El dra­ma de los chi­cos in­mi­gran­tes an­te el juez

13.000 ni­ños lle­ga­ron des­de Cen­troa­mé­ri­ca a EE.UU. y en­fren­tan un fu­tu­ro in­cier­to

El Pais (Uruguay) - - INTERNACIONAL - THE NEW YORK TI­MES

La ni­ña más chi­ca que ha te­ni­do que pre­sen­tar­se en la sa­la del Jus­ga­do Fe­de­ral de In­mi­gra­ción N° 14 en Nue­va York era tan pe­que­ña que tuvo que ser ayu­da­da pa­ra sen­tar­se en una silla. Has­ta la jue­za sus­pi­ró cuan­do la vio.

Te­nía cham­pio­nes gri­ses y sus pies no to­ca­ban el sue­lo. No bien se re­ti­ró el asis­ten­te so­cial que la ha­bía acom­pa­ña­do, el ros­tro an­gus­tia­do de la ni­ña se con­vir­tió en un to­rren­te de lá­gri­mas.

Fer­nan­da Ja­que­li­ne Dá­vi­la, tie­ne dos años: una vi­da cor­ta y un via­je lar­go. El asis­ten­te so­cial que la acom­pa­ñó es la úni­ca per­so­na que co­no­cía en el juz­ga­do por­que la ha­bía cui­da­do des­de que fue se­pa­ra­da de su abue­la en la fron­te­ra, a fi­nes de ju­lio.

“¿Cuán­tos años tie­nes?”, le pre­gun­tó la jue­za des­pués que pi­dió que el asis­ten­te so­cial re­tor­na­ra al la­do de la pe­que­ña. “¿Ha­blas es­pa­ñol?”.

Un in­tér­pre­te reite­ró las pre­gun­tas a la ni­ña, que so­lo res­pon­dió con un mo­vi­mien­to de la ca­be­za.

Esa tar­de, la jue­za de in­mi­gra­ción Ran­da Zag­zoug tuvo que re­co­ger los tes­ti­mo­nios de 30 me­no­res, de 2 a 17 años de edad. Fer­nan­da fue el ca­so nú­me­ro 26. Zag­zoug fue de­sig­na­da en ese juz­ga­do en 2012, cuan­do ni­ños sin acom­pa­ñan­tes co­men­za­ron a apa­re­cer en la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, en su ma­yo­ría pro­ce­den­tes de Cen­troa­mé­ri­ca. Aho­ra que los con­tro­les mi­gra­to­rios se hi­cie­ron más es­tric­tos, más ni­ños que nun­ca es­tán en cus­to­dia del go­bierno y por más tiem­po que nun­ca.

Los ni­ños in­mi­gran­tes que­dan per­di­dos en la con­jun­ción de va­rias fuer­zas: la de­ci­sión del go­bierno del pre­si­den­te Do­nald Trump de des­alen­tar a los in­mi­gran­tes que in­ten­tan cru­zar la fron­te­ra; el flu­jo con­tí­nuo de ni­ños que via­jan so­los des­de Cen­troa­mé­ri­ca; los efec­tos que per­du­ran de la cri­sis de se­pa­ra­ción de las fa­mi­lias; y una nue­va po­lí­ti­ca que ha­ce más dí­fi­cil a los pa­rien­tes que re­cla­men la te­nen­cia de los me­no­res. En la ac­tua­li­dad, el go­bierno tie­ne a cien­tos de ni­ños que fue­ron se­pa­ra­dos de un adul­to en la fron­te­ra —ya sea el pa­dre, la ma­dre, un abue­lo u otro acom­pa­ñan­te—en re­fu­gios y ba­jo pro­gra­mas tem­po­ra­rios de aten­ción y cus­to­dia. Tre­ce mil ni­ños que lle­ga­ron so­los a Es­ta­dos Uni­dos se en­cuen­tran en re­fu­gios con­tra­ta­dos por el go­bierno fe­de­ral, una ci­fra que es cin­co ve­ces su­pe­rior a la de ma­yo de 2017.

Eso se tra­du­ce en un nú­me­ro cre­cien­te de me­no­res que con­cu­rren a los Juz­ga­dos co­mo el N° 14 de la jue­za Zag­zoug, pa­ra au­dien­cias que pue­den de­ter­mi­nar si se­rán de­por­ta­dos, reuni­dos con sus pa­dres o re­ci­bi­rán el asi­lo que sus pa­dres de­ses­pe­ra­da­men­te quie­ren que les otor­guen. Mu­chas ve­ces es­tán so­los en los jui­cios, sin com­pa­ñía fa­mi­liar ni de un abo­ga­do.

Los chi­cos que com­pa­re­cen en el Juz­ga­do N° 14 son más afor­tu­na­dos por­que en ge­ne­ral tie­nen abo­ga­dos de­sig­na­dos por or­ga­ni­za­cio­nes ca­tó­li­cas de ayu­da.

La abo­ga­da Jo­di Zie­se­mer fue pre­sen­ta­da por la jue­za a los ni­ños y les ex­pli­có que los re­pre­sen­ta­ría en las au­dien­cias. In­ten­tó ex­pli­car­le a ca­da uno có­mo se­ría la au­dien­cia.

Por ejem­plo, allí es­ta­ba Pas­cual, de 6 años, que vi­ve en un re­fu­gio del go­bierno des­de que fue se­pa­ra­do de su pa­dre, en ma­yo.

A su vez, Ma­rilyn, de 11 años, esperaba re­unir­se con su ma­dre en Flo­ri­da, pe­ro de­bi­do a que el go­bierno de Trump aho­ra exi­ge que se to­men la hue­llas di­gi­ta­les y se re­vi­se la tra­yec­to­ria de ca­da uno pa­ra ver si tie­ne an­te­ce­den­tes pe­na­les, el pro­ce­so de re­en­cuen­tro con los pa­dres pue­de lle­var tres o cua­tro me­ses.

Ca­da uno de los ni­ños dio una res­pues­ta si­mi­lar: lle­gó so­lo y es­pe­ra re­unir­se con sus pa­dres, sus tíos o sus pri­mos que vi­ven en Ca­li­for­nia, Mi­chi­gan o Nue­va York. La jue­za ter­mi­nó ca­da ca­so con pa­la­bras de alien­to: “Bue­na suer­te”.

DI­FI­CIL. A dia­rio, en la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, se su­ce­den es­ce­nas co­mo es­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.