Más so­bre los se­cre­tos

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

TO­MÁS LINN

Las ca­sua­li­da­des exis­ten aun­que no lo pa­rez­ca. La se­ma­na pa­sa­da mien­tras en mi co­lum­na cues­tio­na­ba a la Can­ci­lle­ría (y al Correo) por ne­gar­se a dar in­for­ma­ción pe­di­da por pe­rio­dis­tas, en otra pá­gi­na de la mis­ma edi­ción del dia­rio, el mi­nis­tro Ro­dol­fo Nin No­voa ex­pre­sa­ba su fas­ti­dio an­te el uso y abu­so de la ley de ac­ce­so a la in­for­ma­ción pú­bli­ca. Pu­do te­ner al­go de ra­zón, so­lo que el ca­so que des­cri­bí en mi co­lum­na (y que dio lu­gar a esa “ca­tar­sis” de Nin en la Co­mi­sión de Dipu­tados), fue jus­ta­men­te uno en que la ley fue bien usa­da.

Pa­ra la Can­ci­lle­ría, los da­tos que el pe­rio­dis­ta re­que­ría po­dían “per­ju­di­car las re­la­cio­nes de Uru­guay con al­gu­nos paí­ses”. Si pre­ten­der co­no­cer los gas­tos he­chos pa­ra el man­te­ni­mien­to, amo­bla­mien­to y fun­cio­na­mien­to de ca­da em­ba­ja­da en el ex­te­rior po­ne en pe­li­gro la po­lí­ti­ca ex­te­rior uru­gua­ya, al­go no fun­cio­na bien.

El mi­nis­tro se que­jó an­te los dipu­tados de que la Can­ci­lle­ría ha­bía “re­ci­bi­do so­li­ci­tu­des de ac­ce­so a la in­for­ma­ción pú­bli­ca de gen­te que quie­re ha­cer un doc­to­ra­do”. Agre­gó: “¡Que la va­yan a bus­car ellos!” y acla­ró que la ma­yo­ría de esa in­for­ma­ción es­tá en la web mi­nis­te­rial.

He ahí el pun­to. Si la in­for­ma­ción es de fá­cil ac­ce­so, si el pe­rio­dis­ta o el can­di­da­to a un doc­to­ra­do (am­bos con igual de­re­cho a bus­car in­for­ma­ción) pue­den lle­gar sin es­co­llos a los ar­chi­vos de un mi­nis­te­rio o de otra de­pen­den­cia pú­bli­ca, o si los da­tos se en­cuen­tran con fa­ci­li­dad en la web, ese es el ca­mino a se­guir y no ha­ce fal­ta po­ner en mar­cha el me­ca­nis­mo pre­vis­to por la ley.

El te­ma es de­ter­mi­nar si la in­for­ma­ción es­tá a sim­ple vis­ta o no. Es ob­vio que la que bus­ca­ba el pe­rio­dis­ta de ra­dio Car­ve so­bre los gas­tos de ca­da em­ba­ja­da, no lo es­ta­ba. La ne­ga­ti­va a res­pon­der­le fue ava­la­da por fa­llos ju­di­cia­les su­ce­si­vos con ar­gu­men­tos asom­bro­sos. Se­ría desea­ble que la ins­tan­cia lle­gue al má­xi­mo tri­bu­nal pa­ra ver si es­ta ton­te­ría ter­mi­na ahí o es ava­la­da una vez más.

Fue bueno y ne­ce­sa­rio ha­cer la ley de ac­ce­so a la in­for­ma­ción pú­bli­ca, aun­que lo ideal hu­bie­ra si­do que no ha­ya mo­ti­vos pa­ra que exis­ta. Se la vo­tó pa­ra rom­per una fé­rrea cul­tu­ra del se­cre­tis­mo arrai­ga­da en el Es­ta­do. En paí­ses don­de la in­for­ma­ción es­tá a dis­po­si­ción del pú­bli­co, le­yes así no tie­nen sen­ti­do.

Des­co­noz­co la si­tua­ción de los doc­to­ran­dos, cu­yas te­sis son ver­da­de­ros tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción. Tal vez ape­len al me­ca­nis­mo sin sa­ber que no exis­ten pro­ble­mas pa­ra lle­gar a lo que bus­can. O tal vez, al con­tra­rio de lo que di­ce Nin, no pu­die­ron su­pe­rar los es­co­llos bu­ro­crá­ti­cos y de­bie­ron uti­li­zar el me­ca­nis­mo.

