Las ca­rre­ras de gal­gos en la mi­ra de ani­ma­lis­tas

Di­cen que los dro­gan con co­caí­na y arsénico

El Pais (Uruguay) - - PORTADA - CARLOS TA­PIA

▃▃ Las ca­rre­ras de gal­gos son una reali­dad en Uru­guay. Los ani­ma­lis­tas di­cen que les dan co­caí­na y arsénico, que des­pués de co­rrer les ha­cen to­mar le­che cor­ta­da pa­ra que eli­mi­nen la dro­ga, que los mal­tra­tan y que los aban­do­nan cuan­do no pue­den co­rrer más. Del otro la­do, los “gal­gue­ros” sos­tie­nen que no hay prue­bas de que es­to sea ver­dad, ya pre­sen­ta­ron una de­nun­cia por di­fa­ma­ción e in­ju­rias con­tra una ve­te­ri­na­ria, y pi­den re­gu­lar la ac­ti­vi­dad pa­ra no ser ile­ga­les.

Cos­sia: “De Ar­gen­ti­na vie­nen mi­les y mi­les a ha­cer de Uru­guay el ga­ri­to de la tim­ba de las ca­rre­ras de gal­gos”.

San­to: “Di­cen que ele­gi­mos los pe­rros cuan­do na­cen. ¿Y có­mo pue­do sa­ber yo cuál va a ser el más rá­pi­do?”.

Ri­ña por ca­rre­ras de gal­gos. Co­rren más rá­pi­do que Usain Bolt y es­tán en la mi­ra de fa­ná­ti­cos y ani­ma­lis­tas. De un la­do di­cen que la prohi­bi­ción de las ca­rre­ras en Ar­gen­ti­na hi­zo que mi­les tra­je­ran sus pe­rros pa­ra com­pe­tir a Uru­guay. Sos­tie­nen que los ho­ga­res se es­tán lle­nan­do de gal­gos y de­nun­cian aban­dono, mal­tra­to, uso de dro­gas y has­ta que los ma­tan. Los gal­gue­ros, en tan­to, exi­gen prue­bas y van en bus­ca de una re­gu­la­ción.

El ré­cord mun­dial de los 200 me­tros lla­nos lo tie­ne Usain Bolt. En agos­to de 2009 co­rrió esa dis­tan­cia en 19,19 se­gun­dos, o sea que lo hi­zo a 37,5 ki­ló­me­tros por ho­ra. Pe­ro el ja­mai­quino es una tor­tu­ga al la­do de Mi­lon­ga, una pe­rra gal­ga ma­rrón que aho­ra mi­ra el mun­do con ojos desor­bi­ta­dos y la len­gua afue­ra, que intenta re­cu­pe­rar el alien­to y que si ha­bla­ra se­gu­ro es­ta­ría ro­gan­do por un po­co de agua. Ella aca­ba de ha­cer la mis­ma dis­tan­cia en 12,03 se­gun­dos, así que co­rrió a 59,9 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Si uno pu­die­ra con­tem­plar esos 12 se­gun­dos en cá­ma­ra len­ta ve­ría el cuer­po de Mi­lon­ga con­tor­neán­do­se en el ai­re co­mo si fue­ra de go­ma, lu­cien­do ten­sos los múscu­los de sus mus­los, las pa­tas ape­nas to­can­do el pi­so y ya lan­zán­do­se de vuel­ta a vo­lar por una dis­tan­cia ma­yor a los cin­co me­tros en­tre pa­so y pa­so, las orejas ti­ran­tes ven­ci­das por el vien­to y los ojos ob­ser­van­do la me­ta co­mo un ase­sino a su pre­sa. Mi­lon­ga, y tam­bién Es­tre­lla y Hé­roe —dos pe­rros que co­rrie­ron ape­nas unas dé­ci­mas de se­gun­do más len­to—, van de­jan­do un sur­co en la are­na y cons­tru­yen una nu­be de pol­vo que los vuel­ve in­vi­si­bles.

