has­ta aho­ra pa­re­cían pe­que­ños pas­tor­ci­tos, hoy co­mien­zan a ma­ni­fes­tar­se co­mo va­lien­tes Da­vid ya sin per­mi­tir que les obli­guen a acom­pa­ñar pa­ros, huel­gas, ocu­pa­cio­nes y de­más me­di­das de fuer­za con las que no es­tán de acuer­do.

¿Cuán­to fal­ta­rá pa­ra que se tra­te se­ria­men­te la re­gla­men­ta­ción sin­di­cal y los de­re­chos de los no sin­di­ca­li­za­dos?

La huel­ga es un de­re­cho, pe­ro no es ma­yor a nin­gún otro con­sa­gra­do por la Cons­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.