Las aven­tu­ras de un pio­ne­ro

His­to­rias de la avia­ción mi­li­tar a 100 años de la muer­te del ca­pi­tán uru­gua­yo Boi­so Lan­za

El Pais (Uruguay) - - CIUDADES - CARLOS CIPRIANI LÓ­PEZ

El pa­sa­do vier­nes 10 de agos­to se cum­plie­ron cien años de la muer­te del “Pri­mer Már­tir de la Avia­ción Mi­li­tar”, el Ca­pi­tán Juan Ma­nuel Boi­so Lan­za, ocu­rri­da en Fran­cia. Su per­so­na­li­dad ca­ba­lle­res­ca y su­ges­ti­va, su eru­di­ción y su elo­cuen­cia na­tu­ral lo ca­rac­te­ri­za­ron tan­to co­mo su tem­ple in­tré­pi­do a la ho­ra de vo­lar.

Una en­tre­vis­ta con el co­ro­nel Gui­ller­mo Gur­bin­do Ma­rro­ni, ase­sor his­tó­ri­co de la Fuer­za Aé­rea Uru­gua­ya, per­mi­te acer­car­se con de­ta­lles a aque­lla fi­gu­ra, re­co­no­ci­da co­mo “Co­man­dan­te de la Es­cua­dri­lla del Si­len­cio”.

—Cuen­tan que Boi­so Lan­za se en­tu­sias­mó pri­me­ro con los avio­nes por ra­zo­nes de­por­ti­vas. ¿Cuán­do fue que qui­so in­cor­po­rar esa ac­ti­vi­dad a su ca­rre­ra de mi­li­tar?

—En esos tiem­pos el vue­lo te­nía una mez­cla de de­por­te de ries­go con ro­man­ti­cis­mo, da­do la pre­ca­rie­dad de la ac­ti­vi­dad y el ha­lo que re­ves­tía la mis­ma. El es­tu­dio de la cien­cia ae­ro­di­ná­mi­ca no era muy vas­to y los pri­me­ros vue­los es­ta­ban ba­sa­dos ma­yor­men­te en el bi­no­mio en­sa­yo y error. Re­cién lue­go del efec­to ca­ta­lí­ti­co de la pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, la avia­ción va a dar su pri­mer gran pa­so en ma­te­ria de pro­fe­sio­na­li­za­ción. Ese im­pul­so se con­so­li­da­rá de in­creí­ble ma­ne­ra en el se­gun­do con­flic­to que ha te­ni­do la hu­ma­ni­dad y con­ti­nua­rá has­ta nues­tros días.

En los tiem­pos de Boi­so Lan­za, el éxi­to de lo que se con­si­de­ra el pri­mer vue­lo de un avión en el mun­do por par­te de los her­ma­nos Wright, en las du­nas de Kitty Hawk, Ca­ro­li­na del Nor­te, en di­ciem­bre de 1903, fue to­do un acon­te­ci­mien­to. Pe­ro cuan­do Boi­so Lan­za se re­ci­be co­mo al­fé­rez de Ar­ti­lle­ría, en di­ciem­bre de 1907, la avia­ción tal co­mo se co­no­cía era inexis­ten­te en nues­tro país. Sal­vo al­gu­nas ex­pe­rien­cias en glo­bo ae­ros­tá­ti­co y so­bre to­do la lle­va­da a ca­bo por Arón de An­cho­re­na y el in­ge­nie­ro Jor­ge New­bery, que cru­zan el Río de la Pla­ta en 1907 en el glo­bo “El Pam­pe­ro”, que sí fue de cier­to des­ta­que he­roi­co, na­da im­por­tan­te su­ce­de en el ám­bi­to rio­pla­ten­se has­ta 1908, cuan­do se fun­da el Ae­ro­club Ar­gen­tino. Dos años des­pués, con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción de la Re­vo­lu­ción de Ma­yo, se de­ci­de con­tra­tar avia­do­res eu­ro­peos que vie­nen a im­pre­sio­nar con sus ru­di­men­ta­rias má­qui-

GGG

ES­TI­LO Y CO­RA­JE. El ca­pi­tán Juan Ma­nuel Boi­so Lan­za en 1918, jun­to a un Cas­tai­bert de 60 HP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.