“¡Va­mo’ no­má’! ¡Pe­rri­ta vie­ja, no­má’!”, gri­ta Cin­tia Ben­tan­cor, de sie­te años, cuan­do Mi­lon­ga ga­na la ca­rre­ra. Con una mano la aca­ri­cia y con la otra se em­pie­za a se­car las lá­gri­mas, mien­tras su pa­dre, Víc­tor, se ocu­pa de sa­car­le el bo­zal. En­se­gui­da la fo­to de los triun­fa­do­res: pa­pá, ma­má, Cin­tia y su her­mano de tres años po­san, to­dos son­rien­tes y con el de­di­to pa­ra arri­ba; Mi­lon­ga quie­re echar­se pe­ro la le­van­tan del co­llar y la aco­mo­dan pa­ra que mi­re la cá­ma­ra. La co­rren a la som­bra y aho­ra Cin­tia, que tie­ne una ca­mi­se­ta que di­ce “soy chi­qui­to pe­ro con galgo li­ge­ro”, es­pe­ra a que le ba­jen un po­co las pul­sa­cio­nes pa­ra ha­cer­la pa­sar por la re­vi­sión ve­te­ri­na­ria. Un pe­rro pue­de te­ner en­tre 90 y 130 pul­sa­cio­nes por mi­nu­to, pe­ro des­pués de una ca­rre­ra es­tas se du­pli­can.

Los Ben­tan­cor se lle­va­ron $ 1.000 por el triun­fo de Mi­lon­ga. Sin em­bar­go, ju­ran que no lo ha­cen por di­ne­ro. Ellos ha­blan de pa­sión. “El que no lo vi­ve no lo en­tien­de. Yo co­rro por di­ver­sión —ex­pli­ca Víc­tor, aun­que la que co­rre es la pe­rra—, pa­ra sa­car­me una fo­to con mi fa­mi­lia. Pier­do pla­ta. Mi­lon­ga, que ve­nía de per­der cin­co ca­rre­ras se­gui­das, co­me car­ne to­dos los días, le doy tam­bién ali­men­to ba­lan­cea­do, vi­ta­mi­nas, man­za­na, za­naho­ria, arroz blanco y le­che. Vi­vo a 130 ki­ló­me­tros del ca­nó­dro­mo, no re­cu­pe­ro ni la naf­ta”.

Los gal­gue­ros —co­mo los due­ños de gal­gos se de­no­mi­nan con or­gu­llo a sí mis­mos— di­cen que no hay com­pe­ti­ción en que se pue­da ga­nar más de $ 5.000. Los opo­si­to­res a las ca­rre­ras sos­tie­nen que se co­rre has­ta por au­tos y apar­ta­men­tos, y que más allá de los mon­tos se tra­ta de apues­tas clan­des­ti­nas (ver apar­te).

Es­te ca­nó­dro­mo es­tá en Ce­rro Pe­la­do, en el de­par­ta­men­to de Mal­do­na­do. Es uno de los 20 que hay en to­do el país, se­gún se­ña­la Ja­que­li­ne dos San­tos, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Gal­gue­ros Uni­dos (AUGU). Hay tam­bién en Ca­ne­lo­nes, Co­lo­nia, Flo­ri­da, Río Ne­gro, San José y So­riano. Los hay de are­na y de pas­to. No se sue­len ha­cer ca­rre­ras de más de 250 me­tros, pe­ro las pis­tas son bas­tan­te más lar­gas pues­to que los ani­ma­les ne­ce­si­tan va­rios me­tros pa­ra po­der fre­nar. En Uru­guay, se­gún AUGU, hay en­tre 3.000 y 4.000 gal­gos que se uti­li­zan pa­ra las ca­rre­ras.

Los ani­ma­lis­tas de­nun­cian que a los pe­rros se les da co­caí­na, es­tric­ni­na, an­fe­ta­mi­nas y arsénico pa­ra que co­rran más rá­pi­do. La mé­di­ca ve­te­ri­na­ria Gabriela Iri­bar di­jo ha­ce unas se­ma­nas en el pro­gra­ma de te­le­vi­sión Ves­per­ti­nas, de Ca­nal 4, que “les dan unas mez­clas mor­ta­les”, y que des­pués de co­rrer “les ha­cen to­mar le­che en mal es­ta­do pa­ra oca­sio­nar­les una dia­rrea que les ha­ga eli­mi­nar las dro­gas”. Dos San­tos di­ce que la or­ga­ni­za­ción pre­sen­tó una de­nun­cia ju­di­cial con­tra Iri­bar por di­fa­ma­ción e in­ju­rias. La ve­te­ri­na­ria sos­tie­ne que no re­ci­bió no­ti­fi­ca­ción al­gu­na, al tiem­po que ad­vier­te que “si te gus­tan un po­qui­to los pe­rros, so­lo un po­qui­to, no po­dés es­tar de acuer­do con es­tas ca­rre­ras”.

