“Hoy la cár­cel no es so­lu­ción, sino par­te del pro­ble­ma”

El Pais (Uruguay) - - NACIONAL - EDUAR­DO BARRENECHE

—¿Le lla­mó la aten­ción la vio­len­cia de los úl­ti­mos asal­tos?

—Es­ta­mos si­guien­do con mu­cha aten­ción eso. Tam­bién si uno ana­li­za en otras épo­cas del país ocu­rrie­ron co­sas si­mi­la­res. En los años no­ven­ta es­ta­ban la ‘Po­li­ban­da’ y la ‘Tu­pa­ban­da’. Tam­bién hu­bo olas de asal­tos vio­len­tos.

—Un fe­nó­meno nue­vo son los al­tos ni­ve­les de vio­len­cia uti­li­za­dos en los atra­cos, con ti­ro­teos en lu­ga­res pú­bli­cos y en ho­ras pi­co.

—Ese es un ele­men­to que hay que te­ner en cuen­ta y se­guir in­ves­ti­gan­do. Te­ne­mos fis­ca­les que es­tán in­ves­ti­gan­do esos de­li­tos co­do con co­do con la Po­li­cía. Te­ne­mos sec­to­res de la Po­li­cía Na­cio­nal que es­tán pre­pa­ra­dos, que es­tán tra­ba­jan­do. Hay que hi­lar muy fino.

—¿Por qué?

—Por­que hay que sa­ber qué es lo que pa­só. Hay que ir al fon­do de la si­tua­ción. Res­pon­sa­bi­li­zan­do a uno o a dos de los que co­me­tie­ron un asal­to es­ta­mos ha­cien­do jus­ti­cia y com­ba­tien­do la im­pu­ni­dad. Pe­ro lo im­por­tan­te es ver atrás de eso lo que hay. —¿Cree que hay ban­das or­ga­ni­za­das de­trás de esos asal­tos?

—El ni­vel de or­ga­ni­za­ción que se vio en el asal­to a la re­me­sa del Ban­co Itaú de­mues­tra que és­te es im­por­tan­te. El ni­vel de or­ga­ni­za­ción de las ban­das que es­tán asal­tan­do ca­je­ros tam­bién es al­to. Son ex­per­ti­cias que desa­rro­llan los de­lin­cuen­tes en de­ter­mi­na­da mo­da­li­dad de­lic­ti­va que mues­tran un gra­do de ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to que preo­cu­pa.

—¿Hay par­ti­ci­pa­ción de ex­tran­je­ros en esas ban­das?

—Esa es la in­for­ma­ción de In­te­li­gen­cia que es­ta­mos ma­ne­jan­do. Que es así. El ca­so de los ca­je­ros es sin du­da que el know how es chi­leno.

—En tres ca­sos con el nue­vo CPP, la Fis­ca­lía lo­gró in­cau­ta­cio­nes su­pe­rio­res a los US$ 16 mi­llo­nes. Abo­ga­dos de­fen­so­res se­ña­la­ron en au­dien­cias que a la Fis­ca­lía so­lo le in­tere­sa la pla­ta. ¿Qué di­ce al res­pec­to?

—Pa­ra no­so­tros, eso no es pe­yo­ra­ti­vo. Es la apli­ca­ción prác­ti­ca de una po­lí­ti­ca cri­mi­nal que se ha ex­ten­di­do a ni­vel mun­dial. Esa po­lí­ti­ca ha si­do im­pul­sa­da por or­ga­nis­mos co­mo el GAFI (Gru­po de Ac­ción Fi­nan­cie­ra In­ter­na­cio­nal), Na­cio­nes Uni­das y OEA.

—¿Al de­lin­cuen­te le due­le más sa­car­le el di­ne­ro que la pri­sión?

