Re­vo­lu­ción e im­pues­tos

El Pais (Uruguay) - - NACIONAL - MAR­TÍN AGUI­RRE

Qué tie­ne que ver la Co­ca Co­la con el gu­lag, la bol­sa de plás­ti­co con la ideo­lo­gía, el ta­ba­co con la re­vo­lu­ción? Más de lo que pa­re­ce. En las úl­ti­mas dé­ca­das, al me­nos, to­da la di­vi­sión po­lí­ti­ca se re­du­ce a un con­cep­to: por un la­do los “li­be­ra­les”, que acep­tan a la per­so­na co­mo es, y es­ti­man que so­lo hay que po­ner re­glas que mar­quen los lí­mi­tes ap­tos pa­ra la con­vi­ven­cia. Por otro, quie­nes creen que des­de el go­bierno o des­de una eli­te, se pue­de cam­biar la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, y eli­mi­nar esos ras­gos in­di­vi­dua­lis­tas que cons­pi­ran con­tra esa so­cie­dad ca­si de in­sec­to eu­so­cial, con la que sue­ñan. El ya fa­mo­so “hom­bre nue­vo” del que se ha­bla­ba en los 60 fue tal vez el úl­ti­mo trá­gi­co en­sa­yo de im­po­ner es­ta for­ma de in­ge­nie­ría so­cial.

Pe­ro, co­mo el hom­bre es el úni­co ani­mal que tro­pie­za mil ve­ces con la mis­ma pie­dra, acá va­mos de nue­vo. Aun­que en un ges­to que di­ce mu­cho so­bre lo que ha avan­za­do la es­pe­cie, he­mos cam­bia­do la de­go­lla­ti­na, el fu­si­la­mien­to, y los cen­tros de re­edu­ca­ción por una he­rra­mien­ta me­nos épi­ca pe­ro mu­cho más asép­ti­ca: el im­pues­to.

En Uru­guay es­tos años he­mos vis­to que la prin­ci­pal ar­ma usa­da por los go­bier­nos del Fren­te Am­plio pa­ra con­ver­tir la sel­va neo­li­be­ral que nos de­ja­ron los 90 en al­go pa­re­ci­do a un edén so­cia­lis­ta (o a un hor­mi­gue­ro, que se­ría ca­si lo mis­mo) es el “pa­lo” im­po­si­ti­vo.

Si exis­te mu­cha de­sigual­dad so­cial, pues IRPF a los ri­cos que ga­nan más de 20 mil pe­sos. Si se con­su­me mu­cho al­cohol y ta­ba­co, pues se au­men­ta el Ime­si a esos pro­duc­tos. Si hay pro­ble­mas en la ca­ja mi­li­tar, un im­pues­to a las ju­bi­la­cio­nes. Si Uber nos des­tar­ta­la el ne­go­cio de los ami­gos del ta­xi, a gol­pe de im­pues­tos se le sa­ca to­da ven­ta­ja com­pa­ra­ti­va. Aho­ra va­mos por Netl­fix y por AIRB&B.

Por es­tos días la co­sa ha lle­ga­do a ex­tre­mos que ro­zan el ri­dícu­lo.

Por ejem­plo con el gra­va­men que afec­ta­rá a quie­nes usen bol­sas de plás­ti­co. El diag­nós­ti­co es com­par­ti­ble: la pro­li­fe­ra­ción de bol­sas es un pro­ble­ma am­bien­tal se­rio y hay que to­mar me­di­das. Aho­ra bien, ¿es po­ner un im­pues­to que re­car­ga­rá la es­pal­da del con­su­mi­dor la me­jor for­ma? Y en­ci­ma, tie­ne que ser un cos­to al­to, co­mo ha di­cho al­gún jerarca, ya que si se tra­ta so­lo de uno o dos pe­sos, eso no cam­bia na­da.

¿Al­guien de en­tre to­dos los ce­re­bros que cra­nea­ron es­ta “so­lu­ción” se pu­so a pen­sar por qué la gen­te usa bol­sas de plás­ti­co? Por­que na­die mí­ni­ma­men­te nor­mal quie­re ma­tar tor­tu­gui­tas ma­ri­nas ni vi­vir en ese tor­be­llino de bol­sas in­mun­das en que se con­vier­te la ciu­dad con ca­da vien­to. ¿Por qué en mu­chos paí­ses el 80% del uso que acá se da a bol­sas de plás­ti­co se re­em­pla­za con pa­pel? Si es un te­ma de cos­tos, ¿no se­ría me­jor ba­jar im­pues­tos a esos pro­duc­tos, en vez de fa­jar al con­su­mi­dor fi­nal?