Los opo­si­to­res se­ña­lan que pa­ra ejer­ci­tar­los se los ata a mo­tos y au­tos en mo­vi­mien­to, exi­gién­do­les ca­da vez más ve­lo­ci­dad. Víc­tor, el amo de Mi­lon­ga, di­ce que él pre­fie­re sa­lir a pie, aun­que re­co­no­ce que al­gu­nos uti­li­zan vehícu­los, “pe­ro no es na­da, so­lo un tro­te­ci­to al la­do de la ca­mio­ne­ta”. Los de­trac­to­res de­nun­cian tam­bién que los gal­gos son mal­tra­ta­dos si pier­den y que cuan­do ya no pue­den co­rrer son aban­do­na­dos o, di­rec­ta­men­te, ase­si­na­dos.

Hay tres pro­yec­tos de ley pa­ra prohi­bir las ca­rre­ras: uno del dipu­tado co­lo­ra­do Wal­ter Ve­rri, otro del dipu­tado su­plen­te na­cio­na­lis­ta Gas­tón Cos­sia y otro del se­na­dor tam­bién blanco José Carlos Car­do­so. En tan­to, el dipu­tado Javier Um­pié­rrez, del Fren­te Am­plio, anun­ció que la ban­ca­da de su par­ti­do va a pre­sen­tar un pro­yec­to pa­ra re­gu­lar la ac­ti­vi­dad. Tan­to Iri­bar, co­mo Ani­ma­les sin Ho­gar, la Aso­cia­ción por el Tra­to Éti­co Ha­cia los Ani­ma­les (Ap­téha) y la Pro­tec­to­ra San Fran­cis­co de Asís (de Mer­ce­des) exi­gen la prohi­bi­ción y acu­san que se es­tá ge­ne­ran­do una in­dus­tria a par­tir de la eli­mi­na­ción de las ca­rre­ras en 2016 en Ar­gen­ti­na, lo que lle­va a que gal­gue­ros del otro la­do del Río de la Pla­ta ven­gan a com­pe­tir a Uru­guay. “Des­de Ar­gen­ti­na vie­nen mi­les y

San­to tie­ne gal­gos des­de ha­ce 20 años. Su pe­rro Tony, que cuan­do se pa­ra a sa­lu­dar­lo le lle­ga ca­si a la ca­be­za, sa­lió cam­peón na­cio­nal el año pa­sa­do. “Tony tie­ne cua­tro años, y cuan­do no co­rra más va a se­guir es­tan­do con­mi­go. Es men­ti­ra que nos des­ha­ce­mos de ellos. Tony se va a mo­rir aquí de vie­jo. Yo no sé si to­dos tie­nen los pe­rros co­mo los ten­go yo, es­to es co­mo en la vi­da: hay gen­te bue­na y hay gen­te ma­la”. mi­les a ha­cer de Uru­guay el ga­ri­to de la tim­ba de las ca­rre­ras de gal­gos”, de­nun­cia Cos­sia.

DE­NUN­CIAN ABAN­DONO. “Y en el úl­ti­mo lu­gar vie­ne el En­via­do de San­ta Claus”, di­ce la voz en el par­lan­te. En­se­gui­da Ho­me­ro en­tra en có­le­ra: “co­rre, pe­rro mu­gro­so”, vo­ci­fe­ra. En la si­guien­te es­ce­na apa­re­ce el due­ño del can co­rrién­do­lo a pe­dra­das al gri­to de “hi­cis­te el ri­dícu­lo por úl­ti­ma vez, no vuel­vas”. Bart lo ve y le di­ce a su pa­dre: “va­mos a adop­tar­lo”. Ho­me­ro lo mi­ra con as­co y con­tes­ta: “pe­ro es un per­de­dor, es un ade­fe­sio —mien­tras En­via­do de San­ta Claus la­me su ros­tro—, ¡es un Sim­pson!”.

