El pe­rio­dis­mo sa­le a reivin­di­car su ca­li­dad en tiem­pos de In­ter­net

Sa­va­ter, Pag­ni y Ca­bot de­ba­ti­rán el miér­co­les en el cen­te­na­rio de El País

El Pais (Uruguay) - - NACIONAL -

En me­nos de lo que de­mo­ra en cam­biar la luz del se­má­fo­ro, en pro­me­dio, en el mun­do se man­dan unos 342 mil tuits, se suben 120 ho­ras de vi­deo a You­tu­be, se en­vían 204 mi­llo­nes de emails y 132 mil men­sa­jes de What­sapp. Y en ese “bom­bar­deo” de in­for­ma­ción ca­be de to­do.

Es­te es­ce­na­rio, aso­cia­do a la irrup­ción tec­no­ló­gi­ca y que tie­ne sus con­se­cuen­cias en las re­la­cio­nes hu­ma­nas, pa­re­ce ca­mi­nar de la mano de otro fe­nó­meno: el des­crei­mien­to en la de­mo­cra­cia. Se­gún el La­ti­no­ba­ró­me­tro, las re­des so­cia­les se han con­ver­ti­do pa­ra un ter­cio de la po­bla­ción de la re­gión en su prin­ci­pal fuen­te de co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca, y ese co­rri­mien­to en la manera de in­for­mar­se coin­ci­de con la pér­di­da de con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y en los par­ti­dos po­lí­ti­cos —so­lo uno de ca­da cua­tro uru­gua­yos con­fía en ellos.

En es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma —o en tiem­pos de In­ter­net pa­ra de­cir­lo más sen­ci­llo— el pe­rio­dis­mo vie­ne sien­do uno de los más cas­co­tea­dos. “Que las no­ti­cias fal­sas, que lo leí en Fa­ce­book, que los pe­rio­dis­tas ha­cen cam­pa­ña, que…”.

Pe­ro tres hom­bres de me­dios, de esos que con sus investigaciones y ar­tícu­los han pro­vo­ca­do ver­da­de­ros sa­cu­do­nes, coin­ci­den en que el “pe­rio­dis­mo de ca­li­dad es la me­jor res­pues­ta a los desafíos” que su­po­ne la era de in­ter­net.

El fi­ló­so­fo es­pa­ñol Fer­nan­do Sa­va­ter y los pe­rio­dis­tas ar­gen- ti­nos, Car­los Pag­ni y Die­go Ca­bot, se re­uni­rán en Uru­guay, el miér­co­les, pa­ra re­fle­xio­nar so­bre la im­por­tan­cia ac­tual del pe­rio­dis­mo. Lo ha­rán en el mar­co de los fes­te­jos del cen­te­na­rio de El País. Eso sí: no se­rá un en­cuen­tro de “pe­rio­dis­mo pa­ra pe­rio­dis­tas”, sino que pro­me­te ser un es­pa­cio de de­ba­te so­bre el mun­do en que nos mo­ve­mos —o el que nos mue­ve.

LA PRO­FE­SIÓN. Unos cua­der­nos, la con­fian­za en las fuen­tes, la as­tu­cia de un pe­rio­dis­ta, el res­pal­do y la cre­di­bi­li­dad de un me­dio pu­sie­ron a al­gu­nos de los em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos ar­gen­ti­nos más in­flu­yen­tes de­trás de las re­jas. O me­jor di­cho, de­ve­la­ron un en­tra­ma­do de co­rrup­ción pa­ra que lue­go la Jus­ti­cia hi­cie­ra su tra­ba­jo.

El pe­rio­dis­ta Die­go Ca­bot ha­bía re­ci­bi­do los cua­der­nos con las ci­fras de las coimas del kirch­ne­ris­mo el 8 de enero. Se las ha­bía da­do una fuen­te de con­fian­za, un co­no­ci­do de Os­car Cen­teno, el ex­cho­fer de Ro­ber­to Ba­rat­ta (la mano de­re­cha del mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción Fe­de­ral Ju­lio De Vi­do des­de don­de se or­ques­tó la co­rrup­ción).

Ca­bot se pa­só in­ves­ti­gan­do y unien­do ca­bos du­ran­te más de seis me­ses has­ta que pu­bli­có las pri­me­ras lí­neas en el dia­rio ar­gen­tino La Na­ción. Pe­ro ese pe­ri­plo no es­tu­vo exen­to de an­sie­dad. El pro­pio pe­rio­dis­ta re­cor­dó que el mis­mo día en que re­ci­bió los cua­der­nos y los pu­so en una bol­sa, le de­mo­ró “un mon­tón” lle­gar has­ta el dia­rio por­que “to­do el tiem­po fre­na­ba” pa­ra leer­los.

El pe­rio­dis­ta pu­do ha­ber pu­bli­ca­do las fo­to­co­pias de los ori­gi­na­les al día si­guien­te, tam­bién pu­do ha­ber ido a la Jus­ti­cia a ha­cer la de­nun­cia. Pe­ro pre­fi­rió el ca­mino más lar­go y fiel: ha­cer pe­rio­dis­mo de ca­li­dad. Eso, se­gún coin­ci­die­ron los ex­per­tos que ana­li­za­ron el ca­so, “no lo su­ple las ca­de­nas de las re­des so­cia­les, la in­ves­ti­ga­ción de un fis­cal o una char­la en te­le­vi­sión al es­ti­lo bo­li­che”.

Pag­ni, quien com­par­te re­dac­ción con Ca­bot, fue uno de los de­fen­so­res acé­rri­mos de es­ta in­ves­ti­ga­ción y del pe­rio­dis­mo bien he­cho. En una de sus co­lum­nas re­cor­dó que un mi­nis­tro del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, a raíz de la cri­sis eco­nó­mi­ca y la pu­bli­ca­ción de los cua­der­nos, le ha­bía di­cho: “Si no hay pan, que ha­ya cir­co”. Y en lu­gar de ca­llar, el pe­rio­dis­mo lo pu­so en evi­den­cia.

Pe­ro la dis­cu­sión en­tre el buen y mal pe­rio­dis­mo no es nue­va, ni na­ce con in­ter­net. El fi­ló­so­fo Sa­va­ter ha­bía di­cho ha­ce on­ce años que el pe­rio­dis­mo “ha al­can­za­do una am­pli­tud y mag­ni­tud in­men­sas, so­bre to­do con la in­cor­po­ra­ción de nue­vas tec­no­lo­gías, y den­tro de ahí hay de to­do .... co­mo en las grandes obras de Sha­kes­pea­re, hay de to­do, con­flu­yen la glo­ria y la hez”.

SA­VA­TER. El fi­ló­so­fo se­rá uno de los pa­ne­lis­tas que ana­li­za­rá el pe­rio­dis­mo en tiem­pos de re­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.