PO­DER EN AL­TA MAR

El Pais (Uruguay) - - PORTADA - MA­RIÁN­GEL SOLOMITA

Es el mun­do, es la na­tu­ra­le­za, es la po­lí­ti­ca. An­drés Do­min­go, di­rec­tor de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Re­cur­sos Acuá­ti­cos (Di­na­ra), pin­ta así el es­ce­na­rio: “Hay una com­pe­ten­cia geo­po­lí­ti­ca en el agua, se vie­ne la dé­ca­da de los océa­nos”. Una pre­dic­ción que anun­cia que a par­tir de 2020 la eco­no­mía se­rá azul, es de­cir que se pro­fun­di­za­rá la ex­plo­ta­ción de los sue­los pro­duc­ti­vos de los océa­nos, pe­ro en un con­tex­to de uso sos­te­ni­ble de los eco­sis­te­mas.

La ex­trac­ción de re­cur­sos ener­gé­ti­cos, far­ma­céu­ti­cos, trans­por­te, pes­ca, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, tu­ris­mo, se dispu­tará en la úl­ti­ma ba­rre­ra que que­da por cru­zar: al­ta mar. Por eso Do­min­go di­ce que “la in­ves­ti­ga­ción ma­ri­na es­tá te­nien­do im­pli­can­cias geo­po­lí­ti­cas pro­fun­das”.

Así quie­re jus­ti­fi­car las exi­gen­cias que es­ta­ble­ce el nue­vo de­cre­to que re­gla­men­ta la ley de pes­ca pa­ra ac­ce­der a un per­mi­so de pes­ca cien­tí­fi­ca, una re­dac­ción que, ase­gu­ra, no es dis­tin­ta del de­cre­to an­te­rior de 2006. Quie­re de­cir que la con­di­ción pa­ra po­der in­ves­ti­gar de dar­le la in­for­ma­ción re­ca­ba­da a la Di­na­ra y no di­vul­gar­la sin su au­to­ri­za­ción —que has­ta aho­ra no se ha­bía apli­ca­do—, tie­ne de­trás un ar­gu­men­to es­tra­té­gi­co pa­ra el desa­rro­llo del país.

“Hoy se es­ti­ma que los re­cur­sos a ob­te­ner pue­den ser enor­mes, el te­ma es quién va a lle­gar ahí”. ¿Y quién va a lle­gar ahí? “No­so­tros no; dos o tres po­ten­cias son las que tie­nen la tec­no­lo­gía pa­ra ex­plo­rar a 10.000 me­tros de pro­fun­di­dad”, acla­ra Do­min­go. Sin em­bar­go, la in­ves­ti­ga­ción oceá­ni­ca se es­tá dis­cu­tien­do a ni­vel mun­dial y ya co­men­zó la ron­da de ne­go­cia­cio­nes en Na­cio­nes Uni­das (ONU).

Uru­guay ara­ña es­te fu­tu­ro des­de 2016, cuan­do la ONU apro­bó una am­plia­ción de 350 mi­llas de su te­rreno oceá­ni­co. De es­ta for­ma se ex­ten­dió la zo­na eco­nó­mi­ca ex­clu­si­va, por ejem­plo, pa­ra la bús­que­da de hi­dro­car­bu­ros.

Aun­que el 40% de nues­tro te­rri­to­rio es lí­qui­do, Do­min­go co­lo­ca pa­ños fríos a la am­bi­ción: “Nues­tra si­tua­ción te­rri­to­rial es crí­ti­ca”. Y es que hay otro víncu­lo di­plo­má­ti­co que in­flu­yó en la re­gla­men­ta­ción de la in­ves­ti­ga­ción. El área que nos com­pe­te en el Río Uru­guay, el Río de la Pla­ta y su fren­te ma­rí­ti­mo es­tán com­par­ti­das con Ar­gen­ti­na. “To­do lo que se pro­duz­ca o eje­cu­te en ese te­rri­to­rio tie­ne una afec­ta­ción del 100% pa­ra el desa­rro­llo del país y tie­ne in­ci­den­cia en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. No se tra­ta de que­rer te­ner el con­trol de la in­for­ma­ción, sino que es po­lí­ti­ca y geo­po­lí­ti­ca­men­te ne­ce­sa­rio te­ner pre­cau­ción en sa­ber có­mo ma­ne­jar­la, que no sig­ni­fi­ca ocul­tar ni men­tir”, di­ce.