El pe­rro de Los Sim­pson, co­mo lo mues­tra el pri­mer epi­so­dio de la se­rie del año 1989, es un res­ca­ta­do de las ca­rre­ras de gal­gos. En la úl­ti­ma dé­ca­da se re­gis­tra­ron unas 15.000 le­sio­nes de es­tos pe­rros en Es­ta­dos Uni­dos, se­gún da­tos ofi­cia­les. Ha­ce años que las ca­rre­ras es­tán re­gu­la­das en el país del nor­te, pe­ro es­tas ci­fras han lle­va­do a un gran mo­vi­mien­to de los ani­ma­lis­tas que ya lo­gra­ron prohi­bir­las en 46 de los 50 es­ta­dos. La se­ma­na pa­sa­da se hi­zo un ple­bis­ci­to en Flo­ri­da por el que se con­vir­tie­ron en ile­ga­les allí. “Era la me­ca de las ca­rre­ras de gal­gos y por al­go la gen­te vo­tó co­mo vo­tó. No pue­de ser que una ac­ti­vi­dad que el mun­do se es­tá prohi­bien­do, al­guien es­té pen­san­do en re­gu­lar­la en Uru­guay”, se que­ja el dipu­tado Cos­sia.

Los opo­si­to­res a es­ta ac­ti­vi­dad sos­tie­nen que ca­da vez son más los gal­gos que apa­re­cen en los ho­ga­res pa­ra pe­rros. Ani­ma­les sin Ho­gar tie­ne 20. “Yo no pue­do pro­bar que la prohi­bi­ción de las ca­rre­ras en Ar­gen­ti­na y el au­men­to de es­tas acá lle­ve a que yo ten­ga más gal­gos en la cha­cra, pe­ro lo que sí pue­do de­cir es que an­tes no ha­bía y aho­ra hay”, se­ña­la Juan Echa­va­rría, di­rec­tor de la or­ga­ni­za­ción. Y agre­ga: “Al­gu­nos tie­nen to­da la pin­ta de que fue­ron usa­dos pa­ra ca­rre­ras, te das cuen­ta por la mus­cu­la­tu­ra”. Hay dos ti­pos de gal­gos, el in­glés, que es el que se usa pa­ra ca­rre­ras, y el es­pa­ñol, que lo usan los ca­za­do­res. “Yo ten­go al­gu­nos que pa­re­cen es­tar en­tre­na­dos pa­ra ca­zar por­que no pue­den con­vi­vir con otra co­sa que no sea pe­rros, no pue­den es­tar cer­ca de ga­tos o ga­lli­nas”, di­ce Eche­va­rría, y cuen­ta que hay un pe­rro galgo que es­tá va­gan­do des­de ha­ce dos me­ses, que lo vie­ron en Ciu­dad de la Cos­ta, en el Ce­rro y la Ciu­dad Vie­ja, y que na­die lo­gra aga­rrar­lo por­que “le tie­ne mie­do a la gen­te”. Tam­bién ad­vier­te que es una ra­za “difícil de dar en adop­ción, por­que no es un pe­rro muy usa­do”.

Des­de Pro­tec­to­ra San Fran­cis­co de Asís, de Mer­ce­des, su directora, Andrea Caz­zo­la, di­ce que son 12 los gal­gos que han res­ca­ta­do en los úl­ti­mos me­ses. “Las con­di­cio­nes en que lle­gan son de te­rror. La úl­ti­ma in­gre­só ha­ce 15 días, re­se­ca de fla­ca, con fie­bre, la to­ca­bas y se po­nía a gri­tar y llo­rar. El ve­te­ri­na­rio nos di­jo que es­ta­ba muy mal­tra­ta­da”, se­ña­la. A otro lo en­con­tra­ron ha­ce unos me­ses, el mis­mo día que la se­lec­ción cla­si­fi­có pa­ra la co­pa del mun­do, por eso le pu­sie­ron de nom­bre Uru­guay. Va­gan­do lle-

gó has­ta una es­ta­ción de ser­vi­cio, “cho­rrea­ba san­gre y te­nía to­do el ho­ci­co las­ti­ma­do, la re­vi­sa­ron y re­sul­ta que te­nía una ba­la en una de sus pier­nas”. Caz­zo­la di­ce que “es fá­cil dar­se cuen­ta de que son de ca­rre­ra, por­que cuan­do les in­yec­tan al­go ni se in­mu­tan, es­tán tan acos­tum­bra­dos que no reac­cio­nan”.