Por­que vi­vien­do un país don­de he­mos lle­ga­do a que al­gu­nos su­per­mer­ca­dos te co­bran diez pe­sos por usar un ca­rro, es­tá cla­ro a quien gol­pea­rá es­ta “so­lu­ción”.

Otro ca­so lla­ma­ti­vo es la pro­pues­ta de au­men­tar los im­pues­tos a las “be­bi­das azu­ca­ra­das” con el fin de re­du­cir la obe­si­dad y apo­yar a los dia­bé­ti­cos usan­do par­te de esos re­cur­sos pa­ra aba­ra­tar la in­su­li­na. Una idea con­mo­ve­do­ra y de pro­fun­da sen­si­bi­li­dad so­cial, pe­ro... ¿no hay otro ca­mino? ¿Por qué la gen­te nor­mal que gus­ta to­mar­se una co­ca de vez en cuan­do tie­ne que pa­gar por­que hay al­guno que no se con­tro­la con la co­mi­da cha­ta­rra? ¿Se­rá que la obe­si­dad vie­ne por cul­pa de las be­bi­das azu­ca­ra­das, o por­que la co­mi­da sa­lu­da­ble es ca­rí­si­ma? ¿La so­lu­ción es vol­ver to­da­vía más ca­ra la no sa­lu­da­ble?

Y no es que acá se su­gie­ra que bue­na par­te de esos re­cur­sos ter­mi­na­rá des­ti­na­da a co­sas me­nos es­pi­ri­tua­les que ba­jar la obe­si­dad o sal­var a las tor­tu­gui­tas... qué es­pe­ran­za.

Pe­ro el pro­ble­ma de fon­do es que Uru­guay es un país ca­rí­si­mo. Mon­te­vi­deo, se su­po es­ta se­ma­na, es la se­gun­da ciu­dad más ca­ra de Amé­ri­ca, y el país ya con­ta­ba con la ter­ce­ra car­ga im­po­si­ti­va más al­ta del con­ti­nen­te, lle­gan­do a su­pe­rar el 33% del PIB. Y ese nú­me­ro, al que lle­ga un es­tu­dio de uno de los au­to­res in­te­lec­tua­les de nues­tra muy pro­gre­sis­ta re­for­ma tri­bu­ta­ria, Al­ber­to Ba­rreix, es an­te­rior a que en­tra­ra en vi­gor el úl­ti­mo sa­bla­zo del ca­ma­ra­da As­to­ri el pa­sa­do 1° de enero.

Vi­vir en un país tan ca­ro, no so­lo es ma­lo pa­ra el ciu­da­dano de a pie que de­be pa­gar con suel­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos un cos­to de vi­da es­can­di­na­vo. Jue­ga en con­tra a la ho­ra de atraer tu­ris­mo, in­dus­trias, ser­vi­cios. Es un círcu­lo vi­cio­so don­de a la vo­ra­ci­dad de un apa­ra­to es­ta­tal des­bo­ca­do, hay que su­mar las ocu­rren­cias de un sis­te­ma po­lí­ti­co que cree vi­vir en Os­lo.

¿Quie­re es­cu­char al­go ate­rra­dor? Co­mo si to­do es­to fue­ra po­co, ha­ce ape­nas unos me­ses, un doc­tor en Eco­no­mía pu­bli­ca­ba una co­lum­na en La Dia­ria pa­ra ex­pli­car que co­mo quie­nes ga­nan más de 150 mil pe­sos no­mi­na­les por mes son ape­nas el 2,5% de los tra­ba­ja­do­res, se­ría ló­gi­co que quie­nes es­tán muy por de­ba­jo de eso de­ban pa­gar más im­pues­tos, si que­re­mos se­guir re­du­cien­do la de­sigual­dad. En cual­quier mo­men­to, al­gún le­gis­la­dor le to­ma la pa­la­bra.

¡So­co­rro!

Uru­guay es un país ca­rí­si­mo, un círcu­lo vi­cio­so don­de el ciu­da­dano de­be pa­gar con sa­la­rios la­ti­noa­me­ri­ca­nos un cos­to de vi­da es­can­di­na­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.