Ara­ti­rí, Mu­ji­ca y el FA

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

EDI­TO­RIAL

CASALAS

FUN­DA­DO EL 14 DE SEP­TIEM­BRE DE 1918

La de­man­da de Za­min Fe­rrous, gru­po que im­pul­só el pro­yec­to mi­ne­ro Ara­ti­rí, sa­cu­dió el tablero po­lí­ti­co. No es pa­ra me­nos, re­cla­ma 3.356 mi­llo­nes de dó­la­res por da­ños y per­jui­cios a raíz de un cam­bio in­de­bi­do de re­glas de jue­go; una su­ma que apa­re­ce co­mo le­tal pa­ra la eco­no­mía uru­gua­ya.

Si bien hay coin­ci­den­cia en to­dos los Par­ti­dos de que son muy es­ca­sas las po­si­bi­li­da­des de éxi­to, no de­ja de ser una preo­cu­pan­te ame­na­za por­que nin­gún jui­cio es­tá ga­na­do de an­te­mano, co­mo di­jo el se­na­dor Bor­da­berry. A di­fe­ren­cia de lo ocu­rri­do con la de­man­da de Phi­lip Mo­rris (era por US$ 25 mi­llo­nes y ter­mi­nó pa­gan­do US$ 7 mi­llo­nes por con­cep­to de gas­tos del de­man­da­do y del tri­bu­nal), aquí no hay ar­gu­men­tos de fon­do so­bre vi­da y sa­lud de la po­bla­ción, sino que tie­ne un mar­ca­do y prác­ti­ca­men­te ex­clu­si­vo per­fil co­mer­cial.

El mis­mo Bor­da­berry, du­ro crí­ti­co del acuer­do que su­po­nía la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra a cie­lo abier­to, ex­pli­có que no ad­vier­te ma­yo­res ele­men­tos que pue­dan con­si­de­rar­se res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do en los per­jui­cios in­vo­ca­dos por Za­min Fe­rrous. Más bien “mu­chos de los cam­bios a la le­gis­la­ción fue­ron pa­ra fa­vo­re­cer a me­di­da a Ara­ti­rí”. Oja­lá ten­ga ra­zón.

El pro­ce­so de Ara­ti­rí en el país de­jó un lar­go ro­sa­rio de epi­so­dios que son elo­cuen­tes so­bre có­mo ma­ne­ja el FA los gran­des te­mas —Ara­ti­rí re­pre­sen­ta­ba el desafío de rom­per el mol­de tra­di­cio­nal de Uru­guay país agro­pe­cua­rio— y, so­bre to­do esa ru­le­ta ru­sa que fue Mu­ji­ca pre­si­den­te.

1) Ara­ti­rí sur­gió a la luz a me­dia­dos de 2011, pe­ro ya exis­tía des­de 2007 (pri­mer man­da­to de Váz­quez) y ha­bía si­do ocul­ta­do en el más ab­so­lu­to se­cre­tis­mo mien­tras se ne­go­cia­ba. Na­die se en­te­ró de su exis­ten­cia has­ta que asu­mió co­mo ca­be­za de Ara­ti­rí en Uru­guay el ex­pre­si­den­te de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Puer­tos (2005-2010) y ac­tual Di­rec­tor de Desa­rro­llo Am­bien­tal de la IMM, Fer­nan­do Pun­ti­gliano. El prin­ci­pal mo­ti­vo fue ac­tua­li­zar el Có­di­go de Mi­ne­ría del año 1982 pa­ra con­tem­plar la mi­ne­ría de gran por­te.

2) Ara­ti­rí ma­ne­ja­ba una in­ver­sión de 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res (la ma­yor in­ver­sión pri­va­da en el país), que in­cluía la plan­ta don­de se tri­tu­ra­ría la ro­ca pa­ra ex­traer por ima­nes (no pro­duc­tos quí­mi­cos) el hie­rro, em­bal­se de re­la­ve de agua, el mi­ne­ro­duc­to de agua do­ble pa­ra trans­por­tar el pro­duc­to (el mis­mo lí­qui­do que lo lle­va vuel­ve lue­go al em­bal­se) de una ex­ten­sión de 212 ki­ló­me­tros has­ta las cos­tas de Ro­cha, don­de se ins­ta­la­ría un puer­to de aguas pro­fun­das pa­ra bar­cos con­te­ne­do­res.