“Es­ta es una ac­ti­vi­dad que im­pli­ca cier­to des­car­te de ani­ma­les. Aun­que no lo po­de­mos pro­bar en Uru­guay, no po­de­mos de­cir tal pe­rro fue aban­do­na­do por los gal­gue­ros, sí te­ne­mos cla­ro lo que ha pa­sa­do en el mun­do: en Aus­tra­lia se prohi­bió por el mal­tra­to que exis­tía y por­que usa­ban pre­sas vivas pa­ra los en­tre­na­mien­tos; en Es­ta­dos Uni­dos die­ron do­ping po­si­ti­vos con co­caí­na y otras dro­gas; y en Ar­gen­ti­na pa­só lo mis­mo”, se­ña­la Ri­ta Rodríguez, directora de Ap­téha, y que tam­bién es­tá al fren­te del mo­vi­mien­to Galgo Libre Uy, que bre­ga por la prohi­bi­ción de las ca­rre­ras.

Cos­sia, que tam­bién es ve­te­ri­na­rio, em­pe­zó a mi­li­tar por la des­apa­ri­ción de es­tas com­pe­ten­cias en 2010 cuan­do se en­con­tró con Ne­gri­ta, una gal­ga aban­do­na­da. Es­tos pe­rros no sue­len co­rrer con me­nos de un año de edad y se re­ti­ran, co­mo mu­cho, a los ocho. Dos San­tos di­ce que AUGU no per­mi­te co­rrer tam­po­co a pe­rras pre­ña­das o en ce­lo. Cos­sia es uno de los que ad­vier­te so­bre la “eu­ta­na­sia” de es­tos ani­ma­les cuan­do ya no sir­ven pa­ra com­pe­tir. Dos San­tos ju­ra te­ner una pe­rra ma­yor en su ca­sa. Lo mis­mo di­ce Víc­tor Ben­tan­cor, que ade­más ade­lan­ta que una vez que Mi­lon­ga ya no pue­da co­rrer seguirá sien­do par­te de su fa­mi­lia. “¿Y qué le voy a ha­cer, po­bre ani­mal? Eso que di­cen que nos des­ha­ce­mos de los po­bres bi­chos es to­do men­ti­ra”, se de­fien­de.

POR FUE­RA DE LA LEY. Carlos Al­ber­to San­to ha­ce más de 20 años que es gal­gue­ro. Su pe­rro Tony sa­lió el año pa­sa­do cam­peón na­cio­nal tras co­rrer los 250 me­tros en 14,8 se­gun­dos, dos dé­ci­mas me­nos que el pro­me­dio. La fi­nal se dis­pu­tó en San Carlos, dón­de él vi­ve, y don­de las ca­rre­ras fue­ron prohi­bi­das re­cien­te­men­te. An­te la ne­ga­ti­va del Fren­te Am­plio de tra­tar los pro­yec­tos de prohi­bi­ción a ni­vel na­cio­nal, los que mi­li­tan en con­tra co­men­za­ron una cam­pa­ña por to­do el país pa­ra in­ten­tar que las in­ten­den­cias fre­nen las ca­rre­ras.

