La po­lí­ti­ca ges­tio­na­da.

El Pais (Uruguay) - - QUÉ PASA -

Ins­pi­ra­do en el fran­cés Ma­cron, Ed­gar­do No­vick apli­có un cas­ting psi­co­la­bo­ral pa­ra ele­gir a sus can­di­da­tos a in­ten­den­te. ¿Es lo más ra­ro que se ve­rá en es­ta cam­pa­ña? Le­jos del des­con­cier­to ge­ne­ra­li­za­do, 930 per­so­nas sin­tie­ron el lla­ma­do y se ano­ta­ron. En es­ta no­ta, un acer­ca­mien­to a quié­nes son y có­mo pien­san los fi­na­lis­tas. vos, es­to no cam­bia”. “Me pa­re­ció in­no­va­dor, sen­sa­cio­nal. Me dio la im­pre­sión de que No­vick es­tá en la sin­to­nía de cam­biar la men­ta­li­dad de ha­cer po­lí­ti­ca. Es co­mo di­ce él: no tie­ne com­pro­mi­so po­lí­ti­co con na­die”. A ella le mo­les­tan los di­ri­gen­tes a los que “les pe­sa la ca­mi­se­ta” par­ti­da­ria. Le in­dig­nan “la po­li­ti­que­ría ba­ra­ta” y los di­ri­gen­tes que “no es­cu­chan a la gen­te”.

Ha­ce unos me­ses que Mau­re­ne en­fren­ta los cues­tio­na­mien­tos de sus ami­gas: “¿qué ne­ce­si­dad de com­pli­car­te?”. Ella, que es téc­ni­ca pre­ven­cio­nis­ta pe­ro ac­tual­men­te tra­ba­ja co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va en una ofi­ci­na pú­bli­ca y dan­do cla­ses de in­glés, les res­pon­de que a sus 50 sien­te que “al­guien tie­ne que arre­man­gar­se e in­ten­tar ha­cer al­go pa­ra cam­biar”, in­yec­tar “un po­co de ener­gía” y sa­cu­dir el “con­for­mis­mo” que do­mi­na su de­par­ta­men­to, Ce­rro Lar­go. ¿Por qué no ella?

UN QUIOS­CO PA­RA SEN­DIC. Mar­ce­lo, Car­los y Mau­re­ne son tres fi­na­lis­tas del pro­ce­so en sus de­par­ta­men­tos. Es pro­ba­ble que sean can­di­da­tos, pe­ro co­mo aún no es se­gu­ro No­vick pre­fie­re no pre­sen­tar­los con sus ape­lli­dos y sus ca­ras to­da­vía. Mar­ce­lo y Mau­re­ne es­ta­ban dis­pues­tos a ser ple­na- Abo­ga­dos, ar­qui­tec­tos e in­ge­nie­ros fue­ron las pro­fe­sio­nes pre­do­mi­nan­tes. Uno de los fi­na­lis­tas es un pe­rio­dis­ta te­le­vi­si­vo que du­ran­te una en­tre­vis­ta le con­fe­só a No­vick en vi­vo y en di­rec­to que él es­ta­ba en ca­rre­ra. Hu­bo cer­ca de 20% de per­so­nas re­la­cio­na­das a or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y ca­si un 10% vin­cu­la­do a la ges­tión del fút­bol ama­teur o el baby fút­bol. Los pos­tu­lan­tes pro­vie­nen de to­dos los par­ti­dos; nin­guno so­bre­sa­lió.

Se pe­día gen­te que hu­bie­ra na­ci­do en el de­par­ta­men­to por el cual se pre­sen­ta­ba o que vi­vie­ra allí des­de al me­nos tres años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.