Tras pu­bli­car­se el de­cre­to, el 4 de ma­yo pa­sa­do, el ca­pí­tu­lo sie­te que re­gla­men­ta los per­mi­sos de pes­ca pa­ra in­ves­ti­ga­ción ge­ne­ró el in­me­dia­to re­cha­zo de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca (Ude­lar) y de dis­tin­tas co­mi­sio­nes y agen­cias de in­ves­ti­ga­ción que in­ter­pre­tan que la nor­ma­ti­va es exa­cer­ba­da, po­co pre­ci­sa en cuan­to a qué ti­po de investigaciones re­quie­ren el per­mi­so, no da ga­ran­tías de pla­zos ni de cri­te­rios de eva­lua­ción, y que al atar el otor­ga­mien­to del per­mi­so al com­pro­mi­so de no pu­bli­car los re­sul­ta­dos sin el aval de la Di­na­ra se in­cu­rre en cen­su­ra. Es­to, ade­más, ten­dría un efec­to no­ci­vo pa­ra el desa­rro­llo de la in­ves­ti­ga­ción y po­dría per­ju­di­car la for­ma­ción de re­cur­sos hu­ma­nos.

Los in­ves­ti­ga­do­res sos­pe­chan que la dis­cu­sión que es­tá im­plí­ci­ta en es­te con­flic­to es el ver­da­de­ro rol que tie­ne la cien­cia en la to­ma de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas.

EN DOS BAN­DOS. Pri­me­ro, unos 30 in­ves­ti­ga­do­res y do­cen­tes im­pug­na­ron el de­cre­to. Pe­ro fue la Di­na­ma la que lo­gró que el mues­treo del agua que­da­ra por fue­ra de es­ta nor­ma. Tras una ne­go­cia­ción en­tre los mi­nis­te­rios de De­fen­sa, Vi­vien­da, Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y Ga­na­de­ría, que ex­clu­yó a los cien­tí­fi­cos de la dis­cu­sión y cul­mi­nó con unas mo­di­fi­ca­cio­nes que ellos ha­lla­ron su­per­fi­cia­les, en se­tiem­bre fue la Ude­lar la que pre­sen­tó un re­cur­so de im­pug­na­ción.

Se­gún pu­bli­có el por­tal Su­des­ta­da, el de­par­ta­men­to ju­rí­di­co de la Ude­lar ar­gu­men­tó que es­te ar­tícu­lo es in­cons­ti­tu­cio­nal, ya que la Di­na­ra es­tá vul­ne­ran­do la es­pe­cia­li­za­ción y au­to­no­mía de la Uni­ver­si­dad co­mo en­te, “que no pue­de ser res­trin­gi­da por un de­cre­to”, di­ce la pro­rrec­to­ra de In­ves­ti­ga­ción, Ce­ci­lia Fer­nán­dez. La Uni­ver­si­dad tie­ne en­tre sus fi­nes im­pul­sar y pro­mo­ver la in­ves­ti­ga­ción. “Eso es­tá es­ta­ble­ci­do en la Ley Or­gá­ni­ca y un de­cre­to no pue­de te­ner más fuer­za que una ley”, agre­ga.

De­trás del “ul­tra con­trol” que se quie­re im­po­ner a es­te sec­tor, los in­ves­ti­ga­do­res creen que hay una vo­lun­tad de ca­llar­los. “Yo sien­to des­de ha­ce un tiem­po que la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca pue­de lle­gar a mo­les­tar en los pla­nes desa­rro­llis­tas”, opi­na Die­go Ler­ca­ri, de la Uni­dad de Desa­rro­llo de las Cien­cias del Mar que fun­cio­na en la Fa­cul­tad de Cien­cias.

Dos vier­nes atrás, en Ro­cha, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res se reunió pa­ra ar­mar un lis­ta­do de su­ge­ren­cias que la pro­rrec­to­ra Fer­nán­dez de­be­rá pre­sen­tar­le cuan­to an­tes al di­rec­tor de la Di­na­ra, pa­ra acor­dar una for­ma de tra­ba­jo mien­tras el re­cur­so de im­pug­na­ción sigue su cur­so. En el fon­do, se quie­re evi­tar lle­gar a un jui­cio administrativo y vol­ver a ne­go­ciar. La pre­gun­ta es pa­ra An­drés Do­min­go: —¿Es­tá dis­pues­to a dis­cu­tir nue­vas mo­di­fi­ca­cio­nes?

—Es­toy en to­dos los as­pec­tos abier­to al diá­lo­go, pe­ro quie­ro re­ci­bir fun­da­men­tos de los te­mas a im­pug­nar pa­ra vi­sua­li­zar­los y dis­cu­tir­los.

Bus­car por pri­me­ra vez un ar­gu­men­to pa­ra me­to­do­lo­gías que siem­pre fun­cio­na­ron de una manera no es una ta­rea fá­cil. Me­nos aún, cuan­do la cer­te­za que so­bre­vue­la es que la in­ves­ti­ga­ción es­tá sien­do vis­ta más co­mo un pro­ble­ma que co­mo

SAN­TA LU­CÍA. Ve­ci­nos de es­te río de­nun­cian que hay pe­ces muer­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.