Ex­per­tos ad­vier­ten po­si­bles ries­gos

El Pais (Uruguay) - - INTERNACIONAL -

GGG Unión So­vié­ti­ca. Y, la des­apa­ri­ción de la fi­gu­ra de Lula de los car­te­les ha­ce re­cor­dar el há­bi­to es­ta­li­nis­ta de bo­rrar las fo­tos de los que caían en des­gra­cia en el ré­gi­men co­mu­nis­ta, mu­cho an­tes de la apa­ri­ción del pho­tos­hop”.

Pe­rei­ra pun­tua­li­za: “Es cla­ro que el PT no lle­gó a ese pun­to, y que Lula con­ti­núa sien­do ‘el gran lí­der’”.

Agre­ga que de­bi­do al al­to gra­do de re­cha­zo a Lula y al PT, el di­rec­tor de Ibo­pe, Car­los Au­gus­to Mon­te­ne­gro, se­ña­la que si el ex­pre­si­den­te fue­ra can­di­da­to en la ac­tua­li­dad, po­dría per­der la elec­ción.

EFI­CA­CIA. A me­di­da que di­gie­ren y ana­li­zan el nue­vo pa­no­ra­ma po­lí­ti­co des­pués del re­sul­ta­do es­tre­me­ce­dor de la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral, los ex­per­tos en cien­cias po­lí­ti­cas y aca­dé­mi­cos coin­ci­den en des­ta­car que el fe­nó­meno ge­ne­ra­do por Bol­so­na­ro pue­de cam­biar de manera de­fi­ni­ti­va la manera có­mo se ha­cen las cam­pa­ñas elec­to­ra­les en Bra­sil. De for­ma con­tra­ria a lo que hi­cie­ron sus ri­va­les que tu­vie­ron mu­cho más tiem­po de apa­ri­ción en la te­le­vi­sión na­cio­nal —se les ad­ju­di­ca en fun­ción del ta­ma­ño del pa­ti­do— y pre­sen­ta­ron pu­bli­ci­dad afi­na­da, Bol­so­na­ro desa­rro­lló una cam­pa­ña bá­si­ca, de ba­jo cos­to e im­pul­sa­da prin­ci­pal­men­te por las re­des so­cia­les. Sus ad­he­ren­tes crea­ron cien­tos de gru­pos en What­sapp —que es usa­do por la am­plia ma­yo­ría de los bra­si­le­ños— pa­ra com­par­tir in­for­ma­ción de la mo­vi­li­za­ción, anéc­do­tas, me­mes y teo­rías cons­pi­ra­ti­vas.

Vic­tor Piaia, un so­ció­lo­go de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Río de Je­ni­ro, que es­tu­dia la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca, in­di­ca a The New York Ti­mes que no re­sul­ta cla­ro el gra­do de coor­di­na­ción que la cam­pa­ña tuvo con los gru­pos de chat. Pe­ro, pre­ci­sa que es evi­den­te el pa­pel que ju­gó pa­ra ma­ne­jar la na­rra­ti­va po­lí­ti­ca y se be­ne­fi­ció de una pla­ta­for­ma de men­sa­jes que tie­ne un efec­to de am­pli­fi­ca­ción. Agre­gó que es­te ti­po de co­mu­ni­ca­ción es me­nos en es­ca­la je­rár­qui­ca, de­bi­do a que “to­dos son los cu­ra­do­res de su pro­pio con­te­ni­do, y eso ha­ce que la in­for­ma­ción que se dis­tri­bu­ya re­sul­ta más atrac­ti­va”.

Por ejem­plo, Piaia men­cio­na la efi­ca­cia que mos­tró la cam­pa­ña de Bol­so­na­ro pa­ra di­ri­gir el vo­to, por­que “mien­tras otros par­ti­dos po­lí­ti­cos dis­tri­buían pan­fle­tos en las ca­lles, su cam­pa­ña de­di­có va­rias se­ma­nas a en­viar men­sa­jes a tra­vés de los gru­pos de What­sapp con los nom­bres de los can­di­da­tos que apo­ya­ba”.

Bol­so­na­ro no pu­do par­ti­ci­par de gran par­te de la mo­vi­li­ciar za­ción elec­to­ral, de­bi­do al ata­que del que fue víc­ti­ma el 6 de sep­tiem­bre, en un ac­to en Mi­nas Ge­rais, y que le cau­só he­ri­das gra­ves. Su pre­sen­cia en la cam­pa­ña se con­cre­tó a tra­vés de las re­des so­cia­les y con di­fu­sión de men­sa­jes pre­ci­sos en vi­deos.

El vier­nes, Bol­so­na­ro agre­gó a su es­tra­te­gia elec­to­ral la pri­me­ra con­fe­ren­cia de pren­sa, en la que re­sal­tó uno de sus te­mas preferidos: va a ju­gar pe­sa­do pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma de la in­se­gu­ri­dad que gol­pea a Bra­sil. “Va­mos a en­fren­tar la in­se­gu­ri­dad pa­ra que nues­tro pue­blo ten­ga paz, va­mos a bus­car países del pri­mer mun­do pa­ra apro­ve­char su tec­no­lo­gía y traer fe­li­ci­dad a nues­tro pue­blo”, sos­tu­vo.