—Sí. Esa es la pre­mi­sa prác­ti­ca que es­tán lle­van­do ade­lan­te los fis­ca­les uru­gua­yos. Eso no sig­ni­fi­ca que tam­bién pue­da ha­ber pe­na pri­va­ti­va de li­ber­tad pa­ra esos impu­tados. Eso no es lo mis­mo que el acuer­do re­pa­ra­to­rio que bus­ca sa­tis­fa­cer a la víc­ti­ma. Acá es otra co­sa: el Es­ta­do va por los bie­nes pro­duc­to de un ilí­ci­to pa­ra sa­cár­se­los al de­lin­cuen­te. An­tes se apli­ca­ba una pe­na de pri­sión pa­ra el de­lin­cuen­te y és­te se­guía sien­do ri­co. Man­te­nía sus bie­nes y se­guía ma­ne­jan­do su im­pe­rio des­de la cár­cel. Quie­ro acla­rar que el di­ne­ro que se de­co­mi­sa (a los impu­tados) no va a la Fis­ca­lía. Va a un fon­do de bie­nes de­co­mi­sa­dos. Y even­tual­men­te po­de­mos re­ci­bir una par­te de eso pa­ra un pro­yec­to con­cre­to. Pe­ro los fis­ca­les no re­ci­ben un be­ne­fi­cio di­rec­to. —¿Cree que la in­ter­cep­ta­ción te­le­fó­ni­ca es in­efi­caz por­que los tra­fi­can­tes no ha­blan más por te­lé­fono y ello re­dun­dó en una dis­mi­nu­ción de los ope­ra­ti­vos? —Es po­si­ble sí. En Uru­guay te­nía­mos mu­cha ex­pe­rien­cia en la in­ter­cep­ta­ción te­le­fó­ni­ca y en el aná­li­sis de la mis­ma que hoy prác­ti­ca­men­te ya no da tan­tos re­sul­ta­dos. —An­tes ha­bía grandes de­co­mi­sos de dro­gas me­dian­te es­te sis­te­ma.

—No me lo cuen­te a mí que yo era juez es­pe­cia­li­za­do en Cri­men Or­ga­ni­za­do. Tra­ba­ja­ba con (el en­ton­ces di­rec­tor de la Bri­ga­da An­ti­dro­gas, Ju­lio) Guar­te­che y con Ma­rio La­ye­ra (hoy di­rec­tor Na­cio­nal de Po­li­cía). Hay que im­ple­men­tar nue­vos me­ca­nis­mos de in­ves­ti­ga­ción.

—¿El cri­men or­ga­ni­za­do es­tá uti­li­zan­do tec­no­lo­gía de pun­ta o evo­lu­cio­nó?

—El desa­rro­llo de nue­vas tec­no­lo­gías de co­mu­ni­ca­ción (por ejem­plo, What­sapp) ha ge­ne­ra­do es­te ti­po de do­lo­res de ca­be­za. Te­ne­mos que en­ten­der que la tec­no­lo­gía avan­za muy rá­pi­da­men­te.

—En un prin­ci­pio, con el nue­vo Có­di­go de Pro­ce­so Pe­nal (CPP), el nú­me­ro de pre­sos des­cen­dió abrup­ta­men­te. ¿Cuál es la si­tua­ción ac­tual? —Al 4 de oc­tu­bre de es­te año, hay 10.265 per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad. Es­ta es una ci­fra más o me­nos igual al cie­rre del año 2016. Pa­ra que us­ted pue­da com­pa­rar, en oc­tu­bre de 2017, mien­tras ri­gió el sis­te­ma an­ti­guo, la can­ti­dad de per­so­nas en­car­ce­la­das era 10.993. Y hoy es­ta­mos en 10.265. Quie­re de­cir que es­ta­mos en unos 700 pre­sos por de­ba­jo cuan­do, lue­go de un des­cen­so, has­ta 9.900, hoy vol­ve­mos a cre­cer.

—¿A qué se de­be esa suba de pre­sos? —Se de­be a los ajus­tes del fun­cio­na­mien­to, me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo y co­no­ci­mien­to en­tre la Po­li­cía y los fis­ca­les. Eso ha per­mi­ti­do me­jo­rar mu­chí­si­mo los ren­di­mien­tos. Pri­me­ro, es­ta­mos con­ven­ci­dos que es­ta cur­va de la ta­sa de per­so­nas en­car­ce­la­das se­gui­rá as­cen­dien­do. Y, se­gun­do, con­si­de­ra­mos que, con los cam­bios in­cor­po­ra­dos en la Ren­di­ción de Cuen­tas, es­ta­re­mos en me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra en­fren­tar el año que vie­ne. —¿Por qué di­ce eso?

