Có­mo res­pon­der a la pre­gun­ta di­fí­cil de una en­tre­vis­ta la­bo­ral

Las ”5 S” que ayu­dan a que quie­nes no tie­nen em­pleo se­pan có­mo ex­pli­car­lo.

El Pais (Uruguay) - - ECONOMÍA - PÍA ME­SA

Es­tar des­em­plea­do a la ho­ra de te­ner una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo pue­de lle­gar a ser in­có­mo­do e in­clu­si­ve al­go ver­gon­zo­so a la ho­ra de te­ner que ex­pli­car los mo­ti­vos.

Sin em­bar­go, es­pe­cia­lis­tas en ges­tión hu­ma­na se­ña­la­ron a El País que en­fren­tar esa si­tua­ción en al­gún mo­men­to de la vi­da es “más nor­mal de lo que se pien­sa”, ya sea por ha­ber si­do des­pe­di­do o por ha­ber de­ci­di­do aban­do­nar el em­pleo de for­ma vo­lun­ta­ria. Es por es­to que ex­per­tos acon­se­ja­ron so­bre cuá­les son las me­jo­res ma­ne­ras de en­fren­tar es­te ti­po de mo­men­tos. A con­ti­nua­ción las “5 S” a te­ner en cuen­ta.

SER SIN­CE­RO. Des­de Adec­co Uru­guay, con­sul­to­ra en re­cur­sos hu­ma­nos, in­di­ca­ron que lo prin­ci­pal es la sin­ce­ri­dad. “Cuan­do una per­so­na pa­sa bas­tan­te tiem­po en si­tua­ción de des­em­pleo, a ve­ces le pue­de re­sul­tar ver­gon­zo­so afron­tar el te­ma de manera di­rec­ta y se ter­mi­na in­ven­tan­do cual­quier mo­ti­vo pa­ra jus­ti­fi­car ese tiem­po de inac­ti­vi­dad”, se­ña­la­ron. Por eso, la prin­ci­pal su­ge­ren­cia de la con­sul­to­ra es no men­tir­le al in­ter­lo­cu­tor ya que es­tán acos­tum­bra­dos a de­tec­tar es­te ti­po de si­tua­cio­nes, “y ade­más, pue­den ha­cer al­gu­na lla­ma­da, che­quear da­tos y des­cu­brir la ver­da­de­ra cau­sa de la des­vin­cu­la­ción”.

SA­BER CON­TAR LA HIS­TO­RIA. Si bien la sin­ce­ri­dad es el pun­to de par­ti­da, los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­die­ron en que es igual de im­por­tan­te sa­ber có­mo con­tar la his­to­ria. En es­te sen­ti­do, la ana­lis­ta en Con­sul­to­ría de Ca­pi­tal Hu­mano de KPMG, Ca­ro­li­na Mus­si­ni, di­jo que lo me­jor es “plan­tear la si­tua­ción sin en­trar en de­ma­sia­dos de­ta­lles, y evi­tar rea­li­zar co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos u ofen­si­vos acer­ca de la em­pre­sa o je­fes, que no tie­nen que ver con lo que se es­tá plan­tean­do”.

Pa­ra el di­rec­tor de Or­ga­ni­za­cio­nes + Hu­ma­nas (O+H), Ne­ker de la Lla­na, la de­cla­ra­ción de mo­ti­vo de sa­li­da de­be de ser pla­ni­fi­ca­da. “Es im­por­tan­te te­ner pre­sen­tes los tres o cua­tro ar­gu­men­tos prin­ci­pa­les” que se uti­li­za­rán ya que “es­to per­mi­te ser cla­ros y con­ci­sos, evi­tan­do em­pan­ta­nar­se en una ex­pli­ca­ción ex­ten­sa o con­fu­sa, per­dien­do tiem­po va­lio­so de la en­tre­vis­ta”, co­men­tó.

So­bre es­te pun­to su­gi­rió que es re­co­men­da­ble des­ta­car cuá­les son los fac­to­res de con­tex­to que lle­va­ron a te­ner que atra­ve­sar esa si­tua­ción. Se­gún de la Lla­na, no es lo mis­mo de­cir “fui des­pe­di­do” en lu­gar de “la em­pre­sa en la que tra­ba­ja­ba reali­zó una re­es­truc­tu­ra que afec­tó a cer­ca de 20 em­plea­dos de­bi­do a di­fi­cul­ta­des con los mer­ca­dos de Bra­sil y Ar­gen­ti­na”.

