Sin pla­ta y sin ideas

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

TO­MÁS LINN

El cum­pli­mien­to de las ru­ti­nas ins­ti­tu­cio­na­les a ve­ces nos anes­te­sia. Se pro­ce­san, se dis­cu­ten, se cum­plen. Pe­ro en su ri­tual que­da di­si­mu­la­do el tras­fon­do real, el mal en­dé­mi­co que es­con­den. Ocu­rre con el de­ba­te res­pec­to a la Ren­di­ción de Cuen­tas. Se ha­bla so­bre cuán­to va pa­ra ca­da quien, de dón­de sa­le el di­ne­ro y al fi­nal, en cuán­to que­da el dé­fi­cit. Re­suel­to eso, se vo­ta y to­do sigue igual has­ta la pró­xi­ma.

En el pro­ce­so se van di­lu­yen­do los re­cla­mos, que re­sur­gi­rán en la pró­xi­ma. Apa­ren­tan pe­dir más re­cur­sos pa­ra los ser­vi­cios pú­bli­cos, pe­ro en reali­dad so­lo de­man­dan subas de suel­dos y más em­plea­dos, sin si­quie­ra sa­ber cuan ne­ce­sa­rios son y si esos fun­cio­na­rios son los ca­pa­ci­ta­dos pa­ra ca­da ta­rea.

En el cur­so del de­ba­te apa­re­ce ese mal en­dé­mi­co, sin cu­ra apa­ren­te y que na­die sa­be có­mo re­sol­ver. Es que no importa cuan­ta pla­ta se re­cau­de ni cuan­to suben los impuestos, nun­ca al­can­za.

La edu­ca­ción no lo­gra te­ner un pre­su­pues­to su­fi­cien­te; Sa­lud Pú­bli­ca adu­ce que no tie­ne di­ne­ro pa­ra cu­brir los cos­tos de me­di­ca­men­tos cru­cia­les pe­ro ca­rí­si­mos; no hay fon­dos pa­ra re­com­po­ner a nue­vo la red vial; la Ar­ma­da es­tá tan apre­ta­da en su pre­su­pues­to que no pue­de cus­to­diar nues­tras cos­tas; los tri­bu­na­les no cuen­tan con re­cur­sos pa­ra que sus jui­cios sean efi­ca­ces y rá­pi­dos; no hay pla­ta pa­ra sol­ven­tar una fuer­za po­li­cial efec­ti­va; una lar­ga lis­ta de obras pú­bli­cas de­be pos­ter­gar­se por fal­ta de di­ne­ro; el sis­te­ma pre­vi­sio­nal es de­fi­ci­ta­rio; no hay re­cur­sos pa­ra la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca ni pa­ra la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca. Y la lis­ta pue­de se­guir.

Nun­ca na­da al­can­za ni a na­die le al­can­za. El re­sul­ta­do es con­tar con un Es­ta­do tre­men­da­men­te cos­to­so que no cum­ple sus fun­cio­nes. Que no sir­ve. Un Es­ta­do que se lo pa­ga en­tre to­dos, pe­ro que to­do se lo tra­ga; ade­más le qui­ta re­cur­sos y ener­gía a la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va. Ello ge­ne­ra un círcu­lo vi­cio­so sin sa­li­da.

A eso se su­man los pro­yec­tos a los que el Es­ta­do apues­ta e in­vier­te y lue­go no tie­ne más re­me­dio que aban­do­nar por­que eran ideas in­via­bles. Se tra­ta de dre­na­jes ab­sur­dos de un di­ne­ro que pu­do ha­ber te­ni­do me­jor des­tino. Los de­rro­ches en Plu­na, Alas U, la re­ga­si­fi­ca­do­ra y An­cap son ejem­plo de ello.

Un Es­ta­do cos­to­so pe­ro es­té­ril es un sin­sen­ti­do. El di­ne­ro re­cau­da­do irá a pa­gar suel­dos, no tra­ba­jo pro­duc­ti­vo o si­quie­ra lo que co­rres­pon­de por rea­li­zar fun­cio­nes ne­ce­sa­rias.