Pay­san­dú es el úni­co de­par­ta­men­to en el que es­tán to­tal­men­te prohi­bi­das. En otros, don­de las co­mu­nas no fue­ron tan re­cep­ti­vas, de­ci­die­ron ir lo­ca­li­dad por lo­ca­li­dad. En Mal­do­na­do, ade­más de en San Carlos, lo­gra­ron eli­mi­nar­las en Pun­ta del Es­te. En Ca­ne­lo­nes se prohi­bie­ron en Sau­ce, To­le­do, Las Pie­dras y San­ta Lucía; y en Co­lo­nia, en Car­me­lo. En Río Ne­gro se de­ci­dió no im­pe­dir­las, sino re­gu­lar­las, y la nor­ma­ti­va se­ña­la que se de­be no­ti­fi­car a la in­ten­den­cia an­tes de ca­da even­to, que los pe­rros ne­ce­si­tan te­ner un cer­ti­fi­ca­do sa­ni­ta­rio ex­pe­di­do por un ve­te­ri­na­rio y que no pue­den ser mal­tra­ta­dos. Los mi­li­tan­tes de Galgo Libre Uy tie­nen agen­da­da una com­pa­re­cen­cia an­te la jun­ta de Ro­cha —ya fue­ron a las de So­riano y La­va­lle­ja—, y una reunión con el in­ten­den­te de Ca­ne­lo­nes.

Los opo­si­to­res a las ca­rre­ras ad­vier­ten que se vio­la la ley 18.471 de pro­tec­ción, bie­nes­tar y te­nen­cia de ani­ma­les, que ad­vier­te so­bre el mal­tra­to y el aban­dono. Es­ta ley tam­bién lle­vó a la crea­ción de la Co­mi­sión Na­cio­nal Ho­no­ra­ria de Bie­nes­tar Ani­mal (Cotry­ba), or­ga­nis­mo que de­be ve­lar por su cum­pli­mien­to. En 2016, una vez que se prohi­bie­ron las ca­rre­ras en Ar­gen­ti­na, em­pe­zó una gue­rra en las re­des so­cia­les en­tre los uru­gua­yos que es­ta­ban a fa­vor y los que es­ta­ban en con­tra. Am­bos ban­dos ter­mi­na­ron gol­pean­do las puer­tas de Cotry­ba. “Des­de el pri­mer día to­ma­mos la po­si­ción de que no va­mos a in­ci­dir en es­te te­ma”, se­ña­la Julio Pin­tos, di­rec­tor del or­ga­nis­mo. Hay una ra­zón pa­ra es­to, y es que el con­se­jo con­sul­ti­vo de Cotry­ba, for­ma­do por la Uni­ver­si­dad, los gru­pos ani­ma­lis­tas y la So­cie­dad de Me­di­ci­na Ve­te­ri­na­ria, no lo­gran po­ner­se de acuer­do: los dos pri­me­ros van por la prohi­bi­ción y los ve­te­ri­na­rios por la re­gu­la­ción.

Lo que sí de­ci­dió Cotry­ba es que iba a pe­dir —no exi­gir, pues­to que el or­ga­nis­mo no rea­li­za ins­pec­cio­nes— el cum­pli­mien­to del ar­tícu­lo 11 de la ley 18.471, que es­ta­ble­ce que en los es­pec­tácu­los pú­bli­cos en que se uti­li­cen ani­ma­les que de­ban efec­tuar al­gún ti­po de “ac­ti­vi­dad, de­mos­tra­ción o des- tre­za” y “co­rran pe­li­gro de su­frir ac­ci­den­tes”, de­be ha­ber un mé­di­co ve­te­ri­na­rio. AUGU es­tu­vo de acuer­do. Cotry­ba tam­bién le pi­dió a la or­ga­ni­za­ción que se les pon­ga chip a los gal­gos que com­pi­tan y es­ta lo acep­tó. Ade­más, se les pi­dió que re­gis­tra­ran los ca­nó­dro­mos que hay en el país. De los 20 exis­ten­tes, se re­gis­tra­ron 12.

Es­te­fa­nía Pe­rey­ra es la ve­te­ri­na­ria del ca­nó­dro­mo de Ce­rro Pe­la­do. “Les to­ma­mos las pul­sa­cio­nes, les aus­cul­ta­mos el co­ra­zón, nos fi­ja­mos que no ten­gan do­lo­res. Con­tro­la­mos tam­bién el plan de va­cu­na­ción y la des­pa­ra­si­ta­ción. Es un exa­men clí­ni­co bá­si­co que ha­ce­mos an­tes y des­pués de ca­da ca­rre­ra. Los pe­rros no pue­den com­pe­tir más de una vez por jor­na­da”, se­ña­la mien­tras da el aval pa­ra que Bo­li­ta, otro de los pe­rros que es­tá por co­rrer, pue­da ir rum­bo a la ga­te­ra. Los due­ños de­ben pa­gar an­tes el chip, que sa­le $ 400, y es­te les es co­lo­ca­do lue­go de com­pe­tir. “No me he en­con­tra­do con pe­rros que no es­tu­vie­ran bien, más allá de al­go en la piel, pe­la­di­lla”, di­ce Pe­rey­ra.

