“Hay que re­gio­na­li­zar las ges­tio­nes de­par­ta­men­ta­les”

El Pais (Uruguay) - - CIUDADES - PA­BLO MELGAR

El in­ten­den­te de San Jo­sé aca­ba de cum­plir su pe­río­do co­mo pre­si­den­te del Con­gre­so de In­ten­den­tes. Du­ran­te el ejer­ci­cio del car­go par­ti­ci­pó en la or­ga­ni­za­ción de la 12 Cum­bre He­mis­fé­ri­ca de Al­cal­des y Go­bier­nos Lo­ca­les que ten­drá lu­gar en Pun­ta del Es­te en los úl­ti­mos

—Los al­cal­des del con­ti­nen­te americano se ins­ta­la­rán por tres días en Uru­guay. ¿Qué ex­pec­ta­ti­vas tie­ne?

—Sí, se vie­ne la 12a. cum­bre he­mis­fé­ri­ca de al­cal­des y go­bier­nos lo­ca­les. Se tra­ta de al­cal­des, go­ber­na­do­res, in­ten­den­tes y le­gis­la­do­res. Ha­brá de­le­ga­cio­nes de La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be re­pre­sen­tan­do a 33 paí­ses que par­ti­ci­pan. Se cuen­ta con más de 16.000 al­cal­días so­cias de la Fe­de­ra­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Ciu­da­des, Mu­ni­ci­pios y Aso­cia­cio­nes de Amé­ri­ca La­ti­na (Flac­ma). Por Uru­guay el so­cio es el Con­gre­so Na­cio­nal de In­ten­den­tes por­que cuan­do se creó la ins­ti­tu­ción no se ha­bía crea­do el ter­cer ni­vel de go­bierno. Ten­drá lu­gar en­tre el 29 y 31 de agos­to en el Cen­tro de Con­ven­cio­nes de Pun­ta del Es­te. —¿Qué te­mas es­tá pre­vis­to dis­cu­tir?

—Va­mos a te­ner fo­ros de dis­tin­ta ín­do­le, el pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez va a es­tar en la aper­tu­ra, y mi­nis­tros de Es­ta­do. Tam­bién va­mos a con­tar con par­la­men­ta­rios que van a co­no­cer la ex­pe­rien­cia de otros paí­ses en el ter­cer ni­vel de go­bierno pa­ra po­der tra­ba­jar so­bre la ley de descentralización que se dis­cu­ti­rá pró­xi­ma­men­te. De es­ta for­ma, Uru­guay po­drá evi­tar co­me­ter erro­res que ya ocu­rrie­ron en otros paí­ses.

—Se es­pe­ra la pre­sen­cia de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. —Es­tá pre­vis­to que se ha­gan pre­sen­tes or­ga­nis­mos mul­ti­na­cio­na­les de fi­nan­cia­mien­to ofre­cien­do fon­dos y re­cur­sos des­ti­na­dos al ter­cer ni­vel de go­bierno, que has­ta el mo­men­to se des­co­no­cen en Uru­guay da­do que en nues­tro país los mu­ni­ci­pios tie­nen ape­nas sie­te años.

—La nor­ma­ti­va ha te­ni­do mo­di­fi­ca­cio­nes cons­tan­tes. —Cla­ro, por fal­ta de ex­pe­rien­cia. Por eso es muy im­por­tan­te po­der co­no­cer la ex­pe­rien­cia de otros paí­ses. Hay ca­sos en que ocu­rrió un for­ta­le­ci­mien­to y un pos­te­rior de­bi­li­ta­mien­to por­que fue ne­ce­sa- rio re­tro­ce­der. No que­re­mos dar pa­sos en fal­so.

—¿Có­mo eva­lúa la ex­pe­rien­cia del ter­cer ni­vel de go­bierno en Uru­guay has­ta aho­ra?

—Ha si­do una he­rra­mien­ta fan­tás­ti­ca. No hay que mi­rar­lo co­mo un es­pa­cio más de po­der que pue­da com­pli­car a otros. En San Jo­sé ha ser­vi­do pa­ra or­de­nar las prio­ri­da­des de la ges­tión en el te­rri­to­rio. Aho­ra, an­tes de ela­bo­rar el pre­su­pues­to quin­que­nal, el go­bierno de­par­ta­men­tal tie­ne un or­den de prio­ri­da­des ela­bo­ra­do por el pro­pio ter­cer ni­vel de go­bierno. En San Jo­sé ha da­do muy bue­nos re­sul­ta­dos. Yo soy un de­fen­sor de esa he­rra­mien­ta de tra­ba­jo por­que fa­vo­re­ce, fa­ci­li­ta y or­de­na las prio­ri­da­des de acuer­do a la mi­ra­da des­de el te­rri­to­rio y no con la vi­sión del go­ber­nan­te de­par­ta­men­tal. Es­to es una opor­tu­ni­dad, tie­ne co­sas pa­ra me­jo­rar. Hay que se­guir for­ta­le­cien­do los re­cur­sos pro­pios pa­ra que el ter­cer ni­vel de go­bierno pue­da eje­cu­tar al­gu­nos pro­yec­tos pun­tua­les. En el úl­ti­mo pre­su­pues­to di­mos un pa­so, que es do­tar con re­cur­sos a los mu­ni­ci­pios pa­ra que ela­bo­ren pro­yec­tos pro­pios pa­ra ir ejer­ci­tan­do el pro­ce­so de eje­cu­ción di­rec­ta. Hay que se­guir in­cre­men­tan­do la po­si­bi­li­dad de to­mar de­ci­sio­nes con re­cur­sos pro­pios. —¿Cuán­to pe­sa el go­bierno de cer­ca­nía en la vi­da co­ti­dia­na de los ve­ci­nos?

