¿CÓ­MO EL JUEZ DE­SIG­NA AL CU­RA­DOR DE UN IN­CA­PAZ?

El Pais (Uruguay) - - QUÉ PASA -

La cu­ra­te­la tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la pro­tec­ción de una per­so­na con in­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual y de sus bie­nes. Se­gún ex­pli­ca la de­fen­so­ra Ga­brie­la Bru­net­to, es un pro­ce­so vo­lun­ta­rio, sin con­tra­par­te, don­de al­guien de­nun­cia la in­ca­pa­ci­dad de otra per­so­na an­te un juz­ga­do de Fa­mi­lia. El juez asig­na un de­fen­sor pa­ra el fu­tu­ro cu­ra­dor y otro pa­ra la per­so­na in­ca­paz, así se ase­gu­ra de que se cum­pla de­bi­da­men­te con ca­da eta­pa y se res­pe­te su opi­nión acer­ca del cu­ra­dor a de­sig­nar. Aun­que la nor­ma in­di­ca que los cón­yu­ges de­ben ser cu­ra­do­res de sus pa­re­jas, los pa­dres de sus hi­jos y los hi­jos de sus pa­dres, la Jus­ti­cia no pue­de obli­gar­los a que acep­ten la cu­ra­te­la. La in­ca­pa­ci­dad siem­pre de­be pro­bar­se. Se ne­ce­si­ta un cer­ti­fi­ca­do mé­di­co que in­di­que la en­fer­me­dad de la per­so­na y el pro­nós­ti­co, “ya que no siem­pre pre­sen­ta los mis­mos li­mi­tan­tes o in­clu­so por­que pue­de ser una in­ca­pa­ci­dad tran­si­to­ria”, ex­pli­ca Bru­net­to. Se in­for­ma si la per­so­na tie­ne pa­rien­tes y bie­nes. Lue­go, dos psi­quia­tras del Ins­ti­tu­to Téc­ni­co Fo­ren­se rea­li­zan un in­for­me y el juez es­tá obli­ga­do a en­tre­vis­tar al in­ca­paz. Co­mo re­sul­ta­do, de­cla­ra la in­ca­pa­ci­dad o no in­ca­pa­ci­dad y fi­ja me­di­das. Es­tas cau­sas no se ar­chi­van, por­que el juez si­gue en con­tac­to con el in­ca­paz y su cu­ra­dor, pu­dien­do ins­pec­cio­nar la si­tua­ción cuan­do lo con­si­de­re. Si el juez no lo exi­ge an­tes, ca­da tres años el cu­ra­dor de­be ren­dir cuen­tas de los gas­tos. La in­ca­pa­ci­dad pue­de re­ver­tir­se ha­cien­do el mis­mo pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.