Si bien los pe­rio­dis­tas son quie­nes más re­cu­rren a la ley, no fue he­cha so­lo pa­ra ellos. Cual­quier pue­de usar­la, sea o no pe­rio­dis­ta, sea o no in­ves­ti­ga­dor uni­ver­si­ta­rio. Va­le pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos.

Los pe­rio­dis­tas uti­li­zan el me­ca­nis­mo por­que en­cuen­tran tra­bas por to­dos la­dos. El pro­ce­di­mien­to es len­to pa­ra quien bus­ca la no­ti­cia del día y se­ría me­jor en­con­trar con ce­le­ri­dad la in­for­ma­ción en los ar­chi­vos o en los si­tios web, o que un de­ter­mi­na­do jerarca ex­pli­que to­do.

La ley fue ne­ce­sa­ria por­que pre­ten­dió rom­per una no­ci­va y ex­ten­di­da prác­ti­ca de no dar in­for­ma­ción. Se bus­có así abrir al Es­ta­do a la gen­te. El me­ca­nis­mo pre­vis­to pa­ra ins­tar a una ofi­ci­na a fa­ci­li­tar da­tos, de­be­ría ser usa­do so­lo en los ca­sos ex­cep­cio­na­les en que ob­ce­ca­dos je­rar­cas im­pi­den el ac­ce­so a ex­pe­dien­tes y ar­chi­vos, o cuan­do la in­for­ma­ción no es­tá en los si­tios web o no es cla­ro có­mo lle­gar a esos si­tios, o cuan­do los je­rar­cas, en ca­li­dad de fuen­tes, no se ani­man a des­li­zar no­ti­cias. Nin­gu­na de es­tas si­tua­cio­nes de­be­ría ocu­rrir. Pe­ro ocu­rren, por eso hay tan­tos trá­mi­tes por la ley de ac­ce­so.

Uru­guay es un país sen­ci­llo. Una por­ción al­tí­si­ma de la in­for­ma­ción que ma­ne­ja el Es­ta­do, no es con­fi­den­cial ni de­be ser­lo. Es pu­ro tea­tro el que ar­man al­gu­nas de­pen­den­cias so­bre pe­li­gros pre­sun­tos u otras ab­sur­das ex­cu­sas pa­ra sim­ple­men­te no dar cuen­ta de lo que ha­cen, ni asu­mir res­pon­sa­bi­li­dad por sus ac­tos. Ocul­tan, di­si­mu­lan, ta­pan.

Mu­chas ve­ces evi­tan dar in­for­ma­ción por­que no tie­ne idea de ella. No hay da­tos bá­si­cos sis­te­ma­ti­za­dos que ex­pli­quen el fun­cio­na­mien­to de una ofi­ci­na, lo cual des­nu­da irres­pon­sa­bi­li­dad e in­com­pe­ten­cia. Pa­ra no que­dar en evi­den­cia, se po­nen so­lem­nes y se van por la tan­gen­te jus­ti­fi­can­do el se­cre­to de Es­ta­do.

La más de las ve­ces, en cam­bio, los ar­gu­men­tos en de­fen­sa de la re­ser­va pa­ra pro­te­ger los in­tere­ses na­cio­na­les son una coar­ta­da pa­ra ta­par ma­ne­jos os­cu­ros e irre­gu­la­res. Con esa ex­cu­sa, cu­bren sus es­pal­das y sus cul­pas.

El Es­ta­do es de los uru­gua­yos. No es pro­pie­dad de par­ti­dos, po­lí­ti­cos o tec­nó­cra­tas. Ele­gi­mos a quie­nes de­ben ad­mi­nis­trar­lo y es nues­tro irre­nun­cia­ble de­re­cho sa­ber lo que ha­cen con él.

Por ocul­tar, di­si­mu­lar, dis­tor­sio­nar y no dar la ca­ra, es que en es­tos tiem­pos la po­bla­ción ve azo­ra­da una lis­ta in­ter­mi­na­ble de desa­ti­nos, irre­gu­la­ri­da­des, aco­mo­dos so­bre los cua­les na­die da cuen­ta. Eso de­be ter­mi­nar­se y no es sa­lu­da­ble que es­te te­ma sea to­ma­do a la li­ge­ra, aun­que quien lo ha­ga sea el mis­mí­si­mo can­ci­ller.

Es pu­ro tea­tro el que ar­man al­gu­nas per­so­nas u or­ga­nis­mos so­bre pe­li­gros pre­sun­tos pa­ra no dar in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.