DE NO­VICK

El Pais (Uruguay) - - QUÉ PASA -

men­te iden­ti­fi­ca­dos en es­te informe; Car­los, en cam­bio, pi­dió que se le cam­bia­ra el nom­bre y se omi­tie­ran de­ta­lles que lo in­di­vi­dua­li­za­ran, pues pre­fie­re que aún no se en­te­re na­die que es­tá em­bar­ca­do en es­ta aven­tu­ra.

Se­gún No­vick, hay de­par­ta­men­tos en los que hu­bo va­rias de­ce­nas de ins­crip­tos al lla­ma­do. Son los más po­bla­dos: Mon­te­vi­deo, Mal­do­na­do, Ca­ne­lo­nes. Don­de hu­bo me­nos fue en Ar­ti­gas y en Flo­res. Allí los can­di­da­tos se con­ta­ron con los de­dos de las ma­nos, pe­ro igual­men­te se pu­do cap­tar gen­te va­lio­sa, ase­gu­ra el lí­der del Par­ti­do de la Gen­te. “Que­da­mos muy con­for­mes”, di­ce.

Los pos­tu­lan­tes tie­nen un pro­me­dio de edad de en­tre 45 y 50 años —se pe­día un mí­ni­mo de 30 pe­ro no ha­bía to­pe. En­tre ellos hu­bo ape­nas 15% de in­tere­sa­das mu­je­res. an­tes. Un re­qui­si­to era te­ner ex­pe­rien­cia li­de­ran­do equi­pos y al me­nos cin­co años en po­si­cio­nes que im­pli­ca­ran ges­tión. Se exi­gía se­cun­da­ria com­ple­ta y se va­lo­ra­ba, sin ser ex­clu­yen­te, te­ner es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios. Los ins­crip­tos de­bían ser “proac­ti­vos”, con “gus­to por los desafíos”, “muy bue­nas ha­bi­li­da­des de re­la­cio­na­mien­to in­ter­per­so­nal”, ca­pa­ci­dad de “li­de­raz­go”, “co­mu­ni­ca­ción” y “pla­ni­fi­ca­ción”.

La ins­pi­ra­ción de No­vick pro­vino del pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, que al ini­cio de su go­bierno sor­pren­dió al lan­zar un cas­ting pa­ra ele­gir a sus can­di­da­tos a dipu­tados. A No­vick no le gus­ta es­te mé­to­do pa­ra re­clu­tar le­gis­la­do­res. Di­ce que pa­ra él los dipu­tados, en su con­di­ción de re­pre­sen­tan­tes del pue­blo, de­ben ser “bichos po­lí­ti­cos”. En cam­bio, los in­ten­den­tes —así co­mo los ti­tu­la­res de em­pre­sas pú­bli­cas, en­tes au­tó­no­mos y ser­vi­cios des­cen­tra­li­za­dos, así co­mo cier­tos car­gos den­tro de los mi­nis­te­rios— de­ben ser, a su jui­cio, esen­cial­men­te bue­nos ges­to­res.

“Si us­ted tu­vie­ra un quios­co y qui­sie­ra que al­guien lo ad­mi­nis­tra­ra, ¿se lo da­ría a Sen­dic?”, pre­gun­ta No­vick en sus re­co­rri­das en el in­te­rior. Cuen­ta que la reacción uná­ni­me es con­tes­tar­le “no, No­vick, ¡me lo fun­de!”, y en­ton­ces él les di­ce: “bueno, le di­mos la prin­ci­pal em­pre­sa del país a un hom­bre al que no le con­fia­ría­mos ni un quios­co”. Pa­ra No­vick, el re­clu­ta­mien­to de can­di­da­tos me­dian­te con­sul­to­ras es una for­ma de mi­ni­mi­zar ries­gos.

Va­rios po­li­tó­lo­gos uru­gua­yos con­sul­ta­dos des­co­no­cen es­te ti­po de pro­ce­sos y tien­den a ver­los con ma­los ojos. No hay — al me­nos nin­guno es ca­paz de ci­tar— pu­bli­ca­cio­nes al res­pec­to. El uru­gua­yo Luis

En­tre los pos­tu­lan­tes hu­bo un 15% de mu­je­res, un 20% vin­cu­la­do a la so­cie­dad ci­vil, y gen­te de to­dos los par­ti­dos.

GGG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.