Los nue­vos san­tos de la Igle­sia

El pa­pa Fran­cis­co anun­cia hoy la ca­no­ni­za­ción de mon­se­ñor Os­car Ro­me­ro y Pa­blo VI

El Pais (Uruguay) - - INTERNACIONAL - AFP / VA­TI­CANO

El can­di­da­to a san­to de la Igle­sia Ca­tó­li­ca de­be re­co­rrer un lar­go ca­mino pa­ra al­can­zar la glo­ria de los al­ta­res: sier­vo de Dios o már­tir, bea­to y fi­nal­men­te san­to. Ese ca­mino re­co­rrie­ron mon­se­ñor Os­car Ro­me­ro y Pa­blo VI, que se­rán ca­no­ni­za­dos hoy do­min­go.

An­ti­gua­men­te los san­tos eran pro­cla­ma­dos por “vox po­pu­li”. Pe­ro lue­go, pa­ra evi­tar abusos, la Igle­sia es­ta­ble­ció esas tres eta­pas y los obis­pos asu­mie­ron la res­pon­sa­bi­li­dad de ini­ciar el pro­ce­so con una in­ves­ti­ga­ción so­bre la vi­da de los can­di­da­tos.

La pro­pues­ta pa­ra ini­ciar una cau­sa de bea­ti­fi­ca­ción —co­mo se lla­ma el pri­mer pa­so— ge­ne­ral­men­te se pre­sen­ta una vez pa­sa­dos por lo me­nos cin­co años de la muer­te del can­di­da­to.

El obis­po de la dió­ce­sis don­de el can­di­da­to ha vi­vi­do y don­de tie­ne ya cier­ta “fa­ma de san­ti­dad” es el en­car­ga­do de cum­plir o ha­cer cum­plir los re­qui­si­tos. Un tri­bu­nal dio­ce­sano, crea­do pa­ra el ca­so, eva­lúa to­da la in­for­ma­ción y la en­vía, si lo me­re­ce, al Va­ti­cano, más pre­ci­sa­men­te a la Con­gre­ga­ción pa­ra las Cau­sas de los San­tos, co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo la “fá­bri­ca de san­tos”.

En la Con­gre­ga­ción, teó­lo­gos y ex­per­tos ana­li­zan nue­va­men­te la do­cu­men­ta­ción y lue­go de una reunión de car­de­na­les y obis­pos don­de se exa­mi­nan los ca­sos, el pa­pa pue­de fir­mar el lla­ma­do “de­cre­to so­bre la he­roi­ci­dad de las vir­tu­des del Sier­vo de Dios”, es de­cir la Igle­sia lo de­cla­ra “Sier­vo de Dios”.

Con es­te de­cre­to se abren las puer­tas a la bea­ti­fi­ca­ción, el se­gun­do pa­so. Pa­ra ello se de­be­rá com­pro­bar que in­ter­ce­dió en un mi­la­gro cuan­do ya ha­bía fa­lle­ci­do, que de­be ser com­pro­ba­do ade­más por un equi­po de mé­di­cos, teó­lo­gos y ex­per­tos de la Con­gre­ga­ción.

Pa­ra el ca­so del mon­se­ñor sal­va­do­re­ño Os­car Ro­me­ro, quien fue de­cla­ra­do bea­to en 2015, no fue ne­ce­sa­rio do­cu­men­tar un mi­la­gro ya que fue pro­cla­ma­do már­tir de la igle­sia tras ha­ber si­do ase­si­na­do en 1980 mien­tras ofi­cia­ba la mi­sa.

To­do mi­la­gro de­be ser cer­ti­fi­ca­do en el ca­so de que se tra­te de la cu­ra­ción per­ma­nen­te y no cien­tí­fi­ca­men­te ex­pli­ca­ble. Una vez que la Igle­sia con­si­de­ra com­pro­ba­da esa in­ter­ven­ción pós­tu­ma, el can­di­da­to po­drá ser pro­cla­ma­do “bea­to”.

Pa­ra ser san­to el Có­di­go de De­re­cho Ca­nó­ni­co exi­ge la com­pro­ba­ción de un se­gun­do mi­la­gro ocu­rri­do des­pués de la bea­ti­fi­ca­ción.

Pa­ra el pa­pa Pa­blo VI, fue ne­ce­sa­rio de­mos­trar que in­ter­ce­dió en dos mi­la­gros. Pa­ra mon­se­ñor Ro­me­ro fue ne­ce­sa­rio com­pro­bar un só­lo mi­la­gro.

La ma­yo­ría de los trá­mi­tes pa­ra bea­ti­fi­ca­ción y ca­no­ni­za­ción du­ran en pro­me­dio de 30 a 50 años. Al­gu­nos has­ta si­glos. Se­gún el li­bro Marty­ro­lo­gium Ro­ma­num, que con­tie­ne la lis­ta ofi­cial de los san­tos y bea­tos de la Igle­sia, han si­do pro­cla­ma­dos ca­si 10.000 san­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.