Pe­ro no hay for­ma de com­pro­bar que la prin­ci­pal de­nun­cia de los ani­ma­lis­tas no sea ver­dad. “Lo que no se ha­ce es an­ti­do­ping. Se­ría desea­ble que en el fu­tu­ro se hi­cie­ra, pe­ro es muy cos­to­so”.

CUES­TIÓN DE SAN­GRE. Mi­lon­ga es hi­jo de Tu­ca, la ma­má de Tony, el pe­rro que el año pa­sa­do sa­lió cam­peón na­cio­nal. Tu­ca tie­ne ocho años y ya no co­rre. San­to, su due­ño, la tie­ne pa­ra dar crías. Cos­sia sos­tie­ne que “una pe­rra da 15 ca­cho­rri­tos por cría, o sea que son 30 por año”, y de­nun­cia que “se es­tá mon­tan­do una in­dus­tria pa­ra te­ner al me­jor atle­ta, pa­ra que ten­gan el ma­yor ren­di­mien­to en la pis­ta, y es­to lle­va a que se pro­duz­can mi­les y mi­les de pe­rros”. San­to lo nie­ga. Di­ce que él se sal­tea siem­pre un ce­lo pa­ra no exi­gir a su pe­rra, que es­ta da cría so­lo una vez por año, y que na­cen unos ocho o 10 ca­cho­rros. “Hay mu­chos mi­tos al­re­de­dor de es­to. Tam­bién di­cen que se­lec­cio­na­mos a los pe­rros cuan­do na­cen. ¿Có­mo pue­do sa­ber cuál va a co­rrer más rá­pi­do?”.

San­to tie­ne cua­tro gal­gos, Tu­ca y tres hi­jos de ella: Tony, Mano Ne­gra y Ne­rón. Tie­ne otros tres pe­rros que no son gal­gos. Uno chi­qui­to, fal­de­ro, sin ra­za, que es el úni­co que go­za del per­mi­so pa­ra po­der en­trar a la ca­sa. Ca­da galgo cuen­ta con un ca­nil de unos 10 me­tros cua­dra­dos. Hay una par­te te­cha­da, con un col­chón, don­de duer­men o des­can­san. Y una puer­ta a un pa­tio don­de co­men y ha­cen sus ne­ce­si­da­des. San­to, que tra­ba­ja en el mon­te cor­tan­do le­ña y tam­bién es cons­truc­tor, los sa­ca a ca­mi­nar una vez por día, ca­si siem­pre en ho­ras de la ma­ña­na. “Yo no vi­vo de es­to, es­to es un hobby”, sos­tie­ne al tiem­po que mues­tra una cuer­da con una bol­sa de ar­pi­lle­ra ata­da a la pun­ta. Lue­go sa­ca a Tony que co­mo lo­co se le va en­ci­ma pa­ra sa­car­le la bol­sa, que es igual a la que los pe­rros co­rren en la pis­ta. “Di­cen que usa­mos ani­ma­les muer­tos… ¡lo que los pe­rros co­rren es una bol­sa! Pa­ra ellos las ca­rre­ras son un jue­go”. En el ca­nó­dro­mo la ar­pi­lle­ra va ata­da a una tan­za que es en­ro­lla­da por un sis­te­ma idea­do con una trans­mi­sión de mo­to. La ar­pi­lla­ra va re­co­rrien­do así to­da la pis­ta, y el pe­rro va tra­tan­do de al­can­zar­la.

San­to com­pró a Tu­ca en Ar­gen­ti­na por US$ 250, que es por lo que lue­go ven­de a sus hi­jos. Cuan­do la ad­qui­rió, la pe­rra ya te­nía dos años. Los gal­gos no se sue­len ven­der de ca­cho­rros, sino des­pués del año cuan­do ya pu­die­ron de­mos­trar su desem­pe­ño en la pis­ta. “En es­to lo que im­por­ta es la ge­né­ti­ca. Si hay una lí­nea ma­ter­na o pa­ter­na en Aus­tra­lia, te­nés bue­nas po­si­bi­li­da­des de que sean bue­nos. Aho­ra en Uru­guay es­tá ha­bien­do mu­chos pe­rros im­por­ta­dos”, sos­tie­ne.