—Por ejem­plo, una de las cues­tio­nes que mu­cho se dis­cu­tió en los pri­me­ros me­ses del nue­vo Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal fue: ‘los fis­ca­les te­ne­mos mu­chos ca­sos en car­pe­ta y por eso no po­de­mos tra­ba­jar’. Hoy, es­ta­dís­ti­ca­men­te, la gran ma­yo­ría de los fis­ca­les no tie­nen nin­gún ca­so sin leer y es­tán to­dos en in­ves­ti­ga­ción. Sí re­co­noz­co que exis­ten pro­ble­mas en al­gu­nos lu­ga­res. Pe­ro los te­ne­mos iden­ti­fi­ca­dos y sa­be­mos el mo­ti­vo.

—¿En qué áreas tie­ne pro­ble­mas?

—Por ejem­plo, te­ne­mos di­fi­cul­ta­des en de­li­tos se­xua­les don­de hay un vo­lu­men muy im­por­tan­te de ca­sos. Con la apro­ba­ción de la Ren­di­ción de Cuen­tas, va­mos a crear más fis­ca­lías en esa área. Pa­sa­rán de dos a cin­co en Mon­te­vi­deo a par­tir del 15 de no­viem­bre pró­xi­mo. Tam­bién se crea­rá una se­gun­da fis­ca­lía de Ho­mi­ci­dios; otra de De­li­tos Eco­nó­mi­cos y otra es­pe­cia­li­za­da en Dro­gas en la ca­pi­tal. Te­ne­mos di­fi­cul­ta­des por vo­lu­men en Ca­ne­lo­nes. Bá­si­ca­men­te en Atlán­ti­da y en Ciu­dad de la Cos­ta. Hoy que­re­mos crear una nue­va fis­ca­lía. Que­re­mos crear otra en Las Pie­dras. En Mal­do­na­do no va­mos a crear fis­ca­lías pe­ro va­mos a re­for­zar­las. En Sal­to, Pay­san­dú y Ri­ve­ra ins­ta­la­re­mos una cuar­ta fis­ca­lía que pro­ba­ble­men­te se de­di­que al sis­te­ma an­ti­guo pa­ra po­der li­be­rar a las otras tres del sis­te­ma nue­vo. Acei­ta­do el en­gra­na­je, es­toy con­ven­ci­do que los nú­me­ros van a me­jo­rar sus­tan­cial­men­te. Que ya son bue­nos hoy pa­ra el po­co tiem­po que lle­va­mos de tra­ba­jo.

—¿Cree que es su­fi­cien­te una fis­ca­lía más pa­ra Ho­mi­ci­dios y otra pa­ra De­li­tos Eco­nó­mi­cos?

—Pe­di­mos más re­cur­sos al Par­la­men­to. Pe­di­mos una ci­fra de $ 300 mi­llo­nes pa­ra el sis­te­ma acu­sa­to­rio. Fi­nal­men­te nos vo­ta­ron $ 65 mi­llo­nes. Es­tá cla­ro que no es lo que es­tá­ba­mos re­cla­man­do. De to­das ma­ne­ras hay un cre­ci­mien­to por la vía de trans­for­ma­ción al su­pri­mir la in­ter­ven­ción de las fis­ca­lías en los pro­ce­sos pre­ven­ti­vos. Y esas fis­ca­lías se trans­for­ma­ron en pe­na­les. Ahí tam­bién ob­tu­vi­mos re­cur­sos. Hay que ser jus­tos y no pen­sar so­lo en los $ 65 mi­llo­nes.

—El co­mi­sio­na­do par­la­men­ta­rio, Juan Mi­guel Pe­tit, se­ña­ló que el nue­vo CPP es un avan­ce, pe­ro fal­tan me­di­das al­ter­na­ti­vas a la pri­sión pa­ra de­li­tos le­ves. ¿Coin­ci­de con esa vi­sión?