SIN MIE­DO. En el ca­so de que la per­so­na ha­ya si­do des­pe­di­da, el con­se­jo del di­rec­tor de la con­sul­to­ra Ad­vi­ce, Fe­de­ri­co Mut­to­ni, es que “no se de­be te­ner mie­do a re­la­tar que fue des­pe­di­do”, ya que “es­to es al­go que pue­de su­ce­der por múl­ti­ples mo­ti­vos y no siem­pre la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae en el tra­ba­ja­dor”.

En­tre los prin­ci­pa­les fac­to­res que pue­den in­ci­dir en el des­pi­do, Mut­to­ni re­sal­tó que las per­so­nas pue­den es­tar sin tra­ba­jo por­que se reali­zó una re­es­truc­tu­ra en su em­pre­sa, por­que se cum­plió un ci­clo, por­que la re­la­ción con su je­fe se de­te­rio­ró, los re­sul­ta­dos no fue­ron al­can­za­dos, una lí­nea de ne­go­cios no es­tá fun­cio­nan­do, cam­bió la for­ma de tra­ba­jar, se des­mo­ti­vó o la em­pre­sa no pu­do cum­plir las ex­pec­ta­ti­vas de la per­so­na en cuan­to a un plan de ca­rre­ra.

“Son múl­ti­ples las ra­zo­nes y de­pen­de de ca­da si­tua­ción. Lo im­por­tan­te es apren­der de esa si­tua­ción de ca­ra al fu­tu­ro. Y es­tar con una ac­ti­tud po­si­ti­va y con ga­nas de nue­vos desafíos”, co­men­tó.

SIN CUL­PA­BLES. Des­de Adec­co ma­ni­fes­ta­ron que “no tie­ne sen­ti­do que cuan­do el en­tre­vis­ta­dor pre­gun­ta por los me­ses de inac­ti­vi­dad se bus­quen cul­pa­bles ex­ter­nos” sino que lo me­jor es “cen­trar­se en lo ver­da­de­ra­men­te ma­los con­se­je­ros” ya que to­do comentario con esa ba­se so­bre un em­plea­dor an­te­rior so­la­men­te sem­bra­rá du­das.

“Si no pue­do ges­tio­nar en for­ma ade­cua­da las emo­cio­nes que me ge­ne­ra la si­tua­ción de des­pi­do (ex­pre­sa­das en ni­ve­les ver­ba­les y no ver­ba­les), no es­toy lis­to pa­ra una en­tre­vis­ta. Es me­jor es­pe­rar y pro­ce­sar lo su­ce­di­do”, su­gi­rió.

SER CON­CI­SO. A ve­ces me­nos es más y se­gún los es­pe­cia­lis­tas en ges­tión hu­ma­na es­te es uno de los ca­sos en don­de se va­lo­ra la pre­ci­sión. En es­te pun­to se de­tu­vo la ana­lis­ta Mus­si­ni al ex­pli­car que “ser con­ci­sos im­pli­ca no de­di­car­le mu­cho tiem­po de la en­tre­vis­ta a de­ta­llar mo­ti­vos o si­tua­cio­nes pun­tua­les que se vin­cu­lan con la sa­li­da de la em­pre­sa, sino que por el con­tra­rio, alen­ta­mos a ex­pre­sar los mo­ti­vos esen­cia­les, sien­do pre­fe­ri­ble ex­pla­yar­nos más en nues­tras for­ta­le­zas o lo­gros que he­mos al­can­za­do en nues­tra ca­rre­ra la­bo­ral”, in­di­có.

“Lo bueno, si es bre­ve, es dos ve­ces bueno” es un re­frán que pa­ra el di­rec­tor de Ad­vi­ce re­fle­ja que se de­be pro­fun­di­zar has­ta don­de pre­gun­te el en­tre­vis­ta­dor, “ya ha­brá tiem­po pa­ra dar más de­ta­lles”, con­clu­yó.

“Más nor­mal de lo que se pien­sa”:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.