La so­lu­ción im­po­si­ti­va so­lo agra­va el pro­ble­ma. Se pi­de más, se re­cau­da más, pe­ro lle­ga un mo­men­to que ya no hay de dón­de ras­car y la pro­duc­ti­vi­dad tan abu­sa­da des­cien­de. La so­lu­ción bus­ca­da por un la­do ter­mi­na sien­do una tram­pa por otro. El país lo es­tá vien­do en es­tos mo­men­tos con la in­men­sa frus­tra­ción que mues­tran los sec­to­res vin­cu­la­dos al agro. De­ja­ron de ser pro­duc­ti­vos por nin­gu­na otra ra­zón de que ya no aguan­tan la pre­sión.

Es­te es pues el te­ma que Uru­guay tie­ne pen­dien­te des­de ha­ce dé­ca­das y que se agu­di­zó con los úl­ti­mos go­bier­nos fren­tis­tas. Pa­re­ce bueno que, an­te un cli­ma de ne­ce­si­dad de cam­bio, sea ho­ra de fi­nal­men­te mo­di­fi­car es­ta per­ni­cio­sa manera de dis­cu­tir los asun­tos pre­su­pues­ta­les.

No es cues­tión de en­trar en la vie­ja dis­cu­sión de si más Es­ta­do o me­nos Es­ta­do. La lis­ta de fun­cio­na­mien­tos de­fec­tuo­sos que se­ña­lé más arri­ba se ob­ser­van en ac­ti­vi­da­des don­de, en lí­neas ge­ne­ra­les, so­lo el Es­ta­do pue­de ac­tuar. Pe­ro su pre­sen­cia es ino­cua y por lo tan­to cues­ta di­ne­ro y no sir­ve.

Se tra­ta de dis­cu­tir un me­jor uso de re­cur­sos y de dis­po­ner de la gen­te más idó­nea. No de re­par­tir car­gos a cos­ta de impuestos, sino de pe­dir­le a la gen­te que sa­be y se for­mó, que ha­ga bien lo que es ne­ce­sa­rio ha­cer.

Si no fue­ra por­que la si­tua­ción es dramática, la le­ta­nía de que­ja per­ma­nen­te por par­te de di­fe­ren­tes je­rar­cas que no tie­nen re­cur­sos pa­ra cum­plir sus ta­reas, pa­re­ce de caricatura. Pe­ro lo cier­to es que es­tán ata­dos de pies y ma­nos pues no tie­nen pla­ta. Nin­guno la tie­ne.

Se vie­ne un año elec­to­ral, los par­ti­dos de opo­si­ción es­tán re­per­fi­lan­do sus li­de­raz­gos y sus can­di­da­tu­ras, sa­ben que hay una re­tó­ri­ca ofi­cia­lis­ta gas­ta­da a la que ya le pa­só su tiem­po: lo ven en un ofi­cia­lis­mo que no tie­ne res­pues­tas. Es­to ofre­ce una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra que de una vez por to­das se abor­de es­te te­ma.

No es cues­tión de re­fun­dar la na­ción, sim­ple­men­te de reor­de­nar la for­ma de gas­tar el di­ne­ro en be­ne­fi­cio de los ciu­da­da­nos y ha­bi­tan­tes del país y no de los em­plea­dos pú­bli­cos sin­di­ca­li­za­dos. Es ha­cer que el país fun­cio­ne bien, que ca­da uno cum­pla la ta­rea que le fue asig­na­da, que se vean re­sul­ta­dos.

Es­to de vi­vir siem­pre ba­jo una man­ta cor­ta que no cu­bre to­do, en un país lleno de ser­vi­cios que no mar­chan, de ofi­ci­nas que no fun­cio­nan, em­pie­za a can­sar.

¿Se­rá es­ta nue­va ins­tan­cia elec­to­ral una opor­tu­ni­dad pa­ra or­de­nar las prio­ri­da­des? Las com­pa­ra­cio­nes con el pa­sa­do, los an­te­ce­den­tes en si­tua­cio­nes si­mi­la­res, no per­mi­ten ser de­ma­sia­do op­ti­mis­tas.

Un Es­ta­do cos­to­so pe­ro es­té­ril es un sin­sen­ti­do. El di­ne­ro re­cau­da­do irá a pa­gar suel­dos, no tra­ba­jo pro­duc­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.