Tony, al igual que to­dos los gal­gos de com­pe­ti­ción, pe­sa en­tre 35 y 40 ki­los. Cuan­do se pa­ra en dos pa­tas pa­ra la­mer­le la ca­ra a San­to, de más o me­nos 1,80 me­tros, le lle­ga ca­si a la ca­be­za. Al­gu­nos ani­ma­lis­tas tam­bién sos­tie­nen que an­tes de co­rrer se los ha­ce pa­sar por unos re­gí­me­nes de ham­bre. “Eso no es así —se vuel­ve a de­fen­der San­to, y ya lo ha­ce con ca­ra de fas­ti­dio—. La úl­ti­ma se­ma­na le aflo­jo en el en­tre­na­mien­to pa­ra que el pe­rro lle­gue más des­can­sa­do. Lo cui­do un po­co en las co­mi­das. Ca­paz que le ten­go que sa­car un po­qui­to en la úl­ti­ma se­ma­na. Y na­da más. Pe­ro un po­qui­to. Hay que pen­sar­lo co­mo se pien­sa en un de­por­tis­ta”.

quién co­rre con­tra quién”. Los due­ños de Es­tre­lla, Mi­lon­ga y Hé­roe pu­sie­ron $ 500 ca­da uno. Ga­nó Mi­lon­ga y se lle­vó $ 1.500. Por otro la­do, por un po­zo un po­co me­nor, apos­ta­ron los que no tie­nen pe­rros. “En es­te ca­nó­dro­mo no co­bra­mos co­mi­sión. Lo que en­tra al po­zo se re­par­te en­tre los que par­ti­ci­pan. Lo ha­ce­mos así por­que an­tes apos­ta­ba ca­da uno por su la­do y se ar­ma­ban al­gu­nos líos”, re­co­no­ce Álvarez. Las apues­tas son un mo­no­po­lio del Es­ta­do, así que lo que es­tá pa­san­do aquí es ile­gal. La Cotry­ba di­ce que no tie­ne po­tes­ta­des pa­ra re­gu­lar­lo. “Es­to es to­do clan­des­tino y de­be­ría ac­tuar Ca­si­nos”, di­ce su di­rec­tor, Julio Pin­tos. Des­de Ca­si­nos, el di­rec­tor ge­ne­ral Javier Cha di­ce que el or­ga­nis­mo “so­lo es­tá fa­cul­ta­do pa­ra pro­mo­ver el desa­rro­llo de la in­dus­tria hí­pi­ca, y en­car­ga­do por ley de la ope­ra­ción co­mer­cial de los ca­si­nos del Es­ta­do y las sa­las de slots”.

Los ani­ma­lis­tas de­nun­cian que las ca­rre­ras son “ga­ri­tos clan­des­ti­nos”. Des­de la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Gal­gue­ros Uni­dos (AUGU) ase­gu­ran que quie­ren ser re­gu­la­dos, y que bas­ta­ría con que un re­ma­ta­dor pú­bli­co hi­cie­ra lo que Álvarez ha­ce to­dos los fi­nes de se­ma­na. Des­de AUGU afir­man que las apues­tas van has­ta $ 5.000. Gas­tón Cos­sia, dipu­tado blanco, sos­tie­ne que “los ar­gen­ti­nos ha­cen 1.000 ki­ló­me­tros pa­ra co­rrer en Uru­guay. Y tie­nen pre­mios co­mo los que te­nían en Ar­gen­ti­na, apar­ta­men­tos y au­tos 0 ki­ló­me­tro”.

Gal­gos en Mal­do­na­do.

CA­RA A CA­RA.

LA PRE­VIA. An­tes de co­rrer, los pe­rros de­ben pa­sar por una re­vi­sión ve­te­ri­na­ria. Se les ha­ce so­lo un che­queo. No hay an­ti­do­ping.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.