Mien­tras, Had­dad in­ten­ta re­du­cir la di­fe­ren­cia que lle­va Bol­so­na­ro ha­cia el ba­lo­ta­je. Si bien se mues­tra op­ti­mis­ta al ase­gu­rar que so­lo de­be avan­zar un po­co más de ocho pun­tos pa­ra su­pe­rar a su ri­val, sa­be que la bre­cha es gran­de.

Por eso, en­tre otras ac­cio­nes bus­ca un acer­ca­mien­to con la Igle­sia Ca­tó­li­ca.

Asi­mis­mo, ha ra­ti­fi­ca­do el apo­yo a las po­lí­ti­cas so­cia­les que apli­ca­ron los go­bier­nos del PT des­ti­na­das a los sec­to­res más necesitados de la so­cie­dad.

Por otra par­te, Had­dad, anun­cia que pla­nea en­viar al Con­gre­so pro­yec­tos de ley pa­ra las re­for­mas fis­cal y ban­ca­ria, si es ele­gi­do en el ba­lo­ta­je.

Tam­bién ma­ni­fies­ta que tie­ne el pro­pó­si­to de usar el 10% de las re­ser­vas de di­vi­sas ex­tran­je­ras de Bra­sil pa­ra fi­nan- pro­yec­tos de ener­gía eó­li­ca y so­lar en el no­res­te del país.

PERS­PEC­TI­VA. Más allá de las po­si­cio­nes di­ver­gen­tes que tie­nen los dos can­di­da­tos, los ex­per­tos en cien­cias po­lí­ti­cas Car­los Pe­rei­ra, de la Fun­da­ción Gé­tu­lio Var­gas y Car­los Ra­nul­fo, de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral Mi­nas Ge­rais, coin­ci­den —en de­cla­ra­cio­nes que re­co­ge la pe­rio­dis­ta de O Glo­bo Mi­riam Lei­tão— que, al me­nos en un pri­mer mo­men­to, la de­mo­cra­cia no se en­cuen­tra en ries­go en Bra­sil.

Pe­rei­ra se­ña­la que “te­ne­mos ins­ti­tu­cio­nes muy só­li­das”, aun­que pun­tua­li­za que si Had­dad lle­ga al go­bierno e in­ten­ta li­mi­tar a las ins­ti­tu­cio­nes de con­tra­lor, la so­cie­dad va a reac­cio­nar, y si el pre­si­den­te es Bol­so­na­ro e in­ten­ta des­pres­ti­giar las ins­ti­tu­cio­nes le­gis­la­ti­vas, la so­cie­dad tam­bién reac­cio­na­rá. Advierte que esas reac­cio­nes tien­den a lle­gar a una es­ca­la de otro ni­vel de vio­len­cia.

Por su par­te, Ra­nul­fo es­ti­ma que “es cla­ro que la de­mo­cra­cia no es­tá ame­na­za­da, pe­ro no sub­es­ti­mo el ries­go de un even­tual go­bierno de Bol­so­na­ro”. En ese sen­ti­do di­ce que Bol­so­na­ro tie­ne una ma­la re­la­ción con la de­mo­cra­cia y es­ti­mu­la en la so­cie­dad agre­sio­nes y vio­len­cia, lo que es par­te de una co­rrien­te muy co­no­ci­da en el mun­do.

Pe­rei­ra con­si­de­ra que si bien hay gran re­no­va­ción del Con­gre­so, la me­dia de la cá­ma­ra sigue sien­do de cen­tro-de­re­cha, lo que da­ría más con­di­cio­nes de go­ber­na­bi­li­dad a Bol­so­na­ro.

Pe­ro, Ra­nul­fo ve que, a pe­sar de la re­no­va­ción, la ten­den­cia es la mis­ma con la cual el PT go­ber­nó.

Pe­rei­ra con­si­de­ra que ha­brá pro­ble­mas si Bol­so­na­ro in­ten­ta re­pe­tir el es­ti­lo del ex pre­si­den­te Fer­nan­do Co­llor de Me­llo, de go­ber­nar re­la­cio­nán­do­se di­rec­ta­men­te con el pú­bli­co, sin la in­ter­me­dia­ción le­gis­la­ti­va ni de los par­ti­dos. (Fuen­tes: O Glo­bog­da, The New York Ti­mes, AFP, Efe y Reuters)

Fer­nan­do Had­dad anun­cia pro­yec­tos pa­ra las re­for­mas fis­cal y de la ban­ca.

AC­TO. Fer­nan­do Had­dad par­ti­ci­pa, en San Pa­blo, de un en­cuen­tro con gru­pos vin­cu­la­dos con la cul­tu­ra co­mo par­te de su mo­vi­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.