3) Se pro­ce­sa­rían por año 55 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ro­ca pa­ra ex­traer 18 mi­llo­nes de to­ne­la­das de hie­rro (un 30%) y se ex­plo­ta­ría du­ran­te un lap­so de 20 años. El pre­cio de mer­ca­do era de US$ 170 la to­ne­la­da de hie­rro, aun­que cin­co años an­tes se si­tua­ba en US$ 60. El cálcu­lo de lo que se po­día per­ci­bir se ba­só en una ci­fra pro­me­dio y con­ser­va­do­ra.

4) El pro­yec­to Ara­ti­rí con­tem­pla­ba una ocu­pa­ción de unas 1.500 per­so­nas en for­ma di­rec­ta, en tan­to unas 15.000 se be­ne­fi­cia­rían en for­ma in­di­rec­ta.

5) El pre­si­den­te Mu­ji­ca es­ti­mó que que­da­rían pa­ra las ar­cas del Te­so­ro unos 500 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les.

Con to­do, apa­re­cie­ron crí­ti­cas de pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios, sec­to­res am­bien­ta­lis­tas y ve­ci­nos del in­te­rior que veían co­mo una ame­na­za el pro­yec­to. Allí apa­re­ció Mu­ji­ca en to­do su es­plen­dor: un día ha­bló de so­me­ter el te­ma a un ple­bis­ci­to con­sul­ti­vo, al otro que lo iba a de­ci­dir so­lo el go­bierno, al otro que iba a con­sul­tar

El pro­ce­so de Ara­ti­rí en el país de­jó un lar­go ro­sa­rio de epi­so­dios que son elo­cuen­tes so­bre có­mo ma­ne­ja el Fren­te Am­plio los gran­des te­mas y, so­bre to­do, esa ru­le­ta ru­sa que fue Mu­ji­ca pre­si­den­te.

al pue­blo pa­ra de­ci­dir qué ha­cer con el di­ne­ro y al otro que lo iba a guar­dar pa­ra cuan­do cam­bia­ran los vien­tos eco­nó­mi­cos fa­vo­ra­bles. In­clu­so tam­bién plan­teó que el Es­ta­do uru­gua­yo se con­vir­tie­ra en so­cio de Ara­ti­rí. En ese di­va­gue, co­men­za­ron a co­rrer los días y los me­ses, co­mo ocu­rre con UPM-2

Al­go pa­re­ci­do su­ce­dió con el puer­to de aguas pro­fun­das; que “yi­ra­ba” en­tre las zo­nas de La An­gos­tu­ra o del Pa­len­que en Ro­cha, en tan­to el pro­pio Mu­ji­ca ca­li­fi­ca­ba de “ro­ño­sos” a los am­bien­ta­lis­tas. A to­do es­to, el in­for­me de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Me­dio Am­bien­te so­bre el pro­yec­to nun­ca se co­no­ció y aún se des­co­no­ce (si exis­te).

Con ese pa­no­ra­ma, Ara­ti­rí se fue len­ta­men­te di­lu­yen­do, ayu­da­do por la ba­ja del pre­cio del hie­rro en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, has­ta que per­dió to­do in­te­rés y se fue. Des­apa­re­ció el pro­yec­to, pe­ro que­dó aque­lla fra­se de Mu­ji­ca de que “Si no se mul­ti­pli­ca la ri­que­za, no hay qué re­par­tir” y aho­ra es­ta de­man­da.

So­bran mo­ti­vos al se­na­dor Jor­ge La­rra­ña­ga y a to­da la opo­si­ción pa­ra re­cla­mar una ur­gen­te in­ter­pe­la­ción. Una es­pa­da de 3.356 mi­llo­nes de dó­la­res se ba­lan­cea ame­na­zan­te so­bre las ca­be­zas de to­dos los uru­gua­yos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.