—Yo soy del in­te­rior-in­te­rior, no vi­vo en una ciu­dad ca­pi­tal. días del mes de agos­to. El je­fe co­mu­nal con­si­de­ra que es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra apren­der de los erro­res de otros paí­ses en el desa­rro­llo del ter­cer ni­vel de go­bierno. Por otro la­do, Fa­le­ro se mos­tró par­ti­da­rio de re­gio­na­li­zar cier­tos as­pec­tos de la ges­tión de­par­ta­men­tal. Pa­ra mí tie­ne un enor­me va­lor. Siem­pre me mo­les­tó que vi­nie­ran a mi pue­blo des­de la ca­pi­tal de­par­ta­men­tal a de­cir­me que hay que ha­cer tal co­sa. Aho­ra la gen­te tie­ne la opor­tu­ni­dad de de­cir “que­re­mos que nos ha­gan tal co­sa”. Es una gran di­fe­ren­cia.

—¿Ha de­tec­ta­do una par­ti­ci­pa­ción ma­yor de la gen­te? —Sin du­das, el ter­cer ni­vel de go­bierno tie­ne pre­vis­to, en­tre sus obli­ga­cio­nes, las au­dien­cias pú­bli­cas y ren­di­cio­nes de cuen­tas anua­les. To­do eso ha­ce a la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. Es al­go muy po­si­ti­vo. —Ca­da tan­to sur­gen vo­ces que di­cen que en Uru­guay hay mu­chos de­par­ta­men­tos y que es ne­ce­sa­rio re­du­cir su nú­me­ro. ¿Us­ted que opi­na? —Es po­si­ble. Yo soy par­ti­da­rio de tra­ba­jar en la po­si­bi­li­dad de re­gio­na­li­zar ges­tio­nes. En el pe­río­do pa­sa­do se ha­bló del te­ma pe­ro des­pués se de­jó de la­do. No hay que re­du­cir el nú­me­ro de los de­par­ta­men­tos pa­ra ha­cer que las ges­tio­nes al­can­cen una cla­ve re­gio­nal. Mu­chas ve­ces la du­pli­ca­ción de gas­tos por la in­ten­ción de con­tar con más he­rra­mien­tas, co­mo ma­qui­na­rias, que son de­ma­sia­do pa­ra un de­par­ta­men­to, se po­dría ges­tio­nar me­jor de ma­ne­ra re­gio­nal. En el pe­río­do pa­sa­do es­tu­vi­mos a pun­to de com­prar una plan­ta pa­ra la cons­truc­ción de car­pe­ta as­fál­ti­ca con Ca­ne­lo­nes, Flo­res, Flo­ri­da y Du­razno. No se dio por­que no se avan­zó en el pro­ce­so re­gio­nal, pe­ro hay mu­chas co­sas que se pue­den tra­ba­jar de esa ma­ne­ra.

—¿La nor­ma­ti­va vi­gen­te per­mi­te ese ti­po de acuer­dos? ¿Hay que mo­di­fi­car las le­yes? —Se pue­de, la fór­mu­la se bus­ca y se en­cuen­tra. En el ca­so de la plan­ta es­tu­vi­mos muy cer­ca. San Jo­sé lla­mó a li­ci­ta­ción pa­ra la re­gión. No se con­cre­tó por­que iba a ser fi­nan­cia­da por el im­pues­to a la Con­cen­tra­ción de los In­mue­bles Ru­ra­les (ICIR) que que­dó por el ca­mino. Es­tas son las co­sas que el país de­be­ría mi­rar. Otro ejem­plo: las plan­tas de tra­ta­mien­to de re­si­duos. ¿Por qué te­ner una plan­ta pa­ra re­si­duos en ca­da de­par­ta­men­to? ¿Por qué no te­ner plan­tas re­gio­na­les que per­mi­tan ba­jar los cos­tos? Tam­bién se po­dría tra­ba­jar so­bre pro­yec­tos de ener­gías al­ter­na­ti­vas. Na­da de es­to sig­ni­fi­ca re­du­cir la can­ti­dad de de­par­ta­men­tos. Lo que de­be­mos ha­cer es ges­tio­nar de ma­ne­ra más efi­cien­te a ni­vel re­gio­nal. Creo que ese es un ca­mino que de­be­ría re­co­rrer­se en al­gún mo­men­to cuan­do apa­rez­ca al­gún re­cur­so ex­tra. Mien­tras tan­to, se­gui­mos re­ci­bien­do el 3,33% de lo que per­ci­be Ren­tas Ge­ne­ra­les me­dian­te el ar­tícu­lo 214 de la Cons­ti­tu­ción. Si al­gún go­bierno re­suel­ve su­bir­lo, de­be­ría exi­gir­se un tra­ba­jo re­gio­nal co­mo con­tra­par­ti­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.