—Sí. Si no exis­ten las me­di­das al­ter­na­ti­vas a la pri­sión, es la na­da mis­mo. En­ton­ces es ne­ce­sa­rio re­gu­lar un me­ca­nis­mo y te­ner los re­cur­sos co­mo pa­ra po­der ins­tru­men­tar es­te ti­po de sa­li­das al­ter­na­ti­vas. Esa es una de las co­sas que nos es­tá fal­tan­do en es­te mo­men­to pa­ra que fun­cio­nen los ins­ti­tu­tos que la ley pre­vé en esa lí­nea, por­que si no hay me­di­das al­ter­na­ti­vas y no hay cár­cel, no hay na­da. Y es cla­ro que al­go tie­ne que ha­ber o sino es la im­pu­ni­dad. In­sis­to, eso es­tá fal­tan­do. Com­par­to tam­bién otra afir­ma­ción que ha he­cho Pe­tit que fal­ta tra­ba­jo car­ce­la­rio que apun­te a la reha­bi­li­ta­ción de per­so­nas pri­va­das a la li­ber­tad. —¿Cuán­to in­ci­de en la se­gu­ri­dad la ma­la ca­li­dad de las cár­ce­les o que no se ha­ya com­ple­ta­do la re­for­ma pe­ni­ten­cia? —Voy a ser muy ho­nes­to. Creo que se ha he­cho mu­cho en cár­ce­les. El in­gre­so de ASSE al sis­te­ma car­ce­la­rio ha si­do fun­da­men­tal. An­tes no ha­bía asis­ten­cia mé­di­ca y aho­ra hay. La me­di­ca­ción lle­ga a los pre­sos en­fer­mos. To­do lo que se ha he­cho en la cons­truc­ción de nue­vas cár­ce­les. Se ha he­cho mu­cho. Res­pec­to al va­so me­dio va­cío, evi­den­te­men­te te­ne­mos cár­ce­les lle­nas de jó­ve­nes, adic­tos, anal­fa­be­tos fun­cio­na­les y po­bres. Ese es el 99% de la com­po­si­ción car­ce­la­ria del Uru­guay. Ahí hay que tra­ba­jar. Pa­ra que cum­pla­mos con la Cons­ti­tu­ción y las cár­ce­les no sir­van co­mo cas­ti­go, sino pa­ra la pro­fi­la­xis del de­li­to, no de­ben ser un me­ro lu­gar de de­pó­si­to de se­res hu­ma­nos mien­tras cum­plen la pe­na. De­be­ría­mos te­ner po­lí­ti­cas de reha­bi­li­ta­ción.

—¿Qué ti­po de po­lí­ti­cas?

—Y las po­lí­ti­cas de reha­bi­li­ta­ción con esa com­po­si­ción de la po­bla­ción car­ce­la­ria pa­san por la edu­ca­ción, los tra­ta­mien­tos de las adic­cio­nes y por la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar pa­ra que efec­ti­va­men­te po­da­mos re­cu­pe­rar. En ca­so con­tra­rio, el pri­ma­rio de hoy va a ser el re­in­ci­den­te de ma­ña­na.

—¿En­ton­ces in­ci­den en la se­gu­ri­dad es­tos pro­ble­mas car­ce­la­rios?

—Sin du­da que sí. Yo di­ría que la cár­cel hoy más que par­te de la so­lu­ción es par­te del pro­ble­ma. Te­nien­do pre­sen­te que se ha avan­za­do mu­chí­si­mo.

—Pe­ro la re­for­ma pe­ni­ten­cia­ria no se ha com­ple­ta­do.

—Yo creo que hay que com­ple­tar­la, que fal­ta to­do ese pro­ce­so. Fal­ta tra­ba­jo con edu­ca­do­res, si­có­lo­gos, de­por­tes. Hay un mon­tón de co­sas que ha­cen al ser hu­mano. Una per­so­na que es cap­tu­ra­da por ro­bar con el sín­dro­me de abs­ti­nen­cia, lo que más ne­ce­si­ta, ade­más de cum­plir la pe­na que se le im­pon­ga, es un tra­ta­mien­to con­tra sus adic­cio­nes.

Pa­ra de­li­tos le­ves, si no hay cár­cel y fal­tan me­di­das al­ter­na­ti­vas a la pri­sión, no hay na­da”.

Es po­si­ble que la in­ter­cep­ta­ción te­lé­fo­ni­ca sea in­efi­caz; hoy no da tan­tos